lunes, 25 de noviembre de 2013

Aplanaron a la izquierda en el congreso del FA


El FA fue fagocitado por la derecha neoliberal .
Leer mas

No hay que estar atados por un presupuesto de enseñanza

Arregui ofreció estas declaraciones en el marco del Congreso del Frente Amplio que proclamó a Tabaré Vázquez como candidato de la izquierda .

Con 820 votos proclamaron a Tabaré
.
Política 25.11.13
Clap, clap
 El Congreso del FA alcanzó consensos programáticos después de un trámite difícil y habilitó que Moreira compita con Vázquez en las internas de 2014.

El Congreso del Frente Amplio (FA) resolvió ayer habilitar “en igualdad de condiciones” las precandidaturas del ex presidente Tabaré Vázquez y de la senadora del Espacio 609 Constanza Moreira para las internas de 2014. Se habló de unidad, pero los precandidatos no posaron para la foto juntos y se enviaron mensajes velados. La senadora habló de la importancia de cumplir el programa y mencionó la despenalización del aborto. Vázquez sostuvo que quien no actúa con unidad “no es frenteamplista”.
Dos ex dirigentes sindicales, Juan Castillo (Partido Comunista del Uruguay [PCU]) y Luis Puig (Partido por la Victoria del Pueblo) fundamentaron el voto por los respectivos candidatos, y ambos quedaron conformes con los resultados. “Fijate el simbolismo: dos dirigentes sindicales, y los dos negros”, comentó en tono de broma a la diaria Castillo, quien evaluó como “bueno” el respaldo del Congreso a Vázquez y el clima del encuentro de ayer en el Palacio Peñarol.
Asistieron 1.219 congresales. Vázquez obtuvo, al límite, los dos tercios: recibió 820 votos (67%). Moreira recibió 287 votos (23,5%) y hubo 112 abstenciones (9,5%). Fue más reñida la votación en el momento de elegir el procedimiento por el cual el Congreso mostraría sus preferencias por los candidatos. Los partidarios de la candidatura de Moreira pretendían que el Congreso no votara, actuando, a su entender, en sintonía con la resolución del Plenario Nacional del FA, que simplemente habilitó las candidaturas. “Hubiéramos preferido que no se nos llevara a elegir entre dos excelentes compañeros”, lamentó Puig.
Los sectores mayoritarios del FA, que apoyaron a Vázquez, se habían puesto de acuerdo en “marcar los votos” en el Congreso. Insistieron en esto el Movimiento de Participación Popular y el PCU, y respaldaron esta postura, entre otros, el Frente Liber Seregni y el Partido Socialista (PS). El secretario general del PS, Yerú Pardiñas, argumentó que “el FA tiene que posicionarse claramente ante la sociedad” y que “la ciudadanía tiene el derecho de saber cómo se pronuncia el Congreso”. “No es jugar a dividir, es jugar a transparentar”, sostuvo.
Pero al Congreso asisten en su amplia mayoría representantes de base, y pese al acuerdo sectorial, la votación fue pareja: 57% a favor de votar y 43% a favor de habilitar las candidaturas sin un pronunciamiento expreso por una o por otra.
Llegó el turno de fundamentar. Castillo manifestó que Vázquez tuvo “aciertos y errores”, pero es capaz de “conducir al FA a un imprescindible tercer gobierno”. “Se trata de quién reúne las mejores condiciones hoy de encabezar un proyecto político que pueda entusiasmar a nuestro pueblo. No podemos darnos el lujo de que la derecha recale otra vez en el gobierno”, planteó.
A su turno, Puig defendió las posibilidades de Moreira de triunfar en las elecciones nacionales. “No cometeríamos la aventura incalificable de hipotecar el futuro del pueblo uruguayo”, manifestó. Destacó también que Moreira “es la única precandidata mujer en nuestro país”. Tras la votación, Puig dijo a la diaria que “se reafirma”, “contra muchos planteamientos”, que la de Moreira es “una candidatura seria” y una “opción atractiva y convocante para muchísimos frenteamplistas”.

Castillo argumentó a favor de Vazquez para evitar un gobierno blanco o colorado

Gestos

Moreira fue la primera en hablar. Parada junto al atril, en sus primeras palabras mencionó al dirigente Hugo Cores, que dio nombre al Congreso que culminó ayer. “Yo no estaría acá si no hubiera sido por él”, afirmó. Moreira había sido pareja de Cores. Recordó que Cores “mucho rabiaba, y hubiera rabiado mucho en este Congreso, pero siguió siendo frenteamplista hasta el último día de su vida”.
Los agradecimientos y recuerdos fueron cálidamente aplaudidos por los integrantes de la mesa, en su mayoría representantes de sectores. Distinta fue la situación cuando Moreira se empezó a referir a cuestiones programáticas. “Respetaré el programa punto por punto y coma por coma, porque soy de las que luchaban por la despenalización del aborto”, declaró la senadora, y se borraron las sonrisas entre los integrantes de la mesa. Sostuvo que actuará con “corazón latinoamericano”, que si es presidenta hará todo lo posible para que el presupuesto de la educación llegue a 6% del Producto Interno Bruto e hizo referencia a la discusión que se dio sobre la conveniencia de fijar impuestos en el programa del FA (ver nota en esta página). “Quien habla en contra de los impuestos detesta el Estado, detesta la igualdad”, aseguró. Llamó a no renunciar a la “identidad de izquierda” y a construir una “contrahegemonía contra la cultura del poder que hemos internalizado”, para “hacer otra política”.
Al final evaluó que la votación demuestra que “la política nunca es destino” sino “pura construcción humana”.
Cuando se retiró del atril, le dio la mano a Vázquez, el siguiente orador.
Los militantes de las primeras filas sacaron sus celulares y se dispusieron a sacarle fotos, pero no surgió el clásico canto “Y ya lo ve, el presidente es Tabaré”. Vázquez recorrió todo el estrado durante su discurso y su primera mención también fue para Cores, que fue su secretario político cuando ocupó la presidencia del FA.
El ex presidente afirmó que “es cierto que tenemos un buen país”, pero “es posible hacer un mejor país aun”, con “una democracia de mayor calidad” y “una mejor convivencia y seguridad ciudadana”. Declaró que el FA es “el mejor proyecto político” y que “los cambios no son de realización instantánea”. Dijo que “ni los mesiánicos ni los ansiosos se sienten bien en el FA” y mencionó la necesidad de actuar en forma unitaria. “Quien no actúe en consecuencia podrá autodefinirse como frenteamplista, pero no es frenteamplista”, sostuvo. Llamó a “no dejar de soñar” con una sociedad “sin explotados ni explotadores” y se despidió con su frase habitual: “Hasta la victoria, siempre”. Moreira había hecho lo propio con su frase: “Arriba los que luchan, todas las luchas”.
Sobre el final, la presidenta del FA, Mónica Xavier, tuvo que pedirle a Moreira que se acercara al atril porque quería dar un mensaje final junto a los dos precandidatos. Cuando terminó, Vázquez y Moreira se fueron cada uno por su lado, y Xavier respondió con un encogimiento de hombros a la solicitud de los fotógrafos de que los precandidatos posaran juntos. Empezaba otra etapa.
Natalia Uval

Consenso en el programa

Con intensas negociaciones previas, el Frente Amplio logró consenso en los puntos más conflictivos de su programa. Sin embargo, la situación del sábado no hacía prever el desenlace armonioso del domingo. En la comisión programática del Congreso que estudió la política económica hubo planteos que tomaron por sorpresa a los representantes del Frente Liber Seregni (FLS). El economista Carlos Viera, ex director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, propuso eliminar el régimen de zonas francas y obtuvo el apoyo de representantes de las bases, entre ellos dirigentes comunistas. Se planteó además gravar con un porcentaje superior las transferencias de dividendos de las empresas que se realizan al exterior. Actualmente, el reparto de dividendos está gravado con 7% y no distingue entre el capital que permanece en el país y el que se transfiere al exterior.
Los representantes del astorismo se retiraron de esas deliberaciones para realizar una reunión de apuro, el sábado de noche, para considerar la situación. Entendían que con éstas y otras propuestas “se pasaban límites que no pueden transgredirse” y se cuestionaba el rumbo de la política económica, según explicó un representante del FLS. Las negociaciones continuaron el domingo de mañana entre el FLS y un grupo de ocho sectores (entre ellos, el Movimiento de Participación Popular [MPP], el Partido Comunista del Uruguay [PCU] y el Partido Socialista [PS]) que habían concertado previamente propuestas para el Congreso. Finalmente, hubo humo blanco y se acordó una solución en la que todos resignaron algo.
Se acordó descartar la propuesta de eliminar el régimen de zonas francas. En cuanto a gravar las transferencias de dividendos al exterior, se acordó una fórmula que establece “estudiar” esta posibilidad, en atención a los tratados internacionales firmados por Uruguay. Se acordó aumentar la alícuota del Impuesto a las Rentas de las Actividades Ecónomicas, pero sin fijar un porcentaje específico, o utilizar “otras herramientas tributarias” para gravar a aquellas empresas con ganancias extraordinarias y dedicadas a “actividades extractivas”. Además, se concretó un acuerdo al que llegaron previamente los sectores, para generalizar el Impuesto de Primaria, del que hoy el agro está exento.
El titular de la Dirección General Impositiva, Pablo Ferreri (FLS), expresó que el acuerdo demuestra que “ha primado el espíritu unitario y frenteamplista”. “Hubo muchas propuestas en el área económica que consideramos que podían ser muy complejas para el país. Muchas de esas propuestas fueron eliminadas, o sus textos modificados. Claramente, la línea de la política económica se mantiene”, destacó.
Se descartaron además mociones para aplicar detracciones a las exportaciones, para instalar un frigorífico nacional, para intervenir el sistema de riego, para utilizar las reservas, para “reformular” el Plan Ceibal y para declarar que la Alianza del Pacífico es una “cuña del imperialismo”, entre otras. En materia de vivienda, no se votaron las mociones porque la comisión no pudo terminar a tiempo. Se conformó una comisión “De iniciativas y propuestas” que estudiará agregados al programa.
En materia educativa, el MPP y el PCU pretendían apoyar la asignación de 6% del Producto Interno Bruto (PIB) a la educación, pero a raíz de un acuerdo logrado con el PS y otros sectores, se aprobó una moción que establece que los objetivos educativos “podrán exigir presupuestalmente ir hacia el 6% del PIB”. Esta moción logró 92,6% de las adhesiones; el FLS se abstuvo.

Rosadilla continuar con la pesadilla
No se modifican acuerdos con EEUU

.




3 comentarios:

  1. No son izquierda a secas. Son izquierda colonial. Su misión es imponernos relaciones coloniales pero desde un discurso de izquierda, que por ahora es más efectivo que hacerlo desde un discurso de derecha. Ya le cederán la derecha a la derecha colonial cuando la izquierda colonial se haya desprestigiado todo lo necesario como para que la gente pierda el interés por las elecciones y entonces gane el que más dinero tenga para hacer campaña con el peor programa posible, siempre y cuando sea funcional a los intereses de la City de Londres-Washington y sus aliados. Jaque mate a la democracia.

    ResponderEliminar
  2. El jaque mate a la democracia y todos los politiqueros, se lo vas a dar el pueblo cuando apenas el 10 por ciento, vote anulado, y se tengan que meter las bancas de senadores y diputados en el orto porque ningún partido llega a los votos.

    ResponderEliminar
  3. es que ese porcentaje de desacuerdo va hacer asi. Todos lo sabemos asi que el click va a estar en que tipo de administradores se designen en esta segunda vuelta mas alla de la cultura conolialista que todos en mayor o en menor tenemos, y mas si estas en puntos de poder de decisiones, por eso recuerdo lo que dijo un viejo zorro capitalista, llamado Jose Batlle, al salir de su segundo mandato...lo mejor que hice fue saber elegir los hombre que me acompañaron en mi administracion..." y no dejo de tener razon

    ResponderEliminar