sábado, 31 de mayo de 2014

"Casualidades" mortales



29 may 2014
En las primeras horas del día de ayer un equipo de Buzos Tácticos de la Armada Nacional trabajó en la extracción de los dos cadáveres que aún quedaban en el interior de la aeronave siniestrada en el Río de la Plata, pocos kilómetros al sur de Carmelo (Colonia). La jueza María Alexandra Facal, a cargo de la investigación, participó de la operación desde una embarcación de la Armada.
Los cuerpos recuperados estaban en la cabina, se presume que uno de ellos pertenece al piloto Leandro Larriera.
Debido a los grandes daños que tenía la cabina, los buzos contaron con apoyo de bomberos para recuperar los cadáveres con el mismo procedimiento que se utiliza para sacar personas atrapadas en los accidentes de tránsito, según explicó el vocero de la Armada, Gastón Jaunsolo.
La jueza Facal ordenó que los cadáveres fueran trasladados a la morgue de Carmelo para ser analizados por médicos forenses y reconocidos por familiares o personas cercanas.
En tanto, en Carmelo, familiares de las víctimas mantenían una tensa espera junto a la sede de la Sub Prefectura.
Cerca de las 13:35 arribaron dos gomones a puerto. Con un despliegue hermético, los cuerpos fueron ubicados en una camioneta de la empresa fúnebre Cordobez Aguirre.
En la ciudad de Colonia, sobre las 9:30, salió de la mutualista Orameco Sebastián Vivona, de 43 años, uno de los sobrevivientes de la catástrofe. Fue trasladado al puerto de Colonia donde, vía Buquebus, partió hacia la vecina orilla. Según el informe médico, Vivona es el que menos traumas físicos tiene, aunque mantenía el shock por el siniestro.
Amigos presentes en el lugar, que no quisieron realizar más declaraciones, dijeron que su estado era estable. A las 16:52, desde la misma mutualista de Colonia fue trasladada hacia el aeropuerto Laguna de los Patos, Paula Buery, la sobreviviente de 39 años que fue rescatada con politraumatismos varios y fracturas.
El doctor Ramón Barbot señaló que su estado es estable y que se entendió viable su traslado via aérea hacia la Clínica Arcos de Buenos Aires.
Ayer se desconocía cuándo se realizaría la repatriación de los cuerpos de los cinco fallecidos: Gustavo Fosco, Fernando Sánchez, Fernando Lonigro, Facundo Alecha y el piloto.
Luego de la tragedia comenzaron a conocerse las historias de vida, de los que murieron en el Río de la Plata y de los que sobrevivieron para contarlo.
Al principio, todo fue consternación y desconcierto. Hasta el mismo secretario de Seguridad argentino, Sergio Berni, dio por muerto a Sebastián Vivona y a la noche del martes dijo que, en realidad, se trataba de Fernando Sánchez.
Ni bien conocieron la noticia del accidente, los dueños de la marca de ropa Kosiuko y del avión estrellado suspendieron sus vacaciones en Estados Unidos y regresaron a Argentina. Al principio, cuando la nave se precipitó, muchos pensaron que el matrimonio podía estar en el avión. El propio Marcelo Tinelli, amigo de la pareja, aclaró a través de su cuenta de Twitter que estaban en EE.UU.
El empresario argentino Federico Bonomi recordó al piloto fallecido como parte de su familia. "Leo fue un gran piloto, lo quería como un hermano", dijo el dueño de Kosiuko en referencia a Leandro Larriera.
"Allí viajaba gente de mi entorno, uno de ellos es Sebastián Vivona", agregó, señalando que él se trasladaba permanentemente en ese avión junto con su familia y amigos, porque tiene un campo en Carmelo.
Bonomi se codea con empresarios y famosos. Britney Spears lució un jean de Kosiuko para el video de la canción Overprotected.
La esposa de Bonomi, Cynthia Kern, también recordó al piloto con profundo dolor. "Creemos que estamos viviendo una película de terror", sostuvo. "Llegamos a Ezeiza, estamos volviendo a casa en un estado de shock total. Creíamos que habían sobrevivido todos. Empezamos a llamar a Leo, a Sebastián, pero nadie respondía", dijo la mujer en declaraciones a FM Latina.
Kern contó de qué modo recibió, junto con su marido, la noticia: "Nos enteramos cuando nos llamaban amigos a preguntar si estábamos bien. Pasó lo peor, estamos destruidos, Leo (Leandro Larriera) era un integrante más de la familia", sostuvo. Y agregó que el avión lo había traído el propio Larriera desde Estados Unidos, en 2011. "No entendemos qué pasó, esa ruta la había hecho Leo durante muchos años", sentenció la empresaria.
La esposa de Bonomi detalló además: "Aparte de Leo, nosotros tenemos relación con Sebastián Vivona (sobreviviente, gerente en Kosiuko). Ayer hablé con su mujer; Sebas es una persona que trabaja hace 15 años en Kosiuko y por la antigüedad, no nos informa de todos los movimientos".
Por su parte, en declaraciones a radio La Red, Federico Bonomi también dejó ver su desconcierto: "No entendemos qué pasó. Estamos consternados y pasando por todas las sensaciones. Estamos destrozados. No sé cómo nos vamos a acomodar. No entiendo qué pudo haber pasado. Habrá que esperar las pericias. El avión tenía 3.000 horas de uso, que no es nada. Es el avión en el que viaja mi familia. Leo era un magnífico piloto. No se entiende, realmente, qué pasó. Sin palabras", concluyó el empresario.

Familiares.

Teresa Presas Areu, madre de Santiago Villamil, uno de los cuatro sobrevivientes, dijo a La Nación que su hijo "sintió una explosión y ya no se acuerda de nada más".
"No tiene registro de lo que pasó desde que se cayó el avión hasta que lo internaron en Olivos. Ni siquiera sabe que sus amigos fallecieron", añadió.
Presas de Areu reveló que su hijo fue trasladado con heridas múltiples, sobre todo fracturas en extremidades, pero su vida no corre peligro, ni hubo daños neurológicos. "Está terriblemente dolorido. Anoche no podía dormir y le tuvieron que dar medicación para descansar", reveló ayer la madre de Santiago Villamil.
"Lo que pasó con mi hijo fue un milagro. La verdad que no tengo más que agradecer a Dios", afirmó.
Otro familiar que habló en las últimas horas fue Eduardo, padre de Paula Buery, quien confirmó que la mujer tiene múltiples fracturas pero está "neurológicamente bien".
"Esto es tétrico para la familia", manifestó el hombre, muy conmovido, en una entrevista con radio Mitre. Más tarde, en declaraciones a TN, comentó: "Yo hablé anoche con ella, mi hijo está con ella. Lo único que sé es que tiene fractura de cadera. Pido a la gente de los medios que me den una mano y me mantengan informado lo más que puedan".
Al referirse a la conversación que mantuvo con Paula, relató: "Me habló bien, ella me habló bien, eso es todo. No le quise preguntar qué pasó, no quise sacar el tema. Ella estaba tranquila... mi hija es un fenómeno. El motivo del viaje era de trabajo, Paula es una profesional en eventos. Es una cosa usual de ella, está casada con su trabajo".

Viaje de negocios con destino hotel Casa Chic de Carmelo

Los nueve pasajeros que estaban en el avión que cayó en el Río de la Plata viajaban a Carmelo por negocios. Los ejecutivos iban a conocer el hotel boutique Casa Chic, propiedad de Federico Bonomi, también dueño de la aeronave y de la firma Kosiuko, para contrataciones de futuros eventos.
El empredimiento turístico del empresario textil y su esposa, Cynthia Kern, está ubicado en las afueras de Carmelo, en el balneario de Punta Gorda, a orillas de la panorámica Laguna Tercera.
"Una conciencia de armonía con el medio ambiente se traduce en sus zonas de reserva y corredores ecológicos, que garantizan la conservación de la flora y la fauna a largo plazo", señala la página web del hotel.
Cada habitación del complejo está decorada de forma única y todas tienen terraza privada hacia el Río de la Plata. El entorno verde del resort se presta al descanso y actividades de ecoturismo como el avistamiento de aves.
El proyecto Casa Chic es un negocio inmobiliario formado por varios hoteles y casas de descanso en Argentina, en el exclusivo barrio porteño de Palermo Soho, y en Uruguay, en José Ignacio y Carmelo.
La finalización del viaje y el regreso de los ejecutivos a San Fernando estaba previsto para la hora 17:00. En el accidente murieron el piloto del avión Leandro Larriera, Gustavo Fosco (director de Asuntos Públicos y Comunicación de Renault), Fernando Sánchez Gentile (jefe de Comunicación Externa de Renault), Facundo Alecha (director de Personal de Royal Canin) y Fernando Lonigro (sub gerente general de TTS Viajes).
Los sobrevivientes fueron cuatro: Sebastián Vivona (gerente de Kosiuko y anfitrión del evento), Paula Buery (organizadora de eventos corporativos en TTS Viajes), Ignacio Llosa y Santiago Villamil.

Comienzan a investigar; no aparece caja negra

Tras la recuperación de los dos cuerpos que permanecían en la cabina del avión, la tarea de los buzos de la Armada se enfocó en localizar la caja negra. Después de varias horas de intensa búsqueda, el personal de la Armada concluyó su trabajo sin haber localizado la caja, un elemento central para investigar lo ocurrido.
El vocero de la Armada aseveró a El País que "no hay certezas de que la caja negra exista" ya que ese tipo de aeronaves no están obligadas a utilizarla. Lo mismo dijo el vocero de la Fuerza Aérea, Álvaro Loureiro, quien agregó que ahora comienza el trabajo de la Comisión de Investigaciones de Accidentes Aéreos, una dependencia técnica de la Fuerza Aérea.
Miembros de la comisión llegaron a la zona del siniestro y comenzaron a recabar testimonios y datos de la tragedia, la mayor en 40 años en el Río de la Plata en lo que refiere a vuelos privados. El gerente de Kosiuko, Sebastián Vivona, contó a su médica tratante en Colonia algunos detalles del accidente. La doctora dijo al canal Todo Noticias que su paciente "nunca habló de que el avión hubiera sufrido un desperfecto" y que "el piloto les dijo que había mucha niebla, y buscaban otro lugar" para aterrizar.
Carlos Maiorano, director del Hospital de San Fernando, habló con los dos pacientes que fueron derivados a ese establecimiento y le relataron (según declaraciones hechas a C5N), que instantes antes de la caída "sintieron un ruido fuerte fuera del avión y luego la nave descendió de forma brusca".


Leandro Larriera, había llevado a Boudou en un viaje a Colonia "sin pasar por migraciones" y por eso había sido citado a declarar



El Mau Mau fue aviador 
Por: Jorge Rossi Rebufello
Pablito Marrero me hizo llegar la noticia del "Accidente...?" del bimotor argentino em Carmelo que después amplió El Muerto.-
Com los milicos de la FAU S.A. "administrando"la Aviación Civil desde feb. del '74 "piensa mal y acertarás".-
Ví una foto del avión "acidentado" que me sorprendió: el empenaje y la nariz rotos AL MISMO TIEMPO...Como...?
Me puse a buscar una explicación. Rarísimo, nunca había visto algo así en + de 60 años de aviación.-
Um sobreviviente declaro haber sentido uma explosión y después el avión cayó. Claro: la bomba que hizo mierda el empenaje hizo el avión ingobernable y elimino el control a la inestabilidad inherente del ala. A partir de ahí el avión comenzó a aumentar el ángulo de cabreada hasta que llegando a la perdida de velocidade entró em picada , y así sucessivamente, hasta que el último "stol" fué muy cerca del suelo y el avión se aplastó y el impacto hizo que se desprendieran los motores.-
Pero esperen que de aqui a 2 años los genios aeronáuticos de nuestra FAU S.A. van a concluir que fué formación de hielo, desorientación espacial o falla de pilotaje como em el doble homicídio del Fairchild de AIR CLASS.-
MAU-MAU (La flor y um ,38 son para el Bebe).-




BUENOS AIRES  LA NACIÓN /GDA, AFPsáb may 31 2014
El vicepresidente de Argentina es investigado por su presunto interés en salvar de la quiebra a la imprenta Ciccone cuando era ministro de Economía: está acusado de negociaciones incompatibles con su función por haber contribuido a dejar en manos de supuestos allegados suyos la gestión de la empresa.
El juez federal Ariel Lijo lo investiga por una gestión realizada por Boudou en 2010, al frente de la cartera, ante la agencia de recaudación fiscal (Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP) para evitar la quiebra de la empresa Ciccone Calcográfica, la única imprenta de billetes y documentos oficiales, ahora expropiada por el Estado.
En la citación, divulgada por el Centro de Información Judicial (CIJ) de la Corte Suprema, Lijo considera procedente la indagatoria por sospechar que "Boudou aprovechó su condición de funcionario público" para favorecer a la empresa.
Además sospecha que "Amado Boudou, junto a José María Nuñez Carmona, habrían adquirido la empresa quebrada y monopólica Ciccone Calcográfica, mientras Boudou era ministro de Economía (durante el primer mandato de Cristina Fernández de Kirchner), a través de la sociedad The Old Fund y de Alejandro Vandenbroele, con el fin último de contratar con el Estado Nacional la impresión de billetes y documentación oficial", según consta en el escrito.
Vandenbroele y Carmona son dos de los accionistas involucrados, al igual que Rafael Brenner, Guillermo Reinwick y Nicolás Ciccone, todos incluidos en la citación judicial, aunque para otras fechas.
"Esto significa que hay elementos suficientes para suponer que (el vicepresidente) incurrió en una conducta que puede ser reprochada judicialmente", dijo al canal de televisión TN el fiscal federal Jorge Di Lello, que interviene en la causa. Di Lello dijo que Boudou "está imputado y no acusado" al aclarar que se trata de un paso procesal previo a una acusación penal. Según Di Lello, el vicepresidente "no puede declarar por escrito", por lo que deberá acudir al juzgado el próximo 15 de julio.

Boudou se defiende.

"Juro y sostengo que no cometí un acto de corrupción y así lo voy a demostrar cuando me presente a declarar a la indagatoria", dijo el vicepresidente, de 51 años, apenas conocida la citación en declaraciones a Radio 10.
Poco antes de partir hacia El Salvador para asistir el domingo a la asunción del presidente electo, Salvador Sánchez Cerén, en representación de la mandataria Cristina Fernández, insistió: "De ninguna manera voy a renunciar ni pedir licencia porque soy inocente".
"Si tuviera un poco de vergüenza, Boudou debería renunciar. La presidenta debería exigirle que se tome licencia o renuncie", advirtió la legisladora de centroizquierda Graciela Ocaña, una exfuncionaria de Kirchner pasada a la oposición.

La testigo clave.

Laura Muñoz, exesposa del empresario Alejandro Vandenbroele y testimonio clave en la causa Ciccone , expresó que sintió "alivio" cuando se enteró que el juez Ariel Lijo citó a indagatoria al vicepresidente Amado Boudou y a su exmarido, entre otros imputados, al destacar que esto significa que "la causa sigue" y que "van es busca de la verdad".
"Saber que la causa sigue, que el juez ha tomado la decisión correcta y que parecería que va en busca de la verdad, la verdad que es un alivio y es muy reconfortante", consideró Muñoz, quien hace dos años denunció que su exmarido sería "testaferro" de Boudou.
Además, sostuvo que el jueves pasó un día "muy triste y de gran desamparo" tras la denuncia de las diputadas Laura Alonso y Patricia Bullrich (Unión-Pro) sobre una supuesta "operación en marcha" para apartar Lijo, por lo que remarcó que la llamada a indagatoria "es una buena noticia".
"La recibí con mucho alivio porque ayer me llevé un susto muy grande, pensar que nos íbamos a quedar sin Justicia. Yo ayer me sentí muy triste, muy desamparada", señaló Muñoz en diálogo con radio Mitre y con el canal de noticias TN.
La exesposa de Vandenbroele afirmó que hoy se encuentra en "una situación de indefensión total" ya que ella "no" tiene "la posibilidad" de irse del país como hizo José Capdevila, otro testigo en la causa Ciccone.
Al respecto, indicó que a ella le "pasaron muchas más cosas que un auto que te cruza", como argumentó el ex director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía al tomar la decisión de irse de la Argentina.
"Yo sigo sola acá, desprotegida y con tres hijos. Mi lucha es solitaria, desigual y dura. Y si le sumás a eso que la Justicia no funciona, es muy desalentador vivir en este país", enfatizó.
Muñoz agregó que ahora siente que "la causa avanza hacia el camino correcto".

Disyuntiva para el gobierno K

"Si Boudou recuperara la dignidad que evidentemente ha perdido, entendería el daño que causa. No es bueno para la República tener a un vicepresidente en ejercicio sospechado de haber querido beneficiar desde el Estado a una empresa en la que tenía intereses concretos. Y tampoco es bueno para el gobierno nacional del que es parte, tener que cargar con su defensa pública cuando son tantos los indicios que se ciernen en su contra", escribió Alberto Fernández, el exjefe de Gabinete del gobierno de Néstor Kirchner, en una columna publicada por el diario La Nación. "Tal vez sea hora de que el oficialismo entienda que no se puede seguir resguardando institucionalmente la inconducta de un funcionario, aun cuando ello implique dejar sin amparo la decisión presidencial de preservarlo", concluyó.

Suiza congela una cuenta con US$ 22: de Lázaro Báez

El Ministerio Público de la Confederación Suiza confirmó que el empresario Lázaro Báez, cercano al gobierno argentino, depositó en un banco suizo 22 millones de dólares traídos desde una sociedad panameña, que fueron bloqueados.
Según una orden aprobada por la Justicia suiza y refrendada por el Tribunal Penal Federal el pasado 20 de marzo, todos los fondos de Báez que se encuentran en el país helvético deben ser bloqueados, por lo que la fiscalía solicitó que los 22 millones se añadan al total.
Suiza investiga si "en el transcurso de 2011 Lázaro Báez llevó 55 millones de euros, desviados por el gobierno en perjuicio del Estado argentino, a Uruguay", según documentos de la causa. El empresario es investigado en Argentina por presunto delito de lavado de activos en operaciones con bonos públicos.

El único testigo



Investigación sobre avión estrellado busca determinar las maniobras previas a la caída 
Retiraron la cola del avión que se accidentó cerca de Carmelo, pero hay dificultades para sacar el resto del aparato. .






0 comentarios:

Publicar un comentario