miércoles, 8 de enero de 2014

...y quién controlará a los soldados?

El presidente José Mujica, ante los sucesos carcelarios ocurridos en los últimos días, comunicó en su audición radial de este jueves 26 de abril, la decisión del gobierno de que las FFAA controlen el acceso a cárceles, e informó sobre la compra de scanners para detectar metales. Además, en dicho espacio semanal el mandatario se refirió al acuerdo de intercambio de información tributaria suscrito con Argentina, a los efectos de “seguir el pedido internacional de suscribir acuerdos con países relevantes desde el punto de vista económico”.
El Presidente de la República, en su audición radial por M24, calificó de “lamentable” los sucesos carcelarios ocurridos en los últimos días, y lamentó que un guardia haya sido herido de gravedad por un recluso en el penal de Libertad. “Lamentable el casi asesinato de un guardia por parte de un preso armado que seguramente quería morir matando. Y lo logró porque estaba armado con una pistola nueve milímetros. Y es lamentable porque esa pistola no la pudo haber entrado el Espíritu Santo”.
Esta situación, afirmó el mandatario, “nos lleva inevitablemente a hacer que se cumpla la decisión ya tomada hace tiempo, que parte de las Fuerzas Armadas se hagan cargo de las puertas de acceso de las cárceles de este país porque necesitamos seguridad en ese terreno. Si entran armas y drogas, pasan por la puerta y tenemos que tener la máxima seguridad”.
Mujica se refirió a la nueva modalidad de delito, llamada “ajuste de cuentas”. Para el jefe de Estado, este flagelo “viene de la mano de la droga, que lleva a la inseguridad por todas  partes”. “A nadie le puede gustar la tarea de revisar. Pero alguien tiene que hacerlo, y se tiene que hacer por una razón de seguridad colectiva. Esto que no se ha cumplido se tendrá que cumplir”. En este sentido Mujica propone que sean los soldados quienes cumplan con dicha función.
A su vez, el Presidente informó que el Gobierno compró varios scanner “modernos” para instalar en las puertas de las cárceles. “Si no tenemos seguridad en la puerta no la tendremos en ningún lado. Con esto creemos que podemos colaborar con los buenos policías, que son la mayoría”, señaló.

Colaborar con los buenos policías,...
Diego Castro
"¿A cuántos jueces mataste? ¿Y cuántos policías?". Con estas preguntas, narcos extranjeros repelen los intentos de ataque y se hacen respetar por los reclusos uruguayos en las cárceles y penales de nuestro país.

"Esto termina generando respeto hacia los narcos extranjeros, quienes transmiten sus conocimientos y su forma de actuar a los delincuentes uruguayos", señaló Guarteche, durante una exposición realizada el pasado martes, en el marco de las Jornadas Académicas acerca de la Vulnerabilidad a desarrollar Conductas Adictivas, en el auditorio del Sodre.
"El contacto de los criminales uruguayos con los extranjeros se ve en la calle", indicó Guarteche, quien además, señaló que por nuestras cárceles "pasaron narcos de todas partes del mundo. Colombianos, mexicanos, serbios y hasta polacos que trabajaban para la mafia rusa. Es como un supermercado 24 horas a disposición y gratis"
El jerarca policial admitió que existe preocupación a nivel policial por el aumento del poder de fuego de los narcos y adjudicó el pico de homicidios del año 2012 al narcotráfico.
"En el año 2000 recibimos el consejo de mirar con atención la relación entre los homicidios y el narcotráfico. En ese momento, esto no representaba un problema, pero si lo es en los últimos siete años", señaló.
"De forma progresiva empezó a aparecer un aumento considerable de personas heridas de bala. En 2011 llegaron a 400 los heridos", agregó.
Guarteche explicó que los narcos "recurren al homicidio con frecuencia para mantener el control de su área de acción".
"Hay zonas de Montevideo donde el índice de homicidios sube a tasas altísimas cuando en el Uruguay es de 8 cada 100.000 habitantes y paradójicamente a pocos kilómetros hay zonas con índices a niveles de los países mejor ranqueados en el mundo", señaló el jerarca.
Guarteche admitió, además que hay un cambio en los tipos de organizaciones de narcos que actúan en nuestro país.
"Están los narcotraficantes que tratan de pasar desapercibidos y que usan la violencia como último recurso. Son personas corruptas que pagan a todos aquellos que facilitan sus negocios ilícitos", dijo.
"También están los radicales que necesitan ser violentos para dejar en claro quien manda en determinada área geográfica", indicó, señalando que se ven este tipo de grupos "en al menos cuatro zonas del área metropolitana".
Finalmente señaló a un tercer grupo de narcos, que también son asaltantes. "Están identificados como muy violentos. Cometen rapiñas y hurtos de consideración y no se detienen si su blanco es un traficante", aseveró Guarteche.
Para el jerarca, las actuaciones policiales exitosas en estos casos, son una fuente de homicidios. "Muchos de los distribuidores terminan presos, esto genera perdidas económicas e incluso incautaciones de sus propios bienes, lo que hace sospechar al narco de cómo la Policía obtuvo la información para llegar a él informante y tomar venganza contra quienes los entregaron", señaló.
"Otro aspecto solapado, es que muchos narcos vienen de otras ramas del delito, con una creciente falta de códigos y disputas por territorios", señaló.
Guarteche recordó durante su alocución, que en el año 2011 se creó la línea 0800 2121, para denunciar bocas de ventas de drogas. "Durante el primer año, recibimos 33.000 llamadas. 3.000 eran para radicar denuncias y las otras 30.000 eran para insultar y amenazar al policía que atendía el teléfono", indicó el jerarca.
Para Guarteche, "no se le puede atribuir al narcotráfico toda la violencia, pero tiene su importante cuota" y señaló que ha bajado el consumo de pasta base y aumentó el de la cocaína y esto se da por "el aumento del poder adquisitivo de la población de nuestro país".
El jerarca señaló que la percepción de seguridad que tiene la población del Uruguay está por debajo de la realidad. "Tenemos la mejor la mejor seguridad objetiva de Sudamérica y la peor seguridad objetiva del continente. Los ciudadanos mexicanos se sienten mucho más seguros que los uruguayos. De ahí nace la necesidad de armarse y de organizarse ante las autoridades", dijo.
Además señaló que "se está viendo la posibilidad que la ciudadanía se esté organizando ilegalmente para hacer justicia por mano propia".
También indicó que se buscan "plataformas para reducir el fenómeno de las bocas de droga".
Guarteche es optimista respecto al futuro. "Es posible revertir esta situación siempre y cuando no se jueguen todas las cartas a la represión", concluyó el jerarca.


Los mas corruptos

Algunos antecedentes de la honestidad militar
.
...y a "estos" quien los controla?









0 comentarios:

Publicar un comentario