domingo, 11 de mayo de 2014

La lucha incansable contra la impunidad

Marys Yic:  Una de los tantos familiares


MARYS YIC es una de los tantos familiares de las víctimas en el Uruguay. Su padre, Nuble Yic, obrero y líder sindical en un frigorífico fue, junto con otros seis compañeros y obreros frigoríficos; Rubén Paleo, César Muñoz, Justo Páez, Walter Motta y Raúl Denis, asesinado por la dictadura militar. Como muchos obreros pertenecía al Partido Comunista, PCU.
– En la pre dictadura iniciada en 1968 llamada "la era del pachecato" ya que presidía la presidencia Jorge Pacheco Areco. Ahí empieza en realidad la persecución contra el pueblo: obreros, estudiantes y sindicalistas. La dictadura se formalizó con el golpe de estado el 27 de junio de 1973, cuenta Marys.
Su familia tenía ya mucha experiencia en la lucha política. Pero eso tenía su costo:
A parte su padre, secuestrado, torturado y asesinado, una de sus hermanas mayores partió al exilio, mientras la otra pasó a la clandestinidad.
También su prima Silvia Reyes fue asesinada, no importó que estuviera embarazada de 3 meses. Washington Barrios, el esposo de Silvia, fue secuestrado en Argentina y hasta hoy sigue desaparecido. Su tío Carlos Rivera Yic estuvo preso, clandestino y luego exiliado. Stella, hermana de Silvia estuvo presa durante largos 8 años en condiciones infrahumanas.
El pretexto para ejecutar el golpe era tener manos libres para derrotar la guerrilla del MLN (Tupamaros). Pero la organización política-militar ya estaba prácticamente neutralizada a partir del año 1972. Sus principales dirigentes se encontraban ya encarcelados.


Una producción de El Muerto

 DESPUÉS DE CUATRO MESES FUERON CONTACTADOS por personas que decían que la madre de Marys podía entregar una bolsa de ropa, remedios y comida semanalmente en la zona de El Prado en Montevideo. Ahí recibiría la ropa sucia de su esposo pero nunca recibía alguna información.
– Me acuerdo como fuera hoy, que mi mamá daba vuelta la bolsa y volcaba la ropa en el piso de la cocina. Venía ropa rota y manchada de sangre o la comida devuelta y descompuesta. Era para atacar a la familia psicológicamente. Porque la destrucción no fue solo para al detenido sino a toda la familia -
Alguien le sugirió que tomara la patente de la camioneta en El Prado donde entregaba el bolso. La camioneta pertenecía al Batallón 13 de la Infantería que también se lo llamó “El Infierno Grande”, uno de los peores centros clandestinos de tortura en el Uruguay, subraya Marys.
Después de cinco meses la mamá de Marys fue informada que podrían visitar a su esposo en el Batallón Nº 1 y 2 de Infantería. Nuble Yic había recorrido varios centros clandestinos de tortura y posteriormente había sido trasladado a ese Batallón en espera de su juicio. Durante meses no había visto la luz del día.
– A final mi padre fue procesado en el cuartel ante un Tribunal Militar. El juicio no fue público y la acusación era “subversión” -
Llegó el día de la primera y última visita a su padre.Tenían solo treinta minutos que serían divididos entre la madre y las dos hemanas. Marys fue desnudada por una soldado y luego la dejaron esperando sola hasta que saliera su hermana. Sintió mucho miedo y cada minuto se le hizo eterno.
Dentro del lugar de visita, los dividía una gran mesa, donde los presos estaban de un lado y la visita del otro, siempre rodeados por los militares con sus fusiles apuntados hacía la visita y los presos.
– Yo pensaba cuando iba a entrar “que voy a decir a mi papá esto y aquello..., que lo quiero, que no se preocupe, que estamos bien”, pero estábamos terrible. Cuando entré y lo vi, me senté y me puse a llorar, no pude decirle nada y mi mamá me dijo; ¡”No llores”! pero mi papá, y fue lo último que le recuerdo de él, dijo ¡”déjala que llore”! Y ahí terminó la visita, que no fue más de 10 minutos. Fue l última vez que lo vi y lo último que escuché de él porque al otro día, murió de un infarto. Murió porque aguantó cinco meses de tortura siendo un enfermo cardíaco. Hasta hoy siento culpa de no poder haberle dicho cuánto lo quería,

Sin justicia

AL OTRO DÍA FUERON A AVISARLES del fallecimiento de Nuble Yic. La madre de Marys tenía que firmar el acta del fallecimiento sin poder ver el cuerpo de su esposo, ya que el ataúd estaba cerrado y sellado. Llegó el féretro a la casa, entregado por la funeraria y escoltado por dos militares con la orden de no permitir abrir el cajón.
– Pero fue abierto igual. Los empleados de la funeraria le dijeron a mi madre que ellos, cuando arreglaran el cuerpo, le dirían todo lo que vieran, y así fue -
- Comenzaron a llegar los vecinos y amigos, los militares estaban en la calle, vestidos de civil, pero armados, tratando de sembrar el terror en la familia y los allegados al velatorio. De todas maneras, se veló con el ataúd abierto y los militares nos siguieron hasta el cementerio del Cerro.-
El cuerpo de su papá tenía varios signos de tortura como por ejemplo huesos rotos, quemaduras de picana, faltante de las uñas de los pies y de las manos, resultado de meses de feroz tortura.
Después llegó, como en tantas familias víctimas del Terrorismo de Estado, la destrucción familiar, los problemas económicos, de trabajo, de salud. La internación de su hemana menor, el intento de autoeliminación de su madre,
etc. etc. Marys, ante ese horizonte, comenzó a trabajar con muy corta edad para sobrevivir y se hizo cargo de responsabilidades de adultos para contener a su familia, pese a su juventud la cual nunca pudo transitar.
(REPORTAJE DE DICK EMANUELSSON en la casa de Beto y Gunell)


Uruguay y la lucha incansable contra la Impunidad

17/5/2013
Por Dick Emanuelsson

Montevideo 6 de abril 2013

Entrevista con Veronika Engler y Marys Yic




0 comentarios:

Publicar un comentario