lunes, 28 de mayo de 2012

Mártires de la industria frigorífica



28 de Mayo - Día de los Mártires de la Industria Frigorífica

Estimados compañeros, compañeras, autoridades, organizadores, invitados:

El 28 de mayo es un día emblemático y un reconocimiento a todos los trabajadores de la Industria Frigorífica. Como cada año, se rinde homenaje a seis compañeros caídos en defensa de sus derechos, transformándolos en mártires y en un símbolo para todo el movimiento sindical.

Con emoción, pero también con ineludible deber de gratitud, evocamos a los obreros de este gremio que encontraron la muerte en diferentes momentos y circunstancias, pero con un factor común: la lucha por las reivindicaciones de los trabajadores.
De aquí la consigna: “Murieron en defensa de la libertad porque cayeron defendiendo la Clase Obrera”

También es un reconocimiento a todas las generaciones de trabajadores y dirigentes que fueron parte de la historia, sin excluir el compromiso que tuvieron las mujeres: esposas, madres y compañeras. Y sin olvidar, que el amor de un obrero por sus hijos, fue un valioso sostén para la lucha.

A lo largo de la historia, las organizaciones sindicales han tenido un papel muy importante en la defensa de los derechos humanos de miles de trabajadores.
Y sabemos, a través de la misma historia, que desde el año 1958, fue creciendo una feroz represión contra obreros y estudiantes. Los desbordes barbáricos y autoritarios del gobierno de turno, se aplicaron con total impunidad, y las graves violaciones a los derechos humanos se incrementaron durante el período del terrorismo de Estado y permanecieron hasta mediados de los años 80.

Con la dictadura cívico militar, llegó también el cierre de muchas fuentes de trabajo, entre ellas la de los frigoríficos, agudizando el deterioro provocado por la crisis económica, destruyendo así, uno de los polos gremiales más fuertes del país.

Hoy, en otro contexto social y político, vamos a recordar a los compañeros caídos por sus acciones, porque los muertos florecen en enseñanza e iluminan el camino a los que vienen. Sentimos que ellos empujan, que nos susurran al oído, que nos invitan a retomar sus banderas y sus sueños. Los sueños de siempre, lo que sueñan los pueblos: libertad, trabajo y dignidad humana. Sueños que resistieron clandestinamente como raíces, como semillas, esperando el momento de florecer.
Para ello, resulta imprescindible ser conscientes y consecuentes con nuestros actos, pensamientos y actitudes frente a las dificultades que surjan en el camino.


Una breve valoración de lo acontecido en DDHH:

Desde que se reinstauró la democracia, el Estado no cumplió con su responsabilidad de investigar, perseguir y juzgar a los responsables de los hechos del pasado.
Las indagaciones no pueden ser impedidas por ninguna ley, prescripción o amnistía.
A pesar de ello, en estos últimos dos períodos de gobierno, hubo algunos avances: Gracias a las denuncias de las víctimas y sus familias, a un grupo de abogados, a pocos funcionarios del Poder Judicial (algunos sometidos a presiones indebidas, como en el caso de la jueza Mariana Mota o la fiscal Mirtha Guianze) a Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, PIT-CNT, CRYSOL, y muchas otras organizaciones sociales, se logró investigar y obtener información para enjuiciar y enviar a prisión a un grupo reducido de represores. Aunque no suficiente, es representativo.


Con la Ley de Caducidad vigente, en el primer período de gobierno,  el presidente Vázquez, aunque condicionadas a ciertas circunstancias, habilitó investigaciones.
Luego de varios intentos fallidos,  el año pasado se dictó una ley, que en los hechos, deja sin efecto la caducidad y se pronuncia expresamente sobre la prescripción de los delitos del período dictatorial.

Basado en esto, el presidente Mujica revocó todos los actos administrativos de los gobiernos anteriores y se reabrieron los expedientes con el argumento que había nuevos elementos de juicio para reiniciar las investigaciones.

Otro hito importante fue lograr que la Suprema Corte de Justicia, por unanimidad, declarara inconstitucional la Ley de Caducidad. A esto se agregó la Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Gelman. Aunque aún, no se ha logrado que se valore su importancia y obligatoriedad para el ordenamiento jurídico uruguayo.

En ese contexto, y desde el inicio del gobierno de Vázquez, se reiniciaron las excavaciones y se constituyó el Equipo de Antropología Forense. De esta manera se han hallado los restos de Ubagesner Chávez Sosa, Fernando Miranda, Julio Castro y Ricardo Blanco. Además de fragmentos óseos de otros detenidos desaparecidos, confirmando, que la información de los militares era falsa y en otro acto de crueldad inusitada, nos quisieron vender la historia de la “Operación Zanahoria”. Aprovecho esta ocasión, para agregar, que hace unos días en Argentina, se identificaron mediante un examen de ADN, los restos óseos del uruguayo Alberto Mechoso desaparecido en aquel país y que también perteneció a este gremio.

Gracias a la presión ejercida por los que no renunciamos a la memoria, se siguen presentando una considerable cantidad de denuncias por delitos que hasta ahora no habían sido objeto de persecución, por ejemplo, la tortura y el abuso sexual. También se ha logrado, en la mayoría de los casos judiciales, el pronunciamiento acerca del derecho a la Verdad, a conocer lo que sucedió, con independencia de lo que efectivamente se logre al final.


Una reflexión:

Todavía falta… Falta concientización en la gente. Falta conocimiento de los horrores que se vivieron para generar una verdadera condena social. En Argentina, el Juicio a las Juntas, al comienzo del primer gobierno democrático, sirvió para que el pueblo supiera y tomara conciencia de lo que pasó. En nuestro país no. Cuando alguien logra traspasar ese muro de silencio, impuesto muchas veces, por los medios de comunicación, se horrorizan. La televisión se ha encargado de dejarnos impactados mostrando una y otra vez a los “indignados por la inseguridad ciudadana”, resaltando morbosamente cada detalle de la crónica roja. Terribles hechos de violencia… y terrible también, la manipulación mediática. Quisiera saber, con todo respeto, cuantos indignados hay por las aberraciones cometidas por el Estado, por los uruguayos desaparecidos, los asesinados en la tortura, los abusos sexuales, los métodos particulares que se le aplicaban a las mujeres, que muchas veces significaron la pérdida de embarazos, o en todo caso, el robo de sus hijos. Una cosa es la política de terrorismo aplicada por el Estado contra el pueblo durante años, y otra, el espantoso flagelo de la droga, el narcotráfico y la violencia doméstica.
Mientras algunos buscan encarcelar a los jóvenes, cada vez más jóvenes, los grandes criminales siguen protegidos y gozando de total impunidad.

Por experiencia sabemos, que en este tema, no alcanza solamente con los acuerdos internacionales, leyes, normas o estatutos. Es necesario una responsable investigación integral. Es necesario que se generen procesos para un cambio de actitud. Esto se logra redoblando el compromiso en la defensa y revalorización de los derechos humanos. Concientizando y sensibilizando a la población mediante el conocimiento, la educación y la difusión de los mismos. Convencidos de levantar la voz para ser escuchados y terminar de una buena vez con la “teoría de los dos demonios” que solo intenta generar falsos equilibrios.
Esta larga pelea debe continuar, generando además, espacios para la memoria, con mayor razón, cuando determinados políticos deciden, por sí y ante sí, que hay que olvidar.

En nombre de Ruben Paleo, César Muñoz, Justo Páez, Walter Motta, Raúl Denis y Nuble Yic:
¡Memoria, Verdad y Justicia!
¡Salud, compañeros!

Marys Yic – 28 de Mayo 2012 - FOICA

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada