viernes, 16 de octubre de 2015

Azucena no es una flor




15 octubre 2015

Sanuel Blixen

El ex ministro José Bayardi eclipsa, con una abundante producción de cartas, desmentidos y entrevistas, el episodio de la incautación de un archivo militar. Ahora arremete contra la ex ministra Berrutti y revela, insólitamente, los nombres de dos civiles dedicados a tareas de inteligencia, a quienes acusa de mantener un “grupo paralelo” en el Ministerio de Defensa.

 

Después de acusar al autor de este artículo de mentir, de inventar sucesos y de dejarse “instrumentalizar”, el ex ministro de Defensa Nacional José Bayardi arremetió ahora contra la ex ministra Azucena Berrutti y reveló que dos antiguos asesores de Berrutti, y dos coroneles, mantuvieron durante años una estructura paralela de inteligencia que recién fue “desmantelada” en 2013.
El desahogo incontrolado del doctor Bayardi es una consecuencia directa de la incautación de un archivo con documentos militares que el coronel Elmar Castiglioni –recientemente fallecido– guardaba en su residencia particular. Ese archivo, ubicado a comienzos de octubre gracias a un allanamiento ordenado por la jueza penal de 7° turno Beatriz Larrieu, debería haberse incautado en marzo de 2008. Hace nueve meses Brecha dio a conocer la existencia de un operativo de contrainteligencia que fue abortado cuando la ministra Berrutti abandonó el ministerio y su sucesor Bayardi decidió congelar ese y otros asuntos relacionados con las tareas de inteligencia. En ese informe de Brecha se señalaba que dos coroneles y dos civiles eran responsables de ese operativo, que estaba en conocimiento de la ministra y del comandante del Ejército.
Ni la ex ministra, ni el general Rosales, ni los asesores desmintieron la información brindada por Brecha; el doctor Bayardi, en cambio, afirmó que no había congelado ningún operativo porque nunca nadie le informó de su existencia. Ahora el doctor Bayardi también desmiente la información sobre la entrevista que la doctora Berrutti y su asesor mantuvieron con el presidente Tabaré Vázquez, a quien informaron sobre la existencia de aquel operativo, su importancia –tanto en lo que refiere a la búsqueda de archivos de la dictadura como al compromiso de oficiales en dicha búsqueda– y la delicada situación en que quedaban los dos coroneles.
En una entrevista concedida a Radio Uruguay, Bayardi calificó ese tramo del informe de Brecha como “una novela” y fundamentó la falsedad de la información en el hecho de que el presidente Vázquez no tomó ninguna medida contra él por su inacción. “Suponer que no hace nada (frente a la inacción) es no saber quién es Vázquez”, dijo el ex ministro. El desmentido oblicuo no modifica la certeza de este semanario sobre la veracidad de las fuentes que aportaron esa información; es más, Brecha omitió, al mencionar aquella reunión con Vázquez, algunos pormenores de la conversación que menoscababan personalmente al doctor Bayardi; de haberlo hecho, aquella entrevista se habría transformado en una “novela psicológica”.
Hasta el miércoles 14 Bayardi centraba sus baterías en este periodista, y entre sus argumentos figuraba una original interpretación de unas declaraciones de la doctora Berrutti a La Diaria. Según Bayardi, la ex ministra negó la existencia de aquel operativo de inteligencia, cuando en realidad lo que dijo Berrutti fue que desconocía el lugar en el que estaba la documentación. En una lectura sesgada, Bayardi pasa por alto algunas afirmaciones de Berrutti, a saber: “tenemos que seguir trabajando para ver dónde está (la parte del archivo aún no ubicada). Hay un hecho: yo me fui y la cosa se paró. Yo tuve que dejar el ministerio y después no pasó más nada. Para saber cuáles son las razones habría que preguntarle a las personas”.
Quizás ofuscado por las palabras de la ex ministra, el doctor Bayardi introdujo nuevos elementos en la controversia. En un almuerzo compartido con dos periodistas del programa Rompkbzas, Carlos Peláez y Daniel Figares, el doctor Bayardi comentó (siempre según la versión que los colegas emitieron por radio, versión de la que no corresponde dudar, dado el rigor de estos profesionales): “Tuve desencuentros con la doctora Berrutti, pero le tengo mucho aprecio”, y sin venir a cuento recordó el episodio de la destitución del teniente general Carlos Díaz, comandante del Ejército, en octubre de 2006, a raíz de una reunión que había mantenido, junto con los generales Miguel Dalmao y Pedro Aguerre, con el ex presidente Julio María Sanguine­tti y el ex ministro de Defensa Yamandú Fau. La destitución de Díaz y el arresto de los dos generales se fundamentaron en que ningún oficial en actividad puede mantener contactos con políticos sin el consentimiento del ministro. Bayardi, para quien el general Díaz fue “el más leal de los comandantes en jefe”, sugirió que la medida fue adoptada por Berrutti aprovechando que el presidente Vázquez estaba “en otras actividades”, y que fue aconsejada por el entonces senador José Korzeniak. Bayardi se preguntó por qué la ministra no había tomado medidas cuando Díaz se reunió con frenteamplistas y blancos.
Los coletazos de aquel operativo de inteligencia parecen no tener fin. Después de todo, Brecha no estaba tan desinformada en enero de este año: los documentos efectivamente habían sido robados, estaban en poder de un coronel y ocultos en una casa particular; la incautación se produjo por un allanamiento, tal cual estaba programado, sólo que siete años después, y por disposición de una jueza. El doctor Bayardi sigue afirmando que nunca nadie le dijo nada y que no estaba enterado, aunque admitió a los periodistas de Rompkbzas que “mucha gente lo sabía”. Es extraño que el ministro no supiera lo que llegó a saber un oscuro periodista afecto a las novelas. Y después de todo (aunque parezca un trabalenguas): ¿cómo sabía que mucha gente sabía, si él no sabía?
El doctor Bayardi fue más allá. En su conversación con Figares y Peláez el ex ministro reveló que en el ministerio funcionó un grupo, integrado por civiles y militares, que buscaba los archivos y que fue “desmantelado” (tal la palabra que usó en su conversación con los periodistas) en 2013. Bayardi no tuvo empacho en identificar a los civiles: Augusto Gregori y Javier Vázquez, precisamente los dos asesores de Berrutti que manejaban los asuntos de inteligencia. Bayardi no mencionó a los dos coroneles, pero las fuentes de Brecha indican que ellos eran precisamente los que participaban del operativo de contrainteligencia.
La insinuación de Bayardi sobre la existencia de un grupo “paralelo” (para designarlo de alguna manera) es de suma gravedad. Quizás el doctor Bayardi también desmienta las palabras de la ministra Berrutti en el momento de dejar el ministerio: “Para todas las cuestiones de frontera y de inteligencia, hablá con Augusto”; cuyo contrato y el de Jaime Vázquez debían renovarse, según acordaron el ministro entrante y la ministra saliente. Pero los contratos no fueron renovados, de modo que Gregori y Jaime Vázquez, al integrar “un grupo”, tal como señaló Bayardi, de hecho estaban manteniendo una relación ilegal con dos coroneles del Ejército. La no renovación de los contratos implicaba, de hecho, congelar el trabajo de contrainteligencia que se venía montando contra el coronel Castiglioni.
La controversia sobre el papel jugado por el ex ministro Bayardi debería ser un aspecto secundario frente al hecho de que, finalmente, fue ubicada la documentación que, según la doctora Berrutti, “arrojará luz sobre todo el proceso de integración del Plan Cóndor y sobre situaciones que derivaron en la muerte o desaparición de ciudadanos”. Ello se conocerá cuando un equipo de historiadores, encabezado por Isabel Wschebor, analice el contenido de las 60 cajas incautadas en el domicilio del coronel Castiglioni y brinde un informe preliminar a la jueza Larrieu. Pero aun en este aspecto el ex ministro introdujo sombras: en la línea de conjeturas adelantadas por ciertas fuentes militares del diario El Observador, el doctor Bayardi también ha sugerido que el archivo incautado en la casa de Castiglioni puede tener “elementos plantados”, con lo que se apresura a tender un gran manto de duda, descalificando a priori documentos buscados desde hace 30 años.


 Martes 13 de octubre de 2015 -

Archivo Castiglioni: Bayardi negó que haya "trancado" investigación y advirtió que puede estar "infectado"
El exministro de Defensa José Bayardi negó que supiera de la existencia del archivo que se incautó en el domicilio del coronel Elmar Castiglioni y rechazó que en su gestión se haya frenado esa investigación. Se enteró en 2015, siete años después, remarcó y advirtió sobre la posibilidad de que alguien haya "plantado" elementos.
El exministro de Defensa contestó las versiones periodísticas que le atribuyen haber trancado un proceso en que venía el Ministerio de Defensa encabezado por Azucena Berruti. En ese sentido, destacó que, tal como llegó a publicar en Búsqueda, "lejos de haber echado para atrás" se profundizó "bastante".

El decreto que subordina Inteligencia a la estructura del mando del Ministerio es muy posterior a él, remarcó y criticó las versiones periodísticas que lo relacionan con esa normativa. "Lo peor que hay para un periodista es dejarse instrumentalizar".
"No tuve en ningún momento conocimiento de que había oficiales que estaban investigando a otro coronel. No lo supe yo cuando era subsecretario y Berrutti se fue y tampoco lo sabía" afirmó en entrevista con De Diez a Doce.

¿Elementos "plantados"?

Bayardi remarcó la importancia de que los técnicos que analicen los archivos conozcan el pasado reciente y "hayan seguido toda la secuencia".
Puede haber cosas que hayan sido plantadas, advirtió y explicó: "quiere decir que hechos que no fueron registrados (…) hayan sido inventados o manipulados y estén incorporados como parte de un archivo que puede estar infectado".
Escuchar la entrevista

Ver ademas:
09 Oct 2015
El archivo incautado. 8 de octubre 2015. Samuel Blixen No hubo que revolver mucho, el viernes 2, cuando la jueza Beatriz Larrieu, el fiscal Carlos Negro y un grupo de policías especializados iniciaron el allanamiento del ...
03 Oct 2015
Justicia allanó domicilio del coronel Castiglioni Samuel Blixen 3 der octubre 2015. Como resultado se incautaron decenas de cajas con documentos, lo que verosímilmente es una parte sustantiva del archivo militar de la ...
 
 
 
 
 
 
 
 
 

1 comentario:

  1. TODOS LOS ARCHIVOS SIRVEN, APORTAN, ENRIQUECEN, Y A PARTE DE ESTE INCAUTADO HAY MAS LOS ORTIBAS ESTAN ENLOQUECIDOS, POR LOS ESCRACHES QUE LES VIENEN HACIENDO LA GENTE DE DOMINGO ARENA, EN VOZ ALTA, FORO LIBERTAD Y CONCORDIA, PERO ESE ES EL JUEGO TIENEN DOCUMENTACION MUY COMPROMETIDA DE LOS QUE HOY ESTAN EN LA CRESTA DE LA HOLA, Y BUSCAN LA ELLOS Y HAN CONSEGUIDO MUCHO, PASAR AL HCFFAA, VISITA DOMICILIARIAS, SALEN CUANDO QUIEREN, LES PARARON LA BUSQUEDA DE LOS RESTOS, EL KIA DUERME EN EL MDN, PARA QUE NO SE LE ESCAPE NINGUNA ACTA COMPREMETEDORA, O ALGUN OTRO PERFIL COMO EL DE 1977, Y ASI VAN A SEGUIR...

    ResponderEliminar