lunes, 29 de noviembre de 2010

Hasta los ciegos la ven


Con el arriba nervioso por el abajo que se mueve


Trabajadores del comercio y servicios - FUECYS - PIT-CNT.


Hasta Castillo pierde el equilibrio
Sectores moderados pegan el grito

Mujica, la encuesta de Cifra y los "tragamonedas"

Castillo está "caliente"

El coordinador del PIT-CNT Juan Castillo se confesó "caliente" con el gobierno y dijo que Mujica "frenó todos los avances" de Tabaré Vázquez. Calificó a las SAQ de "tragamonedas" y al SMU de parar sólo en gobiernos de izquierda. También le restó credibilidad a la última encuesta de Cifra.

"Mujica nos está enfrentando con la gente y no está ayudando en absolutamente nada". Esta frase está encerrada en otro montón de reflexiones que el integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, el coordinador Juan Castillo hizo a este diario luego de que públicamente se conocieran datos estadísticos de la empresa Cifra que arrojan una pobre y por veces negativa aceptación popular a la actividad sindical y sobre también la misma central única de trabajadores. El dirigente sindical está convencido que desde el gobierno actual se aplica una campaña de "desprestigio" hacia el movimiento sindical. Pero también "desde los grandes medios de comunicación, de todos ­agrega- y hasta de LA REPUBLICA que pone en tapa y en grandes titulares un resultado de una encuesta de la empresa Cifra; lo que debe ser la primera vez en la historia de este diario que se hace (porque) Cifra no es objetiva y en su historia ha cometido errores impresionantes -recordó- o ¿acaso alguien ya no se acuerda que fue la misma empresa encuestadora de González que dijo que había ganado la papeleta rosada?" sostuvo Castillo aludiendo al plebiscito del pasado 25 de octubre de 2009 cuando se consultó a la población sobre la anulación de la Ley de Caducidad promoviendo a aquellos que estuvieran de acuerdo con la anulación a la colocación de una papeleta de color rosado en el sobre electoral. El coordinador de la central de trabajadores reconoce que está "molesto" porque, según él, "este gobierno habla mucho y concreta muy poco". Dijo que hay "una operación pinza" desde los medios de comunicación "donde a diario nos ridiculizan, nos hacen caricaturas o sacan frases de contexto para enfrentarnos". Advierte "muchas contradicciones" en el accionar del Poder Ejecutivo y advierte que "no hay claridad por dónde será que saque la cabeza". "Este gobierno frenó todos los proyectos de cambios sociales que había implementando o estaban en vías de concretarse desde la pasada administración de Tabaré Vázquez", afirmó Castillo. "Todo eso se detuvo y estoy muy caliente con toda esta contradicción", destacó.


Enemigos

Pese a este sombrío panorama político, Castillo les propone a las autoridades del gobierno "bajar la pelota al piso". Entiende que "el verdadero adversario del gobierno no somos nosotros. Nuestro enemigo son las clases dominantes que en todos los gobiernos, incluidos los de la izquierda, dominan los intereses y las riendas del país". Ellos, dijo Castillo, son los que "golpean al gobierno y lo vacían de contenido popular. Pobre de nuestro gobierno, pobre del presidente Mujica si se aísla del movimiento popular" se lamentó. El dirigente del PIT-CNT también les dedicó un pasaje a los militantes del Frente Amplio que en la encuesta última de la empresa Cifra en un importante porcentaje (69%) se manifestaron contrarios a la forma en que el movimiento sindical se viene manifestando. "Si algún frenteamplista creyó alguna vez que en los gobiernos de izquierda no debería haber actividad sindical, está profundamente equivocado". Recomendó a las autoridades gubernamentales conocer "quien es quien" en la sociedad. Criticó lo que para el es un "doble discurso" "(porque) los que viven en avenida Italia cortan el tránsito y no pasa nada porque viven en esa zona (y) los trabajadores de la carne amenazaron nada más con un piquete y se desató una alarma bárbara".


Las SAQ son "tragamonedas"

Castillo asegura por otro lado que existen gremios que sólo se manifiestan en los gobiernos de izquierda. "El Sindicato Médico ha hecho más paros en los gobiernos de izquierda que en otros. Los anestesistas y los cirujanos de la SAQ, que se parece más a una máquina de tragar monedas que otra cosa, nunca se habían movilizado como en los últimos años. Hasta los escribanos me enteré que van a parar", gritó. Castillo confesó desconocer la forma en que se debe leer una encuesta de opinión pero cree que la última de la empresa Cifra contenía "preguntas inducidas" y que no era imparcial. "No creo que a la gente le hayan afectado los paros que se dieron en los últimos días" aseguró el dirigente, aunque reconoce que hay algunas acciones sindicales "como las que hace Adeom" que generan "antipatías". "Yo me pregunto ­dijo- ¿la gente quiere que dejemos de movilizarnos como lo hacemos y empecemos a hacer lo que hacen los movimientos sindicales de países vecinos con piquetes y autos dado vuelta e incendiados?".




Con te digo una cosa, te vas siempre pal otro lado

PIT pide más coherencia y reflexión al gobierno

En el marco del quinto paro que el Pit-Cnt realizó bajo el gobierno de José Mujica, el dirigente Juan Castillo criticó con dureza al Poder Ejecutivo al cual le solicitó "coherencia", "coordinación" y una "postura clara".

Castillo advirtió que de haberse cumplido estas particularidades hoy no habría tantos conflictos, como por ejemplo en la banca pública. El dirigente expresó ante la prensa su deseo de que el paro y las movilizaciones sirvan para que tanto el gobierno como las cámaras empresariales "reflexionen" y se pueda "satisfacer la demanda de la mayoría de lo que reclamamos".

Por otro lado no quiere que al movimiento sindical se lo "satanice" cuando sale a "luchar por sus derechos.

REALIDAD. Al ser consultado sobre los dichos del presidente José Mujica quien en forma irónica dijo días atrás que "todos somos capitalistas" y pidió mantener "los pies sobre la tierra", Castillo afirmó que el presidente tiene no solo el derecho, sino también a veces la obligación de hablar para el conjunto de los uruguayos.

Reconoció que la lucha sindical se da en el marco de una sociedad con mentalidad capitalista. "El programa del Frente Amplio es capitalista, pero no quiere decir que lo seamos todos", aclaró. "Yo defiendo a los trabajadores, yo soy un trabajador", puntualizó.

El dirigente sindical tampoco considera que las movilizaciones ahuyenten inversores y criticó esa postura por entender que "agitan fantasmas para poner al movimiento sindical en la vereda de enfrente".

"Reivindicamos la negociación y a movilizarnos cuando las condiciones están dadas para hacerlo. Tienen que venir inversores, pero no a cualquier precio y por encima de los derechos de los trabajadores o pagando salarios de miseria", dijo Castillo.

"Eso no es una república bananera. Esto es el Uruguay", finalizó.
El País Digital

Los que menos capacidad tienen para defender sus intereses (según Astori)

El Pit-Cnt tiene cada vez más poder y negocia hasta quién habla con Mujica
Poder sindical. Delicado equilibrio entre Articulación y los grupos radicales


PABLO MELGAR

Cuando llega una invitación al Pit-Cnt para viajar al exterior, las tres corrientes principales buscan acuerdos para colocar a uno de los suyos en el avión. Esta es sola una muestra de cómo se maneja el equilibrio de poder en la central sindical.

Dirigentes del Pit-Cnt confiaron a El País que en esas negociaciones se ponen en juego muchas cosas: desde quiénes hablan en los actos de masa, los cargos dentro de la estructura de la central y hasta la integración de las delegaciones que se entrevistan con el presidente José Mujica o con otras autoridades de gobierno cada vez que la situación lo amerita.

Ser el vocero de una reunión en Presidencia tiene un peso específico según el resultado: si es bueno para los intereses sindicales, el bloque Articulación -afín al gobierno- tiene la prioridad; si es malo, entonces los radicales tienen la palabra y sus quince segundos de fama en los medios, dijeron fuentes sindicales.

Los delicados equilibrios políticos implican una continua negociación y un marcado preciso de los límites para definir el poder. Es así que la acumulación de fuerzas en la interna es un esfuerzo cotidiano, cada "movida" responde a los intereses de alguna de las corrientes en pugna.

Articulación. En ese contexto, el bloque Articulación, compuesto por votantes de los sectores más moderados de la izquierda como el Frente Líber Seregni (integrado por Asamblea Uruguay, Alianza Progresista y Nuevo Espacio, entre otros), se presenta como el pie del gobierno de Mujica en la central sindical. Cuenta con la mayoría en el Secretariado Ejecutivo del Pit-Cnt. Sus representantes son: Fernando Pereira, uno de los coordinadores del Pit-Cnt; Richard Read, presidente de la Federación de Empleados de la Bebida (FOEB) y el principal negociador en los consejos de salarios del sector privado; Milton Castellano, dirigente de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU); Fernando Gambera (también bancario); y Gustavo Signore-lle, del sindicato de funcionarios del Poder Judicial.

comunistas. La fuerza que le sigue es el Partido Comunista del Uruguay (PCU), aunque está dividido en dos corrientes. Por un lado la que lideran Juan Castillo (coordinador del Pit-Cnt y sindicalista portuario) y Jorge Bermúdez (Federación Uruguaya de la Salud), que se muestran más cercanos al gobierno y forman parte del ala comunista que conduce la ex ministra de Desarrollo Social y ex senadora Marina Arismendi.

De todos modos, Bermúdez marcó distancia del sistema de corrientes sindicales, y mediante un documento firmado por la FUS llamó a dar más poder a los sindicatos.

La otra corriente sindical del PCU la lideran Oscar Andrade (sindicato de la construcción) y Marcelo Abdala (metalúrgico), más cercanos al actual secretario general comunista y senador Eduardo Lorier. Andrade y Abdala están encabezando un proceso de fusión de sus sindicatos con el objetivo de fortalecerse en la interna y en la negociación colectiva. De concretarse esta fusión, el Sunca y la Untmra conformarían el sindicato más poderoso.

Además está Pedro Balbi, un dirigente de Secundaria que integra la Mesa Representativa del Pit-Cnt y gestor de buena parte de la estrategia sindical del PCU.

MPP y socialistas. En un tercer escalón aparecen los representantes del MPP: Jorge Taborda del sindicato de los funcionarios de la Universidad de la República, y Alejandro Laner de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE).

Ambos integran del sector del MLN-Tupamaros que lidera el ex guerrillero Julio Marenales, que a pesar de haber dicho semanas atrás que no conoce a los sindicalistas del MPP, pidió que se refuerce la militancia gremial de cara al congreso del Pit-Cnt, que se realizará en la primera mitad del año próximo.

El Partido Socialista también cuenta con dos integrantes en el Secretariado Ejecutivo: Carlos Cachón (Asociación de Empleados de Conaprole) y Augusto Larrosa (sindicato de Antel).

La nómina en el Secretariado del Pit-Cnt la completan los representantes del Partido por la Victoria del Pueblo, Washington Beltrán y Edgardo Oyenart.

rumbo. Articulación está en minoría en la Mesa Representativa. Allí el poder se divide entre los comunistas, el MPP y los sectores radicales.

En COFE, el sindicato más grande del Pit-Cnt con más de 20.000 afiliados, hay un acuerdo entre los radicales y el MPP. El sector liderado por José Lorenzo López se quedó con la representación en la Mesa Representativa y el MPP con el lugar que siempre tiene COFE en el Secretariado Ejecutivo.

Con más de 350.000 afiliados y un respaldo legal que no tenían hasta 2005, los dirigentes del Pit-Cnt apuntan a seguir creciendo en medio de choques internos. La mayor parte de los dirigentes tiene más de 30 años de militancia sindical. A muchos de ellos les han ofrecido cargos políticos; tal es el caso de Castillo, senador suplente que renunció a la banca. La semana pasada Marina Arismendi lo propuso como nuevo secretario general del PCU, a lo que se negó para dedicarse al sindicalismo.

El otro que fue tentado por el gobierno fue Richard Read. Fuentes oficiales dijeron a El País que podría haber sido el sucesor de Julio Baraibar en la Dirección de Trabajo, pero no aceptó.

El crecimiento en el número de afiliados determinó que nuevas generaciones busquen espacios de poder. "Se necesita mucha experiencia para conducir la central, los que estamos tenemos décadas en el lomo y a veces no sabemos para dónde disparar", dijo un miembro del Secretariado Ejecutivo.
El País Digital


ver además:
Este lado del mostrador

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada