martes, 10 de abril de 2012

Los contertulios del colaboracionismo afilan el hacha de los traidores

 Gabriel Carbajales




Siendo tan generalizada como es la mediocridad enseñoreada del éter mediático montevideano, se explica que haya gente que se desayune diariamente con segmentos radiales hábilmente presentados bajo el formato del “debate plural inteligente” y del “intercambio dinámico y democrático de ideas y opiniones”, al estilo de “La Tertulia”, en “En perspectiva”.
Por descarte, al menos, hay más oídos sanos y atentos que los que se merecerían estas necias facturas matutinas amasadas con la peor y la más rancia harina del “cuarto poder” burgués, aunque envueltas en el más lucido papel de regalo de la moderna radiotelefonía digitalizada.
Su gancho de “pluralidad desinteresada” se basa en la presencia de “panelistas” de cierta fama, incluidos legendarios y caducos “luchadores sociales” ahora convertidos únicamente en “referentes culturales”, cuyos nombres flotan en la engañosa atmósfera política nacional cual caricaturizaciones fantasmales de la dramaturgia de Shakespeare convertida en parodismo barato del decadente carnaval cultural de la burguesía vernácula y sus advenedizos de última hora.
Sus contenidos no son esencialmente distintos a los de los viejos editoriales gorilas de Carve, Montecarlo y Rural, aquellos que reclamaban con virulenta energía “mano dura” con el pueblo y sus organizaciones; terminan produciendo la misma basura ideológica siempre identificada con los intereses oligárquico-imperialistas, aunque ahora llegan a oídos y cerebros a los que antes jamás podrían haber llegado.
Los “invitados especiales” son “de derecha”, “de izquierda” y “del centro”, y no pocos han pedido pase de un extremo al otro –de la vida política y del dial-, en un escenario de “reacomodo” político-ideológico propio de los períodos post derrota popular y reedición edulcorada de una democracia burguesa que, herida de muerte, exhibe sus llagas purulentas de cáncer terminal como “acnés de crecimiento”…
“La Tertulia” es un patético y lastimoso ejemplo de esta verdadera prostitución mediática a la que se prestan doctorales vestales del colaboracionismo ideológico, presentadas en sociedad como “politólogos”, “historiadores”, “especialistas”, etc., etc., etc., sin ser siquiera “etcéteras”. Opinan de todo, diagnostican, pronostican, hacen como que se pelean defendiendo cosas opuestas, y, en apariencia, “no joden a nadie”…
Pero sólo en apariencia. Pues, en realidad, cumplen un rol de complementariedad “invalorable” en la acción de retrogradar la “opinión pública” y consolidar concepciones de repugnante obsecuencia con el sistema. Llamarles mercenarios no es ni metafórico ni exagerado; aunque la paga sea, de pronto, tan solo la lisonja salamera de los poderosos o de los que creen serlo.
Son empleados-socios del capitalismo.
(Y si alguno no lo es, y desea aclararlo, que lo haga retirándose de estos conventillos malolientes del éter caganchero falangista computarizado).
Tan no inofensivos son, que, además de posarla de entendidos, hacen el trabajo necesario para hundir a todo aquel que tenga la osadía de no ser como ellos lo son y no reverenciar ni lamerle las partes a los que a su vez se las lamen al imperio y los milicos asesinos de ayer y de hoy.

A diferencia de la jueza Mariana Motta, no suelo desayunarme con la peligrosa ingesta de “La Tertulia”, en CX 14.
Ni la diabetes ni mi pequeña pero afortunada autoestima intelectual y espiritual, me lo permiten. Me cae más pesado que desayunarme con un tazón de pirón o una rosca de chicharrones calientes…
Tanta grasa intelectualoide al empezar el día –servida en envase de neutralidad democrática y mercantilizada libertad de expresión--, me lo estropearía apenas empezado.
Espero que la doctora haya comprendido que ni por descarte es aconsejable prestarle oídos a estos alcahuetes profesionales, verdaderos asesinos de la inteligencia y genuinos cómplices de la impunidad.
Y que sepa Mariana Motta –y Emiliano Cotelo y todos los Cotelo que pululan en las ondas radiales y televisivas- que si ella es sancionada por no ser encubridora de delincuentes de lesa humanidad, todos sabremos cobrarle a contertulios como estos su rastrera complicidad.
 La mejor defensa posible de la doctora, pasa también por el escrache sin tregua de todas las tertulias gusanas habidas y por haber.
Para defender a esta mujer acosada por el colaboracionismo intelectualoide-fascistoide, hay que atacar frontalmente a sus exponentes más visibles hasta dejarlos repegados en todas partes, para siempre.
De la misma manera que hay que hacerlo con los gobernantes gobernados por la traición lisa y llana que los lleva a la persecución de la Dra. Motta y la adulonería supina con los verdugos del pueblo, los de ayer y los de hoy.


Gabriel Carbajales, 9 de abril de 2012
Abrazo en la marcha Damian Ibarguren 2010


Apoyo a la Dra Mariana Mota
Support campaign for Judge Mariana Mota 


Dear members of the Uruguay Research Network.

Dear colleagues and friends,

Estimados miembros del Uruguay Research Network, amigos, y colegas,
 

We are writing to ask you to join a campaign in support of judge
Mariana Mota. 
A recent interview in the Argentine newspaper pagina 12 http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-189930-2012-03-19.html has been spinned and twisted in such a way that the judge now risks being dismissed and being removed from her job. 
Even though Uruguay is free from the amnesty law, the forces of impunity are still fighting back and targeting this judge who is the only one to apply the Gelman sentence from the IACtHR and the legal category of enforced disappearance. 
 She needs international support to help her. 
That is why we are contacting you.

Les escribimos para pedirle que se sumen a una campana de apoyo a favor de la jueza Mariana Mota
Una entrevista reciente en el periodico argentino pagina 12 http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-189930-2012-03-19.html ha sido interpretada de tal forma que ahora la juez esta recibiendo mucha presion politica y podria perder hasta su cargo como jueza. 
Aunque el Uruguay ya no tiene mas la maldita ley de Caducidad, la impunidad sigue presente y ahora estan atacando a esta jueza que es la unica que aplica la sentencia Gelman de la Corte IDH y califica como tales los crimenes de desapariciones forzadas. 
Por lo tanto les pedimos que se sumen a esta campana de apoyo a esta Jueza tan valiente.

Please find attached a draft letter for you to use and personalize and send to the contacts below to generate support for the judge and demand the relevant authorities to protect Judge Mota and the independence of the judiciary.

En adjunto encuentran un borrador de una carta que pueden personalizar y enviar a las direcciones abajo para apoyar a la juez y pedirles a las autoritades relevantes que protejan a la Jueza y garantizen la independencia de los jueces en el Uruguay.

Thank you so much for your support and help in this important matter.

Desde ya muchisimas gracias por su ayuda en esta campana

Saludos cordiales,
Francesca Lessa and Gabriela Fried



Dr Francesca Lessa
Research Assistant
Latin American Centre
University of Oxford
11 Bevington Road
Oxford OX2 6NB


+44 (0) 1865 284947


 Estimado ________________


Me dirijo a Ud. en relación a los recientes acontecimientos que ha llegado a mi conocimiento respecto de la situación de la Juez Penal Mariana Mota en el Uruguay.

El Uruguay ha dado recientemente importantes pasos hacia la reafirmación de la independencia judicial y el fin de la injerencia de poderes sobre la justicia al quitar de su ordenamiento juridico la llamada ley de caducidad claramente violatoria de la separación de poderes y que significaba un obstáculo para la investigación de las violaciones de derechos humanos ocurridas en ese país. Consecuentemente, Uruguay tiene actualmente la posibilidad de nuevamente fomar parte de la comunidad de naciones que respetan el derecho internacional, especialmente aplicando la justicia en casos de delitos de tal naturaleza que se catalogan dentro de “crimenes de lesa humanidad” como son la desaparición forzada, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y las detenciones por motvos políticos en forma sistemática y masiva en el marco de lo que fuera el terrorismo de estado.

La comunidad internacional y altos organismos regionales siguen muy de cerca y con gran interés este proceso de adecuación del ordenamiento jurídico interno a la normativa internacional y la implementación de medidas que permitan el accionar del poder judicial conforme se ha comprometido Uruguay en el juicio que promoviera Juan y Maria Macarena Gelman ante la CIDH. Esta actuación es adecuada a las reglas de toda Republica Democrática, la Constitución Uruguaya y las reglas del derecho internacional aceptadas por la comunidad internacional y por el propio estado uruguayo.

Es de conocimiento de la firmante y lo que motiva esta carta, que en estos últimos días se ha generado dentro del Uruguay una campaña deliberada de tergiversación de los declaraciones que la Jueza Mariana Mota hiciera ante la prensa Argentina, cuando participaba en actividades de entrenamiento y desarrollo profesional en un reciente foro de derechos humanos celebrado en la ciudad de Buenos Aires a mediados de marzo de 2012, organizado por el prestigioso organismo no-gubernamental de derechos humanos Centro de Esuios Legales y Sociales (CELS) y el Centro Internacional de Justicia Transicional (ICTJ).

Desde cierta prensa nacional y ciertos sectores del poder público, a partir de la entrevista de prensa publicada en el periódico Argentino “Pagina 12″ el dia 19 de marzo de 2012, se ha puesto en cuestionamiento la imparcialidad de la juez mencionada motivando un inmediato pedido informes por la Suprema Corte de Justicia a la Jueza Mota, y luego declaraciones del Presidente de la República, José Mujica, aparentemente molesto por lo publicado en la prensa nacional y reclamando un accionar de las altas autoridades judiciales, todo lo que se ve con preocupación como con un claro objetivo de apartarla de las causas de derechos humanos y consecuentemente interfiriendo asi con la veintena de causas por violaciones de derechos humanos que tiene en curso en el juzgado en que se desempeña, trabajo que prensa y organismos internacionales vienen siguiendo muy de cerca en tanto significan importantes avances en materia de derechos humanos y en aplicación de la ley internacional.

Es entonces de alta preocupación para la abajo firmante, y para la comunidad internacional toda a la que pretenecen, así como para la comunidad uruguaya en el exterior, que existan presiones de este tipo hacia jueces actuantes en causas notorias recientemente desarrolladas de derechos humanos, como es el caso actual de la Jueza Mota.

A mi entender se trata de una clara presión al trabajo de esclarecimiento judicial en estas causas cuyo camino judicial se viera cerrado por tantas décadas, debido a la sistemática injerencia del poder ejecutivo en el poder judicial a través de la (ahora derogada) ley de caducidad.

Es fundamental para la libertad y democracia en el Uruguay, y para su imagen en el mundo como país civilizado, que se respete el trabajo independiente de los jueces abocados a estas causas rechazando las presiones que desde el orden público o la prensa se ejercen. Cualquier medida que se adopte siguiendo rumores de prensa o declaraciones del ejecutivo será interpretada como injerencia en la independencia del poder judicial y pondrá nuevamente al Uruguay en la lista de naciones donde la libertad de acción y la independencia de la justicia son violadas, y el estado de derecho no es respetado. Preservar la independencia de la justicia es esencial para la democracia uruguaya.


La saluda atentamente





NOMBRE APELLIDO




 Ver también:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada