viernes, 25 de julio de 2014

La gira de Xi Jinping



Internacional 24.7.14

Xi de gira

El presidente chino impulsó en una gira el intercambio con países latinoamericanos.
Al igual que lo hizo su par ruso, Vladimir Putin, el presidente chino, Xi Jinping, visitó esta semana varios países de América Latina en una gira que terminó ayer y que dejó promesas de inversiones millonarias en la región y cientos de acuerdos bilaterales con Brasil, Argentina, Venezuela y Cuba. Así, China se consolida como uno de los principales socios comerciales de la región, y podría superar a Estados Unidos para 2015. 


Fructífera gira del presidente Xi eleva relaciones China-AL a nivel más alto

Actualizado a las 24/07/2014
BEIJING, 24 jul (Xinhua) -- El presidente chino, Xi Jinping, concluyó este miércoles su visita a Cuba, última parada de su gira por cuatro naciones latinoamericanas, la cual ha servido para fortalecer las relaciones entre China y los países visitados, así como entre China y el resto de América Latina.
Del 17 al 23 de julio, el presidente Xi realizó visitas de Estado a Brasil, Argentina, Venezuela y Cuba, tras participar en la VI Cumbre de Líderes de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), celebrada en la ciudad brasileña de Fortaleza.
En la gira, considerada histórica y trascendental para el desarrollo y fortalecimiento de las relaciones entre China y América Latina y el Caribe, el presidente chino cumplió con una agenda de intensidad inédita, destinada a reforzar la amistad, la cooperación económica y los lazos políticos.
Como principal fruto del periplo, se firmaron más de 100 acuerdos de cooperación entre China y esos cuatro países, y se elevaron las relaciones sino-argentinas de asociación estratégica a asociación estratégica integral, y las sino-venezolanas de asociación estratégica para el desarrollo común a asociación estratégica integral.
En el marco de la gira, el presidente chino también se reunió con mandatarios de 11 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), ocasión que aprovechó para exponer la política exterior de China hacia la región y formular propuestas para afianzar la cooperación entre ambas partes.
Xi también asistió a un encuentro entre líderes del grupo de los principales países emergentes y mandatarios de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en Brasilia.
.
En Cuba

Presidente de China y Raúl Castro firman 29 acuerdos de cooperación



Ayer Xi estuvo en Cuba, país del que China es el segundo socio comercial después de Venezuela. También en La Habana concedió varios créditos nuevos, entre ellos uno -sin intereses- para la construcción de una terminal portuaria en Santiago, y anunció el aplazamiento de la deuda cubana y la instalación de la televisión digital en la isla con tecnología china, entre un total de 29 acuerdos para fortalecer la cooperación y las relaciones económicas. Ambos países, cuyos gobiernos se definen como comunistas, impulsan, cada uno a su manera, procesos de reforma. Algunos analistas leen la visita de Xi como una señal de aprobación a las reformas de Cuba, cuyo presidente, Raúl Castro, ya visitó China tres veces para inspirarse en el proceso de cambios impulsado por Pekín. En 2013, el intercambio comercial bilateral entre las dos naciones alcanzó los 1.400 millones de dólares.

La VI Cumbre de Líderes de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), celebrada en la ciudad brasileña de Fortaleza

China es hoy el segundo socio comercial de la región y su tercer inversor, superando al Banco Mundial. Por esto algunos señalan, en base al déficit de la balanza comercial que favorece a Pekín, que América Latina está pasando de una dependencia económica de Estados Unidos a una de China, que ya es el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú y el segundo destino de las exportaciones de Argentina, Costa Rica y Cuba, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
Por ello, el impulso de las inversiones chinas en la región podría desplazar en 2015 a la Unión Europea como segundo principal inversor y superaría a Estados Unidos como socio comercial, según dijo la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, a la agencia china Xinhua.

Como si los números multimillonarios fueran pocos, el trasfondo de esa gira no deja de ser político. Pekín será, a fin de año, el anfitrión de la próxima cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, organización de 33 países que excluyó a Estados Unidos y Canadá cuando se fundó en 2011, en Caracas, impulsada por el entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez, y que reúne a 590 millones de personas.
“¿Es la gira de Xi Jinping un mensaje a Estados Unidos?”, se preguntó el columnista de derecha Andrés Oppenheimer, de The Miami Herald. En su opinión, Pekín está respondiendo a la mayor presencia de Estados Unidos en Asia y en particular al apoyo que le está dando a su rival regional, Japón. De la misma forma en que se podría interpretar lo que hizo Putin en su gira por Cuba, Argentina, y Brasil una semana atrás, como una respuesta al avance de la OTAN en Europa del Este, China le podría estar diciendo entre líneas a Estados Unidos: “Si te metés en mi vecindario, yo me meto en el tuyo”. En un artículo publicado el lunes en el diario estatal Granma, el líder cubano Fidel Castro consideró que “el aporte que Rusia y China pueden hacer en la ciencia, la tecnología y el desarrollo económico de Suramérica 
y el Caribe es decisivo”.


.






0 comentarios:

Publicar un comentario