lunes, 13 de julio de 2015

Lección griega




¿Por qué los franceses siguen los sucesivos episodios de la crisis griega con tanta pasión, como si se les fuera su propia suerte en ello? Porque así es.

Cada uno de nosotros tiene sus razones personales, profesionales, intelectuales. Mas el fondo es político: es la actualidad de la política, su resistencia a la gobernanza, su capacidad de reconquistar el lugar que debe ocupar en una sociedad de hombres libres. Creo que estas cinco hipótesis pueden compartirse:


La primera: los ciudadanos franceses (y no franceses) siguieron con pasión el combate inteligente, obstinado, valiente, de un gobierno y de sus dirigentes, decididos a respetar el mandato por el que fueron elegidos. Comprendieron paulatinamente que el objetivo de las “instituciones” y de la “troika” que gobierna en estos tiempos a Europa ni iba a sacar a Grecia de la catástrofe en la que la hundieron, ni iba a ayudarla a reformar las estructuras “corruptas”, sino acorralarlas en una rendición humillante, para que su ejemplo no se extienda como mancha de aceite. También se dieron cuenta, en ocasión del referéndum, de que las noticias difundidas por Bruselas, por el Eurogrupo, etc., y divulgadas mayoritariamente por nuestra prensa, estaban falseadas. ¡Había alternativas!


La segunda: que están en vías de darse cuenta del problema de la reactivación de la democracia, de la que depende la legitimidad de los poderes que nos representan en cada país. Los griegos dan el ejemplo, y plantean un problema, que claro está que no van a poder solucionar ellos solos. El argumento machacado desde hace semanas: “La voluntad popular de una nación no puede prevalecer contra los tratados” se volvió “no puede prevalecer contra la voluntad de las otras dieciocho naciones”. Es verdad. Todavía hace falta consultar a estas otras, en las formas activas puestas en práctica por Tsipras y su gobierno (por referéndum...). El nivel de exigencia democrática está en vías de crecer en Europa.


La tercera: que los griegos, dentro de la oposición a la orientación dominante en la construcción europea, encarnan una verdadera modalidad de izquierda. Hacen volar en mil pedazos el estereotipo de “populismo” o de “extremismo”, mezclados con demagogia y hostilidad por los "dirigentes" europeos. Tsipras es proeuropeo y está en contra de la política de las finanzas. No tenemos nada de esto en Francia, en donde la contestación se inclina más bien hacia el Front National. Esto nos interesa y nos interpela.

Por eso esta tercera razón: ¿Qué política de izquierda hay hoy? ¿Qué discurso, qué prácticas militantes, qué objetivos tiene que tener una izquierda digna de ese nombre en el siglo XXI?  Vivimos un momento depresivo, entre una izquierda que forma filas con el liberalismo dominante, desmemoriada de todos sus compromisos, y una “izquierda de la izquierda” deshecha, verborrágica y vacilante. Miramos hacia Syriza, o hacia Podemos, para buscar inspiración, aunque mejor sería hablar de emulación, ya que acá no hay modelo comparable.


Cuarta razón: la resistencia de Syriza a los diktats mortíferos de la troika, la lucha que tiene que librar ahora (porque el referéndum no resuelve nada, sólo vuelve a barajar algunas cartas y aumenta las apuestas, lo estamos viendo) prueba que la economía es una cosa de "tomar decisiones". Es en sí misma una política. Y la gran mayoría de los economistas (incluso el FMI) saben que hace falta restructurar la deuda y salir de la austeridad. Pero la gran cuestión es la situación de las otras sociedades del continente. En una Francia que se está deslizando hacia la decadencia y la injusticia, esta cuestión resuena con fuerza.



En fin, la quinta, y no es la cuestión menor, Tsipras, su gobierno y su pueblo dijeron claramente que su objetivo no es el fin de Europa (al cual, por el contrario, precipitan el dogmatismo y la obstinación de los “dirigentes” actuales) sino su refundación sobre nuevas bases. El “momento constitutivo” del cual algunos de nosotros hablamos desde el inicio de la crisis está allí, ante nosotros. Sólo tendrá chances de materializarse cuando la opinión pública, en todo el continente, cambie bastante. Y tan rápido como para evitar el Grexit (la expulsión de la nación fuera de la comunidad) y para plantear la cuestión: ¿Cuál Europa? ¿Para quién? ¿Con qué medios? Como la inmensa mayoría de los griegos, queremos la construcción europea, pero la queremos muy distinta. Sabemos que no podemos perder una oportunidad como ésta.

Gracias, Alexis Tsipras, por mostrárnosla.





0 comentarios:

Publicar un comentario