domingo, 10 de agosto de 2014

Estad(i)o de excepción

Juan Riet Correa / Foto: www.amambainoticias.com.br

Enviado por Jorge Zabalza 

Eloisa Samy es una abogada activista por los derechos humanos de Rio de Janeiro, que en los últimos tiempos cobró notoriedad por su pedido de asilo en el consulado uruguayo de la ciudad carioca. ¿Quién es?, ¿qué hizo? y ¿de qué se la acusa? Eso es lo que intentaremos colocar en las próximas líneas.

'Al hablar de violencia, no hay que confundir la resistencia del oprimido con la violencia del opresor'

En Brasil, principalmente en sus principales ciudades -Rio de Janeiro, San Pablo, Porto Alegre, Belo Horizonte y Brasilia- se han sucediendo manifestaciones y otras medidas de lucha por parte de la población. Estas manifestaciones han tomado gran dimensión, principalmente en Rio y San Pablo, donde a las movilizaciones multitudinarias se suman medidas de huelgas generales de trabajadores de varios sectores. Los garis (trabajadores del servicio público de limpieza) en Rio, los metroviarios en San Pablo, los trabajadores y estudiantes de las principales Universidades de ambos Estados, son algunas de las más sonadas.

Otra cosa no menor, común a estos Estados, es el perfil de su gobierno, tanto el dirigido por Geraldo Alckim en San Pablo como el de su colega carioca Sergio Cabral Filho; se caracterizan por tener un perfil autoritario en el manejo del descontento popular.

Tanto en San Pablo como en Rio, existen en la actualidad presos políticos además de decenas de intimados y acusados de organización criminal por parte de la 'Justicia'. Al día de hoy en San Pablo hay cinco personas detenidas acusadas de destrucción de propiedad pública y privada y de formación de cuadrilla, entre otras acusaciones. Mientras que en Rio aún permanecen detenidos dos activistas acusados por la muerte de un camarógrafo de televisión, golpeado por una bengala durante una movilización contra la copa.

Eloisa Samy fue detenida en Rio el 12 de julio (día previo a la final del mundial en el Maracaná), de manera preventiva junto a otras veintidós personas, acusada de participar en una organización con intenciones de boicotear el evento del día siguiente.

De acuerdo con la denuncia del ministerio público, la abogada 'habría desvirtuado su conducta y pasado a participar activamente de los actos violentos, inclusive dando instrucciones a los ocasionales participantes, habiendo sido vista ordenando el inicio de actos de violencia'.

Dentro de las 'cosas raras' que presentan las acusaciones -escuchas telefónicas a abogados defensores, testimonios de ex-amantes de los acusados, entre otras rarezas- la que mayormente llama la atención es que la acusación que recae sobre estos militantes se basa en un hecho que no ocurrió. Se los acusa entre otras cosas de intentar incendiar la cámara de diputados en una movilización ocurrida en agosto de 2013. Según circula en la prensa, algunos manifestantes habrían organizado un incendio del predio, cosa que finalmente no ocurrió porque los propios manifestantes lo impidieron.

Finalmente Samy fue liberada y nuevamente requerida acusada de 'formación de cuadrilla', de prestar apoyo logístico a los activistas y ceder su residencia para reuniones de organizaciones sociales acusadas de aplicar tácticas black-block. En ese momento, es que resuelve pedir asilo en el consulado uruguayo de Rio.

Según declaraciones suyas al diario brasileño 'Carta capital', lo que la motivó a elegir a Uruguay para pedir asilo, además de algunas cuestiones prácticas, fue que 'Uruguay tiene a Mujica y me gusta su forma de gobernar'.

Según sus testimonios, la idea de la solicitud era efectivamente conseguir asilo, pero en segundo plano buscaba generar un hecho político. Según ella, a partir de la negativa de apoyo por parte del Estado Uruguayo, 'se abrió un debate sobre si Brasil es un Estado de Derecho democrático de hecho'.

Luego de la negativa de la embajada uruguaya, Samy pasó algunos días profuga de la 'Justicia', y finalmente le fue concedido el habeas corpus solicitado por los abogados de las organizaciones sociales involucradas. En la actualidad, al igual que otros veinte acusados, se encuentra en libertad respondiendo a las acusaciones del ministerio público.

http://www.zur.org.uy/content/estadio-de-excepci%C3%B3n

.





0 comentarios:

Publicar un comentario