sábado, 25 de octubre de 2014

Acariciando un gato

y descubriendo torturadores con ínfulas de diputados



Gabriel -Saracho- Carbajales, Montevideo, 25 de Octubre de 2014, Primavera de la Dignidad.-

Primavera de la Dignidad, Expropiación de la Libertad, Transgresión y Rebeldía



“La lucha por la libertad debe arremeter con coraje y sin concesiones contra todas las formas y todos los estados de la dominación, que espera de nosotros la obediencia sin titubeos, para que así experimentemos la necesidad de la libertad solamente como un sueño irrealizable, como un capricho tonto, como una utopía de idealistas románticos, como un imposible perpetuo, y nada más”.

En condiciones de vida social pautadas por la coerción generalizada e impuestas a fuerza de represión sistemática, el pueblo no puede luchar solamente por la libertad futura; sería decididamente trágico encarar esta necesaria y esencial lucha por el porvenir, sin apropiarnos o reapropiarnos permanentemente de atributos humanos que nadie nos concede ni nos autoriza, sino que son arrancados y deben ser arrancados incluso por la fuerza a quienes se han erigido en administradores de la libertad, prostituyéndola y prostituyéndonos.
Si la lucha por la postergada y fundamental libertad humana no se practica apoderándonos todos los días de fragmentos básicos y vitales de esa misma libertad que estamos queriendo construir como meta inherente a la naturaleza del ser humano; si nuestras vidas no se sublevan al menos parcialmente y progresivamente contra todo el cúmulo de sometimientos que por vía de la coerción y la represión se nos han impuesto desde que nacemos para que aprendamos a obedecer invariablemente; si no somos capaces de la transgresión también sistemática incluso de aquellas premisas que tuvimos por valederas y definitivas para nuestra misma lucha por la libertad y sin embargo la práctica nos mostró que ya estaban obsoletas, estamos fritos...
No se construye libertad dando por inamovible todo lo que en realidad está en movimiento sin descanso. 
Seremos una manada de desgraciadas y desgraciados sin remedio si vamos quedando atrapados en inercias que de hecho actúan como enemigas de la libertad por oponerse y obstaculizar las pequeñas libertades cotidianas por las que también hay que luchar en la gran lucha por saltar del reino de la necesidad en que sobrevivimos al reino de la libertad que habremos de conquistar para ser realmente “humanidad” y no simplemente “mano de obra” en oferta para satisfacer los apetitos del dios capital y los santos burgueses que lo veneran a cualquier precio y lo alimentan con la sangre, el escarnio y el martirio populares.
En resumidas cuentas, no hay libertad --ni la habrá-- si ella no supone riesgos, estigmatizaciones, persecuciones y hasta la muerte, en pos de algo que, estrictamente hablando, surge como imperativo vital colectivo e individual precisamente a raíz de su brutal ausencia inducida por quienes han creído ejercer “su libertad” mutilándola en todos los demás hasta hacernos sentir, más tarde o más temprano, que la palabra libertad es sinónimo obligado de rebeldía, irreverencia, irrespeto, resistencia, confrontación, enfrentamiento, etc., etc., etc.

Podríamos seguir invocando reflexiones sobre la libertad tan viejas como la misma opresión o tan nuevas como las nuevas formas del decadente dominio burgués. Pero alcanza con saberse, como lo sabemos, que no hay una sola de las cosas que consideramos avances hacia la conquista de la libertad, que no hayan nacido de la lucha y de la decisión de exponernos a las mil y una “condenas” que suceden necesariamente al simple acto de sublevarnos y adoptar la transgresión regular y conciente como forma de vida de los oprimidos, como compulsión incurable de la masa humana que únicamente se visibiliza a sí misma como tal no como un montón de anónimos obedeciendo mandatos y mandamientos, sino como suma especial de individualidades hermanadas por el más portentoso y digno objetivo de la especie humana: romper, triturar, pulverizar, mandar al museo del oprobio, todas las porquerías “culturales” que han hecho posible que el “animal superior” no sea otra cosa que la bestia de carga de la “civilización” de la explotación y la retrogradación moral masificada y articulada por el partido por excelencia del Estado capitalista: el mismo Estado burgués.

Esta mañana salí a la vereda en el preciso instante en que una pareja de chiquilines del barrio dejaba en mi portón, prolijamente dispuestas, ocho papeletas de la lista 2014, con las afables caripelas de “El Guapo” y “El Cuzquito” dominando la colorida propuesta “democrática” para la gloriosa jornada de mañana, Domingo 26 de Octubre de esta inolvidable y orgullosa Primavera de la Dignidad.
“Muchachos --les dije a las risas--, acá somos tres nomás; llévense las que sobran, puede que falten...”.
Ellos contestaron también a las risas, sin posarla de “militantes” de nada: “Dale, veterano, aguantanos las que sobran...”, a sabiendas de que el veterano es un declarado “simpatizante” de la burrada NBA y que a estas alturas no hay ponchazo que lo vuelque al aporte amistoso de un votito para ocupar siquiera un lugarcito en el bendito y sacrificado parlamento “uruguayo”.
Por supuesto que les seguí la jugada; cobran apenas 400 pesos en negro por pasarse el santo día repartiendo listas puerta a puerta, sin viáticos y sin más estímulo que esas monedas despachadas por el curro organizado del “sufragio universal” (casi digo de la “iglesia universal”).

Preparo el amargo, me siento abajo de mis frondosas y amables anacagüitas, acaricio al gato siamés de mi vecina todavía fanáticamente frenteamplista y me dispongo a “disfrutar” de uno de mis predilectos deportes matutinos de estos luminosos días del casi flamante siglo XXI: conocer las interminables nóminas de candidatos de todos los partidos. Todos, todos (terminaré de leer en el 2015, más bien)...
¡Sorpresa!!! ¡Esclarecedora sorpresa!!!... En el puesto 19 de los pretendidos diputados titulares de la lista 2024, 21 lugares antes que la señora Matilde Rodríguez Larreta --respetable ex compañera del querido “Toba” Héctor Gutiérrez Ruiz, Tupamaro asesinado por los fascistas a mediados de los ´70 junto al también queridísimo Zelmar Michelini--, el candidato se llama LUIS AGOSTO, así, a secas y como bobeando, sin aludirse para nada a su condición de coronel y experimentado torturador “retirado” de la heroica patriada dictatorial más criminal de nuestra historia entre 1972 y 1985...
Agosto es, antes que nada, hoy, un soberano rostrudo aguardando la inminente citación de un juzgado penal en calidad de acusado por reiterados delitos de lesa humanidad cometidos principalmente en el Grupo de Artillería N° 1 de La Paloma, Villa del Cerro, siendo por aquellos tiempos Capitán o Mayor. Cómplice, entre otros, del famoso degenerado “Pajarito” Silvera y del asesino y delincuente multiserial José “Nino” Gavazzo. 
Hábil declarante, audaz, atrevidito a más no poder, el sujeto suele recorrerse el dial de la AM nacional, atento a aquellas audiciones “periodísticas” o más o menos con las que frecuentemente se comunica vía celular agitando su fervorosa pasión humanista-democrática post terrorismo de Estado del “proceso”, escupiendo monumentales discursos de docencia civilista que procuran convencernos del “positivismo” de la desacreditada oligarquía cipaya de entrecasa capaz de disputarle el reinado burocrático a un progresismo que fue para atrás y no para adelante y dejó el campo oregano para “el regreso”.

Por si algo faltara para reafirmar, mañana, nuestra disposición a la burrada NBA, este papelito plagado de brillantes candidaturas cayó en mis manos como auxiliar ideológico irrefutable, terminante, casi casi que como último argumento para considerar necesario, de una buena vez, plegarnos a la horda de decenas y decenas de miles de “necias” y “necios” inorgánicos y dispersos --sin líderes ni “viejos dirigentes” que los mandaten-- que en las municipales del 2010 nos llamaron a las cuchillas de la deslegitimación de la farsa burguesa de “elecciones libres” que son doblemente obligatorias: tenés que votar o pagar la multa y “sí o sí” tenés que favorecer con tu voto a algunos de los gentiles ofertantes de “los cambios necesarios”...

Creo, además, que con nuestra voluntad NBA les hacemos un bien a aquellos otros ofertantes dispuestos a compartir, esperanzados, los suntuosos salones legislativos con especímenes no tan duchos en el arte de coartar libertades como el inefable “Cabezón” Luis Agosto, pero tan dispuestos como él a defender a una clase dominante que, si el diputado fulanito o menganito, molestara demasiado, se les pega una buena patadita en el traste y hasta se lo mete en cana, si cuadra, y a otro cosa, mariposa.

¡Viva, pues, esta transgresión libertaria y nómade de abstenernos, anular o blanquear el voto en este aquelarre carnavalero de la edad media moderna, obcena, burlona, reproductora de la reciclada alquimia que combina insistentes ilusiones con incansables engaños que se han ganado muy justamente su histórico merecido de decirles “Gracias, recién tiré”, aún al costo de que nuestro pequeño acto de libertad y de honor nos cueste la cobranza por alguna eventual pérdida de un lugarcito en la tumba de los cracks del sistema capitalista caduco, aplastado por la historia y urgentemente necesitado de unos buenos tiros de gracia disparados desde el asfalto de los que ya hemos incorporado a nuestra moral la idea de que el lugarcito que hay que ganar y defender con uñas y dientes, es el de la dignidad popular que desde el 27 de octubre demandará de todas y todos, organización, solidaridad, lucha y muchísima libertad expropiada para transitar un futuro seguro en el que los que ganan siempre, saben muy bien que volverán a contar con la desinteresada colaboración de los viejos y los nuevos Agosto, los cínicos e inmorales mercenarios que son tales a cambio del salario de la represión o el de la gestión burocrático-parlamentaria que tan cara nos cuesta a todos los orientales, los “necios” NBA y los demás que, voten lo que voten, seguirán siendo oprimidos hasta que el grito de “¡LIBERTAD!” cope nuestros pulmones y nuestras conciencias hasta sentir que ser libres es lo más humano que existe y existirá hasta el final de los tiempos.

Gane quien gane, pierde el pueblo, es cierto. 
Pero el pueblo empieza a ganar cuando hace suyas la transgresión y la irreverencia organizadas como su forma de ser, y cuando los trabajadores nos apropiamos hoy de la voluntad y las energías propias, para apropiarnos mañana de los medios de producción que ya son nuestros por el simple hecho de que, sin nuestras manos y nuestros cerebros, no hay tu tía.

¡Nadie se olvidará de este Domingo 26 de Octubre! ¡Nadie podrá sustraerse a la evidencia y los desafíos de unos números que no serán solamente datos estadísticos de un circo  y un escrutinio más del larguísimo collar de perlas de bijouterí de la mal llamada “democracia burguesa”!!!. ¡Esta vez los números nos llamarán a convertir la aritmética política en acción política real y en despliegue de una libertad que nos pertenece tanto como los medios de producción necesarios para la construcción de un mundo que, sí o sí, conquistará ese imprescindible comunismo libertario por el que ya la humanidad ha ofrendado sus mejores vidas en todas partes y en todos los tiempos!!!.

¡Votamos luchar, votamos vivir!!!


0 comentarios:

Publicar un comentario