miércoles, 8 de enero de 2014

Te acordás hermano?

Vendedora de versos 

por Hugo Bruschi 
AÑO DE LA DIGNIDAD


 No todo tiempo pasado fué mejor, se acostumbra decir y tal vez con alguna cuota de razón. Todos los tiempos tuvieron ganadores y perdedores, "maquiavelos y estafados, contentos y amargados, valores y dublés". Cada uno la cuenta desde el lugar que le tocó vivirla. Hay un viejo dicho español que dice: cada uno la cuenta,según le vá en la feria. Pero de aquellos tiempos idos, quisiera rescatar del olvido, aquellos poetas populares, que escribían versos sobre temas de candente actualidad para ser voceados en los ómnibus del transporte urbano. Seguramente que alguna imprenta amiga, de las que todavía daban crédito, les imprimía el material que luego sería pagado con las ventas. " Era de noche y llovía en la estancia del Mojón...." o aquél otro que hablando de los poderes divinos " y cual héroe sin derrota, nos puso a Eva en pelotas junto con el rubio Adan". 

Y como tampoco podía faltar el fútbol, la literatura del Pueblo también se acordó de aquel veterano puntero izquierdo de Defensor: Ramón Ferrés que por entonces integraba una delantera de muerte con Piriz, Demarco, Hernández y el Pepe Sasía. Y el verso decía: "hay que medir en vejez al orejudo Ferrés, que labura en Defensor porque ya era jugador, cuando Elío era Virrey". Quien otro, sino el gran "doble filo" Carlos Soto podía haber escrito estos versos? El que también escribió alguna que otra inolvidable retirada de Asaltantes. Y la gente compraba los versos, sobretodo en los viajes largos del 175 a Las Piedras, el 103 al Km. 21 de Villa García o el 210 entre Malvín y el Cerro. Es justo hacer notar que también hubieron otros versos, que merecieron la oportuna intervención del guarda, para que las cosas no pasaran a mayores. Como aquél de las adivinanzas libradas a la imaginación del pasaje: " no pica pero hace roncha, no es ostra y muere en la concha" Qué sería? Vaya uno a saber.....

Pero lo cierto es que no faltaron algunas damas horrorizadas, ante tanta obscenidad.La palabra había dejado su misión protectora,  para internarse en zonas mucho más sensibles de la naturaleza. También nos llega a la memoria aquél infeliz andrajoso llamado Menecucho, odiado por tanta gente por su costumbre de mojarse los dedos en saliva, antes de entregar el papel con los versos. Se decía que había sido cliente del "empalme"- denominación surgida del "lunfa" de mi barrio  para bautizar al Hospital Saint Bois. En fin, había de todo y para todos los gustos. Hoy ya no contamos con aquellas letras surgidas de la inspiración popular, para hacer más agradables y entretenidos nuestros viajes. Hoy se canta, se hace teatro, se reparten estampitas religiosas y se pide dinero para distintas obras benéficas, sin saber que George Soros les hace la competencia.

Pero lo cierto es que la industria del verso, no ha muerto sino que sólo ha cambiado de escenario. Hoy contamos con otros poetas que juegan en primera, que "Corren en otras pistas" como gusta decir a los burreros. Hoy ya no veremos a Menecucho espantando a algunos hipocondríacos con su temida tuberculosis  ni aquellas damas ruborizadas ante tanta obscenidad. Hoy la poesía se puede disfrutar en la Tv., en los informativos y en los programas. Y porqué nó? También en el Parlamento. Y por suerte, muchos de aquellos prejuicios ciudadanos sobre dichos y palabras mal empleadas, han sido superados desde la misma sede de las leyes. Y una diputada que gana un poco más que Menecucho vendiendo versos, nos dice: " a ese viejo de mierda le vamos a romper el culo" y por suerte no asistimos a ninguna dama horrorizada. 


Los tiempos han cambiado y las adivinanzas ya no tienen que ver con ostras que mueren en su caparazón, sino en saber quien o cuantos irán presos por alguna joda como PLUNA por ejemplo. O cuántos nos dirán más tarde que "fueron sorprendidos en su buena fé" cuando salte la otra joda grande llamada Aratirí.  Y tal vez las próximas generaciones, tal cual lo hacemos hoy, podrán decir: TE ACORDAS HERMANO?




0 comentarios:

Publicar un comentario