martes, 12 de junio de 2012

Detenido en Tenerife el activista uruguayo José Morales


 Podría ser la antesala de su expulsión del país

 Ricardo Jordán · 12 de junio de 2012


El activista uruguayo José Morales Brum ha sido detenido este martes en la isla de Tenerife. Así al menos lo confirman fuentes cercanas al activista prosaharaui, seguidores de Morales consultados por Crónicas y algunos de sus contactos en las redes sociales como facebook, que temen que su detención sea la antesala de su inmediata expulsión del país.
Al parecer, Morales habría sido detenido por la mañana, en la comisaría 3 de Mayo de Santa Cruz de Tenerife, al acudir ante la Brigada de Extranjería en las instalaciones policiales a firmar, como viene haciendo cada 15 días como trámite administrativo, desde que la Delegación del Gobierno en Canarias le abriera dos expedientes de expulsión por participar en sendas concentraciones, una del verano pasado, en Arrecife, a favor del pueblo saharaui; y la otra en contra de las prospecciones petrolíferas de Repsol en aguas de Lanzarote y Fuerteventura, con motivo de una visita del ministro Soria a Arrecife, la capital insular.
Las mismas fuentes aseguran que desde su detención, José Morales permanece arrestado en la citada comisaría. Aunque se están haciendo las gestiones pertinentes para frenar la posible expulsión del activista uruguayo, la detención ha sido también confirmada por Luis Pérez Serichol, un destacado defensor de la causa saharaui, en Radio San Borondón.
Movilización inmediata en Tenerife
Por tal motivo, los colectivos sociales de la isla capitalina ya han convocado incluso una concentración a las 18:00 horas en la comisaría 3 de Mayo de Santa Cruz de Tenerife bajo el lema ’Si nos tocan a uno nos tocan a tod@s".
Dichos colectivos critican lo que entienden es una "injusticia, arbitrariedad y abuso de poder", y que posiblemente se vea traducido en las próximas horas con la expulsión de Morales y el traslado del activista en avión hasta Uruguay.
Morales recordaba entonces en un comunicado dirigido a los medios que el pasado 23 de mayo el subdelegado del Gobierno en Las Palmas comparecía ante los medios de comunicación para informar la confirmación de la orden de expulsión en contra del activista uruguayo, orden dictada por esa entidad gubernativa y comunicada a Morales el día lunes 21 de mayo, "hecho inédito", subraya Morales, dado que "no es habitual que la Administración comunique este tipo de expedientes a la prensa y menos aún mediante una comparecencia personal de un Subdelegado del Gobierno".
En esta comparecencia, según el activista uruguayo, el subdelegado del Gobierno desveló que sobre Morales pesaba una denuncia por malos tratos y una orden de alejamiento, hecho que Morales denuncia que son totalmente y completamente falsos.
El activista uruguayo denunciaba hace tan solo unas semanas que con esa "gravísima acusación falsa, el subdelegado ha pretendido causar el mayor daño moral y de desprestigio sobre mi persona, hecho que se ha consumado, en tanto y en cuanto ha trasladado a numerosos medios de comunicación que se han hecho eco de la noticia de hechos falsos que causan grave alarma social y atentan contra el honor y la imagen de mi persona", indica el activista.
Morales Brum considera que "las malintencionadas declaraciones del señor Molina González atentan gravemente contra su dignidad y credibilidad, incurriendo en presuntos delitos que pone en conocimiento judicial para que sean investigados".

 Crónicas · 22 de mayo de 2012

José Morales denuncia que la Policía le ha retirado su documentación.

El activista uruguayo afincado en Lanzarote José Morales ha denunciado este martes que la Policía Nacional le ha retirado su documentación este lunes por la mañana, tras acudir ante la Brigada de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía en Arrecife, donde debe personarse cada 15 días por sus dos expedientes sancionadores que han derivado en una orden del expulsión.

"De un momento a otro me he convertido en un inmigrante irregular o inmigrante sin papeles", sostiene Morales, que sospecha que se trate del paso previo a su detención para su posterior expulsión del país.

A pesar de que desde la Subdelegación del Gobierno en Canarias han negado hace algunas semanas la existencia de tal orden de expulsión, el activista uruguayo ha insistido en que está en posesión de dicha notificación urgente.

Los dos expedientes

El activista uruguayo José Morales recibía a principios de abril en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Arrecife la notificación de un segundo expediente disciplinario que podría terminar con su expulsión del país. Así lo manifestaba el propio Morales.
Morales había presentado alegaciones en relación al primer incidente que le costó una primera imputación y la amenaza de expulsión, cuando el activista uruguayo protagonizó un incidente el pasado 22 de julio de 2011 en la manifestación prosaharaui celebrada en la capital de Lanzarote, durante la cual un policía nacional esgrimió su arma tras ser increpado por manifestantes a los que fotografió el agente de paisano.




El activista uruguayo ha estado siempre implicado con la causa saharaui.
Cabe recordar que en la noche del 23 de julio fue detenido tras este altercado y que encontes ya recibió la confirmación de la orden de expulsión del país por parte de la Delegación del Gobierno en Canarias. Morales fue puesto en libertad, aunque contaba con 48 horas para comenzar sus recursos, que anunció ante todas las instancias posibles: judicial, en primera instancia, ante el Defensor del Pueblo y, por último, en el Tribunal de Strasburgo. Lo curioso del asunto es que la Administración le detuvo y todavía a estas alturas está a la espera de una resolución judicial al respecto y la Administración, al mismo tiempo, le abrió con prontitud el expediente de expulsión por la vía administrativa, es decir, dos vías para juzgarle por un mismo hecho.
El activista confiaba hasta el último momento en que la administración del Estado desestimara la propuesta de expulsión realizada por la Brigada Local de Extranjería, que encontró dos faltas muy graves de atentado contra la autoridad policial y desorden público. Ahora estaba a la espera de conocer la respuesta a sus segundas alegaciones, pero ha sido citado en Comisaría este martes, según le han confirmado, para notificársele la posible expulsión del país por reincidencia.
En cuanto al primer expediente, los hechos acontecieron el pasado 22 de julio, durante una manifestación pacífica por el Sahara, a cargo del colectivo en el que participa Morales. Ante la presencia de un agente de paisano que realizaba fotos de los presentes, Morales se encaró, fotografiándole a su vez con su cámara.
Según la versión policial, el agente se sintió intimidado y resolvió sacar su arma. La Policía Local de Arrecife acudió a deshacer el enfrentamiento en el que solo fue detenido José Morales sin que haya trascendido si se ha abierto algún expediente contra el proceder del agente que, al parecer, nunca se identificó como policía nacional.
Los colectivos rechazan la expulsión del activista José Morales
Colectivos relacionados con los sindicatos, los derechos prosaharauis y formaciones políticas como Izquierda Unida, Alternativa Ciudadana 25 de Mayo y EQUO-Canarias han manifestado su rechazo a la orden de expulsión del activista uruguayo ya que entienden que supone un atentado contra el derecho a manifestarse y que vulnera, además, el derecho a la presunción de inocencia.
Para estos colectivos, “resulta incongruente que la Delegación del Gobierno en la Isla emita dicha orden sin que se haya resuelto el propio expediente de expulsión por supuesta alteración del orden público y que se lo notificó el pasado 3 de abril y que se ejecuta, injustamente, esta medida sin dar la posibilidad de defenderse ni de exponer su versión de lo sucedido”.
Además, las asociaciones esgrimen que “se trata de una medida desproporcionada y con motivaciones políticas ya que los medios de comunicación locales y los testigos presenciales atestiguan que no hubo altercados ni daños o perjuicios durante la concentración; y que, ésta, se produce tras manifestarse frente a la sede del Partido Popular durante la visita del ministro José Manuel Soria”.
Destacan asimismo el arraigo del activista José Morales que lleva más de 10 años en nuestro país y es colaborador de asociaciones de inmigrantes, sindicales y en defensa de los derechos humanos.

 El activista uruguayo habla de "persecución policial" después de volver a ser imputado por desorden público durante la protesta contra Soria por las prospecciones petrolíferas

José Morales recibe la notificación de un segundo expediente de expulsión por los altercados de las petroleras 
 Ricardo Jordán · 3 de abril de 2012

"Complices" a la salida de la sede del pp en Lanzarote



Actitud provocadora del pp en Lanzarote



.
El activista uruguayo José Morales ha recibido este martes al mediodía en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Arrecife la notificación de un segundo expediente disciplinario que podría terminar con su expulsión del país. Así lo ha manifestado a este diario el propio Morales, que esperaba pasadas las 12:00 horas la llegada de su abogado. El activista uruguayo, relacionado con distintos movimientos sociales, habla de "persecución policial" después de que volver a ser imputado por desorden público durante la protesta contra las prospecciones petrolíferas autorizadas por el Estado en Lanzarote y Fuerteventura, durante la visita del ministro de Energía, Industria y Turismo, el canario José Manuel Soria, al Comité Insular que el PP de Lanzarote celebró hace algo más de un mes en la ciudad de Arrecife.
Morales había presentado alegaciones en relación al primer incidente que le costó una primera imputación y la amenaza de expulsión, cuando el activista uruguayo protagonizó un incidente el pasado 22 de julio de 2011 en la manifestación prosaharaui celebrada en la capital de Lanzarote, durante la cual un policía nacional esgrimió su arma tras ser increpado por manifestantes a los que fotografió el agente de paisano.



El activista uruguayo ha estado siempre implicado con la causa saharaui.
Cabe recordar que en la noche del 23 de julio fue detenido tras este altercado y que encontes ya recibió la confirmación de la orden de expulsión del país por parte de la Delegación del Gobierno en Canarias. Morales fue puesto en libertad, aunque contaba con 48 horas para comenzar sus recursos, que anunció ante todas las instancias posibles: judicial, en primera instancia, ante el Defensor del Pueblo y, por último, en el Tribunal de Strasburgo. Lo curioso del asunto es que la Administración le detuvo y todavía a estas alturas está a la espera de una resolución judicial al respecto y la Administración, al mismo tiempo, le abrió con prontitud el expediente de expulsión por la vía administrativa, es decir, dos vías para juzgarle por un mismo hecho.
El activista confiaba hasta el último momento en que la administración del Estado desestimara la propuesta de expulsión realizada por la Brigada Local de Extranjería, que encontró dos faltas muy graves de atentado contra la autoridad policial y desorden público. Ahora estaba a la espera de conocer la respuesta a sus segundas alegaciones, pero ha sido citado en Comisaría este martes, según le han confirmado, para notificársele la posible expulsión del país por reincidencia.
La expulsión llegó al propio Congreso de los diputados
La expulsión del país del activista uruguayo José Morales llegó incluso al Congreso de los Diputados. El diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, cuestionó entonces al Gobierno central por los motivos para expulsar al activista uruguayo tras los incidentes del 22 de julio en la manifestación prosaharaui celebrada en la capital de Lanzarote, "sin que exista una sentencia penal firme".
IU no entendía que, basándose en argumentos "endebles", se dictara entonces la expulsión del país de un ciudadano que lleva más de diez años residiendo en la isla de Lanzarote y que es padre de una niña de 5 años con nacionalidad española. Preguntaba, además, por qué en el expediente abierto a José Morales se le calificaba como una persona que supone un "peligro para la seguridad nacional y las relaciones con otro Estado. "¿Se refiere a Marruecos?", preguntaba Llamazares.
Los hechos acontecieron el pasado 22 de julio, durante una manifestación pacífica por el Sahara, a cargo del colectivo en el que participa Morales. Ante la presencia de un agente de paisano que realizaba fotos de los presentes, Morales se encaró, fotografiándole a su vez con su cámara.
Según la versión policial, el agente se sintió intimidado y resolvió sacar su arma. La Policía Local de Arrecife acudió a deshacer el enfrentamiento en el que solo fue detenido José Morales sin que haya trascendido si se ha abierto algún expediente contra el proceder del agente que, al parecer, nunca se identificó como policía nacional.

Ver además:

El Muerto |||: Todos con José Morales

El Muerto |||: José Morales, activista prosaharaui

El Muerto |||: El reino de España, madre patria que te parió

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada