jueves, 3 de octubre de 2013

Encontraron los restos de Heber O'Neill


Miércoles 02 de octubre de 2013
Este miércoles la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente de Presidencia de la República informó que se han identificado los restos de Heber Eduardo O’Neill Velázquez, nacido en Montevideo en 1954.
La identificación de sus restos surgió a partir del trabajo coordinado entre la Secretaría y el equipo argentino de Antropología Forense.
O’Neill Velázquez figura en la nómina oficial de uruguayos desaparecidos en Argentina.

El Pozo de Quilmes y el Vesubio

Según datos de la Secretaría de Derechos Humanos, O’Neill Velázquez se había radicado en Buenos Aires en 1973, estaba casado y era padre de una hija. Militaba en la Juventud Peronista.
Había sido detenido el 18 de enero de 1977 en el barrio La Paternal de Buenos Aires, en momentos que realizaba sus tareas laborales como repartidor de vinos y comestibles.
La información verificada revela que “permaneció detenido, en una primera instancia,  en la Comisaría N°39 de Capital Federal”. Luego sucesivamente trasladado a los centros clandestinos de detención, conocidos como “el Pozo de Quilmes” y “el Vesubio” de Buenos Aires.
En 1978, el padre de Heber Eduardo O’Neill presentó denuncia acerca de la desaparición de su hijo ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, y realizó gestiones ante instituciones tales como: la Comisión Interamericana de DDHH, la Comisión de DDHH de la ONU, el Secretariado Internacional de Juristas por la Amnistía en Uruguay  (SIJAU), Comité de Familiares, Cruz Roja  y Amnesty Internacional.
En 1995, el Ministerio del Interior y la Secretaría de Derechos Humanos y Sociales de Argentina se pronunciaron en cuanto a la “declaración de ausencia de Heber O’Neill por desaparición forzada”.
En 2003 la Comisión para la Paz de Presidencia de la República, consideró “confirmada la denuncia de su desaparición forzada”.


. .
Las Desapariciones del año 1977.



1) O‘NEILL VELAZQUEZ, Eduardo: Uruguayo, fue secuestrado el 18 de enero de 1977 por personal uniformado de la División 39 a de la Policía Federal, en la plaza ubicada en Estomba y Montenegro en el barrio de La Paternal de Buenos Aires. En el momento de la detención se encontraba en compañía de los uruguayos Felipe CAMEJO y Celmar ÁLVEZ HEREDIA. Fueron conducidos a la Comisaría‑ el comisario era de apellido Carballo‑ y al otro día O‘Neill es llevado a la oficina de guardia donde se le hace firmar la recepción de sus efectos personales y la libertad, posteriormente es incomunicado en un calabozo.
El 18 de febrero es transportado atado de pies y manos y con muestras de tortura a un lugar donde se encontraba detenido Enrique VELAZQUEZ ROSANO y Elba Lucía GANDARA. Camejo y Alvez fueron puestos en libertad. Hay causa judicial abierta en la Argentina, sobre su paradero.

2) GANDARA CASTROMAN, Elba Lucía: Uruguaya, nacida el 12 de octubre de 1943 en Mercedes, departamento de Soriano, Uruguay. Fue secuestrada el 18 de febrero de 1977 a las 4 de la madrugada por efectivos militares uruguayos, en su domicilio de Hilario Lagos 466, Ceballos partido Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires. Su detención se realiza junto con su compañero Enrique Velázquez Rosano y de sus hijos, Celia Lucía de 13 años, Juan Fabián de 8, Verónica Daniela de 3 y Silvina de solo 20 días de edad, quienes posteriormente fueron liberados igual que Enrique Velázquez, liberado luego de ser interrogado y torturado. Los 7 días siguientes Elba Gándara estuvo alojada en una unidad de la policía federal, también es vista en el Regimiento 3 de Infantería y en la antigua brigada “Guemes” (Camino de Cintura y avenida Richieri) dependencias todas del ejército argentino. En el momento de la detención, su hija Silvina fue golpeada en presencia de sus padres y ella torturada en presencia de sus hijos. En esos momentos también estaba presente Eduardo O‘Neill Velázquez, sobrino de Enrique Velázquez, según se detalla anteriormente. Elba Gándara fue encapuchada y atada de pies y manos, y transportada en el baúl de un automóvil mientras sus captores se dedicaron a saquear el domicilio, cargando dos camiones del ejército argentino con lo robado.



0 comentarios:

Publicar un comentario