sábado, 23 de noviembre de 2013

Irrumpió violento


Este viernes un histórico hecho se produjo en el diario El Heraldo de Florida, cuando en medio de un incidente violento con el director del medio, la planta fue ocupada por los trabajadores. .


El director del medio de prensa cerró las puertas del matutino en esta jornada, envió a dos trabajadores al seguro de desempleo y la filial del Sindicato de Artes Gráficas decidió iniciar la ocupación de la planta ubicada en la calle Independencia. En medio del proceso, Álvaro Riva llegó y una de las delegadas, Antonia Alayón, le franqueó el paso para indicarle la ocupación.





La situación se mantuvo tensa en las instalaciones por algunos minutos. Sobre las 22 horas, llegaron los delegados nacionales del Sindicato de Artes Gráficas, para continuar con el proceso de ocupación, donde el escribano Marcelo Lomando labró el acta en la sede del medio escrito y, tras ello, Riva se retiró del lugar.



Riva, retirándose del local tras la presencia de la Policía en el medio.



Álvaro Riva Rey, el director del diario El Heraldo, que fue ocupado tras un incidente violento que protagonizó, dio su versión de los hechos, donde encontró más culpables de los que a su entender había y en una declaración de 2813 palabras dedica 12 a apenas mencionar algo sobre el reclamo en sí, donde afirma que “si habían trabajadores hoy que consideraban que sus derechos estaban siendo violados” tenían garantías.


Denuncias
Desde hace semanas el SIDEH ha denunciado persecución sindical y cuenta con el respaldo del Sindicato de Artes Gráficas (SAG) a nivel nacional.
“A lo largo de muchos años la empresa El Heraldo S.A., editora del diario El Heraldo ha incumplido los derechos laborales de sus trabajadores, entre ellos no pagando el laudo salarial que les corresponde. Hartos de esta situación los trabajadores decidieron juntarse, y organizarse sindicalmente. La respuesta de parte del señor Álvaro Riva no se hizo esperar: amenazas, ataques al sindicato, despido parcial de una compañera, y movimientos políticos en el intento de continuar burlando la ley y los derechos de sus trabajadores”, comunicó la SAG.
“La situación es lisa y llana, los trabajadores tienen derechos, entre ellos el de organizarse, cobrar los sueldos que se han ganado, gozar de sus licencias, y ser respetados en su condición de seres humanos que hacen uso de su derecho al trabajo. La cháchara lanzada por el señor Riva valiéndose del beneficio de ser propietario de un medio de prensa, y de ostentar un cargo político, solo contribuye a oscurecer aún más la situación no asumiendo sus responsabilidades como propietario de una empresa”, agregó la SAG.
“Por el contrario, teniendo un cargo político público debería ser transparente, y no valerse de su investidura para esconder y desviar las macanas hechas hacia sus trabajadores en su negocio privado”, indicaron.
La SAG también recordó: “Los empresarios de la prensa del interior nucleados en la Organización de la Prensa del Interior (OPI), tienen el beneficio de pagar  15% menos de sueldo con respecto a Montevideo, producto de su presión a nivel de los consejos de salarios. Lo cierto es que en El Heraldo ni siquiera se respetan esos salarios que la OPI firmó en el Ministerio”
La visión de Riva: “patoterismo”
“Esto no es un conflicto entre trabajadores y empresa, es un enfrentamiento que está buscando la SAG con Alvaro Riva en particular”, dijo el titular de El Heraldo a TVFlorida este jueves, antes del pico en el conflicto.
“Indudablemente hay otros propósitos, no tiene nada que ver con la situación laboral, esto tiene que ver con una intención política, tiene que ver con las tendencias populistas de izquierda latinoamericanas, la compra de clientela con dinero y lo otro es el patoterismo”, agregó Riva.
“Esto es un claro caso de patoterismo, El Heraldo y Alvaro Riva en particular están siendo objeto de una campaña de patoterismo por parte de un sindicato que a través de ésta confrontación pretenden otros propósitos mayores El Heraldo ha sido víctima del hostigamiento, ha sido víctima de la persecución, ha sido acosado por el Frente Amplio y por la izquierda, y hoy enfrenta un embargo, está imposibilitado de vender publicidad a la Intendencia de Florida y con varias situaciones más que lo han ido estrangulando, entonces lo que se pretende es que deje de existir”, resaltó a TVFlorida.




Trabajadores mostraron moretones, negaron privación de libertad y llaman a no torcer el foco del conflicto

La versión de los hechos de los trabajadores, además del video mostrado por FloridAdiariO, dista mucho de lo contado por el director Álvaro Riva y además, aporta la lesión originada en el forcejeo, con los dos brazos de la trabajadora Antonia Alayón lesionada por el propio Riva, según se indicó.
“Los rehenes que iba a ‘liberar Riva’ (SIC) eran Mirtha Alanís, la gerenta de la empresa y Eugenia Hernández, quien se quedó a trabajar normalmente hasta las 18 horas y, al igual que Mirtha salieron por la empresa contigua, Servicolor.
Riva no sabia que Hernández estaba también en el sindicato por que ella se afilió posteriormente después y no llegó la notificación al diario todavía”, explicó este sábado uno de los obreros.
Además, indicaron que “Hernández salió normalmente por la puerta del diario y Alanís, por decisión propia, se retiró por la otra empresa”.
MORETONES. La funcionaria Antonia Alayón mostró también sus heridas producidas por Riva según la denuncia presentada por violencia. “Así le dejó los brazos a Antonia cuando la agarró para retirarla de la puerta.
Hay una denuncia realizada. Él hizo la denuncia por violencia y se lastimó cuando él mismo rompió el vidrio. Antonia incluso fue a buscar un botiquín para curarlo pero no pudo porque el mismo quedó tras de la pared que cerró en el taller.
Ahí está demostrado que Antonia no se lastimó sola, ni se dio contra nada. Él la apretó de los brazos cuando la quería sacar”, aseguraron los funcionarios.
TORCIDO. “El reclamo concreto tiene que ver con que se respeten los laudos, los haberes que corresponden al sector y el derecho a sindicalizarse. Esto no es un episodio policial y no se puede torcer el foco”, dijo a FloridAdiariO el representante sindical del Sindicato de Artes Gráficas, Julio Consani.
“Cuando los compañeros hacen uso del derecho para pedir lo que corresponde, en vez de recibir una respuesta a los reclamos, lo que reciben son represalias. Primero un despido parcial y luego una serie de artimañas para escapar a lo que es la legislación y el grupo en el que se encuentra”, apuntó.
Consani explicó que se trata de un diario con imprenta, “entonces intenta separarla del diario y hacer una artimaña para separar un salario por otro menor en otro grupo”, detalló.
Este viernes, además, se produjo el envío de dos trabajadores al seguro de paro “como respuesta a una negociación en el ministerio de Trabajo, donde la patronal no fue, y mandó representantes sin capacidad de decidir”, recordó el sindicalista.
“No hay ningún tipo de respuesta, dilata la situación, firmamos un acta de desacuerdo y se le aclara que vamos a iniciar algún tipo de medida y como respuesta manda al seguro de paro a dos compañeros cuando vemos artimañas como un cambio de llave y un nido de para separar el taller de la redacción.
Cuando vemos eso, es que este hombre nos puso contra las cuerdas y quiere que hagamos algo. Y estamos haciéndolo, estamos haciendo lo que los trabajadores sabemos y no una discusión por editoriales que la población no puede entender”.
La discusión, dijo, se lleva adelante “en los ámbitos que hay que darla. En los ámbitos de negociación y la prensa lo que hace es trasladar lo que pasa ahí. Pero por la prensa no se negocia. Se da en los ámbitos que hay y la prensa se entera, y transmite. Pero la función de la prensa no es para negociar.
En esos ámbitos -si bien parece que este conflicto estuviera en la calle y que hay un ida y vuelta, la verdad que no- jamás compareció la empresa, sino representantes como un gerente de OPI y un abogado, sin ninguna posibilidad de dar respuestas”.
CUCOS. Consani también respondió sobre los argumentos políticos que, mayoritariamente, ha expuesto Riva. “El único tinte político son los derechos de los trabajadores. Si el se refiere a eso, son cucos que puede tener alguien que actúa de esa manera. Si yo actúo de esa manera, me parece que todo el mundo actúa igual que yo. Y en este caso se encontró con gente que actúa diferente.
Los compañeros reclaman lo que corresponde. No están en la misma dinámica en la que está inmersa la patronal de El Heraldo: tiene otra manera de resolver las cosas y cree que nosotros venimos por el mismo camino.
Son derechos que nos han costado luchas y son negociados y firmados por los representantes patronales en el Ministerio de Trabajo, y quienes los firman, además de oponerse a los aumentos salariales, luego que llegamos al acuerdo, los mismo que los firman no los respetan”.
Recordó que El Heraldo, afiliado a la Organización de la Prensa del Interior (OPI) ha representado varias veces ante el Ministerio de Trabajo y ha negociado. “Intentando jugar a la baja en los aumentos salariales por lo que le hemos hecho contrapropuestas -incluso llegó a poner una en una separata- y luego de eso esperamos, ya que costó llegar a un acuerdo, ya que lleva meses firmar un convenio, que se tiene que respetar”.
MENOS QUE EN UN SUPERMERCADO. Para el sindicalista “que ya no se respete el convenio es inadmisible.
Acá estamos hablando de salarios que en este momento con el acuerdo firmado por el supermercado, van a quedar los salarios de El Heraldo por debajo de un trabajador de supermercado”.
Además, recordó que se trata de profesionales -por quienes trabajan- “y de los salarios constatados en la prensa, son de los más bajos del país”.
REACCIONES. Consani recordó que la situación se originó cuando un trabajador en solitario “tuvo que acudir a la Justicia y también la empresa intentó birlarlo por todos los medios”.
Empero, dijo, “allí se compareció y se aclararon lo que es un consejo de salario, porque al compañero se le tenía que reconocer que está en una determinada tarea, y tenía que pagársele ese laudo”.
Respecto a la reacción de Riva, no se descarta que se parte de la artimaña. “Nunca se sabe si la reacción es en frío o en caliente, puede pasar que genere un episodio que corra para el costado los reclamos y esto se vuelva un episodio policial.
Esto no es un episodio policial. Si viene la Policía es porque el titular de El Heraldo vino en forma violenta, y nosotros tuvimos que registrarlo para aclarar que nosotros no habíamos respondido y que la situación violenta fue registrada por el titular de El Heraldo.
En ningún momento vamos a emprender acciones que quiten el eje del asunto. Esto es un reclamo laboral. Nosotros no estamos ni en un culebrón mediático, ni estamos en un lío penal. Esto es claro: hay derechos laborales y no se quieren respetar”.
LIBERTAD. Para Consani “un diario que habla de libertad de prensa, que debe reivindicarla, no puedo creer que no entienda la libertad de sus trabajadores a sindicalizarse. Libertades son todas y no vamos a cambiar el eje del asunto.
Él puede citar a los ámbitos de negociación cuando quiera. Si quiere comparecer alguien con capacidad de decidir en un ámbito de negociación, nosotros no vamos a tener ningún problema, pero vamos a hablar de lo que hay que hablar, ni de los partidos políticos ni de otra cosa”.
Descartó la crisis y recordó que esta es la primera acción, porque “todas las anteriores no pudieron haber puesto en peligro a la empresa”.
“En este momento, donde la empresa nos dijo: les queda a ustedes tomar acciones porque yo no les voy a dar nada y lo único que voy a hacer es tratar de eludir todos los reclamos, es la empresa que tiene la palabra de destrabar esto. Pero no vamos a estar reclamando lo que corresponde durante 18 años. Queremos que lo resultados lleguen con determinada prisa. Que respete lo que los compañeros han luchado en un consejo de salario para lograr un convenio, y no lo vamos a perder de vista porque ahí está la solución. No es para que me den una charla sobre libertad de prensa, porque yo también se lo que es la libertad de opinar”, concluyó.





.

0 comentarios:

Publicar un comentario