jueves, 12 de febrero de 2015

Don abuso Ortiz



Diego Ramón Ortiz Rodríguez, oriundo de Treinta y Tres, propietario de dos frigoríficos, Agroindustrial del Este ( Treinta y Tres, clausurado en 2001 por faena de caballos contrabandeados de Brasil) y Frigocerro (Durazno), posee además un criadero de cerdos, una arrocera, 14 estancias y una empresa de transporte, en dos de las cuales (La Tortuga y El Lago, 5.600 hectáreas) empleó como encargado durante dos años y medio a Daniel Silvera, pagándole sueldo de peón común, a cargo de ambos establecimientos, sin días de descanso, haciéndose la comida, sin goce ni pago de licencias, salarios vacacionales, aguinaldos ni horas extras y viviendo en condiciones habitacionales pésimas, sin ayudantes a cargo la mayor parte del tiempo con jornadas .
Cuando el trabajador reclama categoría y demás derechos, el trabajador se transforma de el más eficiente en desechable.
Unatra logra un acuerdo entre el trabajador y la empresa y en DINATRA firmado en 9 de diciembre, con reconocimiento de categoría Capataz y un sueldo 5% sobre el laudo, dos días de licencia sindical mensuales, días de descanso e indemnización por adeudo de derechos.

Pero el 30 de diciembre lo despide. No tiene razones como causal de despido, pero a partir de enero 2015 comienza a armar pruebas contra el trabajador, insinuando en el día de ayer que un faltante de ganado de uno de los establecimientos ocurrió por que el trabajador facilitó el hecho al no haberlos marcado.
Y continúa mintiendo, dando razones que no estaban antes del despido, sino que son posteriores, y sobre todo, falsas .

UNATRA entabló juicio por reintegro inmediato de Daniel a sus tareas, instancias que se llevarán a cabo en los próximos días.

Litigio laboral
Dirigente rural y protagonista de spot del FA fue despedido
Un trabajador rural fue despedido de la estancia donde trabajaba un mes después de participar en un spot televisivo de la campaña electoral del Frente Amplio en el balotaje del 30 de noviembre que culminó con el triunfo de Tabaré Vázquez. Recordá el video.
 
Daniel tiene 58 años, 9 hijos y es peón rural en Paraje Punta Carretero. Durante la mayor parte de su vida trabajó de sol a sol y a pocos años de jubilarse finalmente puede disfrutar de leyes que verdaderamente lo amparan. Su sueño era tener una casa cerca de la ruta para que sus hijos pudieran estudiar y hoy finalmente la está construyendo junto a su familia.



Se trata de Daniel Silvera, de 58 años de edad y padre de 9 hijos. Se desempeñaba como capataz de las estancias “La Tortuga” y “El Lago”, dos de los 14 establecimientos rurales que posee el empresario rural ganadero Diego Ramón Ortiz Rodríguez.
El caso laboral está siendo debatido a nivel de la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) tras una denuncia presentada por la Unión Nacional de Asalariados y Trabajadores rurales (Unatra).
El pasado martes 13 se llevó a cabo la primera audiencia con la intención de llegar a un acuerdo entre las partes.
Silvera vive en Puntas de Carretera, departamento de Tacuarembó, y es uno de los fundadores del Sindicato de Peones de Estancia (Sipes).
Ya en noviembre del año pasado, la Unatra había radicado una denuncia ante la Dinatra contra el estanciero por irregularidades en el pago de aguinaldos y salarios vacacionales de Silvera.
Sobre ese caso, el 9 de diciembre se arribó a un acuerdo. El estanciero Ortiz accedió a abonar los beneficios adeudados y la relación laboral con Silvera continuó de manera normal. Pero el 30 de diciembre el empresario llegó a la estancia donde estaba Silvera y le comunicó que a partir de ese momento, estaba despedido.
El sindicato, que considera el despido como “arbitrario” y “antisindical”, reclamó que el trabajador sea reintegrado a su puesto habitual de trabajo o, de lo contrario, la propuesta era que el empresario abone una liquidación por despido que, sumando varios adeudos y diferencias, alcanzaría la suma de 1.199.708 pesos.
En las negociaciones que se vienen realizando en la Dinatra se concluye que no existen razones concretas del despido. Silvera era considerado hasta que fue despedido como un trabajador “ejemplar”. Voceros de la Unatra dijeron que el estanciero se comprometió a estudiar las propuestas y presentar una respuesta en la próxima audiencia que será el 4 de febrero en la Dinatra.
Para la Unatra, Silvera “no es un trabajador común” teniendo en cuenta “la responsabilidad que tiene a nivel sindical. Es un referente local muy respetado y con mucho prestigio local”. La Unatra no descarta iniciar una demanda judicial por el caso en caso de no arribarse a un acuerdo.
“Uruguay cambió en mí”
Daniel Silvera, el trabajador rural que protagonizó uno de los spots del FA “Uruguay cambió en mí”, fue despedido por su patrón. Reclama una indemnización de $ 1.199.708. Para la Unión Nacional de Asalariados y Trabajadores rurales (Unatra) en este caso subyace un “despido antisindical”.



La Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines presentó una denuncia ante la Dirección Nacional de Trabajo debido al "despido arbitrario" del peón Daniel Silvera por parte de su empleador Diego Ortiz. El gremio sostiene que al empresario le molestó la actividad sindical de Silvera y que apareciera en un spot del Frente Amplio.
Por: Juan José Marti
Silvera tiene 58 años y nueve hijos. Vive en Puntas de Carretera, Tacuarembó, y es uno de los fundadores del Sindicato de Peones de Estancia (Sipes) y Tesorero del mismo. Durante las elecciones de 2014 fue protagonista de uno de los videos de la campaña del Frente Amplio.
La relación de trabajo entre Silvera y Ortiz viene de dos años y medio atrás "con irregularidades variadas", informó el sindicato. Su vocero, César Rodríguez, explicó que Silvera "desarrollaba tareas de capataz, con gente a cargo esporádicamente, al frente de dos establecimientos, trabajando de sol a sol, haciendo tareas de todo tipo, hasta de cocinero, con horas extras diarias, con días de descanso semanal trabajados, y sin percibir remuneración más que 12.200 pesos".
En noviembre de 2014 el gremio convocó a la empresa a Dinatra para resolver esta diferencia "que ascendía más o menos a 500.000 pesos", dijo Rodríguez.
"Llegamos a un acuerdo, el patrón dijo que el trabajador le sirve, que es responsable, que cumple sus tareas, que no falta". Tras esa instancia se indemnizó a Silvera con un monto acordado y se le reconoció la categoría Capataz con un sobre laudo del 5%.
Sin embargo, 20 días después de firmar ese acuerdo, Ortiz despidió a Silvera.
"Cuando lo convocamos nuevamente a Dinatra el 9 de enero Ortiz tenía una argumentación escrita para ir leyendo como ayuda memoria. Fue bastante confusa, estaba visiblemente nervioso. Fundamenta que había sido amenazado por el trabajador, porque Daniel estaba con un cuchillo... En el trabajo rural es habitual y necesario andar con un cuchillo, es una herramienta de trabajo para todo el día", explicó Rodríguez.
Además Ortíz presentó razones de "descuido y abandono". "O sea, un trabajador que 20 días atrás le servía, que era idóneo, responsable, 20 días después no le sirve más", señaló.
Despido arbitrario y anti sindical
"Nosotros estamos convencidos de que acá de fondo hay un motivo de discriminación y persecución, porque Daniel es Tesorero del Sindicato de Peones de Estancias, es delegado fundador del sindicato", señaló Rodríguez.
En el gremio entienden que por la actividad sindical y por su participación en un spot del Frente Amplio el empresario "le buscó la vuelta" para despedirlo.
"Los patrones no son dueños de la ideología de los trabajadores. Hay una cultura medieval que se arrastra, de que el patrón así como antes le daba las listas en la mano para que el peón fuera a votar, sigue creyendo que el trabajador no puede tener una actividad legítima respaldada por la situación de pertenecer a una organización o de libremente manifestarse sobre el color partidario que quiera", dijo Rodríguez.
"Más allá de si le molestó o no (la participación en el video), esa razón es totalmente arbitraria para despedirlo", dijo. "Consideramos que este señor tiene muchos antecedentes de situaciones ilegales sobre legislación laboral. Es un personaje bastante siniestro que representa esa clase de oligarquía rural que siempre trabajó en la impunidad con esa metodología que nosotros creemos que es hora de erradicar", agregó.
El sindicato pretende la restitución del trabajador a sus tareas habituales o que cobre "la indemnización que le corresponde", que asciende a 1.199.708 pesos.
El estanciero se comprometió a estudiar las propuestas y presentar una respuesta en la próxima audiencia que será el 4 de febrero.


Los gráficos de "Saracho"








0 comentarios:

Publicar un comentario