domingo, 20 de abril de 2014

De la indigencia a la extrema vulnerabilidad

El neoliberalismo

Los gráficos de "Saracho"


Hay 30.000 "hogares" en situación crítica



.


Los mas vulnerables.
Los niños y los viejos
Pocos nacimientos, alta expectativa de vida, emigración y vaciamiento de ciertas zonas del territorio



La ballena de Pinocho

Recordó que América Latina pese a ser un continente de grandes riquezas, con más del 40% del agua potable, alimento, gas y el país con mayores reservas de petróleo, es desde la década del 70 el continente de mayor desigualdad de la distribución del planeta.
En ese contexto, distinguió a Uruguay por su “lógica igualitaria”. “Uruguay se presentó siempre como el país de mayor cohesión social y generó una cultura de comunidad diferente, donde el problema del gurí que estaba expuesto a morirse deshidratado era un problema del barrio, comunitario y de la olla popular. Supimos estar más pobres y estar mejor”, manifestó Andrade.
“Retrocedimos mucho y creo que esa es una tarea pendiente de reconstrucción”, dijo el secretario y nombró a la dictadura y los años 90’ como “dos tragedias que barrieron” esta lógica.
“Uruguay transpiró una ética individual que es casi la teoría de Darwin de las especies incorporada a la sociedad, una jungla en la que nos matamos, competimos, nos tenemos que arrancar la cabeza”, desarrolló.
Por eso, consideró que la desigualdad no debe abordarse solo desde los datos sociológicos. “Tiene que ser un abordaje ético, estas son nuestras vergüenzas y tienen que transformarse en nuestras causas. La primer batalla es en nuestra cabeza y nuestras tripas, nos tienen que doler los dramas de la desigualdad”, señaló el secretario.
“Uno llega al rancho y el gurí antes de un abrazo te dice ¿qué me trajiste? Tenemos ese problema, generamos una forma de sociedad que pasó a admirar el tener”, afirmó Andrade.
En ese sentido, habló sobre la importancia que tiene “construir barrios y no solo casas”, para generar comunidad y relaciones humanas. Alentó a “pensarlo como un compromiso de la práctica cotidiana”. “Está bueno que entendamos que el tema de la exclusión es nuestro”, reafirmó el sindicalista.
Además, aseguró que “ni el mejor de los gobiernos” podría solucionarlo, sino que “hay que tener a todas las trincheras tensadas”.
Para finalizar relató una anécdota con una niña de Casavalle. “Una gurisita me dice: -Hola Sunca, ¿es cierto que ustedes nos van a hacer una casa? -Sí te vamos a hacer una casa. -¿Y es para nosotros? -Sí. Entonces la botija te dice: -Yo cuando crezca voy a hacer eso, casas para otro”.
“La batalla es esa, si el botija en su cabeza dice yo quiero ser narco o si quiere hacer casas para otro”, concluyó Andrade.


0 comentarios:

Publicar un comentario