sábado, 10 de enero de 2009

Los judas le aprietan los huevos a la PIT CNT

"Se respeta mucho a las organizaciones israelitas del Uruguay y, de hecho, nos hemos reunido en diversas oportunidades para discutir política internacional, relacionamiento entre la central uruguaya y la israelita, y participado en los actos conmemorativos de la noche de los cristales rotos, pero nuestro respeto no debe mal interpretarse y si sentimos que se está cometiendo un brutal exceso por el Estado de Israel, lo vamos a manifestar como organización independiente que somos", concluye el comunicado del PIT-CNT.





Los dirigentes del PIT CNT se reunieron con el Secretario General del Comité Central Israelita CCI.
Para el Comité Central Israelita “Hamas es una organización violenta, que rechaza el diálogo, no admite la existencia de Israel y merece una condena de la central sindical uruguaya”.
El PIT CNT envía dirigentes sindicales de Uruguay a estudiar cursos de sindicalismo a Israel, y los representantes del Comité Central Israelita se sienten en el derecho de exigir reciprocidad.

Para el PIT-CNT, la “guerra” entre Hamas e Israel es “tan despareja” que evoca la imagen bíblica de “David y Goliat, con uno muy pobre peleando con piedras y el otro muy bien equipado con armamento moderno”.

Un “agravante” de dicha situación, prosiguió Signorelle, es que “mueren civiles, entre ellos muchos niños y mujeres que no tienen nada que ver con el conflicto que Hamas tiene con Israel”.

"Se respeta mucho a las organizaciones israelitas del Uruguay y, de hecho, nos hemos reunido en diversas oportunidades para discutir política internacional, relacionamiento entre la central uruguaya y la israelita, y participado en los actos conmemorativos de la noche de los cristales rotos, pero nuestro respeto no debe mal interpretarse y si sentimos que se está cometiendo un brutal exceso por el Estado de Israel, lo vamos a manifestar como organización independiente que somos", concluye el comunicado del PIT-CNT.




.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada