viernes, 6 de febrero de 2015

Conflicto en Ecolat



Primero Urupanel, ahora Ecolat.  El capitalismo no funciona.
Se venía anunciando
HARÁN PAROS Y VARIAS MOVILIZACIONES
Ecolat prescinde de obreros y
hay conflicto en sector lácteos
El conflicto de Ecolat con sus trabajadores, luego de que la empresa anunció la implementación de una reestructura, limitando su operación a las líneas de producción de manteca y leche larga vida (UHT), pasará a afectar a toda la industria láctea.


 05/Feb/2015


Escuche a Heber Figuerola (Sindicato de la Industria Láctea)


El sindicalista explicó que luego de la decisión de la empresa de desafectar a más de 300 empleados en el marco de una reestructuración que limitó la producción, se formó una Comisión con la participación del Ministerio de Trabajo y de Industria para analizar el tema.

"Se buscaron alternativas como un sistema de rotación de seguros de paro", dijo Figuerola.
Pero la empresa mantuvo su negativa y en la pasada jornada comunicó el despido de unos cien trabajadores.

Ante esto, la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea decidió movilizarse este viernes en Nueva Helvecia, zona donde funciona la planta de Ecolat.

También implementarán paros rotativos de dos horas desde el próximo lunes en todas las empresas del sector lácteo.
El mismo lunes habrá un plenario nacional del sindicato para evaluar la situación y definir futuras medidas.


Información de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea, FTIL – COFESA – PIT-CNT:

"Luego de haber firmado acuerdos en el MTSS la empresa (grupo Gloria) Ecolat – Parmalat de origen Peruano, se descuelga enviando telegramas colacionados con el despido de más de 100 trabajadores.

Viernes 6 movilización de la industria en Nueva Helvecia. Ese día a la hora 8 conferencia de prensa del PIT-CNT con directivos del sindicato ECOLAT y la Federación.

Lunes 9 plenario de la FTIL en el sindicato de Conaprole, allí se resolverá la fecha del paro de 24 horas de la industria.

Martes 10 asambleas informativas, con paros de dos horas en toda la industria láctea".

Foto: Trabajadores de ECOLAT –PARMALAT en asamblea permanente planta de Nueva Helvecia. Foto: Facebook del sindicato UITEC.

No a los despidos. Toda la solidaridad!


MAXIMILIANO MONTAUTTIvie nov 7 2014
Cuando el Grupo Gloria de Perú desembarcó en Uruguay en 2012 y adquirió la mayoría del paquete accionario de Ecolat (exParmalat), planteó una reestructura en la empresa láctea. Aquella decisión de desafectar trabajadores se redujo luego de negociaciones con la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL).
Ahora la situación se repite, la empresa vuelve a hablar de reestructura y comunicó su intención de despedir 325 trabajadores (el 75% de la plantilla).
El dirigente de la FTIL, Heber Figuerola, indicó a El País que la reestructura planteada por Ecolat es muy fuerte e incluso la empresa planteó en algunos ámbitos su intención de abandonar el país si sus números no mejoran.
"Una de las propuestas de la empresa fue la de desafectar la mayoría de sus líneas de producción, excluyendo la leche fresca y la mantequería", dijo Figuerola.
A partir de esa comunicación, la empresa y el sindicato se reunieron con el director nacional de Trabajo, Luis Romero, para establecer luego un ámbito de negociación colectiva. Actualmente, hay 430 trabajadores en Ecolat. Para mantener en funcionamiento las líneas de producción que la empresa plantea necesita 105 obreros. Los otros 325, entonces, se quedarían sin trabajo.
En las primeras reuniones en el Ministerio de Trabajo, la empresa mostró sus números deficitarios para justificar la medida que pretende llevar a cabo. Pero el sindicato entiende que esos números rojos son producto de una mala administración. "No en vano desafectaron a un grupo importante de gerentes", dijo Figuerola.
Pero algo es cierto: el precio internacional de la leche viene en caída. En la segunda quincena de octubre, el precio de referencia por tonelada de la leche en polvo entera en remate de Fonterra fue de US$ 2.503. Esto es un 49,5% menos respecto al precio de la última licitación del año pasado.
En una última reunión ayer, la empresa planteó que el plan de despidos se realizara en cuatro etapas, pero el sindicato rechazó la propuesta y se estableció un cuarto intermedio hasta el miércoles próximo cuando los involucrados se volverán a reunir.
Romero explicó a El País que la Dirección Nacional de Trabajo está analizando cuáles son las posibilidades para poder revertir la situación. "Es una situación complicada, pero no hay tutía; hay que buscar la fórmula para que salga lo mejor posible", dijo.
El jerarca señaló que al menos en las reuniones con la empresa no se manejó la posibilidad de abandonar el país. "Pero acá todo el mundo juega cartas fuertes, pidiéndole al otro que apure las decisiones. Nosotros decimos que en estas decisiones no tiene que haber apuro; tienen que haber certezas", añadió.
"Si el gobierno va a aportar algo tiene que tener certezas de para qué será. Que no sean medidas para que mañana alguien se vaya y se pierda todo el esfuerzo", expresó Romero. Entre las posibilidades que se manejan están el seguro de paro rotativo o el especial.
Por su parte, Figuerola señaló que la empresa tomó decisiones que no son explicables. "Le bajaron $ 2 (por litro) el precio de la leche a los productores, cuando las demás empresas aplicaron una baja de $ 1. Eso originó que muchos productores cerraran negocios con las otras. De 180 productores que tienen, se están quedando con un puñado. Por esa decisión se perdieron aproximadamente 300.000 litros", afirmó.
Además de la reunión tripartita del miércoles próximo, el sindicato mantendrá el lunes un encuentro con el ministro de Industria Roberto Kreimerman. También tiene previsto poner en conocimiento de parlamentarios la situación de la empresa láctea.

PABLO ANTÚNEZjue feb 5 2015
La Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) pondrá en macha, a partir del próximo lunes, paros de dos horas por turno en toda la industria láctea y se maneja, a la vez, la implementación de un paro por 24 horas, según confirmó ayer a El País el dirigente Heber Figuerola.
Ayer la empresa Ecolat, perteneciente al grupo peruano Gloria, emitió un comunicado donde anuncia que implementa "una reestructura que, de resultar favorable, lograría preservar a más de 100 trabajadores en la empresa" aunque prescindirá de otros 192.
Con la reestructura, Ecolat limita su "operación a las líneas de producción de manteca y leche larga vida (UHT)". Asimismo, la multinacional argumentó que ha desarrollado, durante los últimos meses, "un intenso proceso de negociación con el sindicato de la empresa, la FTIL y el Pit-Cnt, así como con las máximas autoridades de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, de Ganadería, Agricultura y Pesca, e Industria, Energía y Minería".
Agregó que "ha realizado importantes esfuerzos por evitar el cierre de la operación, considerando todas las opciones o alternativas disponibles para mantener su operación de manera económicamente sostenible".
Según la empresa se llegó a un acuerdo tripartito para "el envío a seguro de paro de unos 100 trabajadores, de los cuales 71 fueron rotativos y se implementó un plan de retiro incentivado que fue aceptado por 92 personas".
Figuerola dijo que Ecolat "prescindirá de 190 trabajadores" y señaló que "no" le "extraña la política que llevó adelante esta multinacional (Ecolat es propiedad del grupo peruano Gloria). Hay varios antecedentes. Más allá de que lo negaron, en Argentina cerraron un año y luego abrieron con otra marca".
El gremialista recordó que el conflicto desembarca en 2012, "cuando hacen una primera re estructura y dicen que van a hacer una inversión importante".
Figuerola aseguró que la federación y todo el movimiento sindical y el propio Poder Ejecutivo "puso mucho esfuerzo para solucionarlo, se creó una comisión técnica y los ministerios hicieron un fuerte aporte. Se planteó que la quesería es viable como proyecto, pero la empresa sostiene que no lo es. Ellos estaban buscando un espacio, porque venía el mazazo final que era la compra del grupo (francés) Lactalis de la empresa Indulacsa".
El grupo Lactalis es dueño del 83% de Parmalat, de la que hasta ahora Ecolat tiene el uso de la marca en Uruguay en el marco de un contrato que es a término.
Ecolat destaca que "el proceso llevado adelante con autoridades y sindicato, llevó a compartir toda la información técnica del negocio, incluidos informes propios y de terceros independientes, en la búsqueda de alternativas que permitiesen un rediseño de la operación con la mayor cantidad posible de trabajadores. En este proceso de reducción de pérdidas para darle viabilidad a la operación, y cumpliendo con los acuerdos alcanzados en los ámbitos tripartitos, se concretó".


Industria láctea movilizada por despidos en Ecolat; avanzan negociaciones en PILI

Locales | 06 Feb La Organización Sindical de Empleados de PILI (Osepi) participará en las movilizaciones dispuestas por la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) en Nueva Helvecia, donde la empresa Ecolat despidió a más de 190 trabajadores.
Mientras tanto, continúan negociando con PILI en el marco de la reestructura empresarial que ya presentó su propuesta para unos 60 retiros incentivados, sobre los que el sindicato dejará en libertad de acción a los interesados.
“La empresa había manifestado en su momento la intención de prescindir de unos 50 o 60 puestos de un total de 178 trabajadores que se encuentran cumpliendo tareas en la empresa local y en Esperanza. El sindicato rechaza los despidos y negocia la reubicación tanto en la planta de secado como en Paysandú. En aquella localidad, hay empresas tercerizadas que PILI se comprometió a sacar para que esos puestos sean cubiertos por los trabajadores”, en tanto el personal afectado a la zafra finalizará su contrato el próximo 15 de febrero “y no ha ingresado nuevo personal a la planta, con la excepción de funcionarios capacitados en áreas específicas como electricistas. Por allí avanzan las negociaciones”, dijo a EL TELEGRAFO el presidente de Osepi, Marcel Petrib.
Por su parte, el gremio realizó las gestiones ante el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), el Instituto Cuesta Duarte y el Pit-Cnt para la concreción de capacitaciones orientadas a foguistas, maquinistas y refrigeración. “Incluso solicitó que, en caso de surgir nuevos cursos, tales como administración, también se incluyan dentro de la oferta. En marzo se reunirá nuevamente la tripartita”, informó.
Petrib adelantó que Osepi elabora un proyecto junto con el Instituto Cuesta Duarte, “para demostrarle a la empresa que es viable el envasado de la leche en Paysandú”. PILI había planteado la posibilidad de efectuar este proceso en una planta instalada en Los Cerrillos (Canelones), perteneciente a una distribuidora ubicada en Montevideo y encargada del reparto de los productos en la capital del país.

EL CASO ECOLAT
La firma Ecolat contaba con unos 400 trabajadores, quienes atravesaron una reestructura anterior con retiros incentivados a unos 90 operarios, posteriormente envió a un centenar al seguro de desempleo rotativo y finalmente se establecieron reuniones para que la empresa se comprometiera a buscar una solución, sin embargo, el miércoles presentó 110 despidos. Hoy se lleva adelante una movilización en la localidad de Nueva Helvecia, donde se encuentra la fábrica. Allí concurrirá una delegación de cuatro dirigentes de Osepi, además de los restantes sindicatos que conforman la FTIL. El lunes próximo, se realizará un plenario en el local de la Asociación de Obreros y Empleados de Conaprole (AOEC) para decidir la concreción de un paro general de 24 horas. Paralelamente, en las movilizaciones que se desarrollan en esta jornada decidirán paros de dos horas por turno en todas las plantas del país.
La empresa, perteneciente al grupo peruano Gloria, limitó su operación a las líneas de producción de manteca y leche larga vida. En un comunicado anunció que instrumenta “una reestructura que, de resultar favorable, lograría preservar a más de 100 trabajadores en la empresa”, aunque prescindirá de otros 192. El documento explicó que la firma limitará su “operación a las líneas de producción de manteca y leche larga vida (UHT)”, en el marco de “un intenso proceso de negociación con el sindicato de la empresa, la FTIL y el Pit-Cnt, así como con las máximas autoridades de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, de Ganadería, Agricultura y Pesca, e Industria, Energía y Minería”.
Según la empresa, “ha realizado importantes esfuerzos por evitar el cierre de la operación, considerando todas las alternativas disponibles para mantener su operación de manera económicamente sostenible”, al tiempo que arribó a un acuerdo tripartito para “el envío a seguro de paro de unos 100 trabajadores, de los cuales 71 fueron rotativos, y se implementó un plan de retiro incentivado que fue aceptado por 92 personas”.
El dirigente Heber Figuerola reconoció que no le extraña “la política que llevó adelante esa multinacional. Hay varios antecedentes. Más allá de que lo negaron, en Argentina cerraron un año y luego abrieron con otra marca”, y recordó que el conflicto comenzó en 2012 con el anuncio de la primera reestructura.
Figuerola subrayó que la federación junto con el Poder Ejecutivo crearon una comisión técnica “y los ministerios hicieron un fuerte aporte. Se planteó que la quesería es viable como proyecto, pero la empresa sostiene que no lo es. Ellos estaban buscando un espacio, porque venía el mazazo final, que era la compra del grupo Lactalis de la empresa Indulacsa”. Lactalis es dueño del 83% de Parmalat, de la que hasta ahora Ecolat tiene el uso de la marca en Uruguay bajo un contrato a término.
Por su lado, Ecolat destacó que “el proceso llevado adelante con autoridades y el sindicato llevó a compartir toda la información técnica del negocio, incluidos informes propios y de terceros independientes, en la búsqueda de alternativas que permitiesen un rediseño de la operación con la mayor cantidad posible de trabajadores. En este proceso de reducción de pérdidas para darle viabilidad a la operación y cumpliendo con los acuerdos alcanzados en los ámbitos tripartitos, se concretó”.
Petrib reclamó que “el gobierno debería tomar cartas en el asunto porque lo que ocurre en Ecolat no es la primera vez que pasa en la industria láctea. Esta empresa trabajaba con 700.000 litros diarios y cuando arribaron los empresarios peruanos, de un día para otro bajaron dos pesos el litro de leche a los productores, quienes comenzaron a retirarse, e incluso demoraban dos o tres meses en efectuar los pagos. Como consecuencia, en la actualidad ingresan 50.000 litros diarios”.

COMPETENCIAS EN DOS FRENTES
En oportunidad de la realización de un congreso de la FTIL en Paysandú el año pasado, el directivo Rober Romaso reconoció que las empresas lácteas “tienen serios problemas por la competencia existente en dos frentes. Uno es en la producción primaria, donde hay más vacas, pero menos productores”, y señaló que solo en 2013 se retiraron más de un centenar de productores medianos y chicos. “Se está creando una concentración de productores que es algo muy peligroso para la lechería en un tiempo donde existe buena rentabilidad”, añadió.
Según Romaso, esto ocurre como consecuencia de “la competencia desleal de la soja en cuencas lecheras. A un productor rural le sirve más arrendar un campo que salir a producir y no lo hace porque no gana con la producción, sino porque la rentabilidad de la soja permite su alquiler a grandes precios”.
El directivo de la Federación señaló que “cuando un productor lechero desarma un tambo, no vuelve más.
A esto debe sumarse la competencia que tiene la industria láctea, donde también pasa algo parecido. Las plantas de grandes volúmenes de leche en polvo y suero, como Conaprole, pagan un precio superior al que tendrían que pagarle a un productor si vendiera queso, y eso trae un problema importante a todas las empresas que hacen quesos y productos de valor agregado”.



0 comentarios:

Publicar un comentario