miércoles, 30 de mayo de 2012

Del Padre Eugenio Pizarro de Chile

Mensajes

Estimados amigos:
Las Dictaduras que hemos sufrido en América Latina nos han dejado una herida lacerante que en cualquier momento puede supurar. Nos han dejado democracias que no son tales. Nos han dejado una institucionalidad que no es legítima. Las dictaduras "legitimaron" lo ilegítimo. Después que se ha ido el dictador ha quedado un sistema y una institucionalidad ilegítima. Y los políticos actuales no han tenido voluntad política para cambiar radicalmente las cosas. Es el caso de la impunidad que se refleja en palabras de Sr. Mujica. Creo que el pueblo soberano se ha cansado de tanta mentira y de ser "ninguneado" por una minoría empoderada.- Se está manifestando, y está naciendo una nueva mayoría. Tenemos esperanza que haya más organización y movimiento popular alternativo a políticos y políticas actuales. Los estudiantes y lo que ha nacido de sus marchas y movimientos nos auguran un éxodo de nuestros países en búsqueda de tierra prometida: una auténtica democracia con Constitución y Estado de Derecho representativo del pueblo soberano.

Le envío una carta a un responsable de un Medio de Comunicación. Es un aporte a nuestra toma de conciencia y a la lucha liberadora de nuestros pueblos.
Atte.

P. Eugenio Pizarro Poblete+


 Muy estimado Enrique:

Recibí tus mensajes. El de "Avanzada Nacional" me produjo la misma sensación que sentí como pastor y sacerdote chileno el día fatídico del Golpe del 73. Creo que no podemos permitir que suceda lo que quieren hacer los hijos de la dictadura. La gente, a veces, demuestra una mala memoria increíble. Van y votan como si en Chile hubiera democracia. No la hay. Incluso votan por un Gobierno, que en la práctica, es hijo de la dictadura.- Lo que hay en nuestro Chile institucional es el resultado de la negociación de los políticos y sus Partidos con el pinochetismo.-

Después de la dictadura ha permanecido una herencia de ella que entrampa y hace que políticos y sus Partidos, sin real voluntad de cambio, en la práctica sólo administren esa herencia, y todo se haga "en la medida de lo posible". Esto es inaceptable después de más de 20 años que se fue Pinochet y que le dijimos NO en 1988.-
                                                      
En dictadura comenzó una "legitimación" de lo ilegítimo. Post Pinochet, los políticos han seguido "legitimando" lo ilegítimo. Chile tiene una institucionalidad ilegítima.- Una minoría de poderosos junto con los políticos han "ninguneado" al pueblo soberano. Somos títeres de una minoría que se empoderó y que decide la política de Chile sin participación verdadera del pueblo. Se fue el dictador pero quedó un sistema autoritario y dictatorial.
No hay canales de auténtica participación. ¡No hay democracia en Chile!

Avergüenza ver cómo se elige un Parlamento con una Ley Electoral Binominal. Ni Pitágoras entiende que el 33,4% es igual al 66,6 %.

Esta ley no es democrática ni es matemática: es injusta y excluyente. No le reconozco poder representativo y legítimo del soberano.-

 Antes que saliera la inscripción automática y voto voluntario, en Chile había más o menos 13 millones de chilenos en edad de votar. Un Presidente (a) era elegido por 1/4 de los 13 millones. Así fueron electos con un poco más de 3 millones de votantes. Ahora, los políticos tratan de captar los votos resultantes de la inscripción automática.- Pero el pueblo se cansó de tanta mentira. Yo desde 1973 que no tengo ni Presidente ni Diputados ni Senadores. No los reconozco como tales. Todos son de facto por institucionalidad ilegítima. No son representativos legítimos del pueblo.

Cuánto me gustaría que, en próximas elecciones del 2012 y del 2013, la gente se abstuviera o anulara su voto. Sería una expresión de esta nueva mayoría, que se ha notado con paros estudiantiles; manifestación de un pueblo que les dice a los empoderados: ¡Basta, no más mentiras! Sería demostración de un pueblo que empieza a caminar y que busca un rumbo democrático para Chile. Que crea un gran Movimiento Popular, y una Alternativa distinta a la política e institucionalidad dictatorial actual.

Avergüenza, como chileno democrático, tener un Gobierno, hijos de la dictadura. Avergüenza tener Diputados y Senadores, hijos de la dictadura. Novoa llegó a ser Presidente del Senado: ¡Plop! Más aún, hoy, un ilegítimo Diputado como Cardemil, vocero de Pinochet, acompañado del fanatismo pinochetista de Moreira, exigen una investigación por los desaparecidos y víctimas del terremoto y maremoto de febrero27. Yo respeto y hago memoria de todos los desaparecidos y víctimas de febrero27. Pero, nadie como Cardemil o Moreira pueden ser tan "cara de palo", olvidando a los desaparecidos y víctimas de la dictadura. ¿Acaso estos diputados de la dictadura ignoran, como el Registro Electoral de institucionalidad ilegítima, a los chilenos (as) desaparecidos y víctimas de la dictadura violadora de los derechos humanos? ¡Cómo es posible que los pongan comos votantes en Registro Electoral! ¿Acaso esto no es un "ninguneo " aberrante de esos chilenos asesinados por dictadura? Esto revela un Chile enfermo. Esto revela un insulto a todos los chilenos que expusimos nuestras vidas para recupera la democracia. ¡No hay democracia en Chile!  Y no puede ningún chileno ignorar o hacerse el desentendido de que no la tenemos, y que nadie puede ignorar, encubrir o validar de hecho, un Golpe y una dictadura: dictadura - según mi parecer - más monstruosa, terrible y asesina de nuestro continente. Nunca, jamás he estado de acuerdo con un Golpe Militar. Se hace imperioso buscar un ordenamiento jurídico nacional e internacional que impida  cualquier intento de Golpe, y que haya un nacional e internacional resguardo jurídico de una verdadera autodeterminación de los pueblos que impida y castigue cualquier intervención foránea golpista.- El Golpe del 73, con asistencia extranjera e imperialista, ha dejado a Chile con una herida lacerante que en cualquier momento va a supurar.

No creo en democracia chilena. No la Hay. No creo en la institucionalidad jurídica-social- política-económica-cultural de Chile.

Estoy por un cambio radical en Chile. Se impone, como un imperativo categórico de conciencia personal y colectiva: ASAMBLEA CONSTITUYENTE, gestada democráticamente: Lo digo así, porque siempre la Constitución ha sido gestada por una élite. Creo que abogados constitucionalistas debieran ser asesores del soberano; debieran escucharlo en la Asamblea, para poder así, hacer una Constitución y un Estado de Derecho realmente democrático, representativos del pueblo... NUEVA CONSTITUCIÓN.- PLEBISCITO  DEMOCRÁTICO Y SOBERANO. ELECCIONES LIBRES Y DEMOCRÁTICAS. ¡ÉSTE ES EL ÉXODO DE CHILE!

Hoy repito lo dicho por un valiente Obispo chileno: "Si no hay cambio, querámoslo o no vendrá un estallido social". Yo no lo quiero. Y se lo digo al Gobierno del "cambio", como ciudadano, con derecho a participar y decidir en la construcción de una patria común, que alcance la tierra prometida. ¡Un nuevo Chile es posible! De nosotros depende.

P. S.- Querido Enrique: He pensado, con humildad, pedirte que repongas mi Artículo: "RECUPERACIÓN DEL PAÍS". Tú verás si es procedente. Confío en tu criterio.- Sé que tú lo difundiste. No sé si tuvo un (1) error que encontré en alguna otra publicación. Sé que EL CIUDADANO lo publicó bien, sin ningún error. Creo que cobra actualidad.- 

 "Recuperación del país"


En medio de paros nacionales, huelgas de hambre y demandas estudiantiles, con gran movilización nacional, el Sr. Piñera ha hecho una intervención pública llamando a una “recuperación del país, a tener cordura y sentido común”. Además, echó la culpa, de todo lo que está sucediendo en el país, a “los gobiernos anteriores”.

Me parece que esta intervención del Sr. Piñera no tiene ningún sentido común ni cordura, tampoco no es ningún aporte concreto a la recuperación del país.

Puede ser que subjetivamente él crea que su actuación es correcta, pero objetivamente no se ajusta a la verdad. Insisto como otras veces: En Chile se está viviendo en una gran mentira. Chile nunca se recuperará mientras no seamos capaces de dar pasos concretos para pasar de mentira a verdad. Según mi fe, se trata de vivir una gran Pascua: pasar de muerte (mentira) a vida (verdad).

Chile tiene una institucionalidad socio-política-económica ilegítima. Yo diría inmoral porque es mentirosa. Se fraguó o se fue imponiendo a sangre y fuego por una brutal dictadura. O sea se “legitimó” sin democracia, sin participación del soberano, que es el pueblo chileno, una ilegitimidad. Chile tiene una ilegitimidad desde su origen dictatorial.

El otro día en televisión la Sra. Matthei con total desparpajo, refiriéndose al Paro Nacional convocado por la CUT, dijo: ‘la CUT no le ha preguntado a los trabajadores, que responsablemente quieren trabajar y no parar’. Yo le digo: “Ustedes no le preguntaron a los responsables demócratas, si queríamos o no el brutal Golpe de Estado dado por los poderosos e imperialismo, que sentían que el gobierno del pueblo estaba tocando sus egoístas intereses. Desde allí, sin “cordura ni sentido común”, se fue imponiendo dictatorialmente una “legitimidad” ilegítima.

Ustedes  son hijos de la dictadura saben como se puede “recuperar el país con cordura y sentido común”. Si durante 20 años, los otros políticos, en anteriores gobiernos, no tuvieron voluntad política de hacer que Chile pase de la institucionalidad ilegítima a una legítima, es responsabilidad de ellos, y el pueblo se cansó de esperarlos: los castigó en las últimas elecciones. Tal vez, algunos ingenuamente, creyeron en el “cambio” propuesto por Sr. Piñera.

Hoy día, los chilenos se cansaron y se dieron cuenta de la falsedad del “mentado cambio”. Yo le digo, a la manera del pueblo, al Sr. Piñera: “<no se saque el pillo> con los gobiernos anteriores. Ahora le toca a usted. Pero usted no lo hará. Usted está con la institucionalidad heredada por la dictadura, sobre todo en lo económico. Usted es un hombre de negocios. Ni Chile es un negocio ni “la educación es un bien de consumo, y no todo cuesta o se gana con dinero”, como usted ha dicho.

El centro de nuestra institucionalidad debe ser el bien común, y eso significa que se trata de los hombres y mujeres de Chile: personas humanas. El dinero es sólo un medio. Cuando se toma al crecimiento y el desarrollo del país sólo mirando el dinero, el negocio o el mercado, se toma a persona humana como una vulgar herramienta de mercancía; se cae en la idolatría del dinero, y usted no le estaría dando culto al Dios que usted dice creer. Y habría que decir: “Me honra con los labios pero su corazón está lejos de mí”. Estaría ofendiendo a Dios en los chilenos y chilenas, sobre todo en los más pobres: “Lo que haces con el pobre conmigo lo haces”. Por eso seremos premiados o castigados. Me importa su salvación tanto como la mía.-

Usted ha dicho que dijo NO a dictadura en 1988. Pero, ahora, en la práctica dice SÍ a la institucionalidad de la dictadura. Parodiando a Jesús que le habla a los hipócratas fariseos y doctores de la ley, yo le digo hoy: “Hagan lo que ellos dicen y no hagan lo que ellos hacen”. Por eso, Sr. Piñera, los estudiantes, los trabajadores, y un gran crecimiento de nueva mayoría nacional, con sus movilizaciones, le está diciendo que actual institucionalidad ilegítima no resiste más. Y por eso, porque ustedes no cambian lo ilegítimo, porque lo han “legitimado”o han continuado “legitimando”, o porque están de acuerdo con lo ilegítimo, es que no están de acuerdo con educación de calidad y pública gratuita; no están de acuerdo con Nueva Ley Provisional, ni con nuevo Código Laboral, cambio de Economía; se jactan de un crecimiento de dinero macroeconómico del país, que no “chorrea” nunca, y no tienen ningún cargo de conciencia de una microeconomía inmoral que produce pobreza y miseria de muchos hermanos y hermanas chilenos.- Usted, Sr. Piñera se acordará, al igual que yo, que el Dictador Pinochet, según su institucionalidad ilegítima, refiriéndose a la educación dijo: <La educación primaria es para los pobres. La secundaria es para clase media. La universitaria es para los ricos>. Si la educación está en crisis es porque está sustentada por esa institucionalidad ilegítima, que se “legitimó” a sangre y fuego, y que usted, los políticos y los Partidos Políticos, han funcionado con ella, “legitimándola”.

Lo mismo ha pasado en otros niveles de la vida de chilenos y chilenas”. Se necesita la “pascua” de Chile. Dar el paso de una institucionalidad ilegítima a una verdaderamente legítima. Lo más grave de Chile es que los políticos han hecho funcionar, durante todo este tiempo post dictatorial, lo ilegitimo, “legitimándolo”. Sólo han hecho reformas cosméticas sobre un armatoste institucional dictatorial. Han puesto vino nuevo en odres viejos.

Todos sabemos cuál es el resultado cuando se hace eso. Dicho de otra manera: se le ha dado funcionamiento a lo ilegítimo durante más de 20 años.

Resultado: una crisis grave socio-política-económica-moral.

Todo esto lo he venido repitiendo desde hace mucho tiempo. Y cuando ha habido elecciones dentro de esta institucionalidad, más aún, con una Ley Electoral Binominal injusta y excluyente, que hace un Parlamento ilegítimo y no representativo, me he abstenido o he llamado a anular el voto.

Algunos no han comprendido mi postura. No es un mero capricho. Tampoco una mera protesta y un querer restarme a la construcción de la patria común. Todo ha respondido a este profundo contenido y convencimiento y a un compromiso amante de hacer de Chile un país libre, democrático, justo, fraterno, valórico y moral. Ha respondido a un imperativo categórico de conciencia como sagrario inviolable. Esta es mi convicción:

Chile debe ser convocado a un CAMBIO DE CONSTITUCIÓN Y A CREAR UN VERDADERO ESTADO DE DERECHO. La carencia de esta institucionalidad es la causa de la “herida o enfermedad” de Chile, y de un modo especial , la antípoda de mi opción radical por los más pobres.

Propongo:

  1. Un llamado a una Elección Democrática de una Asamblea Constituyente.
Digo democrática, porque nuestras Constituciones anteriores no han sido democráticas; han sido elitistas. No ha tenido un rol protagónico el pueblo soberano. La Asamblea Constituyente tiene que ser mandatada por el pueblo. Los Intelectuales Constitucionalistas de hoy, deben oír al soberano y asesorarlo en Asamblea Constituyente, para expresar en institucionalidad la voluntad del pueblo.

  1. Nueva Constitución Democrática.

  2. Plebiscito Soberano. Puede ser vinculante con Elecciones Libres y Democráticas de un Nuevo Parlamento Representativo y de Presidente(a)  
de verdadero Gobierno del Pueblo

Sepultar para siempre todo vestigio de dictadura. Hay que recordar que en 1980 la Dictadura, entre cuatro paredes, hizo una Constitución. Fue plebiscitada sin ninguna garantía, sin democracia, sin Registros Electorales. Recuerdo que en Punta Arenas se dijo que habían votado hasta las guaguas. Fue un verdadero fraude. Los Obispos de Chile de ese entonces exigieron proféticamente garantías.

Dijeron: ‘Si no se dan verdaderas garantías, la Constitución no gozará de ninguna autoridad moral. De facto no tiene autoridad ni institucional ni moral.

Pido el urgente y necesario encargo: que la Nueva Constitución y Estado de Derecho no dé cabida de ningún modo a un Golpe de Estado; que siempre se resguarde el mandato democrático del pueblo a su Gobierno e Instituciones. Que no haya ingerencia foránea y se respete de verdad la autodeterminación de los pueblos.

Falta de democracia se corrige con más democracia. ¡Nunca más un Golpe de Estado!

Como sacerdote y ciudadano escucho en mi conciencia “Grita con fuerza y sin miedo. Levanta tu voz como trompeta y denuncia a mi pueblo sus pecados y sus maldades…ustedes se dedican a sus negocios y obligan a trabajar a sus trabajadores…  Ustedes… entre peleas y golpean con maldad… ¿No saben cual es el ayuno que me agrada? Romper las cadenas injustas, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo.
Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverá la espalda a tu hermano.
Entonces tu luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente. Tu recto obrar marchará delante de ti… Si en tu casa no hay más gente explotada, si apartas el gesto amenazante y las palabras perversas; si das al hambriento lo que deseas para ti y sacias al hombre oprimido; brillará tu luz en las tinieblas, y tu obscuridad se volverá la claridad del mediodía…Entonces la Gloria de Dios te seguirá por detrás… Mi pueblo volverá a edificar… y reconstruirá… y todos te llamarán: El que repara sus muros, el que arregla las casa en ruinas”. (Isaías 5, 1.3-4.6-8.9-10.12.)

Sinceramente, creo que lo escrito ante Dios, es el camino de la “recuperación del país, con cordura y sentido común”. “Sentido” me dice rumbo. Creo que este es el rumbo que debe tomar Chile.

Pbro. Eugenio Pizarro Poblete
.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada