miércoles, 3 de noviembre de 2010

Homenaje a El Sabalero en Juan Lacaze


"...Rumbeando para Colonia / a tres arroyos de distancia / me le volqué pa la zurda y me la tomé acostada / Miren si será cerquita / que allí lo que sobra es agua no se si me habrá entendido / yo le habló de Villa Pancha..."


¡¡CHAU SABALERO!!!!!!!



El domingo llego y arrancamos para Juan Lacaze a darle nuestro chau al Sabalero. A la mañanita por esas cosas que tiene la vida, caminábamos por las callecitas de Colonia, y un pichón de gorrión trinaba en la vereda, lo tome en mis manos, y luego lo pusimos en un hueco del árbol aquel en una esquina. Cosas que pasan, no muy a menudo, fue algo diferente, fuimos a despedir a un compañero, que es un gorrión de barrio, y nos encontramos con uno en las callecitas de su pueblo natal. Domingo a la hora de la siesta en un silencio total, llegamos a Juan Lacaze desde Colonia, hora sagrada si las hay el mediodía, ni un alma por las calles, nosotros caminando despacio sin apuro, para que apurarse todo es tranquilo en un pueblo de tierra adentro. Llego la hora de la despedida, y la plaza con el Monumento a Chiquillada se fue llenando de a poco, hasta que todo el pueblo dijo presente, a despedir a su hijo predilecto; José Carbajal. Un sencillo tabladito, hacia de escenario con una bandera que lo cubría la de el Centro Unión de Obreros de Papeleras y Celulosas, solo otras tres banderas flameaban al viento esa tarde lacazina, la de la AOT ( sus queridos textiles) , una del Pit-Cnt, y una Roja y Verde, los colores de Lacaze y de su Yacumensa Dos amigos de el Sabalero leyeron mensajes destacando ese cantautor humilde sencillo, compañero que dejo su huella profunda en tanta gente; uno de ellos Walter Silva, marco el carácter de este ultimo sobreviviente del pueblo fabriquero , que ya no está. José, Ese compañero que le canto a los perros, la Santa Rita, los vecinos, los gurises, los arroyos, los obreros, las vivencias cotidianas de la gente de barrio, de la gente de tierra adentro. Esas pequeñas pero inmensas cosas que los que somos de tierra adentro, podemos y sabemos valorar muchísimo. La plaza desbordaba de gente, los aplausos instantáneos brotaban a cada instante. Su gente lo despidió con mucho amor, no falto la Santa Rita, una vecina dejo un ramo en el monumento y tiro al río otro tanto. Luego se formo una caravana enorme de más de ocho cuadras con los vecinos, amigos, acompañando a la familia, caminamos cuadras hasta llegar a Playa Verde. Allí su familia, junto a muy pocos amigos, como la Negra, ingresa al Río a esparcir sus cenizas, y sobrevoló por el viento un hombre simple, José Carbajal. Toda la ceremonia fue muy sencilla, evidentemente fue organizado con mucho afecto por su gente que lo conocía y muy bien. Desde los mensajes que leyeron sus dos amigos, hasta el esparcimiento de sus cenizas en el Río. Al finalizar el acto las lonjas de Los Lubolos de Yacumensa, con sus colores Rojo y verde, a puro repique, piano y milongón, a puro candombe con el coro espontaneo y sentido de su pueblo cantando Chiquillada, fuimos emprendiendo todos la retirada desde Playa Verde. Y queda una sensación muy especial, una mezcla de tristeza y alegría. Tristeza porque se despide a un compañero, y duele en el alma; y alegría porque siento que el Sabalero debe de estar muy contento; porque tuvo el adiós que el deseaba, tan igual a su vida, cortito y al pie, sencillo y lleno de afecto,

¡Hasta el Reencuentro Sabalero!!!!!

SALUTE MARINA

habla walter silva
Un aporte de Marina Montero




Y el Sabalero, descansa para siempre en su querido Pueblo Natal, Juan Lacaze, ahi va nuestro humilde homenaje al compañero que emprendió la retirada, seguro andará con Pablo, Alfredo, el Darno el Canario, Anibal Sampayo, y todos los compañeros, cantando por las barriadas del cielo, Salute Camila_ Marina.-




.

0 comentarios:

Publicar un comentario