viernes, 21 de febrero de 2014

Viva la alegría y el amor!!


por Hugo Bruschi en el AÑO DE LA DIGNIDAD


 No puede ni deber haber, mayor recompensa para un gobernante, que ver reflejada su gestión, en el rostro alegre de su Pueblo. El objetivo final de un gobierno debe y será siempre ser, la felicidad de su gente. Y en ese sentido, podríamos afirmar que el pueblo uruguayo es un pueblo alegre y feliz. A tal extremo confía en sus gobernantes, que ya ha dejado en manos de los mismos, cuestiones que incluso tienen que ver, ya no con el presente sino con el futuro. El grado de aceptación es tal, que cualquiera que pretenda cuestionar ciertos aspectos de la conducción, se verá expuesto a una actividad no excenta de riesgos. Persecusión en los trabajos, postergaciones a la hora de los ascensos, etc. Y la pregunta que surge entonces es: hasta donde es válido demostrar que no es oro todo lo que reluce? Tenemos derecho a amargarle la vida a los alegres, intentar despertar a alguien que está gozando de un sueño placentero? Y la respuesta que surge como lógica, sería NO!

Sin embargo, quienes día a día publicamos desde estas páginas, con la intención de crear conciencia en la gente, acerca del futuro que les espera, opinamos de otro modo. Mientras haya un sólo uruguayo que pase hambre y frío; mientras haya un sólo niño que se abriga con perros en las noches crudas de este sistema injusto; mientras obliguen al desvalido a estirar la mano pidiendo limosna estatal; mientras se siga subastando el territorio y la soberanía del país, con proyectos extranjeros disfrazados como patrióticos, entonces seguiremos denunciando esta gran estafa que se comete contra el país, contra su gente y contra los mejores principios del que un día hicimos gala. Por ello, y a pesar de todo ese sector venido de los Partidos tradicionales, con sus vicios y con su egoismo, con su cobardía que los llevó a ser espectadores, cuando no cómplices de la dictadura y aún antes de ella, denunciando activistas de izquierda o simples simpatizantes, confeccionando listas para el ESMACO que luego serían bajadas a la Dirección Nacional de Inteligencia, para otorgar las categorías por las que luego destituirían a la gente de sus empleos. Y no fueron pocos los delatores y los colaboradores, se calculan en el orden de los 800.000, muchos de los cuales, hoy votan al FRENTE AMPLIO y que con sus votos bienvenidos por dirigentes corruptos, hoy mantienen a la poca izquierda que va quedando, rehenes de esos mismos votos.


Ya no estará lejos el día - si esta gente así lo entendiera - que los Partidos buscando satisfacer a ese gran sector que les asegura bancas con Tabaré Vazquez como candidato, decidan incorporar consignas más actualizadas e incluso nacidas de la propia algarabía.  Ya veremos entonces como el Partido de la Felicidad, Plataforma Celeste o Viva la alegría y el amor, irrumpen en la escena nacional. No estaremos lejos de la realidad, aunque parezca un poco exagerado. En un país donde las ideas han sido sustituidas por pasiones, estados de ánimo o emociones a explotar, no parece demasiado extraño. Bien lejos de reformas agrarias y luchas de clases, los tiempos han cambiado y hoy se trata de disfrutar el presente, este presente egoista y pusilánime. Que la alegría no abandone las calles, pero que la indiferencia no te haga llorar mañana, porque entonces será tarde......

.




0 comentarios:

Publicar un comentario