martes, 20 de agosto de 2013

Tabaré Vazquez: El candidato del imperio




. RHEHAAA/THE WHITE HOUSE WASHINGTON DC", 
"C O N F I D E N T I A L  SECTION 01 OF 02 MONTEVIDEO 000253 

14 DE MARZO, 2007
TEMA: VISITA DEL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS A URUGUAY FUE UN ÉXITO ROTUNDO
Clasificado por: Embajador Frank Baxter, por motivos 1.4 (b) y (d).
1. Sumario: La visita del presidente Bush a Uruguay del 9 al 11 de marzo fue abrumadoramente positiva para nuestras relaciones bilaterales y creemos que muy exitosa para difundir el mensaje de que Estados Unidos favorece las buenas relaciones con gobiernos de la región que respetan la democracia, el imperio de la ley y los derechos humanos, sin importar su orientación política. El clima general de la visita fue amistoso y tranquilo. Muchos altos jerarcas del gobierno de Uruguay nos dijeron que el Presidente los había cautivado con su calidez personal y sinceridad. Merece destacarse al ministro de Agricultura, José "Pepe" Mujica (un ex guerrillero Tupamaro) quien dijo públicamente que "Uruguay está mejor que antes de este encuentro". La mayoría de los analistas locales estima que los beneficios para Uruguay son más políticos que económicos, aunque quedaron grandes expectativas de que la visita del Presidente de Estados Unidos eventualmente también resultará en beneficios comerciales. En cierta medida, los uruguayos simplemente quedaron halagados y honrados de que el Presidente de Estados Unidos y su delegación de alto nivel, visitaran un país pequeño como Uruguay. El ofrecimiento del presidente Bush a Vázquez de "llámeme si necesita ayuda" recibió amplia cobertura de la prensa, en parte, debido a que el significado de ese ofrecimiento fue motivo de conjeturas.
Atmósfera
2. El 9 de marzo, muchedumbres en su mayoría de simpatizantes, saludaron a la caravana del presidente Bush a lo largo de la carretera costera conocida como la Rambla. El Presidente no fue afectado por dos protestas que tuvieron lugar un poco más temprano en la noche. Una de éstas se hizo violenta cunado una 500 personas destruyeron vidrieras en el Centro de la ciudad. El público uruguayo reaccionó de manera bastante negativa a esos actos de violencia, que consideraron fueron fomentados por elementos extranjeros. La otra manifestación pacífica de unas 5.000 personas tuvo lugar a varias cuadras de distancia, sin incidentes. Los dos grupos fueron mantenidos alejados del hotel del Presidente.
3. El 10 de marzo, los actos principales tuvieron buen tiempo y un clima relajado y amistoso. En la Estancia Anchorena, resultó evidente que los dos líderes pasaron amplio tiempo juntos para profundizar su amistad y analizar temas importantes en privado. El ambiente fue plácido, armonioso e informal. Esa noche, el presidente Bush cautivó a sus invitados en la residencia del embajador.
4. La reacción de la prensa a la visita fue, en general, favorable y las informaciones tanto en radios y televisión como en los medios impresos, reflejó el buen clima que hubo durante los tres días. En los medios internacionales apareció una imagen positiva y clara de Uruguay, por ejemplo que Uruguay es diferente, importante y juega un papel mucho mayor que el que indicaría su tamaño, como modelo de buena gobernabilidad. En público, los dos líderes se mantuvieron alejados de los temas polémicos como la disputa por la planta de celulosa que Uruguay mantiene con Argentina o el papel que se percibe del presidente Chávez en la región.


La Sra. Laura Bush
5. La señora de Bush y la primera dama uruguaya, Sra. Delgado de Vázquez, recorrieron un sitio histórico cercano y fueron bien recibidas por el público. Las dos Primeras Damas caminaron por las calles preservadas del siglo XVIII de Colonia del Sacramento, un lugar declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad por Unesco, situado a unos 24 kilómetros de la Estancia de Anchorena. Varios pequeños grupos de 50 a 100 personas aplaudieron a las Primeras Damas tres veces durante la visita de 40 minutos y la cobertura de los medios de esa recorrida fue extremadamente positiva. La visita de la señora de Bush a Colonia con la señora de Vázquez, dio un toque humano muy apreciado a la visita, al igual que la cena, de improviso, en un restaurante en Montevideo, donde fueron aplaudidos nuevamente por los comensales presentes.


Foto familiar

Temas sustanciales
6. En gran medida, la visita en sí del Presidente de Estados Unidos fue el gran resultado. La yuxtaposición con otros hechos que ocurrieron en la región al mismo tiempo (notablemente, el rimbombante acto de Chávez en Buenos Aires) fue patente. La agenda estuvo absolutamente abierta y sin límites: realmente, una conversación entre amigos. Los Presidentes tuvieron dos oportunidades de reunirse a solas –una durante 45 minutos y después durante una hora, en una embarcación- y cada foto de los diarios muestra una amistad entre los dos que creemos es genuina y sentida. Resulta importante ver este encuentro como un notable paso de una larga relación y no como el comienzo o el fin de algo.
7. Los líderes y los jerarcas de los dos gobiernos discutieron sobre comercio, intercambio educativo, política de inmigración, biocombustibles y los desafíos en la región. Las dos partes se mostraron optimistas en cuanto a profundizar la relación comercial y esperan sostener la primera reunión del nuevo Consejo del TIFA, en abril, en Washington. El presidente Vázquez mencionó su esperanza de que nuestros países puedan cooperar en ciencia y es probable que el segundo borrador de un Acuerdo de Ciencia y Tecnología, pueda ser entregado aquí antes de fin de mes. Durante años, el gobierno de Uruguay ha sido optimista de que puede avanzarse pronto en materia de carne ovina y arándanos. En el área de los intercambios, vemos que hay una oportunidad de incrementar los intercambios académicos y los programas de inglés.
Comentario
8. Si bien es demasiado temprano para decir el impacto que puede tener la visita del Presidente de Estados Unidos en las contradicciones políticas dentro del gobierno del Frente Amplio, mi impresión inicial es que ayudó a reforzar a los moderados en el equipo de Vázquez. Vázquez dio un paso audaz al aceptar abiertamente al presidente Bush y tuvo que desplegar considerable coraje al agradecerle públicamente por el préstamo puente de US$ 1.500 millones que el gobierno de Estados Unidos dio a Uruguay en la hora más lóbrega de la crisis financiera 1999-2003. Pese a que muchos radicales quedaron desagradados por estos gestos, no vemos un alto costo político vinculados a los mismos en este momento, en parte porque Vázquez "pagó a la izquierda por adelantado" durante su discurso de tres horas, el 2 de marzo, dedicado a elogiar al Frente Amplio. Desde la perspectiva de la embajada, estamos complacidos de que la asociación y amistad se han afianzado a los más altos niveles. Es importante que la gente en la región entienda que a Estados Unidos no le preocupan los signos políticos –socialista, izquierdista, progresista- sino que queremos trabajar con quienes quieren trabajar con nosotros. También quiero extender mi profunda gratitud a los muy profesionales miembros del equipo de la Casa Blanca, especialmente a Therese Burch y los integrantes del Servicio Secreto, quienes hicieron de este encuentro histórico un éxito tan rotundo. Fin del comentario.
Baxter


Baxter y Barneix, asesino de Chiquito Perrini


Barneix asesino de Chiquito Perrini y Tabaré


LA DERECHA TENDRA QUE ESPERAR.....


por Hugo Bruschi

Sudoroso, el corazón palpitante a un ritmo acelerado, me despierto sobresaltado y sólo atino a mirar la hora. Eran las 4 de la mañana,la hora de los sueños profundos. Pero que importancia podría tener la hora para un jubilado? Seguramente, que tantos años madrugando, dejaron su huella y condujeron instintivamente la mirada hacia el reloj. En ese preciso instante compruebo que fui víctima de una pesadilla y poco a poco voy recordando el escenario y sus protagonistas. Al mismo tiempo siento una sensación de alivio, al constatar que todo se trató de un sueño. De una broma de mal gusto, que me jugó el sub-consciente.
Había ganado la derecha y blancos y Colorados se lanzaron a las calles a festejar el triunfo. Los locales frenteamplistas, lucían un crespón negro en señal de duelo y la gente les reprochaba a los dirigentes haberse alejado del Pueblo, de los justos reclamos negados a los gremios y no recuerdo que cosas más. Recuerdo sí con nitidez, que Lucia tomó el micrófono para calmar los ánimos y le dirigió unas palabras  a sus seguidores. " Compañeros, el país está de luto, han vuelto al gobierno los enemigos de los trabajadores, los que al servicio de una clase dominante insaciable, que sólo sabe acumular ganancias sin volcar un peso en obras sociales, hoy seguramente tratarán de acallar la protesta y aplastar al movimiento obrero. Tratarán de firmar tratados de defensa con los EEUU, abriéndole de este modo, paso a contingentes extranjeros en nuestro querido país. Por todas estas y muchas más cosas, deberemos redoblar la militancia y fortalecer los vínculos con los sindicatos, para desde allí presentar batalla a cualquier intento de volver al pasado" En ese preciso instante se abre paso una ambulancia, de la que descienden 2 enfermeros y se llevan a la oradora. Se producen forcejeos y la gente cierra el paso a la ambulancia. Debe intervenir la policía quien no ahorra esfuerzos ni balas de goma, para facilitar la tarea de despejar la calle. En ese momento llega el presidente todavía en ejercicio de sus funciones, y exhorta a la gente a retirarse en forma ordenada, no sin antes aclarar que todo se trató de un mal entendido y que Lucía gozaba de buena salud. Cuando la calle por fin parecía despejada, irrumpe Constanza al frente de grupos ambientalistas y por defensa de nuestros recursos naturales, al grito de "la Tierra no se vende, sino que se defiende".
Poco a poco voy viendo con más claridad todo el escenario y al mismo tiempo uno se pregunta cómo la mente puede elaborar, estas situaciones que en la realidad serían inverosímiles, faltas de toda lógica y coherencia. Escenas que bien pudieron tener como escenario un hospital de tratamiento psiquiátrico. Porque aún en la más salvaje de todas las fantasías, serían impensables estos cuadros de ficción.
Recuerdo también que el Dr. Vazquez acompañado de Fernández Huidobro, en la Escuela Militar. Allí frente a un gran retrato del CHE y los cadetes que gritaban "Patria o Muerte". Tabaré repartía hostias entre los recién egresados y Fernández Huidobro les prendía al ojal de la chaqueta, una estrella de oro. Semproni, Jorge Batlle y Sanguinetti, sentados en primera fila, no pudieron disimular algunas lágrimas que rodaban por sus mejillas. En el preciso instante en que Huidobro hace uso de la palabra para saludar a los egresados, irrumpe al ritmo de camdobe, la embajadora de EEUU tomada de la mano de Cánepa. Creo que fue ahí que desperté, pues no recuerdo más nada. Qué misterio estos de los sueños, se da cuenta Ud. Amigo? Pero lo más positivo de todo esto, es que la derecha seguirá esperando un tiempo más......




Viernes 16 de agosto, 2013 


El viernes pasado Gorostiaga fue a comer unos panchos a La Pasiva de la Plaza Matriz y de pronto vio pasar por Bartolomé Mitre al Dr. Tabaré Vázquez acompañado por su esposa María Auxiliadora y su sombra, Eduardo Bandeira.
Unos minutos después el Dr. Gonzalo Fernández y su compañera doblaban por la misma esquina y desde la Plaza, como si cruzara desde el Ministerio de Transporte, apuraba sus pasos Víctor Rossi con su esposa.
El vasco se inclinó sobre la ventana de la pizzería y los vio entrar en el lujoso Club Uruguay. Canceló el pedido de faina, pidió la cuenta y casi corriendo se atropelló sobre las gigantescas puertas del Club y la majestuosa alfombra roja para ver si se podía colar en lo que presumía que se trataba de una opípara cena.
Desde la ventana del primer piso observó cómo descendían de un ómnibus de la Cutcsa nada menos que su presidente, Juan Salgado, con su esposa, Olga Varela.
Cuando encontró el ágape organizado para recibir a Ariel Bergamino -quien en estos días regresa de Cuba para incorporarse a la campaña electoral-, al primero que divisó, ya sentado en una mesa, fue a Don Oscar Magurno con su señora .
Un poco más lejos se veía a José Luis Veiga y, con una naranjita en la mano, al Fiscal de Gobierno Miguel Tomma con su esposa. Acurrucadas en un rincón charlaba María Julia Muñoz con Marina Arismendi y Ana Olivera.
Gorostiaga apenas pudo pinchar unos sandwichitos surtidos y unos saladitos de caviar rojo que se servían con una pildoritas de “Shneck”, cuando un mozo lo miró de pesado. Trató de manotear el teléfono para llamar a Caras y Caretas y un patovica con audífono en la oreja izquierda lo amenazó con dispararle con balas de goma.
Calladito y sin chistar se fue el vasco por Sarandí, cavilando sobre esta reunión en que los soldados de Tabaré se reunían en la intimidad en un viejo bulín de la Ciudad Vieja.

















0 comentarios:

Publicar un comentario