martes, 13 de octubre de 2015

Se discutió el presupuesto

La votación terminó a los gritos y fue necesario un cuarto intermedio, cuando el diputado nacionalista Pablo Abdala afirmó que "los coletazos de la dictadura aún pesan en algunos legisladores", y agregó que no se iba a alcanzar la reinserción definitiva de las Fuerzas Armadas en la sociedad hasta que no volvamos a sentir orgullo por el Ejército".
El frenteamplista José Querejeta le gritó: "¡Sos un demagogo, Abdala!", a lo cual éste le respondió: ¡callate la boca…!"


 De acuerdo con el plan original del gobierno, este año se suprimirían 734 vacantes en el Ejército, 215 en la Armada, 135 en la Fuerza Aérea y 11 en la Dinacie (inteligencia del Estado). En las Fuerzas Armadas hay unos 20.000 miembros del personal subalterno

>>> Otra vez Semproni 
 

"No me dieron pelota"

Cuando se pasó a discutir sobre el artículo 144 que suprimía las vacantes, el oficialista Semproni anunció que no votaría con su partido porque en caso de reducir la cantidad de efectivos militares, "hay que hacerlo con razonabilidad, profesionalidad. Esto es arbitrario", dijo.
"Presenté una propuesta en la comisión y no me dieron pelota, ni la consideraron. Primero no voto porque la supresión de vacantes de la manera que se hace es falta de análisis y estudio. ¿Quién decidió cuantas vacantes? Segundo, porque esas vacantes se suprimen en soldados de primera. Son las personas a las cuales recurrimos cuando hay necesidades en beneficio de la sociedad. Tercero, el aumento que se le da a los que se quedan es irrisorio, de $ 1.500 por mes. Es arbitraria la supresión, no comparto que sea solo con los rangos de soldado, sino que miremos toda le estructura", argumentó.
Semproni explicó a El País que "el mandato de disciplina partidaria debe ser para los legisladores que son de la estructura orgánica. Yo fui electo por el Frente. No integro la estructura orgánica del Frente y no por mi voluntad, sino porque me lo negaron".

 >>> Pobre gente

Sueldos de asesores y nueva secretaría de medio ambiente

Uno de los puntos de mayor rispidez del debate presupuestal se produjo cuando se analizó un artículo por el cual se fijan nuevas retribuciones para los asesores de los ministros, que llevan su salario a unos $ 100.000.
Según la oposición, este gasto insumirá unos US$ 4 millones para 2016, de acuerdo con lo que informó a los legisladores la Oficina Nacional del Servicio Civil (ONSC).

Frente interno

Reducción de vacantes militares y pasaje de Caminera a la Republicana no se aprobaron por voto contrario de tres diputados del FA.
Luego de la aprobación en general de la Ley de Presupuesto, en una sesión que terminó en la madrugada de ayer, la Cámara de Representantes retomó en la mañana la votación del articulado. La aprobación de los primeros 115 artículos transcurrió sin mayores sobresaltos, ya que la bancada del Frente Amplio (FA) se mantuvo sin fisuras e impuso los 50 votos que le dan la mayoría simple, y en algunos casos contó con el apoyo de alguno de los otros partidos. Incluso, durante el tratamiento de las disposiciones generales y del inciso 2, correspondiente a Presidencia, hubo votaciones que superaron los 90 votos. En otros casos el FA fue acompañado sólo por el Partido Nacional (PN) o sólo por el Partido Colorado (PC), el Partido Independiente (PI) o incluso por el diputado de Unidad Popular (UP), Eduardo Rubio. Por ejemplo, la creación de la Secretaría Nacional del Deporte fue apoyada sólo por el FA, mientras que la asignación de 50 millones de pesos al fortalecimiento de la “formación de nivel terciario en educación física”, después de una rectificación pedida por el PC, obtuvo un apoyo unánime.
Pero al comenzar el tratamiento del inciso correspondiente al Ministerio de Defensa Nacional (MDN), y luego de que se presentara cómo se iba a proceder a la votación, comenzó un largo debate acerca de las Fuerzas Armadas, las políticas en materia de defensa nacional y los recursos asignados, que, tal como se había anunciado, culminó con la votación negativa del último artículo del inciso, que disponía aumentos para los grados más bajos del personal militar subalterno, financiados a partir de la reducción de 50% de las vacantes en el grado de soldado de primera o sus equivalentes.
En esa votación el FA perdió tres votos y sólo recibió el apoyo de Rubio, por lo que el artículo consiguió 48 votos en 99 y no se aprobó. Darío Pérez y Sergio Mier (ambos de la Liga Federal Frenteamplista, LFF), y Víctor Semproni (Congreso Frenteamplista) desobedecieron la decisión de la bancada del FA de votar en bloque todos los artículos. Posteriormente, un sustitutivo propuesto por el PC que mantenía los aumentos otorgados tal como venían en el Presupuesto, pero suprimiendo los dos párrafos que proponían la financiación mediante la reducción de las vacantes, tampoco consiguió ser aprobado, pero obtuvo 45 votos. Iván Posada explicó que el PI no acompañó el sustitutivo porque no se estableció “la fuente de financiamiento”, mientras que Pérez, Mier y Semproni tampoco lo apoyaron, pero no fundamentaron la razón.
Por lo tanto, los aumentos de 800 pesos para los cabos de primera, 1.000 pesos para los de segunda, 1.500 pesos para los soldados de primera y 2.000 pesos para los aprendices quedaron sin efecto.
Antes de la votación Mier advirtió que desde Santa Clara de Olimar, departamento de Treinta y Tres, le estaban llegando mensajes de los vecinos del lugar, alarmados por el anuncio del cierre de la unidad militar local, realizado por los propios oficiales del cuartel. Sin embargo, Carlos Rodríguez (Movimiento de Participación Popular, MPP) aclaró que “no va a ser cerrada ninguna unidad militar” y afirmó que “ésta no es la primera vez que en un Presupuesto se otorgan partidas fijas de aumento para el personal de militar de menor grado financiadas con vacantes”, recordando que durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle (PN) se suprimieron 6.000. También recordó que en el Presupuesto de 2010 el Poder Ejecutivo fue facultado para suprimir cargos vacantes del personal subalterno durante todo el período.
Después de que se rompió la unidad de la bancada del FA, el coordinador, Carlos Varela (Asamblea Uruguay), pidió un cuarto intermedio, después del cual aseguró que había hablado con el subsecretario del MDN, Jorge Menéndez, y aseguró otra vez que “no hay ninguna decisión de cerrar alguna unidad militar”. “Nos preocupa mucho que algunos oficiales estén diciendo algo que es falso, y vamos a buscar a los responsables de generar una conmoción”, agregó. Luego, reafirmó la voluntad política del FA de otorgar el aumento y se mostró esperanzado de que en el Senado se encuentre la forma de hacerlo. Tanto el grupo de Semproni como la LFF carecen de bancas en esa cámara.
Por su parte, el nacionalista Jorge Gandini (Alianza Nacional, AN) también manifestó la voluntad del PN de buscar “los mecanismos y los recursos” para dar el aumento que ayer quedó trunco. “Hemos dejado de manifiesto que somos partidarios de aumentar los salarios de las Fuerzas Armadas. Queda la instancia de discusión de 45 días en el Senado”, dijo también el colorado Germán Cardoso (Vamos Uruguay). El frenteamplista Daniel Caggiani (MPP) especificó que entre los 20.110 efectivos del personal subalterno -2.700 cabos, 4.055 cabos de segunda, 13.139 soldados y 219 aprendices- “ninguno de ellos va a recibir el aumento”.
En el debate previo hubo una discusión en la que el diputado del PN Gustavo Penadés (Todos hacia Adelante) insistió con que el presupuesto otorgado hace “imposible sostener la capacidad operativa” del MDN y criticó la compra de tres helicópteros por parte del Ministerio del Interior (MI). Penadés se preguntó por qué no se entrega los aparatos a la Fuerza Aérea para que los opere en apoyo del MI.
El blanco Gonzalo Novales (AN) aseguró que en siete u ocho años “van a a desaparecer la mitad de los cuarteles” que “están en el interior” y dijo que Semproni había demostrado en el ámbito de comisión las “más de 40 funciones que realizan las Fuerzas Armadas, que no son la guerra ni las militares”. “No quiero que este Parlamento sea el verdugo de esas Fuerzas Armadas”, expresó.
Desde el FA, Óscar Andrade (Partido Comunista) criticó al PN porque cuando fue gobierno disminuyó las vacantes militares en un período en que “había mayor desempleo del que hay ahora”. “Las Fuerzas Armadas estaban sobredimensionadas, y están sobredimensionadas, en comparación con la cantidad de habitantes del país”, expresó Andrade, quien defendió que “nunca aumentó tanto el salario de los militares” como durante los períodos de gobierno del FA. También advirtió que se debe debatir en algún momento la situación de la Caja Militar y por qué los oficiales se jubilan con 100% de su salario, y afirmó que “hay que repartir la torta también hacia adentro” del MDN.
No pasa la Caminera
Sobre el final de la noche se votó el articulado correspondiente al MI, con acuerdos bastante amplios, salvo en relación con el artículo 177, que estableció el pasaje de la Policía Caminera a la Guardia Republicana, ya que nuevamente los diputados del FA Mier, Pérez y Semproni no acompañaron al resto de los diputados de su partido por la positiva. Diputados frenteamplistas como Gabriela Barreiro (Partido Socialista), Martín Couto (Ir) y Carlos Coitiño (Partido por la Victoria del Pueblo) explicaron que pese a que no estaban de acuerdo con el artículo votaron afirmativamente por la resolución de la mayoría de la bancada del FA, reivindicando la unidad de acción. Los partidos de la oposición tampoco respaldaron este artículo.

A tribunales

El senador de la lista 711 Marcos Otheguy, quien ejerce la conducción del FA junto al socialista Yerú Pardiñas y la comunista Laura Cassartelli, dijo a la diaria que el Secretariado Ejecutivo de la coalición de izquierda estudiará el lunes la postura adoptada por Semproni y la LFF. Consideró que Semproni maneja un “argumento engañoso”, porque por más que “no esté integrado formalmente al FA”, está “sujeto a la disciplina” porque “el FA le habilitó el lema para que se presentara” a las elecciones. “Si hay una decisión de la bancada, los diputados están sujetos a la disciplina”, remarcó Otheguy. Tanto la actitud de Semproni como de la LFF “están en contra de los estatutos del FA” y, por lo tanto, “ameritan, sin duda, el pasaje al Tribunal de Conducta Política”.
Andrade dijo que respeta la posición de estos grupos, pero consideró que “como señal no es lo mejor”. De todos modos, acotó que “conviene no hacer tragedias”, porque el FA “ha tenido muchos momentos de discusiones internas que llevaron a dejar en condición compleja su unidad de acción”. El diputado del Partido Socialista Gonzalo Civila tuiteó que “el quiebre de la unidad de acción” debe llamar “a una profunda reflexión”. “Nos demanda a su vez un trabajo de articulación y síntesis para recomponerla y garantizarla en el futuro”, agregó.
Sebastián Sabini (MPP) escribió: “Duele perder en sala las mayorías que ganamos en la calle. La unidad política es nuestra única gran fuerza”. Darío Pérez dijo ayer, después de votar negativamente el pasaje de la Caminera, que “reivindica la rebeldía”.


0 comentarios:

Publicar un comentario