domingo, 1 de agosto de 2010

Los archivos de la Armada

Compras falsas. Oficial indagado amplió al período de Fau las irregularidades

Se complicó el caso de la Armada:

ayer declararon los dos almirantes

y dicen que "fueron burlados"

Importaciones irregulares. La jueza Graciela Gatti y la fiscal Mónica Ferrero, interrogaron ayer al ex comandante en jefe de la Armada, vicealmirante (r) Juan Fernández Maggio, al ex jefe del Estado Mayor de la Armada y hoy jefe de Flota, contralmirante Manuel Burgos y a otros oficiales. La indagatoria continuará.

Estafa a la Armada: almirantes declaran haber sido "burlados"



y además



Daniel Rey Piuma
Cargado por el_muerto. - Videos de noticias recién publicadas.

.

domingo 21 de octubre de 2007

El testimonio judicial de Rey Piuma.

BRECHA PAG. 13

La Armada en el ojo del huracán.


--A 27 años después de desertar, vuelvió a Montevideo para declarar por primera vez ante un juzgado penal. En este tiempo escribió el libro "Un Marino Acusa", parte del material extraído de la Armada ha sido denunciado internacionalmente, presentó pruebas del origen de los cuerpos que aparecieron en la costa y llegó a denunciar a dos oficiales torturadores que el gobierno uruguayo designaba en cargos de representación internacional... ¿Qué le dijo al juez Charles?

--Al juez Charles le relaté específicamente operaciones de las que fui testigo y de las que se puede deducir la colaboración entre la marina uruguaya y la marina argentina, y entre el servicio de Inteligencia de la Prefectura uruguaya con sus similares de la Prefectura argentina.

--¿Qué tipo de operaciones?

--Desde el apresamiento de militantes políticos, sus interrogatorios, tortura y transporte de un país a otro.

--Desde que en Uruguay se ha confirmado la repatriación forzada de presos durante la dictadura, se ha buscado una conexión que la Armada uruguaya niega en cuanto traslados y desaparecidos. Es precisamente la Prefectura Naval la que tiene bajo su control las fronteras, por su jurisdicción sobre costa y ríos...

--Hay sólo un pedacito de frontera, al norte, en Rivera, donde la Prefectura no tiene control. Toda la costa, los ríos y los pueblos costeros siempre fueron controlados por Prefectura. La Dipre tenía una red de Inteligencia inmensa. En Brasil no podían creer la dimensión que tenía la Inteligencia de la Prefectura...

--Ese archivo con cientos de miles de fichas, ¿dónde estaba ubicado?

--Estaba en la Dipre. Si se entraba por la puerta izquierda de Prefectura y se caminaba hasta el final, estaba la entrada de la Dipre detrás de unas grandes puertas grises. A la derecha estaban Inteligencia y Contrainteligencia, la primera puerta a la izquierda eran del jefe y el subjefe de la Dipre; en la segunda puerta de ese lado estaban las tres subsecciones del archivo, bajando la escalera estaba el Departamento V de la Secretaría y el Departamento IV de Operaciones especiales, un poco más adelante, bajando de nuevo, el carcelaje subterráneo con las salas de torturas y un poquito después el casino de oficiales y el casino de tropa. Eso estaá y se puede ver.

--¿Cómo era ese archivo?

--Era una oficina de unos veinte metros de largo por ocho de ancho.

--¿Allí tenían información abierta, secreta y "supersecreta"?

--La supersecreta estaba enfrente, en el Departamento I. Yo hice el curso de manipulación de información clasificada y esa información que implicaba la seguridad del Estado estaba en Inteligencia y Contrainteligencia.

--¿En ese lugar se recibían los partes de información que hacían las otras agencias de las Fuerzas Armadas, como el Servicio de Información y Defensa (SID) o la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) de la Policía?

--Sí. Allí iban y se clasificaban copias de todo.

--¿Cómo era la relación entre el Dipre, el "N 2" y el Fusna?

--Prefectura tenía una competencia policial. Antes existía un Servicio de Seguridad Portuaria (SSP), que era como la policía portuaria y costera. En 1976, cuando empiezan a aparecen los cadáveres en las costas, la Prefectura decide que el cuerpo de Policía Técnica de la Jefatura no haga más los informes. El SSP se transforma en Dipre, donde ya se torturaba, y se crea el Departamento Técnico en el que yo trabajé. Lo único que diferenciaba a Prefectura era que como policía portuaria tenía que ver con el fuero común policial. Después, había una estrechísima colaboración entre los "S 2" del Fusna, el Fusema y el Dipre, como con el "N 2" de la Armada. Los oficiales venían a torturar a Prefectura, como Donino o Sarli que ahora está extraditado en Chile por el Caso Berríos, iba Colina o la Momia, Craigdallie, y muchos más. Cuando se trataba de "antinacionales", como los llamaban, la colaboración era total con todos los servicios. Por eso digo que todos los mandos de la Armada saben lo que pasó. Allí vi al vicealmirante Márquez, a los prefectos Harriet y a Imizcos entrando al Dipre cuando se torturaba, para asesorar a los oficiales. Todo se sabía, a mí no me pueden decir lo contrario.



­Uno de los temas que indaga el juez Luis Charles es el probable traslado a Uruguay a principios de 1978 de un grupo de militantes de los Grupos de Acción Unificadora (GAU) y del Partido Comunista Revolucionario (PCR), que fueron secuestrados en Argentina en diciembre de 1977. Usted fue testigo de la tortura en la Dipre de un grupo del PCR capturado el 16 de diciembre de aquel año.
­Fue una operación que se llamó "Conejo-Coneja". No se de dónde vino el comando de esa operación. Si del SID, la Armada o de otra agencia aliada. El grupo fue infiltrado por Fernando González Manqui. Agarraron a los cuatro compañeros del PCR cuando iban a irse a Buenos Aires. Los torturaron de una manera terrible. En aquel momento desde el laboratorio se escuchaban los gritos. Llegué a verlos desnudos, atados, encapuchados, en caballetes, sufriendo picana y tacho. A uno de ellos le llegaron a romper el bazo y tuvieron que internarlo en el hospital militar. A las dos compañeras les hicieron todo tipo de salvajadas, aunque una de ellas estaba embarazada... ¿Violación? Sí.



­Esos operativos contra el PCR y el GAU en Uruguay derivan en los secuestros de aquel año en Argentina. Existe un testigo del PCR, Angel Gallero, detenido en Montevideo en enero de 1978 junto al desaparecido Ricardo Blanco, que luego vio a Carlos Cabezudo, quien había sido secuestrado en diciembre en Buenos Aires, sufriendo torturas en el centro clandestino de La Tablada, donde se había mudado el 300 Carlos de la OCOA. El menciona a dos mujeres torturadoras de la marina, que utilizaban algo llamado "magneto", pero nunca pudieron ser identificadas...
Al juez Charles le conté que una vez, cuando fui a sacarle huellas dactilares a los compañeros del GAU que estaban presos en el Fusna, vi salir a una mujer con uniforme camuflado, de más de 1, 70 mts de altura, pelirroja, de pelo largo, que cuando abrió la puerta se sintieron los gritos de la tortura a mujeres. En Prefectura había dos mujeres del "S 2" del Fusema. Una se llamaba Gloria Reyes y la otra, muy bonita, se llamaba Mirtha. El jefe de ellos era el teniente Da Silva, también torturador, denunciado no sólo por mí. Allí también actuaban un marinero Walter Videla al que le decían "Cuatro dedos", otro de cutis negro apellidado Vaz y un cabo al que le decían "el Manso" Cabrera. Todos ellos estuvieron metidos con la detención de argentinos en Uruguay. Hubo un procedimiento en el que trabajaron juntos el Fusna, el Fusema y el Dipre en Canelones. Allí mataron a varios argentinos. En el operativo una compañera llegó a poner en un placard a sus dos hijitas y luego se suicidó con una pastilla de cianuro. Aquello salió en la prensa y se puede reconstruir. A esas dos niñitas yo las vi salir del carcelaje de Prefectura en manos de esas dos mujeres del "S 2" y las entregaron a Argentina en el Aeropuerto de Carrasco, para demostrar la humanidad de la dictadura uruguaya. Todo eso se lo conté al juez Charles



"LLEGUÉ A LA LOCURA"

­-¿Siente que cerró el círculo?

­-Siento que cerré un gran capítulo...

­-¿Cómo se vive durante 30 años con todo este drama encima, llegó a la locura?

­-Si, llegué a la locura... Mi primera compañera, la madre de mi hija, estuvo muchos años presa en Uruguay por su condición de ROE. Una vez llegué a una conclusión que puede parecer espantosa, pero no me avergüenza decirlo. Llegué a agradecerle a Dios que hubiera caído presa cuando se iba para Buenos Aires y por cuestión de minutos la detuvieron. Sufrió toda la tortura que uno se pueda imaginar y muchos años de cárcel, pero todas sus compañeras y compañeros están desaparecidos. Si no la detenían, seguramente sería otra de las personas cuya desaparición estamos denunciando.

­-¿Eso lo afectó?

­-Lo que me afectó mucho fue ver torturar a compañeros y tener que hacerme el bobo. Caminar por los pasillos para escuchar qué les sacaban para poder avisarle a mis compañeros si podían ser víctimas de un procedimiento. Alguna vez vi cómo maltrataron a una compañera embarazada y yo, que estaba armado, me aguanté, y a veces me arrepiento y me digo por qué no entré y le pegué un par de tiros a esos milicos, aunque luego me hubieran cagado a tiros a mí... Pero después, me digo que si yo hubiera hecho eso, todo esto luego no hubiera salido para afuera. Y si hay que pagar un precio por ser honesto, estoy dispuesto a pagarlo. Otros han pagado un precio mucho más alto, que es la vida.

"NO VEO VOLUNTAD POLÍTICA"

­-¿Cómo se puede llegar a la verdad?

­-Creo por un lado en continuar la investigación paciente de periodistas y organizaciones de los derechos humanos, que han avanzado en estos años. También pienso que hay militares que estuvieron presentes en aquellas cosas, pero no se ensuciaron las manos, que deberían dar su testimonio. Yo tengo listas de direcciones antiguas y actuales, de militares que no estuvieron metidos en la tortura, pero saben todo lo que pasó. También creo que gente que ha sido denunciada por su tortura tiene que ser llamada a declarar e investigada por el propio Ministerio de Defensa. Para mí ha sido una afrenta lo que sucedió con el capitán de navío Ernesto Serrón. El Serrón que la ministra Berrutti dejó designar en la Comisión Administradora del Río Uruguay es el Serrón que yo denuncié y de quien no quise decir todo en el libro o ante los organismos internacionales. Pero hoy digo que ese Serrón llegaba al orgasmo torturando o se iba a masturbar después. Tuve pudor ajeno.

Quedé dolido con esa frase de "es lo que dice una persona y no se puede comprobar". Es como si yo no hubiera tenido otra cosa que hacer de mi vida que escribir un libraco e irme de vacaciones durante 30 años a Europa. Todos los militares tienen un legajo donde están registrados sus destinos. Sería fácil saber quiénes tuvieron destino en el Fusna, el Dipre o el Fusema en esas fechas. Todos ellos saben lo que pasó. No podemos seguir encontrando datos trabajosamente. Cómo es posible que yo a 14 mil kilómetros de distancia pueda venir con el dossier del segundo comandante del Fusna encargado de las operaciones, secuestros y tortura de la gente del GAU, PVP y PCR. ¿Acá no hay nadie que lo pueda hacer?

Es un juego de intereses que no puedo entender. La falta de voluntad, por ejemplo de la Comisión para la Paz, donde cuando fui a declarar monseñor Cotugno le pregunta a Gonzalo Fernández quién era "la familia Orletti"... O la mentira de un ex comandante de la Armada que niega la existencia de torturas en la marina. Esta sociedad debe construirse sobre las bases de la verdad. Me da pena que esta gente se muera de vieja y que con ella no haya justicia. No veo voluntad política. Es un drama personal para todos aquellos que tenemos seres queridos desaparecidos o que fueron torturados, pero por otro lado es un drama para el país, porque sobre estas bases algún día va a pasar de vuelta...



"Cuando digo que alguien estaba enchastrado con la tortura y con la represión era porque lo vi"

Entrevista telefónica entre Daniel Rey Piuma, que se encuentra en Holanda, y María de los Angeles Balparda en "Mañanas de Radio" (CX-36), el lunes primero de agosto de 2005.

Angeles: Muy buenos días ¿qué tal Daniel?

Rey Piuma: Sí, buenas tardes.

Angeles: Un gusto hablar desde aquí, de Montevideo.
Estamos tratando de informarnos mejor sobre hechos que han sucedido hace muchos años porque hace más de 30 años que sucedieron algunas de las cosas de las que tú denunciabas pero a las que después con los años se le han ido sumando otras denuncias y sobre todo teniendo en cuenta que hay mucha gente joven que no conoce lo que sucedió en otros tiempos. Tú estás en este momento viviendo en Holanda desde hace mucho tiempo ¿verdad?

Rey Piuma: Hace 26 años.

Angeles: ¡26 años! Pero manteniendo siempre el contacto con el país y con estos temas.

Rey Piuma: Sí, sí, el trabajo con respecto a loa derechos humanos ha ocupado la mayor parte de mi vida y bueno, sigo ocupado con eso.

Angeles: Para recordarle a la audiencia y para informar a los nuevos, queríamos que digas en qué lugar eras militar, de dónde.

Rey Piuma: Yo funcionaba en la Prefectura Nacional Naval, en la Dirección de Inteligencia de la Prefectura. Específicamente era técnico, era fotógrafo, perito dactiloscópico, me encargaba de hacer informes sobre los muertos que aparecían en las playas y ese tipo de cosas.

Angeles: ¿Por qué tuviste que irte?

Rey Piuma: Me tuve que ir porque ahí en la Marina estuve unos tres años más o menos; en el curso de esos tres años estuve juntando información con respecto a Derechos Humanos, algunas operaciones que los militares organizaban, o estaban organizando, contra la resistencia contra la dictadura y en determinado momento era evidente que ellos sospechaban algo y para mí lo más importante en aquel momento era sacar material original de Uruguay con las pruebas de los cadáveres de Uruguay, con fotos de torturadores y elaborar un informe para las Naciones Unidas y para Amnesty Internacional con ese tipo de datos y bueno, por supuesto, salvar mi vida.

Angeles: ¿Quiénes eran tus mandos en aquel momento?

Rey Piuma: El mando superior era el Comandante en Jefe de la Armada, pero dentro de la unidad, dentro de la Dirección de Inteligencia estaba Alvaro Aguis Olazábal, que era el agente 21, el Capitán Sanchus que era el agente 22 y mi jefe directo en aquel momento era el Teniente 1º Daniel Maiorano, era el jefe de laboratorio digamos.

Angeles: En estos últimos días aquí se ha hablado mucho de Serrón, del que era Teniente Serrón que después siguió su carrera por supuesto y ahora ha sido nombrado como delegado del gobierno en un organismo como el CARU, que es la Comisión Asesora del Río Uruguay, y se ha cuestionado la presencia de este militar allí por considerarlo vinculado a violaciones de DDHH. Tú nombrás al Teniente Serrón en el libro ¿verdad?

Rey Piuma: Sí. A mí me extraña mucho que se lo nombre para este cargo primero, por el pasado de él. Tengo entendido de que hay dudas sobre algunas cuestiones que yo describo de él en un libro que es una parte del rapport que presenté en la OEA y en Amnesty Internacional; en el CIJAO en París; en Colarsch en Bélgica y sí, este hombre estaba vinculado a tareas directas de represión y de tortura... Lo que yo quiero insistir porque mucha gente no conoce esto, es que antes de que él entrara en la Dirección de Inteligencia de Prefectura, en el DIPRE, él era Jefe del S2 de Punta del Este. Todos los S2 de todo el país, sea del Ejército, de la Marina, de la Aviación , de todas las dependencias, los S2 estaban encargados de tareas de represión, de detención y de torturas, de gente que estaba vinculada a la resistencia. Y ahí no hay ninguna excepción. O sea, la gente del S2 no eran chicos buenos ni nada por el estilo. Para premiar lo que él había hecho en Punta del Este, lo promueven del S2 de la Prefectura de Punta del Este a Jefe del Departamento 1 en el DIPRE, la Dirección de Inteligencia de Prefectura. El Departamento 1 era inteligencia y contra-inteligencia y era -dentro de toda la Dirección de Inteligencia- era el grupo cien por ciento todos los días, vinculado a tareas de represión y de tortura. Entonces nadie se puede convertir así nomás en Jefe del Departamento 1 siendo una persona que tiene las manos limpias, porque aparte es un cargo de muchísima confianza tanto para el Prefecto Nacional como para el Comandante en Jefe de la Armada -que en aquella época era el Almirante Márquez- así como para los superiores de él.
Cuando él ingresa al DIPRE es cercano a mi partida de Uruguay. Yo huyo de Uruguay el 11 de setiembre de 1980 y él meses antes ya tenía esa promoción. Digamos que a mí lo que me llama muchísimo la atención es que para cualquier promoción o cualquier destacamento de un militar en cualquier tipo de funciones como la que ahora se está manejando para este hombre, en realidad hay una foja de servicios donde figuran los destinos de todos los militares, entonces me gustaría que los responsables de este nombramiento se tomaran la molestia de revisar la foja de destinos y de prestaciones que tuvo el militar este y ver por qué se le dieron esos destinos porque yo vuelvo a insistir: el 95 por ciento de los militares uruguayos en la época de la dictadura o quizás un poco más, estaban a favor de la dictadura. Pero incluso aquellos que estaban a favor de la dictadura, no participaban todos en la tortura ni en la represión. Entonces cuando alguien llegaba al Departamento 1, Inteligencia y Contra-inteligencia; cuando ya había tenido un pasado en el S2, esa gente no era potable, eso es imposible, es descartable.
A mí me llama muchísimo la atención que se destaque a alguien en una posición de este tipo.

Angeles: Estas denuncias sobre Serrón y una lista con lo que tú sabías ¿dónde las hiciste?

Rey Piuma: En muchísimos lugares pero entre ellos, en la Comisión de DDHH de la OEA en noviembre de 1982; en el SIJAN de París en 1981 que fue el primer rapport que preparé; en el Colarsch en Bélgica; en el IEPALA de Madrid, bueno, hay toda una lista. Pero son organizaciones bien serias porque pienso que Amnesty Internacional y la Comisión de DDHH de la OEA, tampoco son clubes de voluntarios que aceptan así nomás aseveraciones de este tipo. Estos informes están circulando por todo el mundo digamos que si yo salí hace casi 26 años, desde hace 24 años y medio que están circulando.

Angeles: Te agrego otra pregunta, porque anoche apareció hablando en televisión Alex Level, que no me acuerdo del cargo pero es como Coronel pero en la Marina, y habló del FUSNA. ¿Qué datos tenés del FUSNA y de Lebel, pero que fue el FUSNA?

Rey Piuma: El FUSNA en aquel momento, ya que no puedo hablar de ahora, era un cuerpo específicamente de combate pero también tenía unidades de Inteligencia y Contra-inteligencia que era el S2 del FUSNA, que significa Fusileros Navales. Por cuestiones técnicas precisas, de sacar huellas dactilares de gente que estaba presa y ese tipo de historias, fui preso cuatro veces a las instalaciones del FUSNA donde se torturaba y también lo hemos comentado eso, en el segundo galpón del Puerto en aquel entonces a mano izquierda, detrás de donde estaba la terminal de ómnibus, ahí todo ese galpón era salón de torturas y ahí torturaban tanto hombres como mujeres sin ninguna excepción porque eran todos personal del S2. Y aparte, o junto con ellos, estaba mezclado también el personal del M2 de la Marina. Los cuerpos del M2 existen en todo el mundo y también son cuerpos de Inteligencia específicos de cada cuerpo militar y que se dedican a cuestiones de información y espionaje. Bueno, el M2 trabajaba conjuntamente con el S2 del FUSNA y en ese galpón ahí en el puerto era donde se realizaban las torturas. Yo he visto las atrocidades más grandes: gentes desnudas
atadas con un piolín al cuello contra la pared; algunos sangrando, otra gente con los dedos de las manos quebrados; no sé, he documentado bastante sobre eso.

Angeles: Otra cosa que queríamos saber es si tenías datos sobre el caso de la nuera de Gelman, alguna información que pudiera ser de interés en este momento que se está investigando mucho y es un caso que se lo ha puesto como emblemático.

Rey Piuma: Por supuesto y aparte es emblemático. Yo por desgracia no puedo aportar nada. Me he tratado de mover sobre este tema y otro tipo de temas pero no tengo nada.

Angeles: ¿Y sobre Elena Quinteros?

Rey Piuma: Lo que a veces se sentían eran rumores pero yo todas las cosas que he escrito y documentado no me he basado en rumores sino en testimonios oculares personales. Yo cuando digo que alguien estaba enchastrado con la tortura y con la represión era porque lo vi yo, no porque alguien me lo contó, estoy hablando de mis rapports, de mis informes, entonces en ese tipo de cuestiones he querido ser muy minucioso. Yo por desgracia sobre la nieta de Gelman no puedo aportar nada y me da muchísima pena porque yo también tengo un tío desaparecido y recién ahora después de tantísimos años se supone donde es que lo enterraron pero bueno, quien lo mató, quien lo torturó, quien lo secuestró yo he tratado de averiguar por tratarse de mi familia y me ha sido imposible. Es un bloque, una nebulosa en la información y uno no entra ahí.

Angeles: Daniel, te agradecemos mucho por tu tiempo, por tu participación, quedamos a las órdenes acá y te mandamos un abrazo grande desde tu país

Rey Piuma: Muchísimas gracias. Yo les agradezco que ustedes sigan martillando con este tema porque la única manera de construir un Uruguay mejor es un Uruguay realmente construido sobre piedra y no sobre arena. Nosotros ya estamos un poco viejos pero las generaciones que vienen ahora tienen que confiar en el futuro, que lo que pasó nunca más va a pasar y que aquellos que cometieron este tipo de crímenes, van a pagar.

Angeles: Gracias Daniel Rey Piuma.

Rey Piuma: Sigan adelante. Gracias.



01/11 http://memoriaviva5.blogspot.com/2007/11/el-ex-marino-daniel-rey-piuma-volvi.html/07

El ex marino Daniel Rey Piuma volvió a Uruguay y, por primera vez, declaró

El ex marino Daniel Rey Piuma volvió a Uruguay y, por primera vez, declaró todo lo que vivió y sabe ante la Justicia penal uruguaya

El regreso del "desertor" de la Armada

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada