viernes, 6 de junio de 2014

No a cualquiera


Doctorado Honoris Causa de Salamanca
El Generalísimo Francisco Franco 9 de mayo de 1954, distinción de Honor


Casi un rito
MADRID EFE  jue jun 5 2014 
El expresidente y candidato a las elecciones presidenciales de octubre por el Frente Amplio, Tabaré Vázquez, definió hoy el progreso como una situación en la "que todos avancen sin que nadie quede atrás".

Vázquez recibió hoy en Salamanca (Oeste) el doctorado Honoris Causa por la Universidad de esa ciudad, una de las más antiguas de Europa.

En su discurso de aceptación de esa distinción el político uruguayo hizo una defensa del progreso, entendido como una búsqueda de "ser mejores".

"Somos lo que hacemos y el futuro será lo que seamos capaces de soñar, modelar y realizar. Ahí radica uno de los mayores encantos de la vida y la esencia del oficio humano", afirmó.

Vázquez, que fue presidente entre 2005 y 2010, aspira a volver a la Jefatura del Estado tras las próximas elecciones de octubre, después de que el domingo pasado ganara las primarias para ser el candidato del Frente Amplio.

Dijo que el doctorado recibido "pertenece al Uruguay", un país que "hizo posible" que este "nieto de inmigrantes gallegos" estudiara Medicina, se especializara en Oncología y acabara siendo presidente de la República.

Aseguró que Uruguay es un lugar "apacible, pero apasionado de la libertad, de la democracia y de la república", donde vive "gente sencilla" que prefiere "vivir sin exhibirse ni ser vista", pero que "no renuncia al derecho y la posibilidad de un futuro nunca perfecto pero siempre mejor".

En su discurso abogó por seguir la lucha de su país contra el consumo de tabaco, porque "con la vida de la gente no se juega ni se experimenta".

Tabaré Vázquez fue el presidente que en el año 2006 declaró Uruguay como un país libre del humo del tabaco, lo que supuso una demanda millonaria por parte de la tabacalera Philip Morris argumentando un principio de defensa comercial.

En su discurso en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, el expresidente uruguayo volvió a hablar de este conflicto al exclamar: "¡qué duro es luchar contra el hábito del tabaquismo y, sobre todo, qué duro es luchar contra los intereses económicos de los productores y vendedores de tabaco!".

Como médico recordó que en Latinoamérica la tasa de mortalidad por enfermedades transmisibles es de "un 55,4 por cien mil habitantes", mientras que por neoplasias malignas, "un 93,8 por 100.000 habitantes", por enfermedades isquémicas del corazón "un 57,3 por 100.000 habitantes" y un "42,8 por 100.000 habitantes" en patologías cerebrovasculares.

"¿Acaso es necesario reiterar aquí las evidencias científicas respecto a la incidencia del tabaquismo en enfermedades no transmisibles tales como el cáncer, la diabetes, enfermedades isquémicas del corazón o cerebrovasculares?", se preguntó.

Por su parte, el rector de la universidad salmantina, Daniel Hernández Ruipérez, señaló que se necesitará el "apoyo" de Tabaré Vázquez "para avanzar hacia un espacio iberoamericano del conocimiento", de modo que se alumbre "una generación de personas libres de prejuicios"
.
Ya está puesto .

Ceremonial e indumentaria académica


La concesión, en el ceremonioso ritual de investidura, de distintos objetos relacionados con la universidad clásica encierra toda una exaltación de la docencia y la sabiduría. Como a un caballero de la enseñanza, al doctorando se le impone, de modo sucesivo:
  • el birrete — «...para que no sólo deslumbres a la gente, sino que además, como con el yelmo de Minerva, estés preparado para la lucha»;
  • el anillo — «La Sabiduría con este anillo se te ofrece voluntariamente como esposa en perpetua alianza; procura mostrarte esposo digno de tal esposa»;
  • los guantes — «Estos guantes blancos, símbolo de la pureza que deben conservar tus manos en tu trabajo y en tu escritura, sean distintivo también de tu singular honor y valía»;
  • el libro — «He aquí el libro abierto para que descubras los secretos de la Ciencia (...) he aquí cerrado para que dichos secretos, según convenga, los guardes en lo profundo del corazón».
Tras la ceremonia, y con la concesión al nuevo doctor de las facultades de leer, comprender e interpretar, se le indica: «Toma asiento en la cátedra de la Sabiduría, y desde ella, descollando por tu ciencia, enseña, orienta, juzga y muestra tu magnificencia en la universidad, en el foro y en la sociedad», comprometiéndose éste a guardar las leyes y el honor de la universidad y prestarle favor, auxilio y consejo.





0 comentarios:

Publicar un comentario