martes, 6 de mayo de 2014

Jamaica

.
Publicado el lunes 5 de mayo del 2014

Uruguay está haciendo grandes esfuerzos para mejorar su sistema carcelario y de fuerzas de la ley, destacó la embajadora de Estados Unidos, Julissa Reynoso, en la apertura de un seminario de capacitación sobre cárceles.
La apertura de este curso, que se realiza con la colaboración del Ministerio del Interior y del FBI, contó además con la presencia del Ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Reynoso señaló que “un sistema correccional y de fuerzas de la ley exitoso supone tener personal bien capacitado, motivado y bien dirigido”.

La diplomática agregó que “el apoyo a instituciones fundamentales para la democracia y el estado de derecho es un objetivo central de la política exterior actual de los EEUU y esta capacitación, llevada adelante por nuestros colegas del FBI, es un ejemplo de la implementación de medidas para alcanzar ese objetivo.”

Destacó asimismo que “contar con habilidades adecuadas para lidiar con situaciones de crisis y negociaciones es fundamental para su área de trabajo. Esperamos que esta capacitación les de más herramientas para tratar con estas situaciones de manera eficaz y segura”.

La embajadora finalizó expresando que “un componente de las varias iniciativas que tiene la Embajada de los Estados Unidos en colaboración con el Gobierno de Uruguay es ayudar a fortalecer las instituciones del estado de derecho, incluidas las áreas de cumplimiento de la ley y reformas judiciales y carcelarias.”

Este curso está focalizado, entre otros aspectos, en negociaciones en caso de crisis tanto para la Policía como para los responsables de los centros penitenciarios.


EDUARDO DELGADO
"Quisiera que más líderes en América Latina y el Caribe fuera como él", dice Julissa Reynoso.
En entrevista con El País, la diplomática dijo que tiene "suficiente confianza e información" para decir que este año se concretaría una cumbre entre los presidentes Barack Obama y Mujica en Washington. También habla de la situación de las relaciones comerciales con Uruguay y el Mercosur y la inseguridad en la región.
-¿Cuáles son los principales temas comerciales entre los dos países para este año 2013?
-Tenemos en la agenda varios temas, pero en asuntos de acceso al mercado hemos avanzado bastante. Planteamos como mínimo un borrador respecto a los cítricos que entiendo es el tema bilateral comercial más importante para Uruguay. Ojalá sea este año.
-¿En cuanto al mercado para la carne ovina la negociación es más compleja?
-Estamos avanzando con pasos concretos, el borrador es público. Estamos trabajando con el Ministerio de Ganadería y creo que tenemos un plan de cómo podemos mover ese asunto también. Tengo el apoyo y la confianza de personal muy alto en el Departamento de Agricultura y en la Casa Blanca que tienen el claro objetivo de resolver este asunto lo más pronto posible, con toda esperanza que sea este año
-El gobierno uruguayo descartó la posibilidad de un tratado de libre comercio. ¿El gobierno de su país también lo descarta o es algo que se puede volver a plantear?
-Nunca se descarta. Tenemos el TIFA como marco de inversión y comercio que es efectivo para muchos asuntos que tenemos pendientes, pero hay muchos puntos de comercio, de intercambio e inversión que estamos haciendo sin tratado y está funcionando bien, como estos asuntos pendientes en ganadería y agricultura en que estamos avanzando sin un tratado bilateral. Ahora, como país, estamos muy enfocados en los arreglos que estamos negociando con los países del Pacífico y el presidente Obama anunció un acuerdo con la Unión Europea, tratando de cruzar los dos océanos pero de manera multilateral. Los acuerdos bilaterales no se usan tanto como antes. Mujica me ha confirmado que está buscando una conexión más directa con el Pacífico. Uruguay está como observador en la Alianza del Pacífico y vemos eso como algo muy positivo, dada la actividad comercial de Uruguay con Asia. Creemos que sería muy importante que siguieran marchando hacia ese tipo de contacto.
-¿Ese cambio de menos tratados bilaterales y más con bloques regionales puede implicar un cambio en la relación de Estados Unidos con el Mercosur?
-Tenemos buena relación con el Mercosur como bloque, pero no tenemos una negociación activa para un tratado de libre comercio. La presidenta (de Brasil, Dilma) Rous-seff tiene muy buena relación con el presidente Obama, el presidente Mujica tiene muy buena relación con el presidente Obama, y tenemos diferentes relaciones con los otros países. Entonces por ahora estamos negociando más de manera bilateral con los países que son parte del Mercosur. Eso no quita de la mesa una negociación con el colectivo, lo que sí que ahora mismo no existe.
-La cooperación militar con Estados Unidos genera diferencias en la interna del gobierno y del Frente Amplio. ¿En qué consiste esa cooperación actualmente?
-Tenemos una relación muy productiva y extensa en asuntos de defensa con Uruguay, que es uno de los socios más importantes de todas las Américas en defensa, particularmente por su compromiso con las misiones de paz. Uruguay también tiene cooperación importante en defensa con el estado de Connecticut. La guardia nacional de ese estado viene con frecuencia a entrenar personal de Uruguay, desde apoyar en asuntos de desastre hasta en organización para prevenir el incremento del tráfico de drogas. También tenemos varios proyectos en asuntos humanitarios que vienen del Comando Sur y el Departamento de Defensa. Vía ese vínculo hemos apoyado casi todos los centros de emergencia del país y hemos armado varios centros de emergencia en Montevideo trabajando muy cercanamente con el Sistema Nacional de Emergencia que dirige (el prosecretario de la Presidencia) Diego Cánepa. También trabajamos en centros comunitarios para entrenar a jóvenes en asuntos técnicos. Con la oficina del ministro (Eleuterio) Fernández Huidobro y la UTU trabajamos para abrir un centro en Santa Catalina en el que hemos invertido más de US$ 700 mil para promover la educación.
-Estados Unidos y Uruguay tienen otros proyectos de cooperación en curso. ¿Cuáles son para usted las áreas prioritarias?
-Educación, defensa, seguridad y justicia, energía y medioambiente son los sectores que capturan todos los esfuerzos y lo que queremos promover. Estamos tocando todas las puertas en Estados Unidos para que puedan promover esa estrategia. Es muy variado el contacto, desde intercambio educativo y académico con varios arreglos de diferente nivel con universidades e instituciones académicas. Hemos hecho mucho esfuerzo y visto resultados, con un incremento de estudiantes uruguayos en áreas como ingeniería, ciencia y tecnología que estudian con becas en Estados Unidos. Otro tema es el asunto de la seguridad y la justicia, trabajamos en ellos con la oficina del ministro Eduardo Bonomi, con la Presidencia, la fiscalía y la Corte Suprema de Justicia para compartir nuestras experiencias. Este año tenemos siete cursos en que invitamos uruguayos para estudiar el sistema penal, de investigaciones y policial de Estados Unidos. También hubo jueces que fueron a Puerto Rico a estudiar con la jueza Sonia Sotomayor y su equipo el sistema norteamericano penal, dado que hay un borrador de norma en el Parlamento que cambiará la manera en que la Justicia se conduce aquí (proyecto de reforma del Código de Proceso Penal) y hay fiscales que han venido a trabajar y apoyar acá.
-¿Su gobierno tiene definido si apoyará la postulación de Uruguay para integrar el Consejo de Seguridad de ONU en el período 2016-2017?
-Esa petición no fue dada oficialmente. Obviamente consideramos a Uruguay un país muy amigo y que ha tenido una trayectoria muy importante en derechos humanos y el trabajo a nivel multilateral. No sé cuál es el conjunto de países que va a estar propuesto para el Consejo de Seguridad, pero imagino que cuando llegue el punto oficial se va a dar mucha consideración a Uruguay y apoyo en lo que podamos a esa candidatura.
-¿Cuál es su opinión del presidente José Mujica? ¿Qué visión tienen de él en el gobierno de Barack Obama?
-Gracias a Dios he podido desarrollar una muy buena relación con el presidente Mujica. Me parece una persona muy especial, seria y auténtico. Quisiera yo que más líderes en América Latina y el Caribe que conozco fueran un poco más como él, en cuanto a su nivel de sencillez y visión de humanidad que tiene. Creo que Washington está muy consciente de la persona que es y eso se demuestra en el interés que existe hacia Uruguay y del gran interés de la Casa Blanca para concretar una reunión entre los presidentes.
-¿Hay fecha para una visita de Mujica a Estados Unidos?
-Este año si Dios quiere se va a dar, pero no tengo fecha todavía. Tengo suficiente confianza e información para decir que va a ser este año.
-¿Cuál es la posición de su gobierno respecto al proyecto de legalización de la producción y venta de marihuana que analiza el Parlamento uruguayo?
-Vemos ese asunto como algo interno de los uruguayos y es su derecho a determinar cómo manejan sus asuntos internos.
-¿Para su gobierno cuáles son las áreas que Uruguay debe prestar más atención en cuanto al narcotráfico?
-La región entera está viviendo unos tiempos difíciles en asuntos de inseguridad. Uruguay está en esos años donde tiene más que prevenir que empeore la situación y es muy importante que no se acomode a la inseguridad, porque hay países que se han ajustado a la realidad del crimen. Es muy importante que se sienta el shock de la criminalidad, pero que eso se refleje en una política para prevenir la inseguridad y contenerla. Hemos visto un gran interés y un gran esfuerzo de las autoridades de trabajar ese problema de manera directa y creativa. Tenemos muy buena relación con el FBI, la DEA, el Departamento de Justicia y el de Seguridad. Pero hay que seguir, porque el crimen organizado tiene muchas veces más recursos y tecnología que uno. Entonces la reforma policial es esencial para poder avanzar con la prevención. El rol de la policía en poder ser parte de la comunidad lo viví yo cuando crecí en Nueva York y teníamos problemas muchos más serios que Uruguay en los 80. Se cambió la dinámica de la criminalidad porque ya el enemigo no es la policía sino los criminales.
-¿Prevé cambios en la región tras el fallecimiento de Hugo Chávez y la ajustada victoria de Nicolás Maduro en Venezuela?
-Estamos muy pendientes de lo que ha pasado en Venezuela, como toda la región. Por ahora es muy temprano para ver cuáles son las consecuencias concretas de la muerte del presidente Chávez y del nuevo liderazgo del señor Maduro.
-¿Por qué su gobierno sigue sin reconocer al gobierno de Maduro?
-Estamos básicamente esperando que Venezuela cumpla con lo que ha dicho que va a hacer, que es verificar los resultados. No es reconocer o no, sino que el estatus es que han declarado que van a verificar los resultados. Tenemos relaciones todavía con el gobierno venezolano, tenemos contacto y una misión allí. Está en marcha la relación, tratamos de ver cómo trabajar con Venezuela.
-Muchos analistas de diferentes países, incluidos uruguayos, prevén una crisis en Argentina. ¿Qué pronostican en su gobierno?
-No podemos decir lo que va a pasar, tenemos una relación importante con Argentina, algunas veces más interesante que otras y esperamos que podamos seguir mejorando esa relación
-¿Qué opina su gobierno sobre la creación de organismos regionales que excluyen a Estados Unidos, como la Unasur y la Celac?
-Nuestra política es que somos vecinos, somos parte de las Américas y más nos une que nos separa, desde Canadá hasta Chile, y tenemos un mecanismo que es la OEA como foro. Respetamos los intereses y los deseos de diferentes grupos de formarse y que no esté presente Estados Unidos, (pero) la idea sería que no sea un proceso de exclusión sino de inclusión entre otros. Pero tenemos buena relación con casi todos los países de la región, con algunos menor que otros y seguimos con la intención y el gran deseo de avanzar con una agenda colectiva. Ya no se puede decir que Estados Unidos no es parte de las Américas, porque desde la geografía hasta la población es absolutamente obvio que somos parte del continente. No tiene validez eso de que está Estados Unidos y el resto del continente; nos parecemos demasiado para usar ese argumento.

Treinta policías uruguayos reciben entrenamiento del FBI

El ministro del interior Eduardo Bonomi participó de la inauguración del “Curso de negación en crisis” que imparte el FBI entre los días 5 y 9 de mayo.
En las jornadas académicas también estuvo presente la embajadora de los Estados Unidos, Julissa Reynoso.

Este curso que se dictará durante cinco días, está dirigido a unos treinta funcionarios policiales, entre integrantes del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) y funcionarios pertenecientes a diferentes seccionales policiales.

Durante su alocución, el ministro del Interior explicó que la Policía debe adaptarse a los nuevos escenarios y por lo tanto la formación y especialización son “imprescindible”, dijo.
“Los delitos en la región y en el mundo han ido cambiando y en Uruguay… después de que cambiara en otros lados. Por lo tanto hay que adaptarse a esos cambios para poder enfrentar la delincuencia actual” aseguró el secretario de Estado.
En esa estrategia, apuntó Bonomi, “uno de los elementos importantes es capacitar para negociar en situaciones que puedan existir en cárceles. Ya hubo experiencias de toma de rehenes donde la Policía resolvió la situación muy bien, pero, es mejor si se está especializado”.
Ministro Eduardo Bonomi
Montevideo, 05 de mayo de 2014
UniCom: unicom@minterior.gub.uy
.

0 comentarios:

Publicar un comentario