jueves, 5 de diciembre de 2013

Ojo! que andan sueltos


Edición del día Jueves 05 de Diciembre de 2013




.

03.09.2012,

El foro Libertad y Concordia es un espacio de reflexión conformado por un grupo de militares retirados que dedicado a reivindicar la inocencia de los militares procesados, a los que llaman “presos políticos”.

¿Presos políticos de quién?

Presos políticos de estos últimos gobiernos. Es indiscutible que la incidencia de la política ha sido tremenda para revertir los escenarios planteados hasta 2005, como una forma de venganza contra una situación que pasó hace ya varias épocas. Se ha constatado la existencia de un plantel de jueces y fiscales que, presionados por sectores de la opinión pública, hacen que la Justicia sea permeable a la injerencia política.

De todas maneras, dos fallos recientes del Tribunal de Apelaciones de Cuarto Turno revocaron procesamientos de exmilitares. ¿Usted cree que hay un viraje en la orientación de la Justicia?

Están reconociendo los reclamos que ha hecho el foro Libertad y Concordia, que hace conocer una historia distinta a la generalmente presentada por el discurso hegemónico de los Derechos Humanos. En un país democrático todos aspiramos a que la Justicia no tenga péndulos ni oscilaciones. Estos fallos muestran un tribunal independiente que analiza los hechos concretos sin dar cabida a la politización de los casos.

Los péndulos, que se concretan en fallos de segunda instancia, son mecanismos internos de la justicia para ser lo más justa posible.

No. Los mecanismos internos de la justicia es elegir a los jueces adecuados y observar. Esa es la función superior de la Suprema Corte de Justicia, el contralor superior de todo el sistema judicial. No puede existir una jueza que sea observada en cuatro oportunidades, como el caso de la jueza (Mariana) Mota. Y por la presión política no ha sido destituida. Destituirla sería un golpe para quienes sostienen un sistema judicial que está torcido.

¿Durante la visita de Mujica al general Miguel Dalmao, hablaron del equilibrio de la justicia?

Antes de su procesamiento, el general le planteó al presidente que era inocente. Después de su procesamiento, le reiteró su situación y la respuesta que le dio el presidente es que hoy la justicia está inclinada hacia la izquierda y que tiene que aceptarlo así. Obviamente es un reconocimiento de la alta incidencia de la politización de la justicia.

El ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, envió una carta a la jueza de Paso de los Toros, Lilián Elhorriburu, en la que asegura que el exmilitar Juan Carlos Gómez es inocente del homicidio de Roberto Gomensoro. ¿Eso también podría considerarse una presión política?

No creo que sea una presión política. Es una gestión limitada y a destiempo. Si él sabía todo eso es porque lo conocía de la interna de los cuarteles. (Entonces) debió haber impedido el procesamiento del coronel Gómez en primera instancia. Mandar una carta a la jueza no entra en el circuito judicial. Nosotros no apuntamos a estas acciones individuales, sino a un cierre definitivo del acoso contra las Fuerzas Armadas. A su vez, esa carta tiene muchas facetas: si bien dice que un individuo es inocente, orienta la investigación hacia otros cuarteles, donde hay 20 o 30 oficiales que pide investigar. El ministro está condicionado por el entorno que lo rodea, por la ultra izquierda.

Miércoles 04 de enero de 2006 |
Se trata del coronel Elmar Castiglioni, sobrino del ex director de Inteligencia policial durante la dictadura Víctor Castiglioni. Será sustituido por un capitán de navío de la Armada.
El oficial relevado pertenece al Arma de Ingenieros del Ejército y posee una larga trayectoria en información. Está considerado un “duro” dentro de la comunidad de inteligencia y, además, un “hombre muy cercano a Sanguinetti”. Oficialmente, desde el comando del Ejército se informó que la decisión que motivó el relevo tiene que ver con la culminación de los años de servicio para ese cargo, que en este caso era de seis años. Empero, el oficial también fue puesto en arresto por el director de la Dinacie, general Pedro Barneix, lo que llamó la atención. Al respecto, las mismas fuentes explicaron que se trató de una “decisión administrativa” de la Dinacie.
Una alta fuente militar consultada por LA REPUBLICA dijo que la destitución tiene relación con “algún tipo de filtración” de información reservada que trascendió el ámbito de la reserva con que trabaja Inteligencia.
La fuente mencionó que esa filtración a la prensa se habría producido durante los incidentes en la Ciudad Vieja, del pasado 4 de noviembre. Castiglioni estaba a cargo de la denominada División I de la Dinacie, responsable de la inteligencia sobre la realidad local. En buena medida, la función está dirigida a reunir, clasificar y analizar la información contenida en los medios de comunicación.
Por esos días, un medio informó que la Dinacie había advertido a las autoridades con dos días de antelación sobre los incidentes que podían ocurrir durante la protesta “anti Bush” convocada por una coordinadora barrial.
El informe, según esta versión de prensa, habría sido entregado en la Casa Militar, oficina dependiente del Poder Ejecutivo y que tiene su sede en el Edificio Libertad, un piso más arriba del despacho del Presidente de la República.
El trascendido inquietó a las autoridades del gobierno ya que contradijo en ese momento expresiones del propio ministro del Interior José Díaz, quien había manifestado que no había existido ninguna advertencia anterior a que los serios incidentes se produjeran. En aquella tarde, el caos se apoderó de la Ciudad Vieja, hubo heridos y numerosos detenidos, cuatro de los cuales fueron procesados con prisión por el delito de “sedición”, además de importantes daños materiales a vehículos y locales comerciales o entidades bancarias.

La Inteligencia Nacional

La Dinacie depende del Ministerio de Defensa y tiene amplios cometidos como lo son elaborar un Plan de Inteligencia Nacional, instrumentar un sistema de inteligencia del Estado, planificar, coordinar y ejecutar la inteligencia al más alto nivel del Estado.
Surgió en 1999 y es heredera de la Dirección General de Información de Defensa (DGID), creada en 1986 por la Ley de Caducidad. Anteriormente, la inteligencia militar estuvo concentrada en el Servicio de Información de Defensa (SID) que dirigía el coronel Ramón Trabal y luego pasó a denominarse Servicio de Información de las Fuerzas Armadas.
Actualmente está dirigida por un general del Ejército, Pedro Barneix, quien ya cumplió dos años en el cargo como director nacional. El turno es rotativo cada bienio. Ahora, corresponderá que asuma un contralmirante. *
.


0 comentarios:

Publicar un comentario