jueves, 12 de junio de 2008

Si la montaña no viene a nosotros…


jorge pedro zabalza
12 junio 2008

A partir de la convocatoria en AEBU, con sus luces y sombras, el "mensaje del horizonte revolucionario" pudo trasladarse a núcleos militantes en el interior y la capital. Se trasladó el debate, no un planteo al cual adherirse.

"Compromiso Revolucionario" y "Base Compañera", la comunidad "chacarera" del Sauce y las "Decidoras Autónomas"; se llegó a Rocha, La Paloma y Barra del Chuy y ahora a Paysandú, Salto y Bella Unión.

La idea es continuar este trabajo político de base, donde este grupo está jugando el papel de interconectar. Entusiasma el reencuentro y se recogen frutos en el plano de las ideas. En algún momento habrá que organizar un encuentro en vivo y en directo de todos los núcleos conectados.

Sería irresponsable no informar acerca del estado de lo conversado. Hay temas que se repiten y conclusiones en común, se va despertando cierta expectativa y vale la pena continuar.

UNO: Crítica de la democracia burguesa

El momento histórico está teñido por la voluntad del pueblo asalariado de cambiar el modelo económico y social fondomonetarista. Las esperanzas que se expresaron electoralmente, están representadas con mayoría absoluta en el parlamento y con un poder ejecutivo en manos del progresismo. Ni los entes estatales son compartidos con nadie. Hoy por hoy, el progresismo es el dueño de las instituciones de la democracia representativa. No es el poder, pero algo de poder se tiene.

Además se administra un período de prosperidad, un Uruguay que produce y exporta como nunca lo hizo en la historia y, sin embargo, el pueblo asalariado pocas nueces está recogiendo, mientras que, por el contrario, la acción y el mensaje progresista colman los más íntimos anhelos del poder económico.

Hoy como siempre, el rol de la democracia burguesa es ser careta de los negocios que hacen la clase dominante, las multinacionales y el imperialismo. Ha sabido tragarse

a fuerzas que sostenían defender el interés popular y que, al integrarse a las instituciones democráticas, se tragaron la ideología de la clase dominante. Y hoy, juntos con blancos y colorados constituyen un partido único, el partido de la oligarquía y el imperialismo.

El escenario político lo dominan los medios masivos de comunicación, donde se mueven, con diferente estilo y soltura, los actores partidarios. Los espectadores siguen la comedia sin percibir que detrás de bambalinas continúan apropiándose de la riqueza los dueños de las tierras, el capital y las armas.

La idea de que los cambios son posibles dentro de la legalidad permitida es hegemónica en la subjetividad popular, pero sin embargo, aún siendo mayoría absoluta en las instituciones, el progresismo no ha favorecido las clases populares y entonces cabe preguntarse si no estará agotada esa posibilidad. Es la pregunta que ya se están haciendo muchos militantes.

Tal vez hoy ya exista un espacio para denunciar la cruel dictadura de clase que se oculta tras el encanto de la democracia burguesa. Tal vez ya se hayan comprobado lo estrecho y limitado que es el permiso en el espacio democrático burgués…¿será hora de luchar en los espacios no permitidos?

Una frase del Ché Guevara viene al pelo: " No debemos admitir que la palabra democracia, utilizada en forma apologética para representar la dictadura de las clases explotadoras, pierda su profundidad de concepto y adquiera el de ciertas libertades más o menos óptimas dadas al ciudadano. Luchar solamente por conseguir la restauración de cierta legalidad burguesa sin plantearse, en cambio, el problema del poder revolucionario, es luchar por retornar a cierto orden dictatorial preestablecido por las clases sociales dominantes: es, en todo caso, luchar por el establecimiento de unos grilletes que tengan en su punta una bola menos pesada para el presidiario" (tomada de una artículo de Néstor Kohan)

DOS: Poder popular y acción directa

El millón y medio de pobres, los que no pagan IRPF, están impedidos de decidir con cabeza propia, salvo que se entienda por participación política votar diez veces en la vida si se llega a los 70 años.

El pensamiento progresista ha hecho retroceder las ideas sobre la construcción de gérmenes de poder como forma de organización revolucionaria del pueblo asalariado. Todo lo que sea traslado del poder político a las bases sociales huele a peligro para quienes se adueñaron del centro donde se instrumentan las grandes decisiones económicas y políticas. Retrocedió de hecho hasta el concepto, algo más tímido, de la democracia participativa.

La idea de que es posible organizarse por fuera del orden burgués está estrechamente ligada con formas de acción directa. Se puede afirmar que la acción directa ya es un germen de poder revolucionario: "nada debemos esperar sino de nosotros mismos" dijo aquél revolucionario que encabezaba un ejército de gauchos pobres, indios, negros y zambos.

Una radio comunitaria o un canal comunitario de televisión ya son territorio liberado de los grandes medios que controlan la cultura popular. También lo son las tomas de terrenos para resolver por sí mismos el problema del techo.

Los escraches a culpables del terrorismo de estado son otras formas de agitar la idea de un poder apoyado en la sanción social a los criminales con uniforme o sin él. Y es otra manera de acción directa la campaña para que las mujeres aborten por decisión propia empleando el visoprotol. Y en la misma medida lo es asimismo el cambio de nombre de una plaza (la "Raúl Sendic", por ejemplo) sin correr los trámites burocráticos del municipio.

La conformación de agrupaciones sindicales clasistas e independientes de los partidos, también es fruto de la idea de construir un poder ajeno al control progresista y burgués. Asimismo, su nucleamiento en una tendencia sindical clasista y combativa o la consolidación de la columna Cerro Teja en las barriadas obreras del oeste.

De cierta manera, el rumbo independiente del poder tomado por el "movimiento obrero clasista y combativo" conduce a la separación de aguas con las corrientes sindicales afiliadas al progresismo u a otros partidos de izquierda.

Tal vez de ahí estén las razones de las persecuciones a Irma Leites, Yanella Castellini, a la agrupación 810 de AEBU, a militantes de ADEMU (Montevideo) e incluso a sindicatos como ADEOM Y SUATT. Se está frente a un operativo de disciplinamiento l para neutralizar la resistencia al modelo económico y social con que el progresismo hace los mandados a la clase dominante y el FMI.

La ocupación de apenas 32 Hás. en Colonia España, Bella Unión es un ejemplo claro de una decisión tomada por un grupo de trabajadores con independencia de los dueños del poder y de la clase política. Se convirtió en el epicentro de un movimiento militante de apoyo a su lucha y su impacto hizo que renaciera el debate sobre la reforma agraria, tema enterrado por el electoralismo progresista. Provocó la puesta en marcha del proyecto sucroalcoholero de ALUR y, además, plantó la semillita de rebeldía: al año se ocupó tierra en Mandiyú y al otro la de Kiyú.

Estas formas de acción directa, decisiones tomadas con independencia del poder dominante, ya entrañan la construcción de nódulos de poder del puyeblo asalariado y poseen un carácter revolucionario.

TRES: Alerta! Peligro!

Brevemente: crisis energética y crisis alimentaria: ambas son consecuencias imparables de la crisis financiera del capitalismo mundial. El precio del petróleo que sube sin pausas, impulsado por la especulación, genera condiciones de conflicto permanente por el dominio de las reservas petrolíferas y el encarecimiento de la corriente eléctrica y el transporte hasta hacerlos prohibitivos para el pobre. De cómo se resuelva está crisis –problema planteado con insistencia por un compañero en La Paloma- depende el futuro de la humanidad.

Seguramente la crisis afecte más al mundo sometido y a los pobres de cada país, que al Mundo de Primera y a los ricos que en él viven. Se resolverá aumentando la opresión, la desigualdad y la miseria. El aumento explosivo en el precio de los alimentos, también empujado por la especulación, particularmente en la producción de bío combustibles, ya está generando hambrunas (Haití, es el ejemplo) y alimentando rebeliones populares.

El mundo podría –en tiempo condicional- estar llegando a las puertas de un nuevo momento histórico signado por el ascenso de la lucha de clases, esta vez para comer simplemente, y protagonizado por pueblos acuciados por el hambre y el frío.

CUATRO: coyuntura pura

El ejercicio electoral de la democracia burguesa, está pensado como instrumento para dividir el espíritu y los sentimientos clasistas en partidos y listas con distinto número. El objetivo de la clase dominante es obtener consentimiento del electorado para reproducir el sistema de dominación. Pero, las cuestiones electorales se nos imponen de afuera –expresó gráficamente un compañero gráfico- otros deciden y uno tiene que dar respuesta.

Si nos preguntan "ustedes que votan", decimos "si hay reforma constitucional para la anulación de la ley de caducidad, sólo introducimos esa papeleta en el sobre", por lo tanto, ése es un voto en blanco. Si no se llegara a la cantidad de firmas necesarias o hubiera un fraude en la corte electoral, decimos "votamos anulado o en blanco indistintamente, o simplemente pagamos la multa los que puedan y quieran". En realidad es un tema a encarar en el 2009 y no ahora.

Pensando con puntería revolucionaria, más que la gimnasia electoral, importa lo que la mujer o el hombre tienen en la cabeza, sus ideas, su voluntad, su compromiso con la clase. En una concepción dirigida a crear gérmenes de poder revolucionario mediante la acción directa, no pueden darse respuestas cerradas. No puede haber planteos únicos, verdades únicas y exclusivas, sino experiencias y ensayos que se valoran con ojos críticos en la búsqueda de superar errores y corregir concepciones revolucionarias.

militantes de horizonte revolucionario

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada