martes, 19 de junio de 2012

"Smart power" en Uruguay

Exactamente en Uruguay: Poder inteligente (smart power)

 
Columna exclusiva de Julissa Reynoso, embajadora de los Estados Unidos.


Diplomacia económica
.
Por Julissa Reynoso
Embajadora de los Estados Unidos de América 


  Hoy, 14 de junio, las embajadas, consulados y misiones de Estados Unidos en el mundo se unirán con motivo del Día Global de la Diplomacia Económica. ¿Qué es el Día Global de la Diplomacia Económica?

Este día fue anunciado por la Secretaria Clinton para destacar el compromiso de Estados Unidos de ubicar a la economía en el centro de nuestra política exterior y utilizar la diplomacia para avanzar en la renovación económica estadounidense. Celebrando el Día Global de la Diplomacia Económica en Uruguay, habré de participar en un evento de la Cámara de Comercio Uruguay-Estados Unidos. Asimismo, realizamos un seminario sobre el Sistema Generalizado de Preferencias, a la vez que continuamos trabajando intensamente en distintos programas de ECPA (Energy and Climate Partnership of the Americas). ECPA, una innovadora plataforma que apoya los esfuerzos de la región en atravesar la transición hacia economías verdes, es una alianza regional cuyo propósito es abordar conjuntamente con nuestros vecinos la promoción del desarrollo de energía limpia, de bajo carbono y el crecimiento resistente al clima. Estados Unidos continuará trabajando con una variedad de actores regionales, incluso con organizaciones sin fines de lucro, universidades, la Organización de Estados Americanos y otros socios en América Latina y el Caribe, para fortalecer la capacidad y compartir las mejores prácticas.
Decidimos llevar a cabo estas actividades en el Día Global de la Diplomacia Económica porque consideramos que las fuerzas económicas, desde la crisis de la eurozona a las transiciones en el Medio Oriente y Africa del Norte, determinan más que nunca nuestras alternativas en política exterior. Nuestras economías, como nuestros destinos, son inter-dependientes. La renovación económica depende de la fuerza de la economía global - y la economía global depende de la fuerza de la economía estadounidense. La Embajada de los Estados Unidos en Uruguay es parte de una red compuesta por 1,000 funcionarios en el área económica en embajadas estadounidenses y consulados en seis continentes que están trabajando para transformar la política exterior de Estados Unidos, en un mundo donde la economía es más importante que nunca.
Estamos utilizando herramientas diplomáticas para fortalecer las bases económicas del liderazgo global de los Estados Unidos y realzando el rol estratégico de la economía en la política exterior estadounidense. Ya sea empleando herramientas comerciales o económicas para apoyar las transiciones en el Medio Oriente y África del Norte o, trabajando para atraer inversión privada para crear una Nueva Ruta de la Seda en Asia Central, estamos ampliando nuestros recursos diplomáticos de tal modo que sean el factor clave en lo que la Secretaria Clinton describió como "poder inteligente".
Estamos diciéndole al mundo que Estados Unidos está abierto para los negocios. Estamos haciendo todo lo posible para conectar a las empresas estadounidenses con las oportunidades en el mercado uruguayo y a las empresas uruguayas con las oportunidades en los Estados Unidos. Estamos haciendo aún más para promover el turismo y los viajes entre nuestros dos países - porque acercar a nuestra gente es bueno para nuestro relacionamiento y bueno para nuestras economías.
Queremos invitar a las empresas interesadas en invertir en el mercado estadounidense a que visiten la página web Select USA para que conozcan que es lo que Estados Unidos tiene para ofrecer. La Iniciativa Nacional de Exportación del Presidente Obama tiene como objetivo duplicar las exportaciones estadounidenses en el mundo y esta embajada, al igual que otras, estará trabajando para apoyar esta iniciativa y para que los productos estadounidenses estén disponibles para los consumidores globales. Finalmente, queremos recibir más visitantes y más estudiantes en los Estados Unidos. Por ese motivo, estamos agilizando los tiempos en la solicitud de visa para facilitar el trámite a los que nos visitan.
Hoy es solo el comienzo. Estados Unidos está ubicando la economía a la vanguardia de su política exterior. La Embajada de los Estados Unidos en Uruguay continuará dándole prioridad a los temas económicos en sus interacciones diarias y en sus relaciones en curso con Uruguay y sus ciudadanos, cerciorándose de que cada día, este trabajo, refleje la importancia de la economía en nuestra política exterior. Una economía fuerte de los Estados Unidos debe reflejarse e impactar en todas las economías mundiales, con las ventajas y beneficios que ello conlleva. El crecimiento económico debe alcanzar a todos y cada uno de los países, permitiendo un mejor nivel de vida de sus habitantes, buscando maximizar las oportunidades comerciales y de inversión.

 Smart Power  Poder inteligente
En las relaciones internacionales , el poder inteligente se refiere a la combinación de poder duro y poder blando estrategias. Se define por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales como "un enfoque que pone de relieve la necesidad de un ejército fuerte, pero también importantes inversiones en alianzas, asociaciones e instituciones de todos los niveles para ampliar la influencia de Estados Unidos y establecer la legitimidad de la acción estadounidense". [1]
Joseph Nye, ex Secretario Adjunto de Defensa durante la administración Clinton y autor de varios libros sobre la estrategia de poder inteligente, sugiere que las estrategias más eficaces en la política exterior hoy en día requieren una mezcla de recursos de poder duro y suave. El empleo de sólo el poder duro o sólo poder blando en una situación determinada por lo general no son suficientes. [2] Nye utiliza el ejemplo del terrorismo, con el argumento de que la estrategia luchan en contra del terrorismo exige poder inteligente. Se informa que, simplemente utilizando los recursos de poder blando para cambiar los corazones y las mentes del gobierno de los talibanes sería ineficaz y requiere un componente de poder duro. En el desarrollo de las relaciones con el mundo musulmán dominante, sin embargo, los recursos de poder blando son necesarias y el uso del poder duro podría tener efectos perjudiciales.
De acuerdo a Chester A. Crocker , el poder inteligente "implica el uso estratégico de la diplomacia, la persuasión, la creación de capacidad, y la proyección de poder e influencia en formas que son rentables y tienen legitimidad política y social" - esencialmente la participación de ambos militares la fuerza y todas las formas de la diplomacia.


.

El poder astuto contra América Latina


Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

El Smart Power, en español “poder astuto, hábil o inteligente”, ha sido prácticamente oficializado por la Administración Obama como arma de política exterior de Estados Unidos, con la canciller Hillary Clinton como su principal portavoz.

En la audiencia del Senado que la confirmó en el cargo de Secretaria de Estado, en enero último, la señora Clinton proclamó que Estados Unidos debe utilizar una diplomacia de Smart Power, sin abundar en la esencia de esa política.

En un irónico artículo del ex redactor principal del Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations), Lionel Beeher, publicado por el Huffington Post el 23 de enero, el autor afirmó que Hillary Clinton “ha conseguido resumir la nueva dirección de la política exterior de Estados Unidos con un eslogan pegajoso: Smart Power, una formulación de notable ininteligibilidad y suficientemente vaga que ostensiblemente combina el poder ‘duro’ con el poder ‘suave’ y que hará que los tiranos del mundo se bajen los pantalones para restaurar el liderazgo de los Estados Unidos”.

Beeher se preguntaba si el Smart Power no sería una sofisticada manera de convocar a una política tradicional que busque reinsertar al internacionalismo liberal en su posición anterior, contrarrestando doctrinas de Bush “que ya nadie apoya más que Sarah Palin y unos pocos fósiles expertos de la AEI (American Enterprise Institute)”.

Pero, en abril 5, la Secretaria del exterior estadounidense definió más precisamente la esencia del Smart Power, que calificó como la doctrina Obama de política exterior. Dijo que consiste en el uso del “conjunto de herramientas a nuestra disposición –diplomáticas, económicas, militares, políticas, legales y culturales- escogiendo la herramienta o combinación de ellas más adecuada en cada situación”.

“La doctrina del Smart Power -ha dicho la canciller- puede requerir, en ocasiones, el uso de la fuerza militar para proteger a nuestra gente y nuestros intereses. Pero serán igualmente importantes la diplomacia y el desarrollo para la creación de condiciones para un mundo pacífico, estable, y próspero”.

Según la Secretaria de Estado, el Smart Power requiere de la capacidad de acceder a amigos y adversarios por igual, reforzando viejas alianzas y forjando otras nuevas con herramientas tales como: la negociación, la persuasión y el ejercicio de influencias; la cooperación con socios militares y con los de otras agencias del gobierno; la relación con organizaciones no gubernamentales, del sector privado y organizaciones internacionales; el uso de modernas tecnologías de divulgación pública; el reforzamiento de la autoridad de negociadores que puedan proteger los intereses de EEUU, y la comprensión de los intereses de los socios.

La doctrina del Smart Power ha sido ya puesta a prueba en América Latina. Se le ha visto el rostro en función de la contraofensiva actual de Estados Unidos en el continente, una estrategia diseñada por las fuerzas ultra reaccionarias del neoconservadurismo durante la administración del presidente anterior.

La adaptación de las viejas prácticas imperialistas a los métodos sofisticados del Smart Power ha provocado que afloren numerosas contradicciones: unas aparentes, otras reales y algunas simuladas dentro de los esquemas del Smart Power.

Así se ha evidenciado en varios escenarios mundiales. En este continente, entre otros, en las intrigas desestabilizadoras contra el gobierno del Presidente Colom en Guatemala, los ardides divisionistas en Bolivia, las maniobras para evitar la consolidación de la plataforma de gobierno que propició la elección del presidente Funes en El Salvador y, ahora, los agresivos manejos que apuntan a la concesión de bases militares que harían de Colombia un país militarmente ocupado por Estados Unidos en el corazón de Latinoamérica.

El golpe de Estado en Honduras, que tenía por objetivo eliminar lo que se suponía el eslabón más débil del ALBA, sin dudas debió sufrir adaptación al Smart Power. El desarrollo de los acontecimientos y en especial la “inesperada” actitud de las fuerzas populares hondureñas respaldando la valiente actuación del presidente Zelaya puso en evidencia serias contradicciones en la forma de manifestarse el gobierno de EEUU que, lejos de intentar provecho de un desempeño “inteligente”, ha estimulado la animadversión de los hondureños por la evidencia de sus vínculos de interdependencia con la oligarquía de esa nación centroamericana.

En lo que respecta a la política contra Cuba, altos funcionarios diplomáticos cercanos a la Clinton han divulgado los fundamentos de una nueva táctica de no eliminar el bloqueo sino convertirlo “en un instrumento efectivo del Smart Power para alcanzar los objetivos de la política de Estados Unidos en Cuba”. De ahí que, las recomendaciones e iniciativas que han trascendido no atenten contra los principios del “embargo”, sino que busquen liberalizarlo en aspectos que beneficien a los poderosos intereses económicos de EEUU mediante licencias y concesiones puntuales, sin afectar su utilidad como arma de presión.

Al esquema de imperialismo “blando” que pretenden fabricar los “powers that be” (élite del poder estadounidense) para salvar el sistema con la carismática figura del presidente negro que promete cambios y la pérfida doctrina del Smart Power como método, están respondiendo prestamente los pueblos de América Latina, que solo ven… más de lo mismo.


 Los gringos llegaron con un avión a Ezeiza y quisieron entrar una valija sin decir qué había adentro

 El gobierno nacional impidió el ingreso de “carga sensitiva” secreta que arribó al aeropuerto internacional de Ezeiza en un vuelo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y sobre cuyo empleo no se ofrecieron explicaciones satisfactorias. La expresión carga sensitiva fue utilizada el lunes pasado por la Consejera de Asuntos Administrativos Dorothy Sarro al solicitar autorización para que un camión con acoplado pudiera ingresar a la plataforma operativa.
 El enorme C17, un carguero Boeing Globmaster III, más grande que los conocidos Hercules, llegó en la tarde del jueves con un arsenal de poderosas armas largas para un curso sobre manejo de crisis y toma de rehenes ofrecido por el gobierno de Estados Unidos al Grupo Especial de Operaciones Especiales de la Policía Federal (GEOF), que debía tener lugar durante todo febrero y marzo. 

 El gobierno estima que el costo total del transporte y el curso ronda los 2 millones de dólares. El curso estaba autorizado por el gobierno argentino, pero cuando el personal chequeó que el contenido de la carga coincidiera con la lista entregada de antemano, aparecieron cañones de ametralladora y carabina y una extraña valija que no habían sido incluidas en la declaración. Aunque el curso estaba destinado a fuerzas policiales argentinas, la carga llegó en un transporte militar y en Ezeiza la recibieron los agregados militar y de defensa, coroneles Edwin Passmore y Mark Alcott. Todas las cajas tenían el sello de la 7ª Brigada de Paracaidistas del Ejército con sede en North Carolina.

Intentaron pasar en forma clandestina mil pies cúbicos, equivalentes a un tercio de la carga con que llegó el avión, luego de escalas en Panamá y Lima..

 Había equipos de transmisión, mochilas militares, medicamentos que según los funcionarios estaban vencidos, pen drives, sobre cuyo contenido deberán dictaminar los expertos, y drogas estupefacientes y narcóticas y estimulantes del sistema nervioso. cañones de ametralladora, una carabina y una valija.

 Dentro de la valija secreta apareció un sobre supersecreto, de tela verde. Como el personal de la embajada dijo que no tenía la llave del sobre, también fue abierto por medios expeditivos. En su interior se hallaron dos pen drives rotulados “Secreto”, una llave I2 de software para información; un disco rígido también marcado como “Secreto”. Códigos de comunicaciones encriptadas y un gracioso folleto traducido a quince idiomas, con el texto: “Soy un soldado de los Estados Unidos. Por favor, informe a mi embajada que he sido arrestado por país”. Ninguno de esos materiales coincide con las especificaciones que la embajada envió a la Cancillería sobre la índole del curso que debía impartirse para el rescate de rehenes.

.

Origen del Smart power
El origen del término "poder inteligente" es objeto de debate y ha sido atribuida tanto a Suzanne Nossel y Joseph Nye .
Suzanne Nossel, Adjunto al Embajador Holbrooke en las Naciones Unidas durante la administración Clinton, se le atribuye haber acuñado el término en un artículo de Relaciones Exteriores , titulado "Smart Power: Reclamar internacionalismo liberal"., en 2004 [4]
Joseph Nye , sin embargo, afirma que el poder inteligente es un término que él introdujo en 2003 "para contrarrestar la percepción errónea de que el poder blando de por sí solo puede producir una política exterior eficaz". [5] Él creó el término para denominar una alternativa a la dura de motor extranjera política de la administración Bush. Nye señala que estrategia de poder inteligente denota la capacidad de combinar poder duro y blando dependiendo de si el poder duro o blando sería más eficaz en una situación dada. Afirma que muchas situaciones requieren el poder blando, sin embargo, para detener el programa nuclear de Corea del Norte, por ejemplo, el poder duro puede ser más eficaz que el poder blando. [6] En palabras del Financial Times, "para ganar la paz, por lo tanto, , los EE.UU. tendrán que mostrar tanta habilidad en el ejercicio de poder blando, ya que tiene en el uso de la fuerza bruta para ganar la guerra. ". [7] El poder inteligente se ocupa el multilateralismo y la mejora de la política exterior.


Hillary Clinton firma un acuerdo con el Banco Mundial para garantizar el acceso al agua

 Washington.- Fortalecer el apoyo de los países en desarrollo para garantizar el acceso al agua y su salubridad es el objetivo del memorándum que firmaron hoy la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick.

 

Washington.- Fortalecer el apoyo de los países en desarrollo para garantizar el acceso al agua y su salubridad es el objetivo del memorándum que firmaron hoy la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick.
La firma tuvo lugar en la sede del Banco Mundial en Washington en un acto para conmemorar el Día Mundial del Agua, que este año lleva por tema "Agua para las ciudades: respondiendo al desafío urbano".
El objetivo es llamar la atención sobre el impacto del rápido crecimiento de la población urbana y el desafío que supone la gestión del agua.
El agua es fundamental no sólo para beber, sino también para la agricultura, recordó Zoellick, al señalar que es necesario que las organizaciones no gubernamentales, la sociedad civil y los gobiernos estén en la misma línea para aprovechar el uso de este recurso.
La secretaria de Estado, que estuvo acompañada de subsecretaria de Estado de EEUU para la Democracia y Asuntos Globales, María Otero, afirmó que el agua "es un asunto crítico en cualquier parte del mundo".
Según las estadísticas citadas en el acto, más de 5.000 personas mueren al día por causas relacionas con el mal estado del agua en el mundo, la mayoría niños. Además, "millones de mujeres y niñas caminan durante horas cada día para obtener agua, poniendo en riesgo su seguridad física".
Clinton dijo que para 2025 se cree que dos tercios de la población mundial podrían habitar en zonas con problemas de agua, bien por escasez o por salubridad.
"Una crisis del agua es una crisis sanitaria, es una crisis agrícola, una crisis económica, una crisis climática", destacó la secretaria de Estado, al informar de que en Estados Undios dos docenas de agencias ya están trabajando en esta materia.
No obstante, señaló que la firma de este memorándum de entendimiento es "un paso más para reafirmar el compromiso de asegurar a la gente que tiene acceso a agua, cuando y donde lo necesitan en un proceso sustentable".
Clinton subrayó que el agua es un asunto de "seguridad humana y de seguridad nacional" que puede convertirse en un motivo de conflicto y de estabilidad en el mundo.
"Es importante que los países se unan para traer más agua limpia y salubridad para más gente" para evitar una potencial crisis, agregó.
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) estableció en 1992 esta jornada dedicada al agua para concienciar sobre la necesidad de una buena gestión de los recursos hídricos.
La Unesco advierte de que la superficie de las ciudad no dejan de crecer y las barriadas de chabolas -donde se calcula que viven 1.000 millones de personas- representan un 38 por ciento de ese crecimiento.
Un crecimiento que no va acompañado del desarrollo de las infraestructuras de gestión, tratamiento y saneamiento de agua, aumentando la brecha entre los "favorecidos" y "desfavorecidos", recordó en un mensaje la directora general de la Unesco, Irina Bokova.

(Agencia EFE)


El debate en torno Smart Power

Diplomacia Transformalist contra estrategia de poder inteligente
Condoleeza Rice , Secretaria de Estado de Bush, acuñó el término "diplomacia transformalist" para referirse a la política de Bush de promover la democracia a través de una estrategia de poder se maneja con fuerza. [29] "diplomacia Transformalist" está en contradicción con el "poder inteligente", que utiliza duros y blandos recursos de poder basado en la situación. La política exterior del gobierno de Obama se basa en la estrategia de poder inteligente, tratando de encontrar un equilibrio entre la defensa y la diplomacia.
El poder inteligente como un instrumento del imperialismo norteamericano
En una entrevista con el Boston Globe , el entrevistador Anna Mundow, cuestionó Joseph Nye sobre la crítica de que el poder inteligente es la cara amable del imperialismo estadounidense. [30] De la misma manera, la doctrina de Bush también ha sido criticado por ser "imperialista" centrándose en el poder estadounidense sobre las alianzas con el resto del mundo. Joseph Nye defiende poder inteligente al señalar que la crítica a menudo proviene de una mala interpretación de la teoría del poder inteligente. Nye mismo diseñó la teoría de aplicar a cualquier nación de cualquier tamaño, no sólo en los Estados Unidos. Se suponía que debía ser un método más sofisticado de pensar sobre el poder en el contexto de la era de la información y la post-9/11 mundo.19 El presidente Obama definió su visión para el liderazgo de EE.UU. como "no en el espíritu de un patrón, pero el espíritu de un socio ". [31]

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada