jueves, 12 de abril de 2012

Aventurerismo en las cúpulas

Joselo López y Cofe Pit Cnt.

El gobierno ha hecho una cuestión de prestigio el llevar adelante sus proyectos de cúpula apoyados por la derecha y exigidos por el FMI sin tomar en cuenta la opinión de los trabajadores y sus organizaciones sindicales. El gobierno trata de doblegar y "domar" a los trabajadores igual como siempre ha sido bajo los gobiernos de la derecha.

Lo que ha sido para el FA una base organizativa y en votantes aportados -el movimiento sindical- que ha hecho posible el qué hoy el FA esté en el gobierno, está sometida a constantes ataques cuyo fin es quitarles influencia en las decisiones que tienen que ver con sus propios lugares de trabajo. Los trabajadores han creído que el eterno reclamo de la posibilidad de que sus propios instrumentos pudieran hacer oír su voz en cuestiones fundamentales, se iba a cumplir ahora con el FA en el gobierno y más que nada con "el Pepe" qué fuera presentado como "radical" en la interna frenteamplista.

El error de los trabajadores es no haber comprendido que el gobierno de Mujica los quería como soldados tranquilos cuya labor sería "bajar la pelota al piso", no reclamar, ni tampoco pretender llevar adelante sus reivindicaciones. En la actualidad los representantes de los trabajadores son destratados por la burocracia gubernamental y se hacen cosas como éstas con COFE que de hecho son una provocación más qué se va repitiendo gremio a gremio. La derecha agita histérica la misma bandera de siempre, desde el día que se formaron las primeras asociaciones obreras: "la dictadura sindical", eufemismo cuyo fin siempre ha sido ocultar la dictadura patronal-burguesa que rige las relaciones de trabajo.

Con sus propios gobiernos la derecha -cuando le parecía- metía "Medidas Prontas de Seguridad" militarizaba a los trabajadores y perseguía a los sindicatos. Con este gobierno la derecha no necesita pagar ningún precio político para torpedear las reivindicaciones de los trabajadores, es el gobierno del FA el que hace el trabajo y la derecha se limita a "subir los decibeles" en su conocida actividad de escandalizar y presionar con el griterío. Con eso va avanzando paso a paso, frente por frente, en su "ir por más".

A cada concesión otorgada por el gobierno le siguen nuevos y mas profundos reclamos. Este proceso en el que está envuelto el gobierno contra los sindicatos y sus reclamos, la prepotencia burócratica y el destrato permanente no se condicen - como bien lo dicen los trabajadores - con lo prometido antes de las elecciones, como tampoco cuando se estimulaban luchas y reclamos cuyo fin -ahora se lo ve claramente- era conseguir votos. Esta provocación contra COFE busca generar un conflicto. El gobierno se considera fuerte como para tratar de doblarle la mano a los sindicatos o, en su defecto, dividirlos. Por más que Mujica acuse a los trabajadores de "ultras" y partidarios de Cuba e Irán, los reclamos están, existen, son reales. No van a desaparecer porque Mujica los denigre.

Es ahí donde radica el talón de Aquiles de estos constantes ataques. Aún cuando se logre dividir a los sindicatos, todos los trabajadores van a tener los mismos problemas, que son concretos. En consecuencia una y otra vez los van a levantar, reclamar y movilizarse. Se pensaba que era una lección ya aprendida por Mujica cuando era luchador social y por el FA después de haber estado tantos decenios del otro lado de la barricada. Parece que no es así. Lo que presagia, además de duros conflictos en el corto plazo, una gran disminución del apoyo electoral al FA entre los trabajadores. En suma: una política que además de provocadora, es aventurera.




Martes 10 de abril de 2012
COFE sin diálogo

Gobierno enviará estatuto de funcionarios públicos al Parlamento

La decisión del gobierno de enviar al Parlamento el estatuto del funcionario público, aún cuando la Confederación de Organizaciones de Funcionarios Públicos (COFE) no haya dado respuesta, abre la puerta a conflictos entre los trabajadores y la patronal estatal.

El secretario general de COFE, Joselo López, dijo al diario Últimas Noticias que hay una radical “falta de diálogo” desde el gobierno en torno al tema, lo que podría generar una situación de preconflicto que, en los hechos, ya se vive.
El viernes próximo el gremio realizará una asamblea general, la que evaluará la situación y no se descarta la implementación de las primeras medidas.

Este mismo mes

Joselo López afirmó que la confederación  está convencida que los sectores más “duros” del gobierno como la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y la misma Presidencia, quieren ingresar en este mismo mes de abril el proyecto al Parlamento, aún cuando no esté discutido con los trabajadores.
El prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa se había pronunciado recientemente en ese mismo sentido.
Ante esta actitud del gobierno, el sindicato aspira hablar con los legisladores del Frente Amplio para evitar que el proyecto siga adelante.
Las libertades sindicales, la carrera administrativa, la evaluación del desempeño, la jornada laboral mínima de 8 horas y la obligación de estar a disposición para trabajar los feriados, constituyen los puntos más álgidos en una negociación que, desde febrero último, dejó de existir.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada