lunes, 27 de abril de 2009

Vomitando carne podrida

Sin la prisa que impone el alquiler del computador de casi 3 dólares la hora, me dispongo a fijar las consideraciones sobre la carne podrida que distribuyó el Tambero desde su carnicería en Sta. Catalina, proveniente del Frigorífico de Defensa.-
No hay que dar mucha pelota a las cortinas de humo que pretenden ocultar lo medular.-
A ésta altura, que importa si el Ñato es o no el verdadero autor del informe?-
El análisis que hace el Tambero es correcto, acertado e inteligente.-
"Los hermanos sean unidos, -esa es la ley primera- Porque si entre ellos se pelean, Se los comen los de afuera..."
Decía José Hernández.-
No vale la pena gastar pólvora en chimangos.-
Ocuparse del militarismo es ayudar a crear cortinas de humo que ocultan las causas medulares de las que sí hay que ocuparse; porque derivar la atención a aspectos terciarios, es la vieja táctica de alentar ilusiones mudando algo para que todo siga como está.-
Es cierto que el estúpido, innecesario, e inútil y caro militarismo uruguayo es uno de los cánceres que corroen la economía uruguaya (1.600 millones de dólares en el quinquenio), pero no hay que perder de vista que los problemas medulares de nuestra crisis, nuestra miseria y nuestra vergüenza son el sistema capitalista, nuestra oligarquía vacuna y nuestra dependencia y sumisión colonialista, entre otras cosas.-
Es evidente que para el FA, la izquierda en particular y para el pueblo en general, no fue suficiente la lección de nuestra historia reciente; y no comprendieron el papel que tienen asignado las FFAA.
Siguen creyendo en la patriotera mentira histórica, con que se pretende adornar y perfumar ese asqueroso y hediondo papel.-
Confieso que estoy desconcertado porque en éste momento histórico no acierto a ver el rumbo que tomará el proceso a partir del impasse que vive el paisito.-
Sólo los malintencionados pueden asegurar que es posible instrumentar salidas revolucionarias y transformadoras por la vía tramposa de las elecciones "democráticas" cuya "garantía" siguen siendo los mismos milicos reaccionarios y fascistas, sirvientes incondicionales del sistema y del imperio.-
Es por eso que nuestro izquierdismo progresista los sigue teniendo entre algodones y los trata con guantes de gamuza.-
El militarismo uruguayo cumplió bien el papel al que estaba destinado, aniquilando toda la protesta y rebeldía de una generación esclarecida y más o menos concientizada; impuso a sangre y fuego el modelo económico que favorecía los intereses de la minoritaria clase dominante, y asfixió la organización sindical y estudiantil.-
Pero el triunfo que obtuvo no fue militar, hasta por qué la "guerra" fue otra de las patéticas payasadas históricas " a la uruguaya" a la que nuestra idiosincrasia criolla nos tiene acostumbrados.-
El triunfo capitalizado por el sistema fué el derrumbe de la mística, la destrucción de la esperanza, atomizar la cohesión y la confianza del grupo. Liquidó la ideología y corrompió la izquierda.-
La eficiente "máquina" MADE IN USA que obligó a la delación más o menos involuntaria y más o menos egoístamente interesada, generó un subjetivismo explicable, la pérdida de la imprescindible confianza, y un sentimiento de derrota que determinó un repliegue defensivo hacia el individualismo.-
La represión fue una exagerada dosis caballar que sirvió para que apenas pudiesen sobrevivir los auténticos revolucionarios indestructibles.-
Se separó la paja del trigo y hay que reconocer que teniendo en cuenta la extracción social y las convicciones políticas prendidas con alfileres, esa generación iluminada por la historia, cumplió un honroso papel.
No cabe pedir más y la comprensión de los fenómenos que viene con el paso del tiempo, explica muy bien los Amodios, Tinos o Alicias Rey que en su momento aparecieron, o que después se transformaron en demócratas neo-liberales globalizados progresistas (viene de Progreso, Canelones), capaces de sentarse con el genocida Bush para comer un asadito de cordero.-



MAU MAU

0 comentarios:

Publicar un comentario