miércoles, 22 de octubre de 2014

De lo que no hablamos...


Por Sergio Napoli.



Hoy más que nunca asistimos a una serie de “batallas” diferentes pero todas ellas convergentes, todas (las visibles por lo menos) se plantean la toma de la “Colina Parlamento”. Desde los oligarcas con sus viejos y nuevos representantes hasta los partidos y grupos que se autodefinen anti-capitalista todos bregan por los sillones que les permitan representar la ilusoria representación popular.

Los más osados proclaman la necesidad de un/a representante obrero en el palacio, es mas, pregonan los beneficios populares que esto traería a la causa del cambio, y nada menos que a la causa de los revoluciónarios.

Es evidente que en esta tarea de captar, convencer, tropear votos que les permita esta representación deja u olvidan cosas básicas, como por ejemplo la historia política de esta comarca y en particular de la izquierda.

Pero “desconocen” una realidad que aunque penosa y falsa sigue siendo la realidad, y esta ocupa tanto la visibilidad como la subjetividad popular en la medida que es un abanico de todos estos planteos juntos, y estira sus márgenes de opción parlamentaria hasta el propio corazón pro imperialista, incluyendo en su centro a la representación de la oligarquía agro-financiera: se llama opción Progresista, que desde hace diez años reina y mas allá de las encuestas conserva la capacidad de continuar gobernando por cinco años mas.

En este “combate” se recrean viejas y arcaicas ilusiones que claramente como en otros combates no tiene la misión de tomar las posiciones del enemigo, sino que tiene como premio máximo administrar el sistema desde una mullida butaca con opción a varios secretarios, contando con el añadido de siete dólares por voto obtenido, todo junto un buen negocio político – económico para los cultores de aquello que su propio creador –Hensel- padre de la democracia moderna advertía, citándola como “...la ilusión de la representación parlamentaria…”

Las diferentes propuestas apelan al catastrofismo clásico que históricamente perteneció a los sectores de derecha para advertir las consecuencias que vendrían si ellos no llegan a sentarse en el palacio.

De estas maneras todas, aun sus máximos detractores discursivos dejan claro la continuación del sistema……a pesar de sus voluntades el sistema “permite un momento de locura” y este sale consolidado.


Y DE LA REVOLUCION, QUE ME CUENTAN???

Si, de la Revolución, es que mas allá de decepciones traumáticas de la ruptura de ciertos “paraísos terrenales” producto de una pretendida bipolaridad mundial en guerra no siempre tan fría como se le llamó, parecería que la izquierda “dejó de pensar” para cansinamente peregrinar en el desierto de las ideas, de las propuestas.

Si bien sabido es que las revoluciones son procesos complejos, que para triunfar deben subvertir y negar el orden vigente, demoler el entramado jurídico- político-institucional demoliendo los viejos símbolos de dominación, y al mismo tiempo deben promover el carácter libertario de esta, contemporáneamente deben implantar férreos mecanismo de control social. Hacer de la unidad política del pueblo movilizado el eje de su ser, siendo muy desafiantes con ellos mismos, que junto a la respetabilidad de sus dirigentes le permita construir un orden nuevo, orden este que reúna nuevas relaciones institucionales, nuevas relaciones de producción, nueva relaciones jurídico –políticas – militares, pero también nuevas relaciones de costumbres y convivencia humana.,

Para que esta gigantesca tarea sea posible es necesaria la convergencia de todos los explotados, con el único objetivo de su propia liberación y la construcción del socialismo, concebido este como un proceso único e irreversible por lo tanto creo que es un desgaste infértil discutir por las diferentes opciones electorales mas cuando sabemos que es “el teatro de operaciones” del enemigo y por lo tanto es un territorio minado, al menos para los intereses de clase.

Si, creemos firmemente en la necesidad de empezar a conjuntar todo el pensamiento libertario disperso para constituir un cuerpo de ideas y accionar, que permitan encontrar el agua necesaria en este desierto para el pez del que nos hablara el siempre presente Mariguela.

“…El carnaval se olvida pero la miseria no…” nos ilustraba el Sabalero, y es que de eso mismo se trata el motivo que nos lleva a ser extremadamente críticos mas allá de comprender que para muchos estamos hablando de su propia existencia política, dar tal batalla de desgaste (de lo electoral hablamos) que por experiencia histórica sabemos inconducentes, si de REVOLUCION hablamos.

No obstante los aspectos positivos de diez años de Gobierno Progresista, como por ejemplo en lo súper-estructural (en lo cultural, en el asistencialismo, etc.), no se desarrolló igual en los aspectos estructurales lo mismo que en la defensa de nuestros principales recursos naturales, o el plano del relacionamiento internacional, en este acentuó sus lazos de dependencia económico-financiera-político-militar con el imperialismo norteamericano, entregando gran parte del territorio a la especulación de las multi-nacionales.

Todo su accionar fue dirigido al ensanchamiento y protección de lo que llaman Mercado, con la resultante que conlleva esta política: mas acumulación de ganancias, concentración de capital y de medios de producción, como sucede con los pequeños y medianos productores desalojados por la especulación financiera ligada a la soja y al eucaliptos transgénico, condenando a la gran mayoría de los ciudadanos a subsistir con salarios menores a 14.000 pesos mensuales, con créditos espeulativos al consumo que condujeron a 800.000 personas sobre una población de 3:5000.000 aproximadamente al clearing de informes, “muerte civil” le llaman en los ámbitos financieros.

El modelo se agota, la crisis estructural del capitalismo no ha encontrado correctivos útiles para volver sobre sí mismo, y así reestructurarse para una face superior, nuestra región al igual que nuestro país no es una excepción, aquí el sistema político financiero también da señales claras de agotamiento, por lo tanto se les hace necesario recurrir a un cambio que les garantice respirar un poco mas y buscar salidas que les permita convalidar el sistema.

Podríamos afirmar que en lugar de hablar de inseguridad ciudadana deberíamos hablar de la inseguridad del sistema, con esta excusa (como sucede y sucedió en otras partes) se militariza la sociedad, se genera subjetivamente la necesidad de rearmar los servicios policiales y se agudizan las llamadas actividades de inteligencia, combatiendo y criminalizando la protesta ciudadana, para esto son necesarias inversiones importantes en material electrónico, armamento anti-motín, leyes, decretos y acuerdos internacionales con agencias de otros países, en el caso uruguayo fundamentalmente con EE.UU. e Israel, como lo marcan los protocolos de seguridad del Comando Sur para la seguridad hemisférica cosa esta que el gobierno progresista a cumplido metodológicamente como lo marcan sus presupuestos de gastos, con la pantalla política de “modernizar el aparato policial”, quizás y sin quizás hubiese sido mejor emplear esos recursos financieros en una comida caliente al día garantizada para la gurisada de los padres sin trabajo y se hubiese garantizado mejor “ la seguridad ciudadana”.

Pero estos como tantos otros desafíos corresponde analizarlos por aquel conjunto de ciudadanos que comprendan la necesidad de un cambio radical del modelo, aquellos que honestamente consideren que los sacrificios de hoy podrían evitar mas grandes y complejos sacrificios en el futuro, que comprendan que es trágico sacrificar las fuerzas populares en el altar de la representación parlamentaria, y estén dispuestos a construir desde el pie un modelo de país diferente. En esta tarea deberíamos estar alertas en no confundir los pequeños o grandes logros tácticos con grandes objetivos estratégicos, La construcción de una izquierda alternativa, democrática, revolucionaria, dispuesta a transitar junto a nuestros hermanos de la región los caminos que sean necesarios, no solo debe guardar las experiencias históricas debe tener un profundo sentido de clase enraizado en la gesta artiguista, rescatando el sentido ético revolucionario para transformarlo nuevamente en su propia columna vertebral.

La construcción de esta fuerza, no se puede decretar, no tiene día, hora, lugar, ella nacerá y en cierta medida ya nació de la lucha de la gente, de los ciudadanos, de la movilización popular sobre temas concretos, de la capacidad de estas de ir pariendo nuevos métodos organizativos, de sus entrañas irán naciendo nuevos dirigentes y nuevas practicas sociales. PORQUE DE REVOLUCION SE TRATA.

Recordando que: “No hay oportunidad en una Revolución para los farsantes, no hay oportunidad en una Revolución para los acomodaticios, no hay oportunidad en una Revolución para los ambiciosos, no hay oportunidad en una Revolución para los mediocres, no hay oportunidad en una Revolución para los débiles y cobardes” Fidel Castro.




0 comentarios:

Publicar un comentario