martes, 2 de junio de 2009

40 años no es nada


La Juventud, junio 2 2009



La quiebra de G.M. y
de los jefes tupamaros








EN ESTOS días asistimos a la quebradura de los dirigentes de la General Motors y en nuestro país de dirigentes del MLN- Tupamaros hoy en cargos de gobierno, sean del Ejecutivo, sean del Legislativo. Todos en campaña electoral, echando a la bolsa del olvido desaparecidos, caídos en combate, presos, exiliados….
Parece mentira que hace 40 años exactamente en la madrugada del 20 de Junio dos policías armados con ametralladoras de mano detuvieron sus motocicletas ante la sede uruguaya de la General Motors, ubicada en Av. Sayago entre Santos y Edison, en el barrio suburbano de Sayago, en Montevideo.
Su presencia no sorprendió al sereno Andrés Aspiroz (52): en ese momento se custodiaban empresas norteamericanas en previsión de atentados por la visita al Uruguay de Nelson Rockefeller, comisionado por el presidente Nixon para trazar un relevamiento latinoamericano.
Pero los policías no eran tales. En 15 minutos las oficinas de la GM se convirtieron en una enorme pira. El fuego quemóinstalaciones, archivos, tanques de combustible, surtidores y cinco coches estacionados en el patio.
Las pérdidas alcanzaron fácilmente el millón de dólares.
Al día siguiente, los periodistas que acompañaban a Rockefeller en su periplo latinoamericano quedaron estupefactos: la moderna filial de la General Motors era un montón de escombros. Las imágenes -en colores- se vieron en las pantallas de la TV estadounidense, mientras un locutor informaba que todo era obra de los guerrilleros urbanos uruguayos: los Tupas.
El Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros había asestado, en efecto, uno de sus más rudos golpes.
No el último, porque al día siguiente, cuando el sonriente gobernador de Nueva York se aprestaba a brindar su única conferencia de prensa en el Uruguay, los Tupamaros interfirieron una emisora radial para lanzar una proclama. El contenido de este mensaje, al igual que el de los panfletos dejados en la GM, podía resumirse en dos palabras:
«Fuera Rockefeller».
“Dónde están los muchachos de entonces, Barra vieja de ayer dónde están”
Hoy...unos cuantos están en la Asamblea Popular


.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada