martes, 29 de octubre de 2013

Mujica: "a ver si nos toca algo"


Mujica almorzó con el magnate petrolero argentino Alejandro Bulgheroni, dueño en Uruguay de todas las estaciones de ESSO, un parque eólico, parte del gasoducto Cruz del Sur, un enorme latifundio de 30 mil has, megatambo en Durazno, Agrolan en varios departamentos, una aceitera en Garzón y olfatea petróleo en la Antártida, "el hombre sabe" dijo Mujica, a "a ver si nos toca algo".


 Hablaron de vinos, leche, vacas, gas y petróleo. .

 No hablaron de la pobreza

28.10.2013,

El presidente José Mujica almorzó este lunes con el empresario argentino Alejandro Bulgheroni, que posee varios negocios en Argentina y también en Uruguay. Lo hicieron en el restaurante La Corte, en Ciudad Vieja.

Durante el almuerzo -que duró dos horas- hablaron “de negocios y del futuro productivo e industrial del país”, dijo Mujica a Subrayado, quien también agregó que Bulgheroni “no descartó” participar en el negocio petrolero en Uruguay. En la charla se habló de "vinos, leche, vacas, gas y petróleo", dijo una fuente cercana al empresario a El Observador.
Alejandro Bulgheroni, y su hermano Carlos, son según la revista Forbes los millonarios número 1 de Argentina, y número 219 en el ranking global que realiza anualmente la publicación.

Del encuentro también participó el periodista argentino de Télam Hernán Reyes.

Bulgheroni es un empresario del sector industrial y petrolero en Argentina. En Uruguay tiene inversiones en energía eólica, un tambo en Durazno y también una planta de aceite de oliva en Punta del Este.

El almuerzo
Bulgheroni llegó primero. Cuando faltaban cuatro minutos para las 13:30 arribó el presidente Mujica al restaurante La Corte, ubicado frente a la Plaza Matriz. Después de pedir una mesa apartada, Bulgheroni y Mujica almorzaron pasta en la cava del restaurante.

La sorpresa durante el almuerzo fue que el empresario Julio Wollman, directivo del Consorcio Pop TV –que quedó afuera de la licitación estatal por los canales de TV digital-, quien también estaba comiendo en el restaurante, se acercó hasta la mesa de Mujica, informó Subryado, para hablarle del tema. El mandatario lo invitó a conversar más en profundidad en su chacra.

La reunión terminó un poco antes porque Mujica no se sentía bien. El presidente salió un poco después de las 15:00 hs. y dijo que no quería hacer declaraciones sobre el motivo del encuentro. Unos minutos después, salió el empresario argentino. “Yo no quiero hacer ninguna declaración, el presidente me invitó a mí a almorzar y estábamos almorzando con unos amigos, nada más”, contestó Bulgheroni a El Observador.

Afuera del restaurante el empresario se excusó ante los medios. “Me voy porque estoy en un congreso”, dijo.


La mente del capitalista
Los productores uruguayos son unos incapaces según el magnate, y nunca supieron producir... 

Entrevista de El Pais 27 enero 2013

Cuando tenía 15 años su padre, dueño de la petrolera Bridas, lo reunió junto a su hermano, Carlos, y le dijo: "Miren, yo tengo plata para vivir lo que queda de mi vida, mantener un buen nivel y no trabajar más. Pero sigo trabajando si ustedes se comprometen, a futuro, a continuar con esto", recuerda a El País aquella charla el empresario argentino Alejandro Bulgheroni, hoy considerado el hombre de negocios más rico de la Argentina, según la revista Forbes, con una fortuna, entre él y su hermano, valuada en US$ 5.100 millones. Hoy maneja distintas unidades de negocios en varios países del mundo, entre ellos Uruguay. "Es un país estable", resume.

PUNTA DEL ESTE | GASTÓN PÉRGOLA
-Entre las medidas que maneja el presidente para atraer empresarios extranjeros se debate la aceleración de trámites para obtener residencia uruguaya. A usted lo captó...
-(Se ríe) En este momento tengo residencia uruguaya sí.
-¿Y por qué lo hizo?
-Estoy involucrado en muchas cosas con este país. El foco de mis negocios hoy está centrado en Uruguay. Por eso tramité mi residencia.
-¿Es un país al que se vendría a vivir en forma definitiva?
-Bueno… ya vivo mucho tiempo en Uruguay. Te diría que estoy acá unos 120 días al año. Y después me paso arriba de un avión. Como tengo operaciones internacionales viajo mucho por negocios a todas partes del mundo.
-¿Por qué decidió venir a Uruguay con sus inversiones?
-Vi ventajas económicas y oportunidades. Cuando compré mi primer campo en Uruguay lo hice por US$ 700 la hectárea y era un suelo con grandes posibilidades de desarrollo agrícola. En ese mismo momento un campo similar en Argentina costaba US$ 2.700 la hectárea. Pero además de lo económico vi que había muchas cosas para hacer acá, que no se estaban haciendo. No quiero minimizar la capacidad de la inversión uruguaya o de la gente que tiene campo acá, pero lo que he visto en todos los campos que compré en Uruguay, es que se estaba desaprovechando tremendamente la tierra. Vi gente que tenía algunas ovejas y algunas vacas y nada más. Y que no se le ocurría hacer otra cosa, porque además fueron heredando distintas ramas familiares; 80 hectáreas un hermano, 70 hectáreas otro pariente. Y en definitiva, no se vislumbraba un proyecto de desarrollo económico. La tierra es un bien productivo del país. El gobierno debería estar ocupadísimo para que ese bien productivo se produzca al máximo.
-Justamente, como inversor extranjero en Uruguay, ¿qué opina de los debates políticos sobre la extranjerización de la tierra?
-Sí, he escuchado muchas veces a los políticos hablar con frases rimbombantes sobre la extranjerización de la tierra. Hay quienes dicen: `no, los extranjeros que no compren tierras`. Es una cosa que no tiene gollete. Ojalá vengan muchos a comprar tierras, que la compren cara y hagan con ella un proyecto de desarrollo sustentable. Aparte, como si la tierra se la fueran a llevar. La tierra no se va a ningún lado. Algunos asocian esto a soberanía. Yo creo que para hablar de soberanía hay que hablar de desarrollo, y para mí la única forma de ejercer la soberanía es desarrollando el país. El resto es todo habladuría.
-Además de Argentina, tiene negocios en Estados Unidos, Italia y Uruguay ¿Qué cosas analiza de un país a la hora de confiar sus inversiones?
-La estabilidad institucional es tremendamente importante para un inversor de largo plazo, como yo. Es algo que miro y con mucha atención. Yo no quiero que me cambien las reglas del juego.
-¿Cómo ve a Uruguay en este aspecto?
-Hay madurez política en Uruguay. Me acuerdo cuando me invitaron a la inauguración del aeropuerto de Carrasco… en un momento miro y veo que estaban los tres expresidentes, con el entonces presidente Tabaré Vázquez. Y que Vázquez lo invitó a Jorge Batlle a ir juntos a cortar la cinta. Después de eso, que me pareció sensacional, me enteré de que cuando Batlle estaba haciendo el proyecto del aeropuerto, el Frente (Amplio) le pegó por todos lados. Batlle lo llevó adelante de todas formas y cuando vino el Frente, siguió con el proyecto. Son expresiones realmente importantes para un inversor. No importan las diferencias ideológicas, el color político… hay un rumbo más allá de eso. Lógicamente, después están las leyes, los reglamentos, la eficiencia, el aparato gubernamental, que a veces deja que desear.
-¿Qué cosas cree que debería mejorar el país?
-Creo que Uruguay tiene que trabajar mucho en el tema seguridad. La seguridad es un bien que no tiene precio. Vivir en un país seguro es tremendamente importante. Y eso creo debe ser un tema primordial que los gobiernos no deben dejar caer. O sea, Uruguay tiene un nivel de seguridad interesante, muy razonable. Pero creo que deberían ser más activos, proactivos.
-Su casa de Punta del Este fue víctima de un robo este verano
-Sí, pero lo de mi casa fue otra cosa. Mire, esta casa es muy segura... sucedió lo que sucedió porque hubo alguna cosa rara. Seguramente en el robo de mi casa hubo algún entregador. Lo que me pasó a mí no se puede atribuir a inseguridad. Pero el asalto a la joyería en pleno día…, eso sí. A eso me refiero.
-¿Qué tan vinculado a la política debe estar un empresario para desarrollar sus negocios?
-Depende de cómo funcione la economía de un país. Si un país es abierto y competitivo y tiene reglas claras y estables, la relación con la política es muy baja. Cada uno desde su lugar de trabajo. El sistema político uruguayo lo tiene claro eso. La otra vez me sorprendí cuando el presidente Mujica me dijo que no quería que yo fuera socialista. Y que si algún día me quería convertir al socialismo, no me iba a aceptar, porque quiere que yo siga haciendo lo que sé hacer (se ríe). Y esto, dicho en la forma como lo dijo, es un pensamiento muy profundo. Zapatero a sus zapatos. Ambas partes, cada uno desde su puesto, estamos contribuyendo al país. Eso es lo que tenemos que entender.
-¿Cuál es la mejor forma que tiene un gobierno para "sacarle" dinero a los empresarios?
-Lo principal es que el empresario gane con el negocio que desarrolla en el largo plazo más de lo que ganaría teniéndolo invertido en algún esquema de inversión del mundo. Y que le cobren impuestos, pero que estos sean razonables.
-¿Le parecen razonables los impuestos en Uruguay?
-Lo veo razonablemente bien.
-¿Qué opinión le merece el "impuesto a la tierra" impulsado recientemente?
-Eso lo veo como algo muy negativo, que entorpece el funcionamiento. No es una buena señal. Por ejemplo, si yo llego a Uruguay con ganas de invertir, y planto mis primeras hectáreas de olivares y al día siguiente me cae un impuesto a los olivares ¿sabe lo que voy a hacer? No plantar más olivares. Sigo con lo que ya invertí, me divierto con eso porque ya lo invertí, pero no voy a seguir invirtiendo. Este impuesto es un impuesto patrimonial, o sea que hay una superposición de impuestos. Seguramente se use para buen fin pero es una duplicación y no está bien.

"No sé cómo demoran tanto en definir el puente en Garzón"

-¿Qué evaluación hace del clima de negocios de su país?
-Difícil.
-¿Por qué?
-Son muchas variables... no es que no se pueda ganar plata. Se puede ganar plata y bien, pero hay algunas áreas que están muy difíciles. El encarecimiento de los costos internos es todo un tema.
-¿Y del modelo de gestión que lleva adelante la presidenta Cristina Fernández?
-Mire, yo no soy político ni me interesa la política. Nosotros por el tipo de negocio que tenemos, siempre tenemos mucha relación con los gobiernos. No importa qué gobiernos sean, de qué época, de qué color. Lo importante son las políticas. Y bueno... ha habido históricamente en la Argentina muchas situaciones que se han desarrollado de una forma o de otra. Pero lo importante es tratar de que continúe el desarrollo y se lleven adelante las cosas.
-Como hombre de negocios del sector petrolero que es ¿qué evaluación hace de la exploración de petróleo y gas que licitó Ancap?
-Soy bastante optimista con la exploración de petróleo y gas en esta zona del mar. Creo que Ancap ha hecho un trabajo sensacional desde el punto de vista técnico y ha logrado que vengan empresas de primera línea a nivel mundial a investigar esas cosas que son de muy alto riesgo. Pero hay buena información, y la gente que está acostumbrada a tomar riesgos, ha pensado que el riesgo a tomar, en base a la información que se les proporcionó, es razonable. Parece que hasta ahora viene bien la cosa. Yo he visto los estudios que se han hecho y a mí, como petrolero, me gusta. Pero hay un riesgo tremendo. No es soplar y hacer botellas. Los riesgos son del orden del 2% de éxito. Son muy bajos. Pero bueno, yo veo una alternativa interesante… entre 5 y 10 años podemos tener buenas noticias. Pero es un trabajo de largo aliento, riesgoso y con inversiones altas.
-Tiene emprendimientos en varios departamentos del país, entre ellos en Rocha, en Pueblo Garzón. ¿Está de acuerdo con la creación de un puente sobre la Laguna Garzón?
-Sí, por supuesto. Estoy a favor de un puente que genere desarrollo. Ahora, lo que no entiendo es cómo se puede demorar tanto para definir esto. No es posible que con el puente de la laguna Garzón todavía se esté viendo qué es lo que se hace. Cuando en Uruguay cada riacho que llega al océano forma una laguna y una barra costera y aparece el puente. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre todos estos puentes que hay acá y el puente de la laguna Garzón? Seguramente después habrá que discutir el puente sobre la Laguna de Rocha. O sea, si uno quiere tener una conexión es inevitable esto. Aparte, desde José Ignacio, subiendo el Río Uruguay, hay muchísimos ríos que tienen puentes. Todos te diría. ¿Y por qué en un momento se tiene que parar? Y mirá que hace años que este puente está parado.
-Ya con varios emprendimientos consolidados, otros en camino y siete hijos ¿pensó en el retiro?
-No, es algo en lo que no pienso. Disfruto trabajando y siempre disfruté trabajando. Las presiones son cosas de todos los días. Creo que una persona que no tiene proyectos envejece más rápidamente. Y no me gusta sentirme viejo. Entre que me divierte y que no quiero sentirme viejo, trabajar me hace sentir mejor que si estuviera haciendo nada. Lo más importante es tener la suerte de poder hacerlo. Obviamente hoy priorizo más la familia que el trabajo. Antes era todo trabajo.

PERFIL

Nombre: Alejandro Bulgheroni
Nació: Argentina
Edad: 67 años
Otros datos: Siete hijos

DE AMPLIO ESPECTRO

Egresado en 1967 de la Universidad de Buenos Aires como ingeniero industrial, Alejandro Bulgheroni siguió los pasos de su padre, en la empresa petrolera Bridas Corporation. "De a poco fui aprendiendo del negocio", cuenta a El País. Hoy diversificó sus unidades, y además de tener acciones en la empresa petrolera, incursionó en el rubro vitivinícola, de energía eólica, forestación, olivos, ganadería, apicultura, y negocios inmobiliarios. Llegó a Uruguay en 1999, donde compró sus primeras tierras en Pueblo Garzón. Actualmente tiene cinco empresas en el país, con las que emplea a 1.900 personas de forma directa. Nuevo Manantial (en Rocha y Treinta y Tres), Gamorel (en Salto), Agroland (en Rocha), Estancia del Lago (en Durazno) y Kentisur, una empresa constructora.
El País Digital
.

Encuentro inesperado

En el mismo momento en que estaba almorzando Mujica, al lugar llegó Julio Wolman, director de Pop TV, empresa que quedó excluida de la adjudicación del canal de televisión digital pese a que la Ursec y el Ministerio de Industria había recomendado oficialmente que accediera a una licencia de explotación. 
Por eso, Pop TV recurrirá a todos los ámbitos necesarios para hacer valer su derecho.
Wolman, en su cuenta de Twitter, escribió: "“Ir a almorzar a La Corte y cruzarte con el Pepe…no tiene precio”. Y luego agregó que aprovechó el momento para presentarse y “preguntarle si algún día me podía recibir”.
"Me acerque a hablar con el Presidente siempre con respeto. Ojalá se de una charla mano a mano", agregó.
Según informó Subrayado, el presidente lo invitó a una reunión informal en su chacra de Rincón del Cerro.


.
Mujica quiere que el magnate sea socialista

Mujica desde sus potestades presidenciales, sigue gobernando al Uruguay como si fuera el gerente de una gran estancia. Su buena voluntad austera lo lleva a no tener reparo en entrevistarse con personajes de las esferas con la peor calaña para el negocio,  para entregar soberanías a los buenos inversores, y luego ver sin "nos toca algo", de lo que luego habrá que deducir si de ese algo que nos toca (al Uruguay), que es lo que le tocará al los uruguayos. Por ahora, con todas las políticas extractivas, a los uruguayos le ha tocado muy poco de la torta, según las mismas estadísticas, a veces camufladas, del INE.
"El hombre sabe", claro que sabe! el mega empresario tiene asesores mejores de los que el Estado dispone, y el olfato saber donde seguir acumulando riquezas, tambien el olfato de Mujica lo lleva a esta siempre atento a saber donde le tiraran un huesito, en una actitud digna y fiel de un perrito pedigüeño p' al pueblo.

El hombre es dueño inversionista de muchas actividades estratégicas dentro del Estado uruguayo, Mujica aprovechó la oportunidad de poder reunirse con él. Un almuerzo de un presidente con uno de los patrones de Uruguay. Mientras la gente, los uruguayos la ven pasar.



El Muerto


1 comentario:

  1. nada contra los magnates hablan de privatizar de la independencia del capital de la libre empresa //de como es linda la libertad de comercio eso es maravilloso//solo que hay un problema cuando quiebran el estado los tiene que socorrer y quiebran al pais //hablan de modernidad ; de reducir el estado todo eso es abstratismo burguez mucha fantasia y poca realidad ///

    ResponderEliminar