viernes, 25 de octubre de 2013

Tiene datos sobre la desaparición de sus padres en Uruguay

 Victoria Moyano denuncia que sus padres fueron transladados y desaparecidos en Uruguay

JUSTICIA

Victoria Moyano radicará denuncia en Uruguay por desaparición de sus padres
23.10.2013

MONTEVIDEO (Uypress) — Victoria Moyano, hija de desaparecidos durante la dictadura argentina, nieta recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo en 1987, radicará una denuncia en nuestro país, tras recibir datos que aseguran que sus padres fueron trasladados hacia Uruguay, en el marco del Plan Cóndor.

Moyano declaró en el juicio por apropiación de bebés durante la dictadura argentina; las causas por las desapariciones forzadas de su madre, María Asunción Artigas Nilo (uruguaya), y su padre, Alfredo Moyano Santander (argentino) figuran en la megacausa por el Plan Cóndor. Además es querellante en causa por las violaciones a los derechos humanos cometidas en el centro clandestino de detención Pozo de Banfield, maternidad clandestina donde Victoria nació en 1978.
La joven confirmó a La Diaria que radicará en la Justicia uruguaya una denuncia por la desaparición de sus padres y el traslado hacia Uruguay.
"Creo que se abre otro capítulo de la investigación acá en Uruguay, porque hace pocos días me enteré, por medio de distintas investigaciones, que mis padres desaparecieron en Uruguay y no en Argentina. Es decir que después de mi nacimiento en el Pozo de Banfield y de mi apropiación, mi madre habría sido traslada a Uruguay nuevamemente, y entonces la desaparición se produjo en este país", contó, previo a participar en el Foro contra la Impunidad que tuvo lugar este martes en la Facultad de Humanidades de la UdelaR.
"Vamos a tener que pelear con que ahora los crímenes de lesa humanidad son prescriptibles, pero voy a llegar hasta las últimas consecuencias", señaló en referencia al fallo de la Suprema Corte que estableció la inconstitucionalidad de la ley interpretativa de la ley de Caducidad.
Moyano remarcó que va a iniciar esta causa porque "a mí nadie me va a convencer de que no puedo enjuiciar y encarcelar a los asesinos de mis padres".
"Convengamos que estamos en una situación difícil después de la sentencia de la SCJ, pero hay que redoblar esfuerzos, y, si es necesario, llegar hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Acá seguimos reconstruyendo todo lo que pasó, con el esfuerzo de las víctimas. Tengo 35 años y recién me vengo a enterar de que mis padres desaparecieron en Uruguay. No pude iniciar ninguna acción porque no lo sabía. El problema es que somos nosotros mismos los que tenemos que buscar los datos, porque el Estado no hace nada. Hay que comparar las fechas de los traslados de la Fuerza Aérea con las fechas en las que mis padres fueron sacados del Pozo de Banfield y armar los probables recorridos", indicó.
Si bien reconoció los avances en materia de juicios a genocidas en Argentina, también subrayó que "la impunidad está en ambos países".
"En Argentina -continuó- se abrieron algunos juicios y no existe una ley de impunidad como en Uruguay. Pero yo cuestiono el proceso, porque hubo 30.000 desaparecidos y prácticamente las madres no saben el destino de sus hijos. Hay 400 hijos con su identidad fraguada y sólo hemos aparecido 100 de los 500 robados a sus padres biológicos".
La diferencia que estableció entre ambos países que sufrieron regímenes cívico-militares durante los '70 y '80 es el grado de movilización permanente en el país vecino y llamó a manifestarse de manera "más contundente".
"En Argentina hay una consigna muy vigente, que es que no hay olvido, ni perdón, juicio y castigo sin reconciliación. Está mucho más claro el rol que cumplen las fuerzas de seguridad y, cuando lanzaron el Proyecto X (de infiltración y vigilancia estatala a organizaciones políticas y sociales), se formó un arco impresionante de organizaciones luchando unidas contra eso. Hay una reacción mucho más contundente y no permitimos que las cosas pasen como algo natural. Hace unos días que estoy en Uruguay y creo que ésa es la diferencia. Cada vez cuesta mucho más hablar del tema y me parece que hay un grado de impunidad que merece una fuerza mayor".
"La gente movilizada, además, puede incidir también en las instancias judiciales como en Argentina, donde las Madres y las organizaciones sociales y sindicales apoyaron los procesos judiciales con manifestaciones permanentes", concluyó.


PASADO-PRESENTE


Victoria Moyano: impunidad en causas de DDHH “está unida a represión de los últimos meses”
16.10.2013

MONTEVIDEO (Uypress) — Victoria Moyano, hija de desaparecidos uruguayos, emitió una carta abierta en la que denuncia que en Uruguay “sigue primando la impunidad” y que esto “está unido a los sucesos represivos de los últimos meses”.

La madre de Moyano fue apropiada el 30 de diciembre de 1977 durante la dictadura argentina, cuando estaba embarazada de cuatro meses. Victoria nació en el centro clandestino de detención Pozo de Banfield y recuperó su identidad en 1987 gracias a las Abuelas de Plaza de Mayo,
Moyano publicó la carta el domingo 13 de octubre y solicitó "su mayor difusión", previo a que se presente el martes 22 en el Foro contra la Impunidad que tendrá lugar en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR (Magallanes 1577).
La joven participará en una Mesa de debate a las 20 horas, junto a Norma Morroni, madre de Fernando Morroni, asesinado durante la represión en el hospital Filtro ocurrida en 1994, y la integrante de Plenaria Memoria y Justicia, Irma Leites.
En la carta, Moyano subraya que le preocupa "la persecución política de la que están siendo víctimas organismos y militantes de DDHH y activistas sociales en Uruguay, como sucede con los 7 compañeros y compañeras que fueron a gritar que la Suprema Corte de Justicia sigue sosteniendo el manto de impunidad que impide que los juicios de los familiares y de los mismos ex presos y ex presas que sobrevivieron, prosperen".
Se refiere al procesamiento de Jorge Zabalza, Irma Leites y otras cinco personas que participaron de la concentración en la Suprema Corte de Justicia el 15 de febrero cuando decidieron acompañar a la jueza Mariana Mota que firmaba su traslado de la justicia penal a la civil.
"Siento la necesidad de denunciar aquellas cosas que me molestan y me parecen mal y hacérselos llegar", indica al comienzo de su carta. Y continúa: "Veo con preocupación la realidad uruguaya, donde sigue primando la impunidad y esto está unido a los sucesos represivos de los últimos meses".
En este sentido, Moyano remarca que "tenemos que protestar y movilizarnos que es un derecho que no nos pueden quitar. A quienes fueron a gritar contra la impunidad se les contesta con persecución, estigmatización y judicialización de la protesta, de nuestra protesta, corriendo el peligro de que se los procese (en algunos casos con prisión)".
La militante por los derechos humanos señaló que, si se llegara a procesar a quienes reclamaron frente a la Corte "se estaría sentando un grave precedente para nuestra lucha y para los trabajadores, y los estudiantes que necesiten salir a luchar por sus reclamos".
Además, vinculó estos hechos al "recrudecimiento de la represión, la persecución y el hostigamiento a quienes se manifiestan, estudiantes y trabajadores, y a sectores de la izquierda", y recordó los hechos de las marchas del 14 y 24 de agosto, así como "el maltrato policial que reciben los jóvenes de los barrios pobres", en referencia a los hechos de Santa Catalina.
A fines de la semana pasada el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, reconoció a Uypress que existió maltrato policial a un grupo de jóvenes en ese barrio e informó que se está investigando para un posible sumario a los policías que efectuaron el abuso de sus funciones.
Compartimos la carta completa de Victoria Moyano:
A LA OPINIÓN PÚBLICA:
Escribo en mi calidad de hija de desaparecidos uruguayos, de nieta recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo y la lucha incansable de los Familiares de detenidos desaparecidos de Uruguay. Siento la necesidad de denunciar aquellas cosas que me molestan y me parecen mal y hacérselos llegar. Veo con preocupación la realidad uruguaya, donde sigue primando la impunidad y esto está unido a los sucesos represivos de los últimos meses.
Me preocupa la persecución política de la que están siendo víctimas organismos y militantes de DDHH y activistas sociales en Uruguay, como sucede con los 7 compañeros y compañeras que fueron a gritar que la Suprema Corte de Justicia sigue sosteniendo el manto de impunidad que impide que los juicios de los familiares y de los mismos ex presos y ex presas que sobrevivieron, prosperen.
Son crímenes cometidos por la dictadura uruguaya que no prescriben. Cientos de torturas, desaparición y muerte, que no podemos seguir avalando, hay que permitir su juzgamiento y hay que anular la maldita Ley de impunidad.
Desde ya tenemos que protestar y movilizarnos que es un derecho que no nos pueden quitar. A quienes fueron a gritar contra la impunidad se les contesta con persecución, estigmatización y judicialización de la protesta, de nuestra protesta, corriendo el peligro de que se los procese (en algunos casos con prisión). De darse, se estaría sentando un grave precedente para nuestra lucha y para los trabajadores, y los estudiantes que necesiten salir a luchar por sus reclamos.
He visto en el último tiempo, el recrudecimiento de la represión, la persecución y el hostigamiento a quienes se manifiestan, estudiantes y trabajadores, y a sectores de la izquierda. Me ha alarmado la represión a distintas manifestaciones, las detenciones arbitrarias a militantes en las inmediaciones de las marchas, las infiltraciones de las fuerzas represivas a través de organismos de inteligencia como el Departamento de Operaciones Especiales (DOE), además de la brutalidad policial y la tortura a los compañeros detenidos.
También me preocupa el maltrato policial que reciben los jóvenes de los barrios pobres, los olvidados de siempre.
Me pregunto, ¿cuántos de los policías de la dictadura permanecen hoy en funciones?
No se puede justificar ni la infiltración, ni las detenciones "preventivas" ni la prepotencia policial, son todas violaciones a nuestros derechos más elementales. No podemos permitir que el mensaje sea la represión frente a la manifestación y al reclamo de una sociedad sin explotación ni opresión, por la que pelearon nuestros familiares desaparecidos.
Quieren sacarnos la idea de que una sociedad diferente es posible dejarle a nuestros hijos. Recuerdo haber sido declarada Ciudadana Ilustre por la Intendencia de Montevideo, debido a mi condición de nieta recuperada, y a que no me canso de luchar por recuperar la Grupo Memorias y la Justicia . Recuerdo también que Luisa Cuesta fue declarada Honoris Causa.
Pero pienso que es un contrasentido, es el mismo régimen que persigue a luchadores por los derechos humanos. Siento que mi lucha y la lucha de mis hermanos, de los familiares, y de otros hijos, se ve amenazada. Se vulneran, nuevamente, los derechos más elementales como a la libre expresión, a la manifestación y la protesta, y el principio de inocencia.
Como militante de Derechos Humanos en Argentina, he sufrido la misma persecución junto a otros militantes de organizaciones y trabajadores combativos. El gobierno nacional, a través del llamado Proyecto X a cargo de la Gendarmería, se ha infiltrado de civil en nuestras manifestaciones, ha acumulado información y la justicia ha procedido a judicializar la protesta obrera y popular.
Esta situación ha sido denunciada por un arco amplio de sindicatos, centros de estudiantes y organismos de derechos humanos, como el CeproDh, en el que yo milito. Algo que Uruguay también tenemos que hacer. Viajaré para dar todo mi apoyo y fuerza porque el Plan Cóndor fue para todos los países del Cono Sur y Centroamérica y las políticas de persecución y represión también exceden las fronteras de cada país.
Por esto estaré en tierras uruguayas para amplificar mis palabras contra cualquier procesamiento y avance represivo. Les pido difusión de mi carta.

María Victoria Moyano Artigas,
13 de octubre de 2013


0 comentarios:

Publicar un comentario