miércoles, 26 de marzo de 2014

Día de la Memoria en Argentina



Plaza de Mayo desbordada por una multitud en el Día de la Memoria

Dos marchas igual de multitudinarias
El kirchnerismo y la izquierda llenaron avenidas y la Plaza de Mayo con sus consignas. La diferencia entre ambas tiene que ver con un presente en el que el caso del general Milani (represor en la época de la dictadura), los trabajadores petroleros condenados a perpetua en Las Heras, el caso de Fernando Esteche y Boli Lezcano (condenados a tres años de prisión), la invasión de las trasnacionales, el gatillo fácil y otros temas urticantes, dividen aguas. Como dijo un militante de los 70, ayer en la Plaza: “Sólo el pasado une, en el presente todo es discutible, polémico y hasta molesto de hablar”.
“Con la democracia o con las corporaciones”
Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de Detenidos-Desaparecidos e Hijos marcharon junto a agrupaciones políticas kirchneristas, estudiantiles, gremiales y ciudadanos que fueron sin embanderarse en ningún sector.
Por Ailín Bullentini
“Que no haya más dictaduras”, pidió un hijo de un Hijo, un “Nieto”, sobre el escenario en el que las Abuelas de Plaza de Mayo, las Madres y los Padres, los Hijos y los Familiares de Detenidos-Desaparecidos por Razones Políticas concluyeron la movilización a 38 años de la última dictadura cívico militar. La consigna consensuada por los organismos fue un poco más allá del deseo del chico frente al micrófono: “Democracia o corporaciones”. Pero el objetivo es uno solo, ese sencillo “Nunca Más”. “Cumplimos 30 años de democracia, algo que es mucho más que tres décadas sin dictaduras. Por eso, hoy solo se puede estar en un proyecto o en otro: ¡Con la democracia o con las corporaciones!”, exclamó Taty Almeida, de Madres Línea Fundadora, al gritar las conclusiones del documento que leyeron los organismos al cierre de la masiva marcha de ayer. “Nuestro lugar está claro desde siempre: estamos con la democracia, con la Patria Grande, con los sueños de los 30 mil compañeros detenidos desaparecidos, con un país que nos incluya a todos, con justicia social, libertad y alegría”, clausuró, antes de abrazar a su compañera de pañuelo Haydée Gastelú. Cerca de ellas, Buscarita Roa, de Abuelas; Lita Boitano, de Familiares, y algunos Hijos fueron las voces que completaron la lectura. Todos llegaron de la calle, por donde marcharon juntos. Más tarde, volverían a encontrarse en el acto por los 10 años de la recuperación de la ex ESMA, en el predio de Libertador.
La cabecera histórica
Poco antes del mediodía, la larguísima bandera azul a través de la cual los 30 mil desaparecidos toman presencia concreta cada 24 de marzo quedó extendido sobre la Avenida de Mayo. Pasadas las 13, las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora tomaron sus extremos y lo pusieron en marcha, con la ayuda de cientos que detrás de ellas, con pañuelos, carteles, collares y remeras, dijeron de mil formas lo mismo: Nunca Más, Memoria, Verdad, Justicia. Delante de la bandera azul, otra con la consigna de la movilización por los 38 años de aquel terror: “Democracia o corporaciones”, era puesta en funcionamiento por militantes de los derechos humanos. Los Hijos y los Hermanos, las cuidaron desde atrás. Luego caminaron los ex presos políticos, el Centro de Estudios Legales y Sociales, los actores y los miembros de Justicia Legítima, con su titular, María Laura Garrigós de Rébori, a la cabeza. Todos, lento pero constantemente, fueron ingresando en la Plaza de Mayo. Recién después, aparecieron las banderas políticas.
Las banderas
Peronismo Militante fue la columna inaugural de este sector de la marcha. Luego avanzaron la Federación de Estudiantes Secundarios y Unidos y Organizados, encabezados por el diputado Andrés “Cuervo” Larroque; el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual y referente de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella; el secretario de la CTA, Hugo Yasky, y el titular de Federación Tierra y Vivienda, Luis D’Elía. La Cámpora, la columna más nutrida, llevó sus propias banderas, aunque integra Unidos y Organizados. Nuevo Encuentro hizo lo mismo: fue uno de los último espacios en ingresar en la plaza, media hora después de que había culminado la lectura del documento consensuado de los organismos de derechos humanos. Jorge Rivas y Oscar González lideraron el espacio del socialismo. Kolina cortó camino y avanzó temprano por Diagonal Sur. El Movimiento Evita estacionó su columna en Diagonal Norte. Algunos militantes de la Corriente Peronista Auténtica e integrantes del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados reservaron sus presencias al frente del escenario sin participar de la movilización.
Los sin bandera
Poco antes del mediodía, Mirta y Mónica se encontraron en la estación de Lomas de Zamora del ferrocarril Roca, que lleva y trae gente a la ciudad de Buenos Aires desde el sur del Conurbano. El bolso con el termo y el mate era de Mónica. De Mirta, la promesa de llenarlo de agua caliente una vez que llegaran al punto de partida de la movilización:  Piedras y Avenida de Mayo, allí donde Madres y Familiares levantaron la bandera azul y comenzaron a andar. Las amigas son docentes y están de paro, “muy enojadas con la dirigencia política”. Pero “una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”, separó Mirta esa molestia con “los avances alcanzados en cuanto a lo que pasó durante la última dictadura”. “Para que no pase más lo que hicieron los milicos tenemos que estar siempre acá, no abandonar las movilizaciones”, completó su colega.
“Allá vienen, Susana”, le dijo Héctor a su esposa a unos metros de San Martín. Apuraron el paso desde Piedras, por donde las Madres ya habían avanzado y se adelantaron un poco a la cabecera de la movilización, para ver llegar la bandera. Aplaudieron al verlas pasar, un gesto que la sociedad tiene incorporado para cada 24 de marzo. Lo mismo sucede con el “Como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar”, una mecha que enciende de inmediato en cada lugar donde comienza a entonarse.
Con su movimiento constante y una fuerte presencia, los autoconvocados fueron el ingrediente diverso en la movilización de ayer, aquellos que demuestran que la sociedad sabe del límite que no está dispuesta a dejar cruzar, le guste o no el gobierno de turno. Luciana tiene poco más de 30 años y mucha conciencia sobre “la necesidad de ser muchos en la calle un día como hoy”. Con una mano acompañó la bandera de las víctimas, con la otra sostuvo a su beba, de nueve meses. Caminó, cantó, se rió, se emocionó con las Madres: “Su persistencia, su constancia y su fuerza. Saben reírse todo el tiempo, no sé cómo hacen”, destacó y les dedicó sus pasos. “Estar con ellas es mi manera de homenajearlas.”
Los ingenios
La reja que rodea a la Pirámide de Mayo fue ayer un poco más alta que lo usual. Y más colorida. Arte Colectivo por la Memoria cubrió el enrejado con cientos de carteles y una propuesta abrochada a cada uno con un alfiler: “Retirá este papel. Dejá un mensaje, un pensamiento, una reflexión o algo vivido”. La respuesta popular no tardó en reproducirse a través de nombres propios. “Arderá la memoria hasta que construyamos la patria que ellos soñaron”, “Quien olvida no llega a ninguna parte”, fueron algunos de los mensajes que se convirtieron, ayer mismo, en una muestra itinerante.
La Poderosa, la organización de militancia y trabajo en las villas de la ciudad de Buenos Aires, repitió su presencia original en la movilización de ayer con puestos de reflexión en torno de la memoria y afiches con los que empapelaron las paredes de Avenida de Mayo entre 9 de Julio y la Plaza de Mayo: las fotografías de Julio López, Luciano Arruga, Iván Torres y Marita Verón, entre otros, como los que “Jamás volvieron”, y las imágenes del titular de la Uocra, Gerardo Martínez, o del empresario Franco Macri entre aquellos que “Jamás se fueron”.
El documento
Los organismos de derechos humanos mencionaron en su documento que los juicios por los delitos de lesa humanidad siguen avanzando, consideraron que “debe ser la Justicia” la que defina la situación de Milani, sospechado de ser partícipe de violaciones a los derechos humanos y recordaron que Julio López y Luciano Arruga, entre otros, siguen desaparecidos. Luego, escracharon frente al micrófono a las corporaciones enfrentadas: “Esas que cambian las caras pero no las ideas son las que se metieron en las fábricas para perseguir y desaparecer a los trabajadores” durante la última dictadura, apuntaron y señalaron: “Loma Negra, Ledesma, La Veloz del Norte, Clarín, La Nación”, fueron mencionadas, entre otras, como las que “dieron los golpes de Estado en Latinoamérica, las que instalaron y financiaron el terror, las que se beneficiaron con el plan económico de la dictadura y la deuda externa, las que fueron apañadas por el neoliberalismo”.
En el marco de la consigna ofrecida para enmarcar esta nueva movilización, los organismos instaron a la multitud reunida ayer en la Plaza a defender la democracia “porque las corporaciones siguen siendo las que buscan empobrecer al pueblo y están dispuestas a todo”, advirtieron.
Por último, desafiaron “a las corporaciones que pretenden definir los tiempos de la democracia” y aseguraron: “Nuestro voto llega hasta donde el poder soberano decida, no hasta donde ellos elijan a través de sus golpes corporativos”. Consideraron que el actual es “tiempo de definiciones” e instaron a la Plaza: “No podemos permitir que nada nos empuje hacia atrás. Tenemos que seguir demostrando que juntos y organizados transformamos la realidad”. La respuesta llegó por triplicado: “30 mil compañeros detenidos desaparecidos ¡presentes! ¡Ahora y siempre!”.

Resumen Latinoamericano - Distintas columnas de organismos de derechos humanos y agrupaciones políticas colmaron la Plaza de Mayo, donde se realizó el acto bajo la consigna “Democracia o Corporaciones”. Luego se movilizaron partidos de izquierda y el Espacio Memoria, Verdad y Justicia bajo el lema “Basta de impunidad, ni ajuste, ni represión”.
Fotografías: Verónica Canino











0 comentarios:

Publicar un comentario