sábado, 21 de junio de 2014

Aquí no ha pasado nada

Arsenal encontrado en Carrasco con 2000 armas y explosivos listos para usar
 
  jueves 12 de junio del 2014
A casi un mes del allanamiento en la casa del coleccionista de armas de Carrasco, el arsenal continúa en inventario en la órbita de la Policía y a nivel judicial el empresario no está “ni como indagado, ni emplazado, ni fue denunciado”, según dijeron a En Perspectiva distintas fuentes. De todas formas, la situación es bastante confusa.
El 16 de mayo la policía había allanado la vivienda ubicada en Mar del Plata y Rivera, donde encontró unas 1.000 armas, 130.000 municiones, granadas y pólvora. El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, había llamado la atención en ese momento sobre las condiciones en que fue encontrado el arsenal, que – según dijo- “estaba pronto para ser usado”.

Quien había denunciado a la Policía el hecho había sido un familiar del coleccionista, que aparentemente había tenido diversos problemas con el empresario.

Ahora, a casi un mes de que se inició el caso, una de las fuentes allegadas a Adémar González Pérez, dijo a En Perspectiva que el empresario desconoce dónde se encuentran las armas y que – según saben- la Justicia, no ha tenido nuevas notificaciones desde el ámbito policial. Por lo tanto, indicó esta fuente, Gonzalez Pérez “no está en condición de indagado, ni emplazado ni fue denunciado”.

Otras fuentes, también allegadas al empresario, señalaron que “informalmente” saben que el arsenal está en un contenedor cerrado en la órbita de la Policía y que está en proceso de inventario. Esos informantes añadieron que – según saben-próximamente le devolverían las armas, una vez que se regularizaran algunas guías que faltaban, y que el coleccionista no tendría mayores consecuencias judiciales. Agregaron que desde que tomó estado público la situación, su salud se vio “afectada”.
      
Lo confuso de la situación está en lo que dice la Policía sobre este tema, porque fuentes del Ministerio del Interior se limitaron a decir que el caso “sigue en la órbita judicial con inventario e investigación de las armas” y agregaron que “puede haber derivaciones por el origen de algunas”.

Por otro lado, fuentes con conocimiento de la causa dijeron a En Perspectiva que este allanamiento generó malestar entre las autoridades de los ministerios del Interior y de Defensa, porque éste último es quién actúa normalmente en casos de coleccionistas de armas, a través del Servicio Especial de Armamentos, y en este caso la Policía fue la que procedió sin permitir siquiera entrar al personal del Ejército.



Hacéte amigo del juez
El ministro de la Suprema Corte de Justicia Jorge Chediak criticó en la mañana del viernes que un presidente o un magistrado acompañe a un amigo a la cárcel o a un juzgado, lo que podría considerarse una presión hacia el juez del caso.

Esa misma noche, el presidente de la Corte, Jorge Larrieux, visitó a un amigo mientras la Policía, con orden judicial, allanaba su casa en el barrio Carrasco, donde había más de 1.000 armas, la mayoría en situación irregular. Ayer, consultado por El Observador, Chediak dijo que “la situación es atípica”, pero “por elegancia y delicadeza” prefirió no opinar concretamente sobre la visita del presidente de la Corte a su amigo coleccionista.

Los periodistas del programa Pisando fuerte de Metrópolis FM consultaron el viernes a Chediak sobre la pertinencia de la visita del presidente de la República, José Mujica, al intendente de Colonia, Walter Zimmer, en la cárcel. “Quienes han ejercido el derecho a visita tienen todo el derecho a hacerlo”, respondió Chediak, pero luego destacó que “el problema es el mensaje”. 
 
El ministro de la Suprema Corte de Justicia Jorge Chediak  “En algún momento un ministro de una Suprema Corte de Justicia, un gran ministro, Gervasio Guillot Martínez, fue a visitar a un profesional que estaba privado de libertad porque tenía relación personal, de los ámbitos del fútbol, y fue criticado por sus colegas y por una parte de la población, no porque no tuviera derecho a visitar a un amigo, sino porque era ministro de la Corte. Lo que muchos colegas y parte de quienes están allegados a la Justicia entendieron era que tenía todo el derecho a hacerlo y eso habla de la buena persona que era y lo buen amigo de sus amigos que era, pero que quizá no era el mejor mensaje que un ministro de la Suprema Corte de Justicia podía mandar. Era de alguna manera solidarse con alguien que con una razón u otra había violado la ley”, dijo Chediak.

“El problema es el mensaje. Hay cosas que tenemos derecho a hacer. Lo otro es si eso lleva o no un mensaje adecuado a la ciudadanía en general sobre el funcionamiento de la Justicia, sobre el funcionamiento de las instituciones”, agregó.

Sin embargo, consultado ayer sobre la visita de Larrieux al coleccionista investigado por tener un arsenal y municiones en su casa, se limitó a decir que “la situación es atípica”. “Por elegancia y delicadeza no me gustaría emitir ningún tipo de opinión con respecto a un colega”, explicó.

Luego destacó que “la medida se realizó igual” y que “el presidente de la Corte simplemente se habría interesado por la situación de un octogenario que estaba acompañado de un sirviente”.

Por su parte, el ministro Jorge Ruibal Pino opinó que “es un tema humano, de amistad”. El antecesor de Larrieux dijo a El Observador: “Alguna vez he ido a ver a un amigo a la cárcel y eso no se puede opinar en contra, porque es un tema de amistad”.

Finalmente, Larrieux defendió su visita. “Los jueces son independientes y no son influenciados por un hecho de estas características. Además, creo que ninguna norma me prohíbe visitar a un amigo. ¿Por qué voy a dejar de visitar a un amigo, con un problema y enfermo, porque esté, con un, llamémosle, problema judicial?”, se preguntó Larrieux en diálogo con El Observador.

En referencia al arsenal encontrado, el inspector mayor Ramón Surraco, perito balístico de la Suprema Corte de Justicia, dijo a El País que “lo que pasa es que nadie controla”. “Todos son amigos. Todos comparten muchas cosas. Tanto con el Ejército como con Policía”, agregó.

Los decretos reglamentarios establecen que el Departamento Técnico del Servicio de Material y Armamento del Ejército es el encargado de controlar el armamento que resguardan los coleccionistas. 
  UN FIERRO BIEN RESPALDADO, JAMÁS SERÁ CONFISCADO.

Por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad.

Mientras Alberto, que como el Marcial del tango "aún cree y espera", recuperar todo el material afanado por ladrones internautas, nosotros que no tenemos la más remota idea de como funciona ese mundo misterioso, nos embarcaremos en otras tareas menos complicadas, pero no excentas de riesgo como Uds. verán a continuación.

Días atrás, me encontré después de muchos años con un "foco" del pasado, amigo de otros tiempos a pesar de las diferencias juveniles "y falta de consejos" que nos separaban. Hablando de todo un poco, me confió una idea que venia madurando desde hace tiempo: encontrar un testaferro - armero tendría que ser - que prestara su nombre para la importación de 2000 AK 4. Ingenuamente le pregunté que iba a hacer con tantas armas, a lo que me respondió: LA REVOLUCIÓN.
Por un instante pensé que este hombre entrado ya en años, estaría seriamente afectado por alguna dolencia cerebral, que no le permitía pensar entre los límites considerados "normales". O de lo contrario, que estaría consumiendo alguna substancia que le avivaba la fantasía. De todos modos, intenté con mucha paciencia y discreción, seguirle la idea por pura curiosidad. Y el dinero para comprarlas? le pregunté...... "Ah! eso es sencillo, el testaferro acreeditado como importador de armas, se presenta al Banco República y solicita el préstamo".
Bueno, después de todo parece ser un razonamiento coherente, pensé para mis adentros. Existen antecedentes en la materia y no creo que puedan surgir obstáculos que impidan la operación. Y luego que harás con las armas? le vuelvo a preguntar. "Mirá, una vez llegadas las armas, serán trasladadas a casa de un coleccionista amigo que figurará como "comprador" y de este modo le quitamos al testaferro, la tremenda responsabilidad de tener en su poder ese enorme arsenal".
Yo pensé que las armas comenzarían a distribuirse entre los compañeros encargados de "largar la cosa", le comenté. "No seas cortoplacista" me respondió enojado, "primero tenemos que conseguir un contacto en la Suprema Corte de Justicia por las dudas". Ahí me día cuenta que lo había juzgado en forma ligera y que su estado de salud mental no merecía nuestra inquietud......Sólo nos resta desearle en mejor de los éxitos.

 Bonomi alerta .


Declaraciones de José Colman Director General de Informaciones e Inteligencia .





0 comentarios:

Publicar un comentario