domingo, 24 de noviembre de 2013

Congreso del FA a puertas cerradas


El punto mas alto de la militancia frenteamplista: tendrán que responder ante sus votantes



Estaban solo discutiendo ideas...no era por los cargos
Congreso del FA levantó sesión por falta de quórum 
Luego de votar algunos documentos programáticos y que no prosperara una moción sobre el retiro inmediato de tropas en Haití y el Congo, la sesión se levantó hasta este domingo a las 8.00 dado que no se contaba con la cantidad de personas presentes para llegar a los 2/3 necesarios.
La presidenta del Frente Amplio lamentó la situación y dijo que espera que este domingo se pueda terminar la votación de dichos documentos así como de otros temas que el congreso tiene pendientes de estudio.

Giro a la izquierda? : 8 años de gobierno de derecha
Domingo 24 de noviembre del 2013
Valeria Gil
Durante varias horas, en ámbitos separados y cerrados a la prensa, sesionaron ayer las comisiones (economía, educación, política exterior y economía social) que debían definir las mociones para modificar el programa de gobierno (2015-2020) que hoy serán votadas en el Congreso del Frente Amplio (denominado Hugo Cores), al que asisten 1.527 delegados de base y 173 integrantes del Plenario Nacional.
El debate en las comisiones constituyó una suerte de primer round en el que el Frente Líber Seregni (FLS) debía enfrentar la ofensiva del bloque conformado por el Movimiento de Participación Popular (MPP), Partido Comunista (PCU), Frente Unido (Vertiente Artiguista, Lista 5005 y Más), Liga Federal, Frente Izquierda de Liberación (Fidel) y Compromiso Frenteamplista (sector de Raúl Sendic), que impulsan sensibles cambios en el programa de gobierno para el período 2015-2020 bajo la premisa de "profundizar los cambios de izquierda" a partir de reformas tributarias que mejoren la redistribución de la riqueza.
En la comisión de política económica, cuyo debate fue el más extenso, sumamente ríspido y complejo, quedó en evidencia la derrota del astorismo, partidario de mantener en un eventual próximo gobierno el actual rumbo económico.
Las mociones aprobadas y derivadas por mayoría al Congreso provocaron la irritación del astorismo, a tal punto que durante su redacción la delegación, encabezada por el director de la DGI, Pablo Ferreri, se retiró. Fuentes del FLS consultadas por El País indicaron que las mociones aprobadas "van en contra de toda la política económica" y fueron impuestas por "la aplanadora" del bloque no astorista.
Muchas de las propuestas tienden a aumentar la carga impositiva sobre los sectores empresariales. En mayoría se aprobaron mociones para fijar un aumento progresivo del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) para aquellas empresas que utilizan materias primas sin elaboración. También se votó por reinstaurar el Impuesto a Primaria para inmuebles rurales y gravar las remesas al exterior de las ganancias de empresas radicadas en el país. Otra moción, votada por todos los sectores con excepción del FLS y el PS, plantea reducir los subsidios que se otorgan por medio de la ley de inversiones.
La comisión de política económica sesionó con 190 delegados entre los que participaron el ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, el secretario general del PCU, el exsubsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca y encargado del área programática del MPP, Daniel Garín, y el exdirector de OPP y representante de las bases, Carlos Viera, quien hizo una presentación a favor de un cambio en el rumbo de la política económica que recibió muchos aplausos.
Viera sostuvo que primero deben ser fijadas las prioridades sociales y luego determinar cómo se financian. Consideró que "lo inverso consolida una estructura rígida e inalterable. Siempre que haya crecimiento económico no cuaja para la izquierda que en materia social se diga que hay plata para esto y para esto otro no. En lo tributario hay medidas para tomar, se pueden obtener fondos del comercio exterior y la acumulación de capital", indicó.
También consideró que no puede mantenerse la dependencia de los precios de productos para el consumo local con los niveles de exportación.

Educación.

En la comisión educación también quedó en evidencia el choque de posturas entre los sectores, y allí también, aunque por muy escaso margen, triunfaron los sectores no astoristas.
La duda estaba planteada en una moción impulsada por el PCU y las bases para establecer en el programa de gobierno el compromiso de darle a la educación pública el 6% del Producto Interno Bruto (PIB).
El astorismo es contrario a dejar atado el programa a dicho compromiso, tal como también se opuso en el primer gobierno de Tabaré Vázquez a establecer el 4,5%.
En la comisión de ayer, por mayoría se votó la moción que fija como presupuesto un piso de 6% del PIB para la educación. En segundo lugar, con el apoyo del MPP, Partido Socialista y algunos grupos de las bases se acordó llevar al Congreso otra moción más ambigua que establece "que se pueda avanzar hacia un 6% para el cumplimiento de políticas educativas, salariales e infraestructura".
Esta moción fue la que impidió que la primera alcanzara 2/3 de los votos, con lo que habría sido incluida automáticamente en el Programa.
El Frente Líber Seregni y la Vertiente Artiguista apoyaron otra moción que solo establece la intención de aumentar los recursos pero se cuida de no manejar cifras.
Este era un tema que preocupaba en especial al expresidente y candidato Tabaré Vázquez, quien transmitió al MPP, PCU y Frente Unido, la Liga Federal, Fidel y Compromiso Frenteamplista, que el Frente Amplio no debe colocar en su programa de gobierno porcentajes de aumento para la educación y la salud.
En la reunión realizada el viernes a la noche en la sede de Compromiso Frenteamplista, Vázquez dejó claro que colocar un porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) dentro del programa no es la mejor solución, porque eso "ataría al Frente Amplio", contaron a El País fuentes que participaron de la reunión.
El pedido de Vázquez no parece haber surtido efecto en la comisión, donde se votó por mayoría la moción del 6% y en segundo lugar la que establece ese porcentaje como una aspiración. No obstante, la pelea se dará cuando dichas mociones deban ser votadas hoy por el Congreso del FA.
Por otra parte, en materia de política exterior la moción votada por aclamación (2/3 de los votos de la comisión lo cual obliga a modificar el programa) propone que se incluye en el programa de gobierno "promover la sanción de la ley del voto del exterior para que todo el pueblo uruguayo, las nuevas generaciones y en especial nuestros compañeros frenteamplistas sean voceros del significado de ser ciudadano uruguayo, sin implicancias y con todos sus derechos y obligaciones vivan donde vivan".
También se votó por mayoría una moción que habilita a Uruguay a integrarse a la Alianza del Pacífico (bloque comercial constituido por Chile, Colombia, México y Perú) siempre y cuando los países del Mercosur también lo hagan.
Una segunda propuesta, minoritaria, se pronunció en contra. Parte del debate se centró en la conveniencia de que Uruguay permanezca como miembro observador de dicho bloque comercial.
En cuanto a las misiones de paz de ONU se aprobó una misión que propone rever la permanencia militar de Uruguay mientras que otra en minoría plantea un plazo perentorio para el retiro de todas ellas.


Entre bueyes y atornillados a los sillones: mas izquierda
Posición del denominado Grupo de los Ocho se impuso en varias comisiones
Un cambio significativo tendrá el programa para un eventual tercer período de gobierno de la coalición, si la sesión plenaria del Congreso del Frente Amplio (FA), Hugo Cores, ratifica hoy en el Palacio Peñarol, las mociones aprobadas en las comisiones que trataron en la víspera sobre política económica y el presupuesto para la educación.
Un criterio similar se impuso en la comisión que trató política exterior al señalar que la prioridad de Uruguay en la inserción internacional será el Mercosur, Latinoamérica y que solo a través de la región podría formalizarse un acuerdo con la Alianza del Pacífico. Proseguir en la búsqueda de mecanismos que permitan el voto de los uruguayos en el exterior, formó parte de las mociones aprobadas.
El Frente Líber Seregni (FLS) se retiró al término de la comisión que trató la política económica, luego que se resolvió remitir al plenario del Congreso, todas las mociones que se presentaron en la sesión del Ateneo. Por entender que el tema no era “estatutario”, los delegados del FLS se retiraron para no avalar la decisión adoptada por la mayoría de la comisión.
La discusión del capítulo económico, fue la que generó mayor discusión. Tras un arduo y acalorado debate, en la comisión que sesionó en la Casa de Asturias de Montevideo, se aprobó la propuesta impulsada por el MPP, el Partido Comunista, Liga Federal, Compromiso Frenteamplista, MAS y lista 5005 en la que se establecen incrementos en el Impuesto a la Renta de las Actividades Empresariales (IRAE ) en forma progresiva. A propuesta del denominado Grupo de los Ocho también se aprobó una moción por la cual se plantea revisar la legislación de las zonas francas, reducirlas y apostar a los parques industriales.
El Frente Líber Seregni (FLS) rechazó ambas mociones y tampoco acompañó la moción que aprueba un tratamiento diferencial sobre los dividendos que son girados al exterior. Fuentes del FLS señalaron que el documento programático base se aprobó en general por 170 votos, con 5 abstenciones y un voto en contra. Sin embargo, a lo largo del debate llegaron a la mesa una treintena de mociones, provenientes de Comités de Base, y entre las cuales estaban las propuestas del Grupo de los Ocho. El debate tributario concentró el 90% del debate en la citada comisión.
Para el Frente Líber Seregni, tres de las mociones aprobadas en la víspera generan “señales contradictorias acerca de la política de inversiones”, lo cual podría general un “grave impacto a la economía no solo para el próximo período sino para el actual período de gobierno”. Fuentes de ese sector político dijeron que el tema motivó el retiro del FLS de la citada comisión. Anoche, al cierre de esta edición, se producían intensos contactos al más alto nivel. La situación “fue puesta en conocimiento del precandidato Tabaré Vázquez”, indicó anoche a LA REPUBLICA uno de los informantes.
El retiro se produjo tras resolverse remitir al plenario del Congreso, todas las mociones que se presentaron en la sesión del Ateneo. Por entender que el tema no era “estatuario”, los delegados del FLS se retiraron para no avalar la decisión adoptada por la mayoría de la comisión. El Partido Socialista tampoco votó las mociones sobre un IRAE diferencial y la imposición sobre los dividendos girados al exterior.
  Educación
Entre tanto, en la comisión de que trató el tema educación se aprobaron dos mociones que pasarán hoy a la plenaria del Congreso. Una de las mociones impulsada por los delegados de base, plantea que se debe establecer en el programa de gobierno el 6% del Producto Bruto Interno (PBI) para el presupuesto de la educación. Por su parte la mayoría de los sectores con la excepción del Frente Líber Seregni (FLS), plantea que en el próximo período de gobierno se tenderá a llegar al 6% del PBI para la educación. Ambas propuestas fueron objetadas por algunos grupos entre ellos la Vertiente Artiguista, por entender que no se debía “encorsetar” con un porcentaje al próximo gobierno.
Tanto los aumentos tributarios como el porcentaje estipulado para la educación, no contarían con el respaldo del ex presidente Tabaré Vázquez, quien no sería partidario de atar en el programa cifras o porcentajes.
Otras de las posturas más duras, también primó en la comisión que trató la política de Defensa, donde se aprobaron tres mociones que pasarán hoy a la sesión plenaria.
En cuanto a derechos humanos, la mayoría del FA se inclinó en una de las comisiones por profundizar la política de derechos, así como continuar en la búsqueda de verdad y justicia.
También se aprobó una moción que ratifica la necesidad de impulsar una reforma constitucional en el próximo período de gobierno.
Vázquez y Moreira
En otro orden, la comisión especial designada para abordar el tema precandidaturas prosiguió anoche con el debate del tema. Dirigentes de los principales sectores, señalaron que la mayoría se inclina por respetar el estatuto y votar individualmente a cada precandidato para marcar los votos. El ex presidente Tabaré Vázquez será el precandidato más votado. Empero, todos los sectores se comprometieron a habilitar la postulación de la senadora Constanza Moreira en “igualdad de condiciones”.


Un micrófono quedó abierto: "... dejate de joder y hacé un informe como la gente" 
Todos compañeros 
.

Hoy será otro día


22/11/2013  por Semanario Voces 
Calculará bien la dirigencia frenteamplista?

Por Hoenir Sarthou


Sentada en el living de mi casa, mi amiga A estira una y otra vez, con gesto nervioso, la corta chaquetita de su atuendo, apropiado para una funcionaria pública de nivel técnico-profesional.

Vino a verme por una consulta concreta, pero, como suele ocurrir entre viejos frenteamplistas, la conversación ha derivado hacia la política y, como suele ocurrir también, al comentar los casi diez años de gestión del Frente, ha tomado un tono en el que se alternan la desilusión y la bronca.
-Mirá -dice al fin A-, lo que voy a contarte ahora se lo digo a pocas personas.
Siento curiosidad, pero no la interrumpo. Supongo que el arqueado de mis cejas bastará para demostrarle interés y decidirla a seguir.
-En las elecciones nacionales no voy a votar al Frente –dice A.
-¿Ah, no? –digo yo- ¿Y qué vas a hacer? ¿Votar a los blancos o a los colorados?
- ¿Tas loco? –contesta A, con gesto de casi ofensa- ¿No me conocés? A los rosaditos no los votaría jamás, ni loca. Pero a Tabaré tampoco.
El asunto empieza a intrigarme.
-¿Y entonces qué vas a hacer?
- Anular el voto o votar en blanco –dice A.
La frase remueve mis propias dudas, así que, para ganar tiempo, murmuro un tonto - ¡Mirá vos!
Pero A ya está enardecida y casi no necesita interlocutor.
-Mirá –dice-, lo tengo bien pensado. En las internas posiblemente vote a Constanza. Constanza no va a ganar, pero así la cúpula recibe un cachetazo y Tabaré queda más achicado. Después, en las nacionales, voto en blanco. Y en la segunda vuelta, depende, voy a pensarlo, veré qué hago.
-Si es por achicar a la cúpula y a Tabaré, podrías empezar por no votar en la interna –comento yo, en un modesto alarde de lógica.
A parece sorprendida y piensa durante unos segundos.
-Sí, capaz que sí -dice-, no lo había pensado, de repente sí.
-Pero… -digo yo, intrigado- ¿por qué te parece tan importante no votar en las nacionales?
-Para que no tengan mayoría parlamentaria –contesta A, sin dudar.
-¡Pah! –comento-, a muchos “compañeritos” eso va a sonarles a herejía.
- Escuchame –dice A-, si la mayoría parlamentaria la usan para hacer la mierda que hicieron en estos años, es mejor que no la tengan. Así al menos tienen que esmerarse para convencer a alguien.
            ---------------     ------------------   ----------------
La conversación con A me dejó pensando.
Apenas ella se fue, entré en Facebook y revisé los muros de varios “izquierdosos” que tengo identificados. No me costó mucho encontrar varias declaraciones en el mismo tono. Frenteamplistas de larga data que advierten a sus amigos que no votarán a Tabaré o directamente que no votarán al Frente.
Es cierto que falta casi un año para las elecciones y que el tiempo y el clima electoral pueden provocar cambios. Pero sin duda algo está pasando.
            ----------------   ----------------   --------------------
Los cálculos electorales de la dirigencia del Frente Amplio, de sus posibles candidatos y del cogollo de militantes que ocupan cargos políticos, ya sean electivos o de confianza, parecen lógicos y sencillos: el Frente es el partido con mayor intención de voto; los resultados macroeconómicos andan bien; los conservadores no tienen de qué quejarse y los discrepantes de izquierda no tienen a dónde huir;  la oposición no tiene un candidato creíble y “en peso” como para ganar; y, de última, está “el factor Tabaré”, que para la dirigencia frentista es desestabilizante. Así que no hay de qué preocuparse.
¿Serán acertados esos cálculos?
Es necesario ser poco perceptivo, o muy incondicional, para no notar que, en esa mitad y muy poquito más de los uruguayos que votó al Frente en las dos últimas elecciones, el ánimo ha cambiado.
Hay quienes están indignados por lo que entienden como deliberada complacencia del gobierno con la impunidad de los militares torturadores; otros están enojados por los impuestos que gravan sus sueldos; algunos no toleran el “estilo Mujica”; otros no toleran el “estilo Tabaré” y en especial los puntos de vista de Tabaré sobre el aborto o sobre los EEUU; muchos se han decepcionado por las desprolijidades de gestión, cuyo paradigma es el caso PLUNA, así como por el reparto de cargos por cuotas políticas; otros tantos están enojados por la falta de solución a la inseguridad pública; casi todos estamos alarmados por la crisis educativa y por la falta de políticas al respecto; no son pocos los sorprendidos por los privilegios que se conceden a la inversiones extranjeras, incluso a las que se dedican a la explotación de recursos naturales y usan procedimientos riesgosos para el medio ambiente; abundan quienes están molestos con las políticas sociales, ya sea porque consisten en “regalarles dinero a los pichis” o porque “no producen verdadera inclusión social”; finalmente, mucha gente está molesta por el uso de las mayorías parlamentarias como aplanadora que todo lo justifica y todo lo perdona.
No es nada loco pensar que el caudal electoral del Frente puede verse erosionado a dos puntas: la punta derecha y la punta izquierda.
En los dos triunfos electorales del Frente pesó mucho el voto de un sector social ideológicamente conservador  que, decepcionado y cansado de los partidos tradicionales, optó por “prestarle” su voto al Frente.
A ese sector, que es la punta derecha del electorado frenteamplista y probablemente se ubica en el centro del espectro ideológico uruguayo, le molestan los impuestos, el estilo de Mujica, episodios como el de PLUNA, la inseguridad pública y las políticas sociales interpretadas como dadivas “a los vagos”.
En la otra punta están los votantes tradicionales del Frente, el electorado de izquierda, que esperaba mayor justicia social, definiciones antiimperialistas y políticas de corte más socializante.
Ese sector está desconcertado por la actitud asumida por el gobierno ante los militares torturadores, por las políticas económicas, en especial por la prioridad dada a la megainversión privada extranjera, por el reparto de cargos y por el “acomodo” de muchos “compañeros”, por algunas posturas de Tabaré y de Mujica, por los desbordes policiales y por el carácter asistencialista de las políticas sociales.      
Capítulo aparte merece la enseñanza, cuyo estado crítico y parálisis tiene sorprendido a todo el país.
El poder distorsiona la percepción de muchas cosas. Quienes lo ejercen deben estar muy atentos y evitar rodearse de incondicionales y de adulones si quieren conservar el contacto con la realidad. 
Por otra parte, el gobierno desgasta. Desgasta la probidad y el esfuerzo de los gobernantes, así como la paciencia de los electores. Aunque percibirlo no sea fácil cuando se está arriba.
El Frente ha ganado las últimas dos elecciones por menos del uno por ciento de los votos. Por tanto, el desgaste natural, por ser gobierno, y el desgaste político, causado por su forma de gobernar, lo colocan en situación de riesgo.
Es muy probable que vuelva a ganar las elecciones. Pero, si eso ocurre, no será tanto por sus méritos como por defecto de sus adversarios.
En todo caso, no será fácil que vuelva a lograr mayoría parlamentaria, lo que, a la luz de la gestión y del uso que ha hecho de esa mayoría, para aprobar políticas poco pensadas, asignar cargos a voluntad y asegurar impunidades indebidas, tal vez no sea mala cosa.
Lo insólito es que, contrariamente a lo que la dirigencia frenteamplista parece creer, la pérdida de la mayoría parlamentaria, e incluso el riesgo electoral, pueden producirse no sólo por la defección de los votantes conservadores sino también por la decepción de los militantes de izquierda.

1 comentario:

  1. Lo que mas me calienta como se ningunea a la pequeña pero honorable Unidad Popular (26 de Marzo y otros pequeños partidos) claro que hay donde huir lo que pasa que sigue habiendo mucha arrogancia y discriminacion por antiguas reyertas internas de calabozo, o no se, pueden haber otras que desconozco.
    Ojala que este medio " el muerto" creado por el compañero Rezano "el potrillo" le de un poco mas pelota aunque sea para criticar a este naciente organizacion que en algun momento fue aliado incondicional del MLN-Tupamaros.Un abrazo

    ResponderEliminar