lunes, 6 de octubre de 2014

Otras voces por la tierra



Proyecto audiovisual comunitario de mujeres movilizadas por la posible instalación de la mega minería (Zamin Ferrous - Aratirí) en Uruguay. Mirá los 4 videos y conocé más en www.otrasvocesporlatierra.uy. Seguí las novedades en Facebook/Otras-voces-por-la-tierra y @vocesxlatierra en Twittter.


video



Mineroducto Aratirí atravesará zonas "sensibles" 


.


Tres ríos, 20 arroyos, 25 cañadas, entre 100 y 120 cursos de agua de flujo intermitente y 26 kilómetros de “vegetación sensible”, como bosque ribereño, humedales y palmares, serán afectadas por la construcción del mineroducto que la empresa india Zamin Ferrous (Aratirí) proyecta construir para trasladar el hierro desde Valentines (Treinta y Tres) hasta una terminal portuaria en Rocha. Algunas de esas zonas “sensibles” tienen distintas formas de protección por parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Por ello la empresa extranjera propone tomar distintos recaudos en la excavación para enterrar los caños, según dice la Actualización de Solicitud de Autorización Ambiental Previa, presentada por Aratirí a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) el 20 de agosto, y a la que accedió El Observador.
Esa información pendiente de entrega de la empresa responde a cambios en la ubicación del puerto de aguas profundas de Rocha. El gobierno había decidido hacerlo en La Angostura, pero luego cambió para El Palenque, algunos kilómetros al oeste, más cerca del balnerario La Pedrera. La nueva documentación, por lo tanto, actualiza datos de impacto ambiental que provocará tanto el mineroducto como la terminal portuaria a construir. La modificación obligó a desviar el trazado desde los 140 kilómetros contando desde el complejo minero, hasta un punto ubicado al sur de Lascano (Rocha).
Aratirí, de todos modos, todavía no entregó el nuevo plan de cierre de las minas y las distintas intervenciones en el medio ambiente, algo que preocupó desde siempre al presidente José Mujica. De hecho el gobierno aumentó las exigencias para los proyectos de estas características. La empresa planteó al principio llenar con agua de lluvia las cinco minas que van de 200 a 380 metros de profundidad. Pero luego el Poder Ejecutivo resolvió que el plan debe asegurar que parte del terreno pueda ser utilizado en tareas agropecuarias o ganaderas.
El nuevo mineroducto se compone de dos tuberías de 625 milímetros de diámetro recorrerán 234 kilómetros desde el complejo minero hasta la terminal portuaria de Aratirí. Desde allí sacará por mar el mineral de hierro con destino a la exportación. El material viajará a impulso mezclado con agua por el tubo, para ser filtrado en el puerto antes de subirlo a barcos. Luego, el agua retorna por el caño paralelo para ser reutilizada. Pasará por 308 padrones los departamentos de Durazno, Florida, Treinta y Tres, Lavalleja y Rocha, enterrado a 80 centímetros de profundidad.
En su camino al mar, ese mineroducto también deberá sortear otros obstáculos como dos vías férreas, un aeródromo, siete rutas nacionales y 48 caminos rurales, además de campo cultivado.
Para poder intervenir cada zona la empresa propone distintos métodos de construcción. Para el caso de los palmares la firma anuncia que aplicará mecanismos “convencionales”. Sin embargo, y dado que “el área de palmares es sensible”, seguirá prácticas para minimizar el impacto a los ejemplares. Por ejemplo se eligieron tramos con menor densidad de palmeras. “Aquellos ejemplares que deban ser removidos para permitir las operaciones serán inmediatamente trasplantados a los lados del derecho de vía”, dice el estudio. “Se acopiará cuidadosamente el material extraído y se protegerá particularmente el suelo orgánico”, agrega.
El diputado blanco Gerardo Amarilla había dicho en el Parlamento que el mineroducto atravesaría zonas protegidas.
En el caso de los humedales, la firma piensa emplear la técnica de “corte abierto húmedo”, lo cual implica un “zanjeado a cielo abierto en cuerpos de agua”. Para ello usará maquinaria especial. Se trata de retroexcavadoras con soportes más largos y anchos que las habituales, y que de hecho flotan, según se ve en fotografías que acompañan el texto del informe. Se promete afectar en lo mínimo el curso de agua y los sedimentos. Anuncia que acompiará “cuidadosamente” el material extraído y protegerá “particularmente” el suelo orgánico.
Cuando el tubo se tope con ríos (Cebollatí, Olimar chico y nacientes del Yí) la empresa excavará para colocarlo por debajo del curso de agua, con una protección de hormigón. También utilizará bolsas de arena para inmovilizar el mineroducto. El cruce de los ríos, dice, se hará en temporada seca y en condiciones de flujo bajo.
Aratirí declara ante la Dinama que la gran mayoría de la traza del mineroducto “discurre por zonas de pastoreo, ganado bovino de cría, invernada y leche, así como ganado ovino de cría e invernada”. En ese terreno la construcción representa una “interferencia mínima” con la actividad productiva, insiste la empresa. No obstante también debe pasar por campos de arroz y con forestación (eucaliptus, pinos). Para las zonas cultivadas se compromete a retirar el material organico para que luego pueda ser utilizado en la recuperación. Promete Aratirí coordinar con los productores para intervenir el suelo después de la cosecha.
Proceso de análisis. En total, los documentos elaborados por la empresa CSI Ingenieros –y en poder de El Observador– tienen 4.500 páginas. El tomo uno contiene los documentos del proyecto y el dos el estudio de impacto ambiental. El resto son anexos.
En el análisis de los documentos trabajan ocho técnicos de Dinama de la División Emprendimientos de Alta Complejidad. La oficina está en el cuarto piso de la sede del organismo. Los profesionales imprimeron el índice del larguísimo texto y lo pegaron en una de las paredes del lugar. Allí van tachando con resaltador flúo los capítulos a la vez que avanzan en la lectura. Esos técnicos tienen la tarea de analizar el informe de Aratirí como principal, pero de forma paralela también cumplen con otros proyectos, como el impacto ambiental del puerto de aguas profundas que el gobierno proyecta construir en Rocha.
La Dinama no tiene un plazo establecido para terminar la tarea y responderle a la empresa, según transmitió a El Observador. Puede realizar preguntas sobre el contenido del informe a la empresa.






La marcha saldrá el viernes 10 de octubre a las 17 horas desde el Obelisco.
Integrantes de Uruguay Libre destacaron este domingo la movilización social "a pie y a caballo en la capital y el interior", así como recursos legales de todo tipo, decisiones de varios gobiernos departamentales, decenas de miles de firmas a nivel local y nacional que "fueron generando una conciencia pública y el rechazo a Aratirí y a la megaminería en general en un amplio espectro de nuestra sociedad".
Sin embargo, remarcaron que la postergación del proyecto Aratirí para llevar adelante proyectos de megaminería en Uruguay no se ha debido tanto a esta toma de conciencia social, sino por las "dificultades económicas" a las que la empresa se refirió y a la baja del precio del hierro, señalada por el Gobierno nacional. "Esto no significa el abandono del proyecto", indicó el movimiento contra la megaminería.
Por ello, Uruguay Libre insiste en recolectar firmas para concovar a un plebiscito que prohiba la minería metalífera a cielo abierto en el país, al señalar que este "no es un país apto para la minería metalífera en gran escala; sus yacimientos de hierro, oro y otros metales son pobres. Explotarlos no genera una diversificación de la matriz productiva y destruye en cambio un rico ecosistema".

Declaración de Uruguay Libre
 
ANTE UNA NUEVA MARCHA NACIONAL POR LA TIERRA Y LOS BIENES NATURALES
 
El próximo viernes 10 de octubre, a las 17 horas, desde el Obelisco de Montevideo, partirá una nueva Marcha en Defensa del Agua, la Tierra y la Vida, donde decenas de entidades sociales y simples ciudadanos de todo el país expresarán el rechazo a estos proyectos. El Movimiento Uruguay Libre apoya esta movilización y convoca a participar en la misma.
 
En este momento, a través de diversas declaraciones oficiales parece haber cesado la urgencia del gobierno en firmar el contrato con la minera Aratirí, tal como propuso desde fines de 2013. Sin embargo, sólo se hace referencia a “dificultades” económicas de la empresa, por la baja del precio del hierro, dejando en evidencia que no significa el abandono del proyecto.
 
En lo fundamental, el proyecto de Aratirí se fue postergando y se volvió inviable por los uruguayos que lo cuestionaron desde el ángulo social y ambiental, pero también desde el ángulo económico y de la soberanía nacional, por ser un proyecto meramente extractivo y saqueador. Si no hubiera sido por esta actitud, el gobierno y la minera ya habrían firmado el contrato.
 
Innumerables actividades de esclarecimiento, marchas a pie y a caballo en la capital y el interior, recursos legales de todo tipo, decisiones de varios gobiernos departamentales, decenas de miles de firmas a nivel local y nacional fueron generando una conciencia pública y el rechazo a Aratirí y a la megaminería en general en un amplio espectro de nuestra sociedad.
 
Desde Uruguay Libre impulsamos la realización de un plebiscito nacional que prohíba la minería metalífera a cielo abierto en el país. Este no es un país apto para la minería metalífera en gran escala, sus yacimientos de hierro, oro y otros metales son pobres. Explotarlos no genera una diversificación de la matriz productiva y destruye en cambio un rico ecosistema.
 
El plebiscito nacional es una herramienta más para el esclarecimiento de la población y la vía para erradicar definitivamente la megaminería del país. Más de 50.000 ciudadanos han firmado las papeletas. No sabemos aún cuándo llegaremos a las 280.000 firmas requeridas para presentar a la Corte Electoral, pero si podemos asegurar que esta lucha no se detendrá.
 
“No venderé el rico patrimonio de los orientales al bajo precio de la necesidad”.
 
“Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”, José Artigas.
 
URUGUAY LIBRE DE MEGAMINERÍA
2 de octubre de 2014
.







0 comentarios:

Publicar un comentario