sábado, 17 de agosto de 2013

La matanza egipcia


Ojo! imágenes muy sensibles .


.

Internacional 16.8.13
Espiral egipcia 

Tras la masacre del miércoles rige el estado de emergencia.
Después del violento desalojo de los campamentos de los Hermanos Musulmanes el miércoles, que dejó, según cifras oficiales egipcias, más de 500 muertos y miles de heridos, los seguidores de los Hermanos Musulmanes “están fuera de control”, según su vocero. Ayer también hubo manifestaciones y acciones violentas en muchos puntos del país en respuesta a la represión.
 
La ley de estado de emergencia rigió en Egipto durante todo el mandato del presidente derrocado Hosni Mubarak y su levantamiento era uno de los reclamos de quienes manifestaron en su contra hasta forzarlo a dimitir en febrero del 2011. Esa ley militar prohibe las reuniones sin autorización previa, permite a las Fuerzas Armadas detener y revisar a toda persona que represente una amenaza, permite mantener presos a los detenidos durante años sin orden de detención y prohibe el porte de armas.
El estado de emergencia, que rigió de 1981 hasta mayo de 2012, autoriza además la vigilancia de las comunicaciones y de los medios, según la agencia de noticias AFP. En el marco de la puesta en vigor de esa ley el miércoles, se instauró un toque de queda entre las 19.00 y las 6.00 de la mañana, pero aún no se sabía si el presidente interino Adly Mansur aplicaría todas sus facetas. La ley se instauró en 1981 en respuesta al asesinato del ex presidente Anwar el Sadat (que firmó los acuerdos de paz con Israel), perpetrado por parte de militares islamistas afines a los Hermanos Musulmanes (HM).
El presidente Mohamed Mursi, apoyado por esa organización islamista y depuesto el 3 de julio por los militares, volvió a poner la ley en vigor una vez a finales de enero, pero solamente en tres ciudades: Port Said, Ismailia y Suez, cercanas al canal de Suez, donde había violentas protestas en su contra. Ahora la norma regirá por un mes en 14 de las 27 provincias del país, donde se registraron actos de violencia. Ayer se reportaron nuevos ataques de militantes islamistas a iglesias coptas y edificios de gobierno en El Cairo y en el interior del país.

"Después de los golpes, arrestos y matanzas que estamos enfrentando, las emociones son demasiado fuertes como para ser guiadas por alguien", dijo el vocero de los HM, Gehad El Hadad, a la agencia de noticias Reuters. "Volveremos por el bien de nuestros mártires", cantaban ayer los seguidores de esa organización durante algunas de las manifestaciones celebradas. Los "mártires" que sumaron ayer podrían ser más de los 535 civiles que murieron, de acuerdo al Ministerio de Salud. A ellos se suman 43 policías. Los heridos serían por lo menos 4.200. Los HM, en tanto, mantienen desde el miércoles una cifra de 2.200 muertos y 10.000 heridos. Ayer, la mayoría de las víctimas fueron despedidas por miles de personas en la mezquita de Al Imán, en el este de El Cairo. Además había centenares de cadáveres envueltos en sábanas blancas en varios templos musulmanes del país. También ayer se celebró el funeral de los policías muertos durante los incidentes del miércoles, que fue la jornada más sangrienta de la historia moderna de la nación egipcia. Además de los centros urbanos, el Sinaí es otro frente de batalla. Ayer murieron 11 policías en ataques de grupos islamistas, que son muy activos en dicha zona. Los HM habían optado en los últimos años por la vía política, tomando distancia de estos grupos. Tampoco se sabe lo que harán de ahora en más los salafistas, otra corriente extremista que parecía apostar a la vía política, pero que condenó la masacre del miércoles.
Ante la sangrienta represión, Estados Unidos, principal socio militar de Egipto, al que anualmente le entrega 1.300 millones de dólares de ayuda para esa área, no pudo más que condenar lo ocurrido, aunque su desconfianza respecto a los HM es notoria.
El presidente Barack Obama interrumpió sus vacaciones de verano para emitir un comunicado en el que condenó la represión y anunció que suspende un ejercicio militar conjunto con Egipto previsto para 2014, una actividad que suele celebrarse cada dos años y que ya había quedado suspendida en 2011 por la caída de Mubarak. El Pentágono agregó que el conjunto de la cooperación militar está "en riesgo" si El Cairo sigue por el camino de la violencia.
En tanto, Francia, Reino Unido y Turquía pidieron al Consejo de Seguridad de la ONU que se reúna de inmediato para tratar el tema. Por otro lado, Emiratos Árabes Unidos, uno de los países del Golfo abiertamente opuesto a los HM, apoyó la represión y dijo que con ella, Egipto había "ejercitado su máximo autocontrol". Ese punto de vista es apoyado por un importante sector de la población egipcia, que confía plenamente en las Fuerzas Armadas como garantía de seguridad del Estado, y no en vano las máximas figuras políticas que han dominado al menos en los últimos 50 años -Gamal Abdel Nasser, Sadat y Mubarak- fueron militares.
Marina González


Aumenta la cantidad de asesinados. Repudio mundial por la masacre del Gobierno militar. EEUU expectante -


 PIA.-La masacre que se inició con la violenta represión en Egipto a los campamentos de manifestantes en Rabaa al Adawiya y la Plaza al Nahda que exigían el retorno al poder del derrocado presidente Mohamad Mursi ya se cobró la vida de 525 egipcios, según el propio Ministerio de Salud de la Nación. La mayoría de los países del mundo se pronunciaron para repudiar la matanza, incluso las potencias occidentales que nunca condenaron la destitución de Mursi como golpe de estado y apoyaron el cambio de gobierno. La masacre expone, una vez más, los juegos de poder que Estados Unidos pone en acción en la región.

Estados Unidos, desde el derrocamiento de Mursi, se ha negado a suspender la ayuda militar para el gobierno militar egipcio, que llega a los 1.300 millones de dólares anuales. Estados Unidos tenía proyectado realizar en Egipto, en las próximas semanas, un gran ejercicio militar combinado entre las fuerzas de ambos países denominada “Operación Bright Star”. En momentos que se publica esta nota, el presidente Obama anunció que ese ejercicio será cancelado, pero nada ha dicho sobre la ayuda militar estadounidense. Evidentemente, continuará. Asimismo, todavía se niegan a definir la destitución de Mursi como golpe de estado. Los intereses de Estados Unidos en Egipto son demasiado importantes como para resolverlos en una simple declaración. Quedará por ver qué medidas tomará la potencia occidental en los próximos días.

Mientras tanto, de los asesinados por la brutal decisión del Gobierno de levantar los campamentos pro-Mursi a cualquier costo las fuentes oficiales identificaron que de los 525 muertos, 482 eran manifestantes y 43 era efectivos policiales. Mientras que 3.700 personas se encuentran heridas hospitalizadas tras los enfrentamientos callejeros más sangrientos desde la revuelta popular que derribó al Gobierno de Mubarak en 2011.

Cabe recordar que el gobierno de facto decretó estado de sitio por un mes en todo el país con toque de queda desde las 19 horas hasta las 6 de la mañana. Las medidas represivas del Gobierno generó disidencias internas, de las cuales la más resonante fue la renuncia a su cargo del vicepresidente de Egipto y premio Nobel de la Paz en 2005, Mohamed El Baradei.

En las últimas horas las autoridades anunciaron el cierre indefinido del paso de Rafah, que comunica con la Franja de Gaza. Al tiempo que la Hermandad Musulmana llamó a la población a realizar hoy por la tarde una gran manifestación en El Cairo, para repudiar los crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad por decisión del Gobierno de Adli Mansur y exigir su renuncia inmediata.

Así mismo, los episodios de violencia se mantienen en varios distritos de Egipto, principalmente en Ciudad Nasser, donde se presume que las victimas de la represión seguirá en aumento en el día de hoy.

Rechazo mundial a la masacre egipcia

El mundo entero se pronunció en contra de la criminal represión decidida por el Gobierno para terminar con las protestas de la Hermandad Musulmana.

Inmediatamente a los sucesos acaecidos ayer los gobiernos de Rusia, Irán, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Turquía, China, Brasil, Cuba, México, Bolivia y Venezuela, entre otros, repudiaron el accionar militar contra los campamentos opositores.

Antes del discurso de Obama, la Casa Blanca, que todavía no ha roto sus relaciones con el gobierno militar que derrocó a Mursi (en quienes aun deposita esperanzas de lograr una transición de gobierno), condenó los métodos violentos utilizados por las autoridades interinas egipcias para dispersar a los manifestantes.

“Estados Unidos reprueba duramente la violencia y el derramamiento de sangre en Egipto. Es un grave golpe a la concordia y las aspiraciones a la democracia del pueblo”, denunció el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

Por su parte, desde la República Islámica de Irán, quienes han mantenido una posición muy crítica ante la Hermandad Musulmana y las maniobras políticas de Mursi, se pronunciaron en contra de la represión y responsabilizaron a Estados Unidos y al Estados sionista de Israel de ser cómplices de dicha masacre, ya que la actual situación de ingobernabilidad de un país tan importante para la región solamente favorece sus intenciones imperialistas y a la ambición mezquina de Arabia Saudita.

“La actual situación que vive Egipto beneficia a Estados Unidos y al régimen de Israel”, sentenció el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento de Irán (Mayles), Alaedin Boruyerdi.

Por su parte el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, arremetió contra las políticas de las potencias occidentales que promueven la muerte y el enfrentamiento, de ese modo, los acusó de ser cómplices de los cientos de muertos que dejó la represión gubernamental en Egipto.

A su vez, el mandatario turco reclamó una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de ONU para frenar la matanza en el país africano.

“El Consejo de Seguridad de la ONU debe reunirse lo antes posible para examinar los acontecimientos en Egipto”, exigió Erdogan, quien el miércoles ya había instado al Consejo de Seguridad y a la Liga de Estados Árabes a tomar medidas urgentes y contundentes para poner fin a “la matanza en Egipto”.

1 comentario:

  1. son como zoombies, es horrible, zoombies que asesinan a todo lo que se mueve y no pertenece a su secta al servicio de los yankis, aunque ellos no lo sabe, creen que es por su religion...cuidado...en america latina los estan preparando...si bien en ecuador y venezuela son hermanos musulmanes...en el resto se llaman de otra manera: evanglistas!

    ResponderEliminar