sábado, 13 de septiembre de 2014

El Fiscal Zubía y lo que él llama "alarma social"




Desde que se dió la expulsión de la Jueza Mota de los casos de crímenes de lesa humanidad (más de 50 listos para sentencia que continúan paralizados), expulsión instrumentada por la Suprema Corte a partir de un llamado público del Presidente Mujica para sacar a la valiente jueza, este Fiscal Zubía se hace presente en los medios de comunicación, de una u otra manera.
Primero fué el intento de represalias ante la masiva manifestación de solidaridad con Mota. Fué cuando comenzó a gritar de manera destemplada sobre "asonada", "toma" y "ocupación" de los locales de la Suprema Corte, como su reacción histérica ante las muestras de solidaridad que recibiera la citada Jueza. Siguió, intentando mandar a prisión a siete rehenes que vendrían siendo los que pagarían por la simpatía popular expresada a Mota. Para ello eligió a siete destacados y conocidos activistas de los movimientos sociales y sindicales, muchos de ellos que habían sido torturados y encarcelados durante largos períodos en la dictadura que encabezaron en su momento el padre y el tío, ambos generales, del citado Fiscal Zubía.
Cuando no fueron condenados a prisión intentó reclamar que de "acuerdo a los antecedentes de los imputados" y "sobre como pensaban" podría deducirse que iban a cometer actos violentos en un futuro. Es decir una verdadera perla del pensamiento y práctica del Tercer Reich nazi alemán. Posteriormente y dado que centenares de personas se solidarizaron públicamente con los siete rehenes, Zubía pretendió enjuiciar a algunos de ellos. Es decir Zubía trató de castigar con cárcel a siete participantes por lo que fué una demostración popular de centenares, y como luego cientos, también se solidarizaron con los siete procuró castigar a los que así lo hicieron.
Todo basado, en el origen, en un inexistente delito dado que la gente procedió a hacer acto de presencia en un edificio del Estado QUE ESTABA ABIERTO AL PÚBLICO para hacer conocer su solidaridad con Mota.
A partir de allí Zubía viene tratando de una u otra manera que la solidaridad se pague con cárcel. Y como remate, por el momento, porque de acuerdo a como piensa, a su trayectoria, a su ideología y a su nefasta práctica, este Fiscal "promete" más.
Tal cual es el caso cuando durante el clásico futbolero se produjo una trifulca entre los jugadores, una de tantas, entonces este Fiscal creyó haber descubierto el "talón de aquiles" de la bien recortada por cierto democracia uruguaya y salío a vociferar histéricamente, propiamente así, para generar rúbricas pretendiendo calificar los sucesos como, escúchese bien; "ALARMA SOCIAL". Ahora insiste y pide 12 meses de prisión para nueve jugadores.
Por el momento han fracasado las provocaciones de Zubía que actúa en la línea de los criminales de lesa humanidad que están en prisión (bien pocos por cierto) y los que andan sueltos, para ellos sí crear "el clima" de "alarma social" y de esta manera tratar de revivir tiempos pasados que ellos desean con nostalgia represiva.
Colectivo del Blog Noticias Uruguayas

Por tomarse a golpes de puño en un clásico de la Copa Antel que se disputó el pasado 20 de enero, el fiscal Gustavo Zubía pidió una pena de 12 meses de prisión para nueve jugadores de Nacional y de Peñarol.
PUBLICADO el Viernes 5 de septiembre, 2014

El representante del Ministerio Público solicitó la condena de nueve jugadores de Peñarol y Nacional por un delito de riña en espectáculo público. El escrito fue enviado el jueves a la jueza Penal de 9º Turno, Blanca Rieiro, que instruye la indagatoria penal por los incidentes del último clásico de verano, según informa el diario El País.
La magistrada deberá ahora remitir el expediente a la defensa de los jugadores para que realicen sus alegatos y, tras conocer sus argumentos, elevará el expediente para resolución, con vistas a emitir su fallo.
El pasado 22 de enero, la jueza Rieiro resolvió el procesamiento sin prisión de los futbolistas de Nacional, Leonardo Burián, Diego Arismendi, Darwin Torres, Santiago García e Ignacio González, y de los jugadores de Peñarol, Fabián Estoyanoff, Carlos Núñez, Jonathan Sandoval y Washington Aguerre, por los incidentes ocurridos en el clásico.

Ahora, el fiscal Zubía solicitó la condena de todos ellos por el mismo delito que les fue imputado en esa oportunidad. De todas formas, los futbolistas no irán a la cárcel puesto que se trata de un delito excarcelable y se requiere la suspensión condicional. De todas formas, si alguno de los nueve jugadores incurriera en un nuevo delito dentro del plazo previsto en la sanción puede ser remitido a la cárcel.







.

0 comentarios:

Publicar un comentario