jueves, 22 de noviembre de 2012

Las clases medias



   Tires y aflojes 

Las clases medias y los gobiernos “progresistas” del Cono Sur. 

Afables y moderadamente conservadoras en tiempos de abundancia, radicalizadas hasta llegar al fascismo cuando su situación económica empeora, y políticamente intolerantes hacia los antisistema. Las clases medias o sus fantasmas han interpelado a los gobiernos “progresistas” del Cono Sur, que en ocasiones se posicionaron contra ellas, o desestimaron su importancia electoral, y en otras reconocieron la necesidad de políticas públicas que las contemplen. 

 ¿Qué son las clases medias? Y sobre todo, ¿cómo se posicionan políticamente? Ninguna de las dos preguntas tiene una respuesta unívoca. Hay quienes las definen por su educación, por el tipo de empleo que tienen quienes las componen, por sus ingresos o por su “seguridad económica” (ver recuadro). 


Seguridad económica 
El informe del Banco Mundial define como clase media aquella que tiene una probabilidad de caer en la pobreza menor a 10% a lo largo de un intervalo de cinco años. Para cumplir con este requisito, según el estudio, un hogar debe percibir entre 10 y 50 dólares por día.
La clase media emergente varía de un país a otro, aunque hay un cierto número de elementos en común. Así, según el estudio, las personas que pasan a formar parte de la clase media tienen un nivel educativo superior al de los sectores de menores ingresos. También es más probable que vivan en zonas urbanas y tengan un empleo en el sector formal. En el caso de las mujeres de clase media, es probable que tengan menos hijos y que estén más integradas en la fuerza laboral que las mujeres de los grupos pobres o vulnerables.

La academia no ha llegado a una posición uniforme respecto de los valores o las posiciones políticas que tendrían quienes componen este grupo. Y en cuanto a su función política, hay quienes se ilusionan con que un país de clase media contribuirá al desarrollo y a la democracia -en esta línea se inscribe el informe del Banco Mundial hecho público la semana pasada- y quienes desconfían de la tendencia que estas clases tuvieron a alinearse con los fascismos en la Europa de mediados del siglo pasado y con los últimos golpes de Estado en América del Sur. “Los sectores medios se radicalizan cuando la acumulación capitalista tiende a estancarse. Son moderados cuando las cosas van bien, pero se pueden radicalizar terriblemente cuando sienten que se están estancando”, analizó el viernes el politólogo Federico Traversa, en una mesa sobre clases medias en el Cuarto Congreso de Ciencia Política.

 ¿Qué hacer
con los sectores
medios?

Coaliciones sociales,
bienestar y
socialdemocracia en
la periferia capitalista
clic paraVer

Luego de un período -a partir de 1980- en que sociólogos, politólogos y economistas se preocuparon fundamentalmente por estudiar la pobreza, en los últimos años reapareció el interés por las clases medias, fundamentalmente a influjos de la importancia que empezó a cobrar China a nivel mundial, explicó el viernes el sociólogo Rolando Franco, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), durante el Congreso. Aumentó el consumo de bienes, el tipo de bienes a los que se tiene acceso en función del nivel de ingresos, se incrementó el crédito bancario, y a influjo de las políticas de protección social crecieron las clases medias. Según el informe del Banco Mundial, denominado “La movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América Latina”, en la región este sector pasó de representar 100 millones de personas en el año 2000 a 150 millones hacia el final de la última década, convirtiéndose en 30% de la población de América Latina.
Al incrementarse la clase media, se incrementa también el peso que ésta tiene en los procesos electorales. No obstante, no puede afirmarse que las clases medias se identifiquen mayoritariamente con un partido o una tendencia ideológica, señaló el viernes durante el congreso la politóloga Rosario Queirolo. En Uruguay, por ejemplo, un estudio de Jorge Lanzaro y Gustavo de Armas llega a la conclusión de que cada partido incluye a todos los espectros sociales.



Sí podría afirmarse, según un estudio del Barómetro de las Américas de 2011, que las clases medias son menos tolerantes políticamente que las otras clases (por ejemplo, son las que estarían menos dispuestas a que una persona antisistema, definida como alguien que cuestiona la organización política de un país, llegue a la presidencia del país o incluso a que dé un discurso público). Son también las clases que menos quieren compartir determinados servicios públicos con los sectores bajos, y esto coincide con el informe del Banco Mundial. Según este estudio, las clases medias en América Latina tienden a no optar por la educación pública ni por los servicios públicos de salud, y por tanto presentan menos disposición a “contribuir al erario público”.
“En América Latina las clases medias no quieren pagar impuestos porque no usan los servicios públicos, a diferencia de lo que pasa en Europa y en Estados Unidos. Prefieren utilizar los servicios privados”, afirmó Franco el viernes.
A algo similar hacía referencia diez días atrás el presidente uruguayo José Mujica en su audición radial. Allí admitió que los principales críticos de las políticas sociales pueden ser “la gente de la calle o la clase media”. “Pueden pensar: ‘Viejo, me cobrás impuestos y después se los estás dando [a los sectores bajos]’, y no se pueden dar cuenta de qué es lo más barato”, señaló. “En lugar de criticarnos por eso deberían criticarnos que debemos buscar que la ayuda social llegue mejor. La solidaridad no es una palabra para utilizar en los discursos, es una práctica social”, sentenció el presidente en aquella instancia.

Video patrocinado por el Banco Mundial

El crecimiento de la clase media en América Latina

Respuestas desde el gobierno

Frente al peso creciente de las clases medias, en algunos países del Cono Sur ha primado el escenario de la confrontación en su nombre. Es el caso de Argentina, donde previo a las últimas manifestaciones opositoras, con cacerolazos de por medio, en las redes sociales la “clase media” se proclamó indignada, y los dirigentes opositores hicieron notar que no eran ellos quienes conducían la protesta sino la indignada “clase media”. Diversos analistas políticos han coincidido en que las restricciones al manejo de dólares han incidido en esta presunta molestia de la “clase media”. En setiembre, luego de uno de esos cacerolazos, la presidenta Cristina Fernández se sumó a la etiqueta y recriminó a la clase media que “tuvo desprecio hacia determinados sectores sociales que no pudieron tener mejores ingresos”. “Aquellos que son de clase media o media alta tienen que entender que otros también tienen derecho a ser de clase media, y por qué no, de clase alta”, manifestó.


El jueves, luego de conocido el informe del Banco Mundial, Cristina Fernández reprodujo en su Twitter el dato sobre el incremento de las clases medias y comentó: “El otro día alguien decía como que le sacaban cosas a él para dárselas a otros vagos que se beneficiaban y que tenían una gran vida”. “Qué formación tiene aquel que piensa que alguien, en lugar de tener un trabajo propio, de tener su casa, le gusta recibir y no se esfuerza. Debemos comprender que para poder progresar juntos es necesario que lo hagamos todos los argentinos y que defendamos los intereses del país”, tuiteó.
En Brasil, luego de un escenario signado por la salida de la pobreza de entre 30 y 40 millones de brasileños en los últimos años, primó desde el gobierno el interés por comprender la nueva conformación de las clases medias brasileñas -la denominada “clase C”, un grupo de ciudadanos que ingresaron recientemente a la clase media pero que en términos de valores y actitudes tienen preferencias distintas a las clases medias “tradicionales”- y la intención por formular políticas públicas que las contemplen. “Queremos un Brasil de clase media”, manifestó el mes pasado la presidenta Dilma Rousseff en entrevista con El cronista comercial. Y ante el enlentecimiento de la economía de ese país y en particular de la industria, el gobierno evaluó el año pasado implementar un programa parecido a Bolsa Familia (destinado a los sectores de menores ingresos) pero para la clase media. Su interés por comprender a este grupo también se reflejó en un seminario organizado por Presidencia a mediados de 2011, destinado a pensar políticas públicas para la nueva clase media y denominado “A média faz a diferença”.
En Uruguay, la caída electoral del Frente Amplio en 2009 respecto de 2004 se dio fundamentalmente en los sectores medios, según el estudio elaborado por Lanzaro y De Armas. Esta discusión sobre las clases medias como bases de apoyo permeó el debate en torno al IRPF durante el gobierno de Tabaré Vázquez. Según un estudio sobre la reforma tributaria que hizo público el sábado el diario El País (ver recuadro), el ministro de Economía, Fernando Lorenzo, llegó a afirmar que “se perdió la batalla por la clase media”.
Durante la mesa del viernes en el congreso, De Armas alertó que si los gobiernos “progresistas se inclinan más hacia los sectores de clases bajas” y se despreocupan por los sectores medios “minan sus bases electorales”.


Batalla perdida 

 Según el estudio del economista Andrés Rius sobre la reforma tributaria, difundido por El País el sábado y que se presentará hoy en las Jornadas de Economía del Banco Central, la reforma fue “un éxito” si se tiene en cuenta que el Frente Amplio fue reelecto en 2009, la economía no sufrió ningún trastorno y “cinco años después no existe movimiento social o político de significación que propugne el desmantelamiento del sistema montado en 2006-2007”. Rius cita una entrevista al ministro de Economía, Fernando Lorenzo, que hizo para su informe, en la que éste considera que la reforma se realizó “a pesar” de que se perdió “la batalla por la clase media”. Rius hace referencia a encuestas de la consultora Cifra que daban cuenta, en 2006 y 2007, de cierta “decepción” entre los votantes del Frente Amplio porque la reforma cargaba demasiado a la “clase media”.
Natalia Uval 


"Se perdió la batalla por la clase media", dijo Lorenzo 

 Estudio. Analiza el efecto de la reforma tributaria y el IRPF




Para el ministro de Economía, Fernando Lorenzo, con la reforma tributaria aprobada en el gobierno de Tabaré Vázquez se hizo "a pesar" de que se perdió "la batalla por la clase media".
La frase de Lorenzo está en un estudio del economista Andrés Rius, que el lunes 19 se presentará en las Jornadas de Economía del Banco Central.
El estudio de Rius se titula "La reforma tributaria uruguaya de 2006: Algunas consideraciones de economía política y comportamental". Rius es investigador del Instituto de Economía de la Universidad de la República.
En su estudio, señal que la reforma que creó el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) comenzó a gestarse "en los planteos electorales de la coalición de izquierda que desde 1999 es el mayor actor electoral nacional, y desde 2004 ha contado con mayorías para ser dominante en el Parlamento y tener el control del Poder Ejecutivo". Rius resume tres objetivos que se proponía el gobierno con los cambios tributarios: 1) promover una mayor equidad, relacionando coherentemente la carga tributaria con la capacidad de contribución; promover una mayor eficiencia del esquema impositivo, simplificando, racionalizando y vinculando la estructura tributaria a la capacidad de administración; y adecuar la política tributaria al estímulo a la inversión productiva y el empleo.
Según Rius, la reforma fue un "éxito", si se tiene en cuenta que el Frente Amplio "fue reelecto en 2009, la economía general y las finanzas del gobierno en particular no sufrieron trastorno alguno derivado del cambio de régimen, y cinco años después no existe movimiento social o político de significación política que propugne el desmantelamiento del sistema montado en 2006-07".
Más adelante analiza el debate sobre los efectos de la reforma en la clase media uruguaya. "Al menos uno de los miembros del equipo técnico reformista percibe aún hoy que la reforma se realizó `a pesar` de que se perdió `la batalla por la clase media`", dice Rius, citando a Lorenzo, entrevistado para el trabajo académico. Durante el proceso de la reforma, Lorenzo fue jefe de Asesores del Ministerio de Economía que dirigió el vicepresidente Danilo Astori.
Rius dice que en Uruguay "existe evidencia anecdótica amplia de votantes que respaldaron a un gobierno que había anunciado sin tapujos su disposición a mejorar la relación entre las cargas tributarias y la capacidad contributiva, pero se encontraron sorprendidos por lo que la reforma propuesta les requería tributar".
Según el autor, esta "sorpresa" o "desazón" suele focalizarse en el diseño del IRPF. Rius se respalda en encuestas de la consultora Cifra, que midió la opinión sobre el IRPF entre noviembre de 2006 y septiembre de 2007. En ese período, las opiniones a favor del nuevo impuesto pasaron de 27% a 29% y las contrarias de 47% a 49%.


"Esas opiniones contrastan con mayor fuerza aún con las simulaciones del gobierno sobre ganadores y perdedores por la creación de este tributo respecto a la carga del Impuesto a las Retribuciones Personales que le precedía", dice Rius. Y agrega: "Frecuentemente los votantes decepcionados atribuían su situación a un error del gobierno en la caracterización de los estratos altos, a los que supuestamente correspondería por justicia asumir el impacto de los cambios. En términos coloquiales, se cuestionaba una reforma que cargaba demasiado a `la clase media`. La misma evidencia anecdótica ocasionalmente observa que esos votantes sorprendidos mostraban indicios de una capacidad contributiva relativamente alta". Rius se pregunta si esas opiniones están apoyadas en esa "percepción errónea" de los votantes.

Las "señales" que deja la reforma y los peligros de que naufragara

El estudio de Andrés Rius marca algunas "señales" que deberían tenerse en cuenta para futuras reformas. "Si bien en el período 2005-2007 se dieron un conjunto de circunstancias favorables para introducir una reforma fortalecedora de la equidad y alineada con la eficiencia, hubo procesos más o menos visibles y complejos que pudieron haberla hecho naufragar. El rac-conto de los factores adversos enfrentados en `la batalla por la opinión de la clase media` ofrece pistas que otros esfuerzos reformadores quizás debieran considerar", dice Rius. En este sentido, señala que "en un mundo de agentes con racionalidad limitada, en el que existen sesgos de percepción, dificultades para calcular efectos totales de reformas complejas, e incertidumbre sobre el resultado neto que le tocará enfrentar a cada votante, se vuelven importantes las `señales`. Sería difícil aceptar la palabra de un gobierno que promete ganancias netas para la mayoría y mayores cargas para los estratos más ricos, si al mismo tiempo no se observara una vocación decidida por hacer cumplir la ley a ciudadanos de a pie así como a los poderosos".
El País Digital


Por Jorge Rossi Rebufello

El 1er. mundo.-

 
Tanto dá que se trate de personas,clase social o paises:es lo mismo.-

Es a dónde todo el mundo quiere llegar,lo que no es fácil:es un club exclusivo y cerrado al que se llega como heredero del botín históricamente rapiñado o alguna bella mujer admitida como símbolo de status.-

Desde que un vivo clavó 4 palos en el suelo y dijo: "ésto es mío" y tuvo los fierros y los mercenarios necesarios para impedir la recuperación ,TODO el planeta con sus riquezas latentes se ha ido convirtiendo en "propiedad" ,(se han registrado derechos de propiedad en la Luna también) ,de unos pocos ,(actualmente son 500) que utilizan la pasividad,la anuencia,la hipocresía,la colaboración,la ayuda , la complicidad o la simple estupidez de sus propias víctimas que sueñan con emular a su opresor y saqueador.-

Gracias a las congénitas hormigas que tengo en el culo he transitado X todas las clases sociales y he tenido experiencias de vida con ejemplares de cada una de ellas,así que intento escribir sobre lo que he visto y vivido antes de que me bajen el telón.-

Los del 1er. mundo se consideran integrantes del Olimpo y desprecian a la mayoría de plebeyos no ungidos y no se ocupan de ellos aunque insistan que sí ;en sus necesarios discursos de adoctrinamiento,domesticación y renovadas promesas pre-electorales.-

Ah! X que algunos integrantes del 1er. mundo van a formar los gobiernos "democráticos" que renuevan quinquenalmente las esperanzas de liberacion de las masas que los sustentan con sus impuestos (alrededor del 30% de lo que producen).- El "sistema" se ha ido montando tan inteligentemente que se viene reproduciendo y aprimorando y puliendo desde hace 10.000 años, y cada vez + , es + efectivo en su función de embudo para que la riqueza producida X la mayoría vaya - cada vez + - a - manos.- Actualmente 147 consorcios económicos se la llevan toda.-

Las clases sociales no se mezclan,son compartimentos estancos. Los ricos tienen sus escuelas,sus clubes,sus barrios residenciales exclusivos,sus negocios,etc. dónde los pobres no entran.Para evitarlo están las garitas con sus guardianes,la policía que actua en los barrios de pobres y sólo lleva presos a los pobres sospechosos. El gobierno es un instrumento financiado por todos que está al servicio de la elite dominante para protejer sus propiedades,sus privilegios y sus intereses. Las religiones han venido cumpliendo un excelente trabajo de alienación, domesticación y sometimiento a lo largo de la historia.-

Yo soy un asqueroso traidor a mi clase - que como tantos otros- despertó el desprecio y el castigo de sus congéneres y aparte de la amenaza a sus interereses y privilegios,esa traición fué la motivación profunda de la virulencia en el castigo que arrasó toda una generación de la juventud de la pequeña burguesía uruguaya sesentista. Para llegar a ser un auténtico revolucionario,hay que ser capaz de suicidarse de clase.-



MAU-MAU


Los 2 mundos.-


El del derroche y del desperdicio; y el de la necesidad.-

Entre los 2 hay un amplio abanico de matices que los sociólogos clasifican arbitrariamente en 5 clases sociales que tienen como condiccionante lo económico.- Fué el modelo que la humanidad elijió;que fué puliendo y haciendo crecer a lo largo de 10 milenios:contradictorios,antagónicos;pero uno consecuencia del otro.- Los ricos y los pobres:pocos ricos,cada vez - y + ricos;y muchos pobres,cada vez + , y + pobres.-

La ambición material y de poder de éste monito idiota apenas evolucionado,ha sido - hasta ahora - el motor del sacrosanto crecimiento económico. TODOS quieren tener MÁS. Los pobres quieren ser ricos,apenas.A los ricos los envidian pero no los odian.Los admiran y les adulan.No imaginan que la razón de la existencia de los ricos es su propia pobreza.-

No existe más riqueza que el trabajo.El dinero es el trabajo de alguien.Cuando alguno acumula mucho dinero,de alguna manera, se apropió del dinero ( del trabajo) de otros.La riqueza se basa en la rapiña,la explotación,el lucro,la usura y el robo. Es la historia de la humanidad.-

Pero éste sistema - aparentemente exitoso - está condenado porque es inhumano,irracional y suicida.Le estamos extrayendo el 140% !! de los recursos al planetita de 6.000 Kms. de radio,estamos rompiendo el equilibrio medio/ambiental,agotando los recursos,y contaminando irreversiblemente al 1/2 ambiente.-

El hombre no ha demostrado masivamente estar interesado en mudar el modelo,debido a que la inmensa mayoría ,lo apoya lo sostiene lo acepta o lo soporta.- Claro que es posible cambiarlo porque el 80% de la población está excluída y su fuerza latente es enorme.-

Los inéditos fenómenos recientes del 11-N lo demuestran. Apalearon,arrestaron y mataron unos cientos. Y de ahí?.-

Pero son miles,millones;y si se organizan Y SE VAN del sistema,el sistema se CAE porque DEPENDE de esas enormes mayorías para su sobrevivencia.-

A pesar de esos fenómenos alentadores,completamente nuevos en la historia de la humanidad,no es probable que se generalicen,pero al igual que ellos ,que tuvieron como origen las consecuencias exacerbadas de la ambición capitalista insaciable,es dable esperar que los inevitables tiempos de crisis que se avecinan,sean el detonante de una toma de conciencia generalizada y el inicio del camino diferente que priorice al HOMBRE y nó al dinero.-



MAU-MAU

0 comentarios:

Publicar un comentario