lunes, 14 de octubre de 2013

Ejercicio de memoria


EJERCICIO DE MEMORIA

Jorge Zabalza
 
En la ”Base Eduardo Pinella” uno de los lugares fundacionales del Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros), la Agrupación “8 de Octubre” organizó un acto recordando a Ernesto Ché Guevara y a los tres tupamaros asesinados por la policía durante la toma de la ciudad de Pando.  Fueron invitados Miguel Ángel Olivera, Samuel Blixen y quien escribe estas líneas. Los esfuerzos de la Agrupación “8 de Octubre”  nos permitieron contar con un micrófono para intentar transmitir nuestras emociones a las ocho decenas de militantes que concurrieron. No pude participar en los hechos de Pando, había caído preso un mes antes, y esa ausencia es una herida que no cerrará ni el día de mi muerte. Doy por descontado que a Miguel Ángel y a Samuel los conmueven emociones semejantes... como a toda la cofradía de sobrevivientes. Idéntico sentimiento impulsó a Olga Baldomir Coelho a tomar espontáneamente el micrófono y relatar sus vivencias en aquel episodio. Hay momentos en que uno siente vergüenza por haber sobrevivido y hoy poder pararse a echar un discurso.
La poesía es instrumento ideal a la hora de comunicar lo que llevamos en las tripas y el corazón...  sobretodo la de Miguel Ángel Olivera, un “arma cargada de futuro”, que dejó temblando a todos, los muchos veteranos y los pocos jóvenes que se sintieron convocados en esta ocasión. A Samuel Blixen le tocó lidiar con el clima qe dejarn los poemas y el tango del Ché: se refirió  a los principios que motivaban a aquellos que, a dos años del asesinato de Guevara, fueron a tomar la ciudad de Pando y... sí, el mundo ha cambiado mucho, expresó Samuel, pero no hay nada que pueda justificar el desprenderse de aquellos principios que hicieron revolucionarios a los que murieron luchando.     
Durante el desvelo habitual de la madrugada, me vinieron a la mente algunos paralelismos y reflexiones sobre historia e historiadores. Durante varios cientos de años la intelectualidad, los institutos educativos y los políticos latinoamericanos festejaron el 12 de octubre, o sea, el día en que los conquistadores europeos “nos descubrieron” (oír a “Les Luthiers  y leer a Eduardo Galeano al respecto). Numerosos historiadores, novelistas y ensayistas  fabricaron esa mentira para encubrir el genocidio cometido por  el capitalismo europeo para esclavizar s los pueblos de las tres Américas. Cientos de miles de maestros y profesores respaldaron la falsedad, enseñandola versión que convalidaba los crímenes de los conquistadores, sin cuestionarse para nada las flagrantes falsedades que surgían de la simple lectura de los textos oficiales. Gobiernos nacionales y municipales de toda América Latina bautizaron las calles  con el nombre de asesinos, violadores y ladrones nacidos en España y Europa, en el nomenclator quedó congelada una memoria falsificada que educa a la gente en la mentira.
El poder siempre contó con intelectuales de pocos escrúpulos y muchas ambiciones, que fabricaron e impusieron la versión de la historia que absolvía a los poderosos. La falsa historia tiene sus consecuencias sobre el presente pues, por ejemplo, la impunidad de los “malos europeos” sirve de respaldo a las persecuciones, torturas, expoliación y encarcelamiento a los pueblos mapuches y mayas en este siglo XXI. Gracias a quienes falsificaron el ayer, el genocidio continúa hoy en la agresión de los peores americanos a las comunidades indígenas en el Amazonas y en los Andes.
La historia reciente del pueblo uruguayo  y, en particular, la del movimiento guerrillero, admite diferentes interpretaciones y puntos de vista. No me preocupa la versión histórica financiada por los dueños del poder para justificar el terrorismo de estado, pues ella cae de por sí al ser contradicha por la realidad histórica directamente transmitida por abuelos, padres e hijos. Lo demuestra la forma unánime en que están siendo  rechazadas las recientísimas opiniones de Lacalle (hijo).  Otra de las versiones es francamente preocupante: el de los amanuenses que fabrican una historia para justificar el transformismo de algunos ex-guerrilleros devenidos operadores político de las corporaciones transnacionales y amortiguadores políticos del conflicto social. Se re-analiza la historia a partir de que menos de una centena de individuos abdicaron de los principios revolucionarios, cambiaron su visión del mundo y adoptaron los valores y la filosofía de la clase dominante y el imperialismo. Con esa mirada desde el poder político, hay quienes  escriben la historia para afirmar, por ejemplo, que la guerrilla nació para defender las instituciones democráticas, re-interpretación que contradice a la lógica y a la realidad. Se falsifican episodioscometiendo la injusticia de sustituir a los protagonistas reales –haciendo desaprecer la memoria de Raúl Sendic, por ejemplo-  para satisfacer la necesidad de glorificar a los personajes de la actual farándula partidaria.  Se transforma la historia en historieta para banalizar los crímenes del terorrismo de Estado y justificar la actual política de olvido y perdón, de impunidad avalda por las víctimas, en una palabra.
Por eso mismo son importante las jornadas en que se ejercita la memoria, jornadas como las organizadas por la agrupación “8 de Octubre”  para homenajear a Ernesto Ché Guevara y a los tres asesinados por la policía en la toma de la ciudad de Pando: Alfredo Cultelli, Jorge Salerno y Ricardo Zabalza. Tienen el valor del testimonio y de la reivindicación de una historia hecha con la voluntad de hacer la revolución.
Habrá patria para todos o para nadie!
Arriba los que luchan!


. Video de Pablo Marrero Resonando
Fotos de Angel




Alvaro Jaume .

.



0 comentarios:

Publicar un comentario