miércoles, 7 de enero de 2015

El hombre indicado para una democracia tutelada

Guido Manini Ríos,  instructor de guerra no convencional y actividades antiterroristas. De La Logía Tenientes de Artigas


Hebemus Comandante en Jefe

 Su “Experiencia Docente” fue el 17/7/1990 “Instructor de Empleo Táctico Secc Anti-terrorista”, el 12/3/91 “Instructor de Guerra no Convencional y Actividades Terroristas”, el 19/3/91 “Instructor de Empleo Secc. Anti-terrorista”, el 26/2/92 ““Instructor de Guerra no Convencional y Actividades Anti-terroristas””, el 15/7/92 “Instructor de Guerra no Convencional y Actividades Anti-terroristas”


.



Una nota del Ministerio de Relaciones Exteriores de 2011 dice que Guido Manini Ríos era Asesor del Colegio Interamericano de Defensa y leyó un mensaje en la Embajada de Uruguay en EEUU (donde fue Agregado Militar Adjunto entre 28/62010 y 15/9/2010; noten que en su Curriculum se dice que entre 8/7/1996 y 23/6/1996 había realizado “Viaje de Instrucción” a EEUU)

http://www.mrree.gub.uy/frontend/page?1,embajada-eeuu,ampliacion-embajada-en-accion,O,es,0,PAG;CONP;452;6;P;celebraciones-del-bicentenario-mayo-2011;2;PAG;


En “El País” de Montevideo, (al parecer del 28/10/2013, o sea, hace más de 2 años) hay una nota de P. Melgar y  D. Isgleas  que incluye a Guido Manini Ríos en la Logia de los "Tenientes de Artigas" (insulto al nombre, ideario y conducta de Artigas) y se lo da como "promovible" con apoyo del Ministro E. Fernández Huidobro.



Camarada asesinado por la democracia


Al sepelio asistieron varios generales en actividad, entre ellos el futuro comandante en jefe, Guido Manini Ríos
Fuertes acusaciones en el entierro de Dalmao: un “camarada asesinado por la democracia” en base a sentencias de “fiscales y jueces corruptos”
Escribe José Peralta
El calor dominaba la mañana ayer martes 30 en el cementerio de Soca, mientras decenas de oficiales se mantenían firmes al rayo del sol. La treintena de altos mandos del Ejército esperaba al cortejo fúnebre que había salido de Montevideo y que llevaba el cuerpo del general (r) Miguel Dalmao, el único militar en actividad procesado con prisión por delitos contra los derechos humanos durante la dictadura militar (1973-1985).
Entre los oficiales había varios generales, incluyendo al futuro comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos. El general Alejandro Salaberry, director general de los servicios de las Fuerzas Armadas, fue uno de los que llevaron el cajón de la puerta del cementerio hasta el panteón.
Para varios altos mandos, estos y otros gestos de los últimos días son la demostración de que en el Ejército “hay una conciencia generalizada sobre la inocencia” de Dalmao, procesado en 2010 por la muerte de la militante comunista Nibia Sabalsagaray en 1974, dijeron a Búsqueda fuentes castrenses.
Al momento de su procesamiento por el juez Rolando Vomero, Dalmao era jefe de la División de Ejército IV. Fue el primer general ascendido durante la Presidencia de Tabaré Vázquez (2005-2010).
A finales de 2010, el actual y futuro ministro de Defensa, en ese momento senador, Eleuterio Fernández Huidobro, opinó que el general era inocente y que era probable que a Sabalsagaray la hubiesen asesinado en otro lado y la hicieran aparecer en el Batallón de Transmisiones Nº 1, donde Dalmao cumplía funciones como alférez, el grado más bajo entre los oficiales. (Búsqueda, Nº 1.591)
En 2011, el presidente José Mujica visitó al general en el Hospital Militar donde se encontraba a causa de una insuficiencia cardíaca diagnosticada poco antes de su procesamiento con prisión.
Su muerte, acaecida el lunes 29 por insuficiencia respiratoria, llegó en medio de un debate sobre si concederles o no prisión domiciliaria a varios militares presos por delitos cometidos en la dictadura.

· Coronas y discursos. La noticia de la muerte de Dalmao corrió rápido en los ambientes políticos y castrenses. En las primeras horas de la tarde del lunes 29, los altos mandos del Ejército decidieron brindarle honores militares fúnebres correspondientes a su jerarquía, pero la familia de Dalmao rechazó la oferta.
Fuentes del Ejército dijeron a Búsqueda que los familiares y allegados al general están “muy dolidos” con la institución, porque entienden que “lo dejaron solo” en su defensa.
A pesar del rechazo a esos honores, al velorio asistieron decenas de oficiales en actividad y otros tantos retirados. Entre las ofrendas florales que llegaron a la casa velatoria figuraban dos de la Cámara de Representantes, una de la Intendencia de Cerro Largo, una del Ejército Nacional y otra de Juan Villagrán, el actual comandante en jefe del Ejército.
En el sepelio, la presencia de varios militares es vista como un gesto de “respeto y cariño” hacia “el camarada caído”.
Con el féretro en la puerta del panteón, el general retirado en 2013, Wile Purtscher, ofreció un breve discurso en honor a su compañero de tanda.
“Hoy no tocará el clarín de a silencio porque así lo pediste, pero ten claro que todos los que aquí estamos en nuestras mentes, cuerpos y almas, en el momento que se cierre esa cripta, lo tocaremos más fuerte que nunca”, dijo Purtscher.
Purtscher dijo que Dalmao ocupó sus cargos “con responsabilidad, eficiencia y capacidad”, demostrando “con hechos que la línea recta no solo se traza sobre un pizarrón”, para agregar que “aró su propio surco sin una desviación”.
“Hoy se nos fue un camarada de armas asesinado por la democracia, asesinado por los derechos humanos, asesinado por una arpía justicia que está desvirtuada por aspectos personales, ambiciones a futuro e hinchada de venganza”, agregó.
Sostuvo que él y los amigos de Dalmao no pararán “de luchar para demostrar que todo fue una falsa y burda comedia tejida por fiscales y jueces corruptos”.
“Ayer te fuiste calladamente, no tuviste crepúsculo, ayer te fuiste sin pedir nada, al igual que hiciste durante toda tu vida, y vaya si tuviste que cobrar”, concluyó.
Una vez terminado el discurso, el general Salaberry y un coronel doblaron la bandera de Uruguay que cubría el ataúd y se la entregaron a la viuda. Luego, mientras el cajón era ingresado al panteón, Salaberry ordenó el saludo militar y todos los oficiales presentes se cuadraron e hicieron la venia.

· Enemigos. Las comisiones Directiva y Fiscal del Centro Militar también expresaron su opinión en un obituario publicado ayer martes en el diario “El País”.
Para los dirigentes del Centro, el “lamentable fallecimiento” de su “distinguido socio protector” sucedió “mientras cumplía injusta prisión, como consecuencia de falsas acusaciones sufridas por parte de enemigos de la democracia y del sistema republicano”.

Dientes de tenientes
Para la logia “Tenientes de Artigas” –a la que pertenecen los actuales generales Carlos Loitey (Jefe del Estado Mayor del Ejército), Guido Manini Ríos (Sanidad de las Fuerzas Armadas) y Domingo Montaldo (Agregado militar en Washington)-, lo ocurrido aquel día de 1972 fue el golpe psicológico que modificó la actitud del personal subalterno de las Fuerzas Armadas, alineándolo con la oficialidad, terminando -según han escrito en publicaciones de la logia- con los tiempos del “Ejército civilista” fruto de la “Pax Batllista” de 1904, y permitiendo el resurgimiento del “viejo soldado oriental”.
La reivindicación histórica que los “Tenientes de Artigas” hacen de aquel 18 de mayo, se ha visto reflejada en varios incidentes entre el mando político y la oficialidad militar, en particular el caso del agregado militar en Estados Unidos, coronel Pedro Picabea, quien en setiembre de 2005 desobedeció una orden de retirar de su escritorio en Washington la foto de los soldados del jeep por parte del propio presidente Tabaré Vázquez.
El actual mandatario, José Mujica, entonces Ministro de Ganadería, también fue protagonista de un conflicto con el Centro Militar que a través de su publicación “El Soldado” lo acusó de una campaña de descrédito a las fuerzas armadas al aseverar que el los cuatro soldados habían sido colocados dentro del jeep y que hubo un quinto soldado que disparó primero desde la azotea del domicilio de Gravina, ya que en esos días de 1972, Mujica estaba prófugo tras escapar de Punta Carretas y no participó del operativo.
Curiosamente son ahora dos tupamaros, el presidente Mujica y el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, quienes decidieron autorizar el mitin militar a través del cual, por primera vez desde la dictadura, las fuerzas armadas podrán hacer una exhibición corporativa de su “fuerza”, bajo una orden de sus mandos a pesar de que desde la casa de gobierno se adujo que la invitación al personal militar, superior y subalterno, es “voluntaria y de civil”.
http://www.pvp.org.uy/?p=2869



Mirtha Guianze respondió a las impresentables palabras de militares en un acto por el entierro del Dalmao. ¿Esto también se ampara desde el Ministerio de Defensa?
Por eso también es impresentable este ministro y su designación por el Presidente electo. Yo no quiero una sociedad con semejante impunidad manifiesta. Y decir que criticar a Huidobro es poner palos en la rueda al futuro gobierno viene siendo un argumento muy pobre, si acaso puede llamársele argumento.
Más bien es pretender acallar el debate imprescindible o querer frenar la destitución de Huidobro o que no asuma. Huidobro es un palo en la rueda del nuestro próximo gobierno y se lo puso el propio Vázquez. No quede verlo es pretender tapar el sol con un dedo.
Yo no voy ni a la esquina con los "carroñeros de la lucha popular" como les llamo a Irma Leites y otros que caen como aves de rapiña a querer comandar luchas en las que ni siquiera están, aparte de deslegitimar todo lo que tocan. Pero a esos hay que ganarles en la cancha, no justificando todo porque porque aparecen, y entonces hay que mantener todo como está y no hacer olas. Son lógicas muy peligrosas.
¿Acaso los frenteamplistas no deberíamos preguntarnos por qué se volvió a designar a Huidobro? Algunos, en el FA han intentado justificar que la culpa es de Mujica. Claro que Mujica lo puso y lo mantuvo y es parte del problema, pero me suena a justificar a Tabaré y a quitarle su responsabilidad, incluso aunque fuera negociado con el Pepe su mantenimiento. En todo caso sería compartida la responsabilidad de un acto tan irresponsable, por decir lo mínimo.
¿Pero acaso los frenteamplistas perdemos espíritu crítico y no somos capaces de ir más allá y preguntarnos sin miedos, si acaso no es un pacto entre logias? Me refiero a la Logia de los masones en las FF.AA. de larga data, y la Logia de los Tenientes de Artigas, de menos data pero mucho más nefasta.
Estas logias no defienden ideas, defienden intereses corporativistas que, por ejemplo, el Pepe, que ha estigmatizado a más de un trabajador, público y privado, jamás dijo nada de estos corporativistas militares y sus negocios. Por ejemplo, la tutela militar de la aviación civil por la que la FAU lucra con presupuesto extra, por dar un solo ejemplo.

PALABRAS de Mirtha Guianze Rodriguez:
Una reflexión en la víspera de mis 70 años. En la revista Búsqueda del 31 de diciembre, en tapa, hay un titular destacado: "El encarcelamiento de Dalmao "fue una falsa y burda comedia tejida por fiscales y jueces corruptos". Después, en la página 8, se explaya el periodista José Peralta en una crónica sobre el entierro del militar en cuestión, donde no se escatiman, a la par que el relato de las acerbas críticas de los concurrentes, la relación de otras opiniones igualmente convencidas de la presunta inocencia del condenado y de la actuación indebida de la justicia. Una crónica inobjetable como relación de una parte de los hechos.
Un coronel retirado es el vocero que se atreve a calificar de "corruptos" a jueces y fiscales que actuamos en el caso, en presencia de autoridades y, según se dice, de "altos mandos del Ejército", entre los que se contaba el "futuro comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos". Obviamente, no es necesario aclarar el significado del vocablo "corrupto". He debido tolerar (hablo en primera persona) a lo largo de mi vida profesional, muchos calificativos ofensivos o al menos injustificados.
PERO JAMÁS NADIE ME HABÍA LLAMADO CORRUPTA y siento que no puedo permitirlo a esta altura de mi vida. No es justo, ni lógico que las autoridades correspondientes permitan, que esos agravios se digan en público, fuere por acción o por omisión. Un militar -eso dicen - lo sigue siendo aunque pase a retiro, un comandante en jefe que escucha calladamente eso, tácitamente lo está consintiendo, o al menos eso es lo que siento.
No voy a hacer un juicio por daños y perjuicios a nadie, no tiene sentido. No remedio nada con eso. Pero si llamo a la reflexión, disculpen que lo haga por hecho propio, pero es muy doloroso. Fui designada en el Ministerio Público el 28 de diciembre de 1967, como administrativa en el último grado, hice toda mi carrera con honradez, mis compañeros de ayer y de hoy lo saben.
Habrá ahora alguna autoridad que tenga a bien aquilatar que hay agravios intolerables? Alguien de la revista Búsqueda se dignará a reparar en el daño que causan, cuando "objetivamente" informan sobre esos insultos?




 

0 comentarios:

Publicar un comentario