domingo, 16 de agosto de 2015

¿Que hace Uruguay aqui?

Niños abandonados con tez clara hijos de violadores uruguayos en Congo.




Programa de la Radio Televisión Española
12.08.2015

Durante sus misiones, el personal de paz de la ONU goza de inmunidad, algo que les permite no ser acusados legalmente en el país en el que estén destinados. El único modo de llevarlos ante la justicia es acusándole en su país de origen pero ninguna de las víctimas ha llegado a considerar esta opción.
En este documental víctimas de los cascos azules hablan por primera vez sobre los abusos que sufrieron. En Naciones Unidas intentan combatir estos incidentes. Los jefes en Nueva York conocen el problema desde hace tiempo y entrenan a su personal en una política de tolerancia cero ante el abuso y la explotación sexual. Según la versión oficial, el número de asaltos se ha reducido drásticamente. Sin embargo, desde dentro de Naciones Unidas cuentan que las medidas que se han tomado no son totalmente efectivas.



“No hay lugar donde esconderse” 

“Nos llevaron hasta una pequeña casa. Allí nos rasgaron la ropa y nos violaron a mi amiga y a mí. Yo tenía sólo 17 años y todavía era virgen”. Son las palabras de Joari, una de las protagonistas del documental con el que arrancamos La Noche Temática dedicada a los refugiados. Ella y su amiga fueron presuntamente violadas por el personal de paz de Naciones Unidaspor las personas que estaban allí precisamente para protegerlas.
En la República Democrática del Congo los grupos rebeldes llevan décadas enfrentándose al ejército oficial en una sangrienta lucha por el poder y las materias primas. 20.000 cascos azules de la ONU, miembros de la mayor misión de pacificación del mundo, están aquí para proteger a los civiles pero algunos de ellos se han convertido en los abusadores, que se aprovechan de la indefensión y de la extrema pobreza de niñas y mujeres.
De estas violaciones nacen niños y el color de su piel es una señal inequívoca. En el campamento de refugiados destacan y todo el mundo sabe quiénes son. Pero ni sus padres, ni Naciones Unidas se ocupan de los pequeños.


.







0 comentarios:

Publicar un comentario