martes, 13 de octubre de 2015

Siguen siendo peligrosos

Asustan

>>> Policía militarizada

>>> El Aparato represivo del estado
Desalojo del CODICEN 

>>> Los tiras amenazando en los conflictos 
Fotos Rebelarte



>>> El ministro

Gráficos de "Saracho" 

>>> En el FA también se asustan

 Durante los 12 años de la dictadura, y aún antes y después, las fuerzas represivas del Estado se ensañaron más que nada con militantes, dirigentes o simples votantes de la izquierda quienes fueron a parar a la cárcel, al exilio o a ese lugar aún más lúgubre que es el de los desaparecidos.

Por eso no resulta tan extraño que, a pesar del tiempo transcurrido, los grupos del Frente Amplio más perjudicados por esos golpes sospechen de los uniformes y consideren que el aparato represivo sigue mostrando su peor cara y, aunque no parezca, es una amenaza para la democracia.

Es así que el Partido Comunista, el Partido Por la Victoria del Pueblo –grupos que suman la mayor cantidad de desaparecidos– y el Partido Socialista impulsan una discusión interna en el Frente Amplio acerca del rol que deben jugar las fuerzas que tienen el monopolio de las tareas de seguridad y de represión.

El asunto pasó a estar nuevamente en la agenda de esos sectores luego de que en el Presupuesto Nacional se propuso pasar la Policía Caminera a la órbita de la represiva Guardia Republicana.

El PC, el PS y el PVP, más la Liga Federal y el Ir, pidieron libertad para votar en contra de ese artículo pero la mayoría del Frente Amplio les aplicó la disciplina partidaria.

Esos grupos que se rebelan contra la decisión del ministro del Interior, Eduardo Bonomi (MPP), coinciden acerca de que la Guardia Republicana es una típica fuerza de choque que nada tiene que ver con la tarea preventiva y de control de la Caminera. Es decir, la medida, según esos grupos del Frente Amplio, le da más poder a un aparato típicamente represivo.

El diputado comunista Gerardo Núñez dijo a El Observador que si no se encara una tarea "democratizadora" de las Fuerzas Armadas y de la Policía, se corre el riesgo de que se formen "sectores antidemocráticos que se opongan a los cambios".


Twitear

El parlamentario consideró necesario impartir cursos de Derechos Humanos entre los efectivos militares y policiales. "Muchas de las fuerzas represivas fueron formadas desde el extranjero en el marco de la doctrina de la seguridad nacional. Eso todavía está presente", dijo el dirigente comunista.

En tanto, el diputado socialista Gonzalo Civila declaró el jueves 8 en El Observador TV que el Frente Amplio necesariamente tiene que discutir sobre el futuro de los aparatos represivos.

"Esto no quiere decir que no existan, pero deben tener un fuerte control político y social.

Nuestro concepto de la convivencia y de la seguridad no pasa por el fortalecimiento de los aparatos represivos en sí", agregó Civila.

Por su parte, el diputado del PVP Luis Puig consideró "una utopía pensar que la sola administración de la fuerza de izquierda cambia la característica de los cuerpos represivos".

"Ni las Fuerzas Armadas ni la Policía se han democratizado. No ha habido una autocrítica. ¿Qué pasa con la actitud de los militares retirados que siguen lanzando amenazas? ¿Hasta qué punto los mandos actuales tienen una actitud distinta a sus predecesores? Siguen mintiendo y ocultando información.


Twitear

Luego de los hechos ocurridos durante la desocupación de Codicen por parte de la Guardia Republicana, el sector estudiantil del MPP mostró una actitud diferente a la de los dirigentes más adultos.

Expeditivos, los jóvenes liderados por José Mujica consideraron que "las fuerzas que reprimen compañeros deben ser eliminadas de nuestra sociedad".



Marcelo Hospitale Di Stasio
Para BONOMI.-
Señor Ministro del Interior, soy Marcelo Hospitale, uno de los que la noche del 22 de setiembre fue detenido en las inmediaciones de Colonia y Av. Libertador, luego de haber sido reprimido, y que a la postre de la detención, estando reducido, alejado de los manifestantes, en un estacionamiento fuera de la vista de toda cámara y garantía, sus subordinados golpearon hasta el hartazgo, asfixiándome, y tirandome para arriba de una camioneta con otros tres compañeros, en donde nos conducirían a una odisea aparte, donde recibiríamos algunos de nosotros, más tortura, más humillación y degradación.
Sus subordinados tuvieron carta libre, pues así paso y nos lo hicieron sentir, de que nos hicieran lo que nos hicieran, nada les pasaría, sentimos que la atrocidad sería medida con total impunidad. No había garantías, no había nada que pudiera salvarnos. Estuve, en mi caso, sin asistencia médica, luego de haber sido duramente reprimido, y conducido a ese estacionamiento donde me asfixiaron y me provocaron una crisis respiratoria que me indujo inconsciencia, vómitos, y un letargo prolongado hasta varias horas posteriores.
En ese entretanto, que me conducían del CODICEN, a la 3ra, y de allí al Pasteur, lugar donde nunca fui bajado, continuando luego de un simulacro de haber recibido atención medica, a Investigaciones, nuevamente, fui desnudado, y manoseado por un funcionario policial, que no se conformaba con ver la realidad de que no tenía arma alguna, funcionario al cual a pesar de mi estado, me le revele por entender que violaba toda ética aquel procedimiento.
Para continuar, soy conducido a empujones y patadas a un calabozo, con apenas una rendija de 5 x 10 centímetros de luz, allí posado sobre 2 cm de orín soy empujado, por lo cual se me provoca que me caiga en ese desastre de habitáculo. Pocos minutos después de aterrizarme en ese repugnante lugar, me vienen a buscar, para que dejara ese calabozo a otro detenido, y estuvieron prolongados minutos buscando las llaves de donde pretendían encerrarme, no las encuentran, y por tanto, me ponen junto a mis otros compañeros encerrados en un calabozo que tenía untada en las paredes materia fecal, más una persistente laguna de orín, sin espacio libre donde poder sentarse sin humedecerse con aquel fluido. Más tarde sacrificamos unas mantas, parcialmente logrando absorber aquello, buscando tener apenas donde apoyar nuestra apaleada y dolorida humanidad.
Todos estábamos maltratados por quienes nos habían detenido, y algunos en los cuales me encontraba, habíamos sufrido un grado de violencia tal que nos significaba, y aún hoy nos significa, “chuequeras”, cabezas abolladas, y hombros dislocados, entre tantas otras afectaciones.
A la mañana siguiente, cuando rato hacia del amanecer, aparecen nuevamente los funcionarios, para ir abriendo la celda de a uno y liberarnos, dando comienzo a una nueva etapa de violencia, una violencia más programada que la anterior, salvaje y cruda, la violencia de recibir la vigilancia a sol y a sombra, de recibir amenazas de muerte personalmente por encapuchados, de recibirlas también por teléfono, y redes sociales. La violencia de haber sido intentado conducir a la fuerza sin orden judicial a el servicio de inteligencia. La violencia de haber sido luego nuevamente desnudado en el Juzgado por funcionarios policiales, a los cuales nuevamente resistí, funcionarios los cuales con las amenazas y acumulación de fuerzas, lograron el cometido de reiterar la humillación antes dicha.
Hostilidad permanente, un trato degradante, e inhumano, incluso hasta cuando nos liberaban en Jefatura, destinando un escuadrón de 10 encapuchados, entre otros tantos descubiertos para trasladarnos en camioneta, sacándonos de la atenta e insoslayable solidaridad de nuestros preocupados compañeros y familiares, terminando con la reiterada provocación de alinear en cordón policial que volvía a golpear sus escudos con las varas, volvían a intentar amedrentar y sembrar el miedo, incluso también cuando aparentemente ya todo había acabado.
Como usted sabrá, desde el día uno, fui un detenido rebelde, se lo habrán informado sus subordinados de inteligencia, no pretendí más que el respeto de mi libertad, aún en este Estado de Derecho, que se exalta cuando mínimamente se lo desafía o incumple, pero no se inmuta cuando el mismo se autoflagela y le viola las garantías dispuestas, los derechos reconocidos, y la ética que le supone detrás de sus normas a los ciudadanos que tiene bajo su manto implacablemente impuesto.
Por eso no me subí con parcimonia y beneplácito al vehículo civil, conducido por dos aparentes civiles, que decían tener la potestad de detenerme en la vía pública sin ninguna orden judicial.
Es por eso que ante cada irregularidad en los procedimientos, no los tolere pacientemente, los denuncie, los evidencie, trate de que se corrigiera, y es así que hemos logrado, mediante lucha, denuncia, y resistencia, que a los posteriores detenidos, no se los conduzca a la fuerza, sino que se los cite y se les de la posibilidad de presentarse voluntariamente en el juzgado, como cada uno de mis compañeros lo ha hecho.
Es por eso Ministro que le escribo, para referirme apenas a algunas (porque a todas me sería imposible) de las mentiras que usted esmerado construye a cada minuto, que usted que tanto nos subestima y denosta, como a su pueblo todo, no ha dejado de referirse desde hace tres semanas, a cada instante que un micrófono y cámara se le puso enfrente, su preocupación fue construir el relato oficial, una mentira flagrante, responsabilizando a los grupúsculos violentos que intentan interponerse en el magnifico proyecto de país que usted y su fuerza política intentan construir, de lo que a continuación yo le voy a demostrar quien es el responsable de su fracaso y su frustrada gestión.
Podría extenderme largo y tendido sobre las contradicciones de las que su relato está plagado. Voy a tomar la conferencia de prensa que usted brindara el día 28 de setiembre.
Usted comienza la misma aclarando que va a hacer una introducción previa, en la cual, sin previo, solo enreda, y ya desde el inicio comienza a mentir y tergiversar. Usted miente descaradamente durante toda la conferencia, al igual que lo hace su compañero Ernesto Murro. Al igual que lo hacen en coautoría a cada respuesta que le ofrecen a los periodistas presentes.
Jamás se denuncio hasta el momento que adentro hubiera habido desnudamiento alguno, usted usa una afirmación falaz para ejemplificar la supuesta mentira, basado en un hecho que de la contra parte no se denuncio, porque no entendemos que haya ocurrido, al menos no lo entendemos los que hasta entonces hemos sido indagados ante la justicia.
Voces manifiestas de estudiantes que estaban dentro cuando habían ingresado los policías, que afirman haber recibido golpes, y maltrato psicológico existen.
Si, se denuncio el desnudamiento por parte de quienes fuimos detenidos esa noche, quedando emplazados, denuncia que se presento en el Juzgado Penal de 6° turno, frente a la jueza Ana de Salterain, denuncia que presentada por el equipo de abogados de Daniel Parilla, Pablo Ghiraldo, y María Isabel Camaranno, fue ratificada por la totalidad de los hasta ese momento indagados.
La denuncia presentada infiere por parte de la policía hacia nosotros, tortura, dada por el trato inhumano y degradante que estos funcionarios policiales efectuaron con los detenidos.
Entre esos tratos se encuentra el desnudamiento, y el apaleamiento. Por forense está constatado los traumatismos de cráneo, y consta la internación en grave estado de uno de los detenidos durante prolongados días en estado crítico.
Vuelvo a aclararle, porque usted afirmo que no se realizo denuncia alguna, la denuncia está hecha donde corresponde, le consta a la señora jueza que atiende el caso.
Señor Ministro, usted mostrando filmaciones intenta explicar y afirmar que lo que no se ve en tales filmaciones garantiza que todo lo que excede a nivel de denuncia, sino está expuesto en los videos, no ocurrió.
Yo le pregunto, ¿usted tiene videos de cuando somos detenidos, reprimidos, de cuando nos llevan al estacionamiento apartado de la prensa, apartado de la vista de los restantes manifestantes?, ¿tiene videos de cuando nos llevan en camionetas amontonados, golpeados, en la posición que hubiéramos caído cuando nos aterrizaban esposados hacia la chata de las mismas?, ¿tiene videos de cuando nos bajan y nos mantienen en la 3ra, de cuando nos llevan o hacen que nos llevan a otros a centros de salud, de cuando nos vuelven a llevar a la 3ra, de cuando nos llevan a Investigaciones, de cuando nos receptan todos los valores y pertenencias, cuando nos desnudan, cuando nos mantienen en el calamitoso habitáculo de calabozo cuarto de baño? ¿Tiene videos de todo eso?
Lamentablemente así como nosotros, muchas otras victimas de sus funcionarios y de usted, no tuvieron filmaciones, como no las tuvo Sergio Lemos asesinado por la espalda, victima de este ESTADO, y de su gestión como Ministro, recuerdo cuando usted afirmaba que todo era un montaje, luego la historia demostró que el joven había sido ultimado por la espalda por funcionarios policiales mediante gatillo fácil. Así también ocurrió hace escasos meses, con Rubén Martínez, acribillado por la espalda, murió en manos de funcionarios policiales, que usted comanda, y que usted encubre, pues así se entiende el nuevo armamento dispuesto a su fuerza que no permite identificar de donde fue efectuado el disparo.
“La técnica forense que realizó la autopsia del cuerpo de Rubén sostuvo que la bala que le entró por la espalda, casi a la altura de los omóplatos (causándole una “herida transfixiante cardíaca”), le atravesó el corazón, y que por tanto el muchacho murió instantáneamente, o casi. Este dato es importante, ya que esa herida no pudo haberle permitido seguir corriendo una vez que se la hicieron. La bala le quedó alojada en el cuerpo y su relieve le abultaba el pecho. Una vez que fue extraída de su cuerpo se suponía que iba a ser una pieza clave para aclarar el caso. Pero la bala no pudo ser identificada. Las pistolas semiautomáticas Glock nueve milímetros no estrían los proyectiles que dispararan, y son así funcionales al anonimato de quienes las usan. Esta información fue aportada en el careo por el perito en balística que analizó las armas, el proyectil extraído y la única vaina que se encontró en el lugar donde apareció el cuerpo muerto de Rubén. En esa instancia se le consultó al perito si esta era una característica puntual de las armas involucradas en el caso, o era genérica en las armas de la Policía uruguaya. “Genérica”, contestó. Este hecho fue confirmado a Brecha por fuentes judiciales y policiales.
La (falsa) versión policial. La sorpresa en el careo la causaron las propias voces de los policías indagados. La División de Asuntos Internos del Ministerio del Interior hizo llegar a la jueza del caso, Graciela Eustachio, un disco que contiene los audios registrados por el Centro de Comando Unificado (Ccu) del móvil Líder 4, de Urpm (ex Radio Patrulla), que actuó esa noche. “De dicha grabación surge que el contenido del parte policial no se ajusta a la verdad de los hechos, siendo confeccionado de forma tal para evadir responsabilidad al proponer P E P P –agente de primera de 33 años que ‘se omita que él efectuó un disparo’, ya que F N M F, de la Seccional 8ª (agente de primera de 34 años), ‘no lo había visto disparar’”, sostiene el informe enviado por Asuntos Internos –al que accedió este semanario junto al disco con los audios.
Todos se ponen nerviosos en la mañana del viernes 18. Las voces, algo alejadas, traman una historia oficial inverosímil en la que las esquinas se mezclan, las horas no se explicitan, los oficiales se bajan de los autos y se cambian de patrulla.
La versión policial de los hechos –según el parte al que accedió Brecha comienza con “un taxista” que avisa al móvil 5 de la Seccional 8ª que hubo un robo en un carro de panchos en Aparicio Saravia y Coronel Raíz. Los dos agentes de ese móvil declaran haber detenido a dos personas a algunas cuadras de ahí, en Lope de Vega y Goethe, pero que uno de ellos salió corriendo hacia la vía. F N M F, acompañante del móvil de la Seccional 8ª, lo corrió y le disparó. Al pedido de ayuda que hizo el chofer del móvil 5 acuden cuatro patrullas más con dos agentes cada una: hay al menos diez policías siguiendo “un dato” aportado por un taxista anónimo. Uno de ellos narró en el parte que las cosas robadas (una heladera sin puertas, una tele 14 pulgadas, una válvula de garrafa y un rollo de cable) las encontró una cuadra más arriba, en Lope de Vega y Saravia. No existen otros testigos del “robo” ni denuncia alguna en el momento en que se produjo la persecución que derivó en la muerte de Rubén.” (Brecha, 1 de octubre de 2015).
Cito esta fuente como evidencia de los relatos recurrentes que suele construir la versión oficial aunque luego reiteradas veces se demuestra lo contrario.
Quiero referirme a usted también señor Ministro para demostrarle las nulas garantías que tenemos los ciudadanos con autoridades semejantes frente al Ministerio del Interior, y de la justicia. ¿Sabe usted que fue anónimamente denunciado por un funcionario policial, uno de los funcionarios de la Guardia Republicana que participo en el operativo represivo de la noche del 22 de setiembre, por hacer uso indebido de un arma irreglamentaria? ¿Sabe usted de que luego de negarlo, el funcionario se tuvo que retractar y asumir la acusación como cierta? ¿Sabe usted que fin tuvo tal denuncia? La jueza Ana de Salterain, luego de investigarlo, y comprobar la veracidad de la denuncia efectuada por un propio funcionario policial, desestimo, y archivo el caso. Nosotros no tenemos ninguna garantía y confianza frente a usted y sus subordinados señor Ministro, porque los hechos evidencian, que quienes han denunciado no han sido cuidados, han sido perjudicados, como le ha ocurrido recientemente a quienes denunciaron también a su jefe Robert Yroa, quien comanda la Guardia Republicana, funcionarios que a paso seguido de su denuncia han contraído inconvenientes serios en su trabajo y su vida privada.
Cuesta creer en su afirmación de trabajar firmemente para democratizar y trasparentar el accionar policial, cuando es usted el que comanda esta fuerza de seguridad interna que aplica razzias en los barrios humildes, efectúa abusos de poder, aplica gatillo fácil, y se trata de fraguar , encubrir, y manipular pruebas, para evitar las consecuencias jurídicas de tales abusos. Ser portador de cara, atacar a ciudadanos, por el simple hecho de ser pobres, o tener una apariencia estigmatizada a decir de la jerga policial, “ser pichi”, basta para recibir legítimamente un aluvión de golpes, sino un tiro por la espalda.
¿Enserio usted no evidencia las razones por las cuales los jóvenes de la ocupación ni siquiera anónimamente efectúan denuncias? ¿O es parte de su magistral caradurez que intenta darse por asombrado a la opinión pública a la hora de que se denuncia por otros lo que jóvenes liceales temen hacer? ¿Que garantía son las filmaciones que usted brindo? Si estas no cumplen el objetivo primordial de registrar la integridad de los ocupantes, ¿que garantía es la presencia de Faroppa, sino fue invitado a ingresar y permanecer permanentemente al lado de los protagonistas, que son los jóvenes que llevaban adelante la ocupación? ¿De que forma Juan Faroppa, y usted toma de garantía su palabra, cuando el mismo estuvo en el exterior del edificio, y apenas rato después ingresa al hall de entrada? ¿Que puede garantizar Faroppa más que lo que pudo ver? ¿Juan Faroppa fue luego a la Facultad de Ciencias Sociales, lugar donde los jóvenes huyeron a resguardarse junto a los restantes manifestantes que corrían disparando de la brutal represión ya que aún en las lejanías de lugar de los episodios, se realizaba una firme persecución militarizada, con un coche blindado sirena encendida, escoltando a un escuadrón de numerosos integrantes de La Republicana, con gritos de guerra, repicando sus botas, y dando sus varas sobre los escudos? ¿Juan Faroppa estuvo presente en los lugares y momentos en donde trascurrimos los detenidos? ¡¿Fue?!
Como decía, referirme a irregularidades y abusos policiales bajo su gestión hay sobrados ejemplos de la índole más diversa, pero por mencionarle otro ejemplo, recuerda el caso del fotógrafo Alejandro Moreira, que mientras filmaba un operativo policial en las afueras del Estadio el mismo es reducido, y reprimido una vez en el suelo violentamente por numerosos funcionarios policiales? ¿Sabe que paso con aquellos funcionarios? NADA.
Otro poco de memoria hagamos, recuerda cuando en aquel festejo de un triunfo peñarolense, que conllevo a un operativo de injurias por su parte en cuanto medio televisivo, radial, y de prensa existente, responsabilizando de todo a grupos radicales, guardando bajo sus intenciones una clara motivación política de empañar y estigmatizar la lucha, la protesta, las manifestaciones legitimas de quienes no concuerdan con su interés político. Luego inteligencia debió contradecir sus declaraciones, al igual que las del Jefe Nacional de Policía, Julio Guarteche que había hecho las siguientes declaraciones: “Investigadores policiales señalaron que, además de miembros escindidos del MPP y Partido Comunista, en el intento de invadir la sede de la Suprema Corte había integrantes de Plenaria Memoria y Justicia y Asamblea Popular, grupos que "no dudan en utilizar la violencia" en sus protestas. Además de estar organizados, resultó obvio que la sede de la Corte "fue su objetivo principal" (El País).
Ver el archivo que ejemplifica la versión contraría a la que el Jefe Nacional de Policía Guarteche, y usted señor Ministro construyeron relato para generar una opinión publica favorable a sus intereses, lejos estando de poder demostrar en los hechos lo que animosamente afirmaba.
Yo señor Ministro no le voy a comparar lo sucedido con la dictadura, ni con el Filtro, le voy a preguntar que diferencia hay para la madre de Morroni, y la madre de Lemos, creo que ninguna señor Ministro, ambos fueron ultimados por funcionarios policiales, en medio de operativos represivos, y a ambas madres le entregaron el cadáver de su hijo ultimado mediante gatillo fácil. ¿Que diferencia hay con el operativo del Filtro y los hechos del Codicen? Morroní murió, es una gran diferencia, pero ¿que poder de evitar la muerte tenían sus funcionarios, cuando le abrieron el cráneo a palos y dejaron en estado crítico a uno de los manifestantes? ¿Que corrección tienen sus operativos, cuando es legitimo que los policías hagan uso de armas irreglamentarias? ¿Porque usar distintas armas a las que al protocolo corresponden sino el claro objetivo de efectuar un daño mayor?
Quiero referirme señor Ministro también a las mentiras que usted efectúa en cuanto a las negociaciones, en cuanto a los tiempos que se manejaron, y en cuanto al último momento previo al irrumpimiento del GRT, con la asistencia desde el exterior de la Guardia Republicana. Quien revise seriamente la cronología de los hechos, puede fácilmente llegar a la conclusión de que su Ministerio, y el de Trabajo y Seguridad social, comandado por Ernesto Murro, actuaron premeditadamente, con alevosa intención de reprimir, si fuera necesario, para cumplir el objetivo de desalojar a los estudiantes. Es mentira que ese día el Ministro Murro envío tres funcionarios con la intención de plantear una negociación seria, con fecha y lugar que se correspondiera con los tiempos que permitieran que el saldo de dicha reunión tuviera consecuencias en el presupuesto nacional. La reunión propuesta estaba fechada para dos semanas posterior al momento de entrega de la Hoja de intimación al desalojo.
La realidad de los hechos, de público conocimiento, ya que en ese momento eran muchos los ciudadanos y periodistas que presenciamos la circunstancia en la que se apersonan los funcionarios del MTSS, fue que dos voceros estudiantes que llevaban adelante la ocupación, reciben en las afueras del edificio a estos tres funcionarios del Ministerio de Trabajo, lo hacen en cordiales términos, escuchando la razón de su presencia, y devolviéndole una respuesta que fue la concreta solicitud de que aguardaran a que arribe quien es su abogado, el Dr. Pablo Ghiraldo. Ante dicho planteo, se recibe por parte de los funcionarios una hostil y tajante respuesta, y es que ellos no esperarían, y que por tanto habiéndose cumplido con la visita de intimación al desalojo, recibieran y firmaran el documento, al cual los jóvenes reiteran la solicitud de que se aguarde al Abogado, y los señores enviados por Murro, dejan caer al aire las hojas que correspondían al inicio del desalojo técnicamente a según las autoridades. A la postre de ese violento episodio protagonizado por los enviados del Ministerio de Trabajo, ya que ante la total predisposición al dialogo de parte de los jóvenes, recibieron una cortante y tajante respuesta, los colectivos, sindicatos, y gremios, empiezan a enterarse de este inminente desalojo a la fuerza, y por tanto, solidaridad mediante, se concentran en las afueras.
Llegada la noche, comienza a presenciarse un importante despliegue de fuerzas policiales de distintas reparticiones. Comenzaba a tensarse el clima ante la incertidumbre que generaba la presencia masiva de funcionarios policiales, grupos de choque, blindados, rejas, etcs.
En determinado momento de la noche, una hora previo a lo que luego término siendo el trágico desenlace, llega Juan Faroppa, acompañado de dos jerarcas del Ministerio que usted comanda, uno de ellos el sub. Jefe nacional de policía, Raúl Perdomo, acompañado de numerosos policías de particular, los cuales comienzan a fotografiar y fichar manifestantes y provocar mayor nerviosismo e incertidumbre. Cabe aclarar que afuera estaban los padres de los jóvenes, compañeros de los jóvenes, gremios, sindicatos, colectivos, que excedían ampliamente a los dos demonios identificados hasta el cansancio por parte suya Ministro, y de quienes intentan reforzar su relato, me refiero a Plenaria Memoria y Justicia a través de su vocera Irma Leites, y del Sindicato Único del Taxi y Telefonistas. Allí estaban, ADES, FENAPES, ADEMU, FEUU, y muchos otros, además de ciudadanos solidarizados que no necesariamente integran una organización determinada. Todos esos, que no eran 20, ni 50, ni 100, eran bastantes más, presenciaron la calidad de negociador en la cual Faroppa se desempeño, comunicándose telefónicamente con receptores de sus llamados que al parecer tenían la potestad de dar marcha atrás al operativo de desalojo, e incursionar en un paso previo al desalojo compulsivo, según lo establece el decreto 354/2010, que prevé necesariamente la instancia de negociación. Esa instancia se estaba desarrollando en la vía pública, ante la presencia de todo el público presente, un circulo de negociación integrado por el propio Faroppa como protagonista central, los dos jerarcas del Ministerio del Interior, los voceros de los estudiantes que constantemente bajaban y subían para actualizar a sus compañeros de los avances de la negociación, y el abogado de los estudiantes Dr. Pablo Ghiraldo.
Los estudiantes y nosotros, todos, estábamos “contentos” con esa instancia, estábamos viendo avances, estábamos logrando que se desarticulara un latente operativo represivo, y a su vez estábamos logrando (digo estábamos porque me sentí desde un principio solidarizado con la causa), que se consiguiera el objetivo de esa ocupación, que era se posibilitara una mesa de negociación con las autoridades del MEF (Ministerio de Economía y Finanzas), y también íbamos a lograr ambas partes conquistar el objetivo que nos hacia presentes en ese lugar, de nuestra parte ya lo especificamos, y de la suya y sus funcionarios garantizar el acceso a las oficinas de todo aquello que no correspondiera al CODICEN.
Usted sabe señor Ministro, y lo sabe Juan Faroppa, y lo sabe todo quien estuvo presente, que los estudiantes habían accedido a entregar todas esas oficinas que excedían el CODICEN, y ya habían dado una conferencia en calle luego de ese acuerdo, donde anuncian que subían para realizar una asamblea, donde se les iba a informar a todos sus compañeros de lo que se había conquistado, y a su vez a aprontar todos los pisos para su entrega. Esto suponía poco tiempo, pues el edificio estaba conservado en perfectas condiciones, al resguardo celoso de quienes llevaban adelante la ocupación, limpio y ordenado. Solo significaba barrer y correr colchones y demás materiales usados en la ocupación para los pisos que referían al CODICEN.
Usted sabe señor Ministro que la negociación había sido favorable para el cometido de lograr desocupar voluntariamente las oficinas extra CODICEN, sabe que ese logro se había cristalizado. Y sabe que no quisieron, ni se sintieron satisfechos con ese importante avance, y dada la negada intención de otorgar lo que había sido desde un inicio el objetivo de la ocupación, prosiguen callada y tramposamente con la intención de irrumpir en el local, posteriormente a que habían simulado una aceptación, que genero un clima de distensión y paz tal, que hizo que muchos de los presentes se retiraran creyendo que ya nada malo iba a pasar. Minutos después, cuando ya muchos menos eran los manifestantes, gritos desde el tercer piso alertan de que sus funcionaros están adentro, allí los que aún estábamos en la vía pública no cabíamos en nuestro asombro, por la gigante violación al trato que se había realizado, pisoteando toda ética de acuerdo que minutos antes se suponía conquistado con jóvenes que luchan por un mejor presupuesto para una mejor educación de su pueblo.
En ese momento, sin violencia, apenas implorando un porque de ese atropello, intentamos que alguien nos dijera como era posible que entraran así, de esa forma tramposa, engañando a los jóvenes y a los manifestantes. Ni siquiera fueron capaces de anunciarle a Faroppa, o tal vez si, y el eligió estar afuera, para que efectivamente funcionara como lo que dijo ser lo llevaba allí. Como dije anteriormente, él no entro, ni siguió de cerca al grupo de estudiantes que estaban ocupando, a pesar de que dijo estar allí puramente basado en la intención de garantizar el retiro pacifico de los estudiantes. Seguido a esto, comienza el arrollamiento desde adentro hacia fuera de los manifestantes que estaban en la escalera, con un avance violento sobre estos, escudando, y paleando a los indignados presentes producto de la forma y el momento en que el operativo se decidió realizar. Así es que se subraya, “papeles en la cara”, “los estudiantes no querían negociar” mil veces en esa conferencia que usted brinda, que es una mentira, un gigantesca mentira, los papeles no se les tiran en la cara, los funcionarios los dejan caer ya que estaban en posesión de los mismos, y los estudiantes solicitaban se aguarde al abogado para ser firmados.
De esa forma que se exacerba el episodio inexacto de los papeles en la cara, se minimiza o totalmente invisibiliza, la provocación que supuso tomar la decisión política de decidir mandar fuerzas de choque, mandar a la policía entrenada para reprimir, y no por el contrario hacerse presente, como hubiera sido posible y esperable, una comitiva de legisladores que dicho sea de paso habían empeñado su palabra de estar ante un posible desalojo. Ninguno de estos ni otros estuvieron esa noche. Los legisladores Sebastian Sabini, Ivonne Passada, Gonzalo Civila y Constanza Moreira habían asumido este compromiso, de hecho la senadora Moreira luego de los hechos reflexiona que lamenta no haber estado más cerca, más presente, como sería natural de esperar ante un caso de está índole, donde la constante amenaza de su Ministerio al desalojo se hacia sentir pocas horas antes como un hecho. Oscar Groba fue en otra instancia uno de los legisladores que escucho a los estudiantes, y también supo del compromiso y voluntad de negociación de estos liceales. No había argumento alguno para mandar a ese batallón, mientras que desde el primer momento la voluntad de negociar, era precisamente lo que había llevado a los muchachos a tomar esa medida, dada la reiterada negación de las autoridades a otorgar esa mesa de negociación solicitada con el Ministerio de Economía. En ello se basa su decisión política de reprimir señor Ministro, justamente en la no intención de dialogo, en ejecutar a la fuerza lo que pretendían, esgrimiendo la falsa negación por parte de los liceales a ceder en algunos puntos, para ganar en otros.
Quiero decirle señor Ministro de que eso de lo cual usted dice construir relato, es casi un fallido profesional de la mentira, profesional porque vive mintiendo, y fallido porque jamás nadie le cree. Esta vez, aparentemente como otras tantas, usted cree que gana ese objetivo de mentirle a la sociedad y que la sociedad compre ese relato repleto de falsedades e injurias, no se olvide señor Ministro de las muchas veces que usted con el abuso de poder que comete, y con el control de los medios que solo un jerarca posee, logra en primer instancia controlar la opinión pública, que luego el tiempo, las investigaciones, los organismos que luchan por verdad y justicia, por respeto de los DDHH, terminan demostrando todo lo contrario a su verdad construida que dice basarse en hechos, y más que en hechos se basa en la ausencia de pruebas de todo aquello que se debiera tener garantías, y en la proporción de parte suya de pruebas que no esgrimen de responsabilidades ni probabilidades subyacentes e inminentes de salir a la luz ante el más inocente intento de esclarecer y buscar la verdad. Es muy grotesco su abuso, su mentira, su incapacidad. Tan inmenso como el asombro, que le provoca (ya por reiterado no tanto), la merced que usted tiene con el status quo, con el poder hegemónico, con las prácticas represivas que en otro tiempo entendía el brazo armado para evitar las transformaciones sociales que hicieran justo el trascurrir de nuestra existencia. Con eso quiero culminar señor Ministro, porque comencé diciendo que iba a decirle quien es el responsable, y es usted Ministro, usted es el responsable de haber dado la orden de sacar mediante un operativo represivo a estudiantes liceales de un edificio público (y seguramente va a decir, que no era legal la ocupación), usted es el responsable mandando y disponiendo esa cantidad de funcionarios policiales preparados para el choque, el palo, la represión, es suya la decisión política que desata ese lamentable desenlace, no es Irma Leites, no es el SUATT, no son ningunos grupúsculos, es usted.
No es algo tampoco sorpresivo, ni llamativo, es la tónica que ha tenido su gestión al frente del Ministerio, incapaz de persuadir el delito grave, ese que no se trata de “caramelos”, incapaz de evitar el feminicidio, incapaz de generar condiciones saludables para los espectáculos deportivos, incapaz de imprimirle algún grado de humanización, todo lo contrario señor Ministro, su gestión como Ministro del Interior se ha caracterizado por las razzias, los mega operativos estigmatizadores en los barrios humildes, se ha caracterizado por los abusos, por los reiterados encubrimientos, por las irregularidades constantes, así como esta vez nuevamente, nosotros denunciamos. No lo dice este ciudadano, al cual usted se ha encargado de estigmatizar y perseguir, permitiendo arrestos callejeros sin orden judiciales. Lo dice por ejemplo la Senadora de su partido político Constanza Moreira, que ha cuestionado en reiteradas ocasiones el perfil represivo, persecutor, e inhumano que caracteriza su gestión. Lo hizo también quien fuera el Director del Observatorio del Crimen, Rafael Paternain, quien renuncia tras 18 años en el Ministerio, ya que desde su ingreso como Ministro, cambio rotundamente la forma de manejar los índices de medición del crimen. ¿Manipular la información? ¿Construir un relato decía? Usted señor Ministro, incapaz de combatir el narcotráfico, incapaz de detectar a los verdaderos responsables que condenan a la penuria, y desgracia de su pueblo, todo lo contrario señor Ministro, usted ha protegido a estos actores, usted ha sido el autor intelectual de este operativo represivo hacia ciudadanos que estaban pacíficamente en un lugar brindando solidaridad. Usted señor ministro es una total contradicción con su pasado y el legado que supondría cualquiera hubiera dejado la lucha de los años en el MLN. Ministro ha sido todo un ejemplo de servidor y defensor de los intereses de los poderosos, ha estado allí, actuando como un verdadero represor, y luego generando el relato para subestimar y desarticular luchas legitimas que intentan generar la libertad y la justicia del pueblo. Usted señor Ministro, es una vergüenza para la izquierda.
Como si todo esto fuera poco, no siendo más que una milésima de todo lo que se podría decir de lo que viene siendo su lamentable pasaje por el Ministerio del Interior, no quiero dejar de recordar los 12 calcinados de Rocha que murieron encerrados en una cárcel, a la vista de sus carceleros, que no tuvieron la humanidad de abrir el calabozo a tiempo, y allí dejaron su vida, recordarle los 11.500 hacinados que día a día crecen en las cárceles, gracias al sistema que usted defiende, profundiza, y afirma, en contra de lo que nosotros, esos grupúsculos que usted aborrece, intentamos cambiar, aún al costo de que nos estigmaticen, nos criminalicen, nos judicialicen. Defendemos también nuestra libertad a la protesta. Por eso esa noche usted nos mando reprimir, por estar luchando por una educación digna para el pueblo, los que se educan en la educación pública.
Ministro, fue largo este contacto con usted que me sigue tan de cerca a través de sus funcionarios de Inteligencia, solo un ultimo pedido le hago, y es que se ocupe, de que mi suerte, no corra la misma, que lamentablemente ha corrido su subalterno que tras denunciar a su Jefe de la Guardia Republicana, “se suicido”. Que en paz descanse ese muchacho, que vaya a saber cuantas angustias cayó su voz.
Aquí tiene un luchador con cuerda para rato, sin ningún ánimo de desaparecer del mapa, por lo que no será posible ese desenlace.
Atte. Marcelo Hospitale.





11 comentarios:

  1. Y PENSAR QUE EL BICHO BONOMI SE LLEVO PUESTO POR LA ESPALDA UN MILICO DE LA REPUBLICANA EN UN OPERACION DE FINANCIAMIENTO DEL F.R.T EN EL HOSPITAL MACIEL CUANDO FUERON A LEVANTAR LOS SUELDOS

    ResponderEliminar
  2. ¿DE ESO NO TE ACORDAS BICHO?, Y TAMPOCO DEL COLORADO QUE DABA CLASES DE MATEMATICAS Y ERA ESTUDIANTE DE QUIMICA , MUY INTELIGENTE IDEOLOGICAMENTE YLOS MANEJABA A TODOS HUSTEDES DEL GRUPO, MI CUÑADO HOY DESAPARECIDO LO BANCABA CON GUITA ROPA Y COMIDA Y DORMIA EN LA CASA DE EL. LA MAYORIA DE LAS VECES QUE ERA UNO DE LOS FUNDADORES DEL F.R.T. LINEA ROSA LUXEMBURGO

    ResponderEliminar
  3. LAS FF.AA SON EL APARATO ARMADO DE LAS CLASES DOMINANTES Y NUNCA VAN A RECONOCER NADA, SUS CUADROS EN REPRESION ANTI TUMULTO DE LA REPUBLICANA , QUE ANTES ESTABA PARA REPARTIR SABLAZOS EN LOS PARTIDOS DE FOOTBAL, FUERON TOTALMENTE CONVERTIDAS EN APARATOS REPRESIVOS Y GRUPOS DE ELITE DE ASALTO LOS FORMAN OFICIALES INSTRUIDOS EN LA ESCUELA YANQUI, ASI COMO SU APARATO DE INTELIGENCIA DE DETECCION Y MARCADO DE MILITANTES QUE SE MEZCLAN EN LOS ACTOS Y U MANIFESTACIONES PARA FOTOGRAFIAR Y FICHAR MILITANTES

    ResponderEliminar
  4. SI QUIEREN ANTICIPARSE A COMO REPRIMEN LOS MILICOS CON LOS ESCUDOS , VEAN LA PELICULA DE ALEJANDRO MAGNO, O LA DE ESPARTA . ACTUAN IGUAL QUE LAS LEGIONES EN LAS FORMACIONES EN GRUPOS CON LOS ESCUDOS,NADA MAS QUE LOS ROMANOS SE AVIVARON Y ADEMAS DE LOS ESCUDOS SE ARMARON CON LANZAS DE DOS METROS Y LOS CAGARON , PORQUE ASI DE ESA FORMA NO LOS DEJABAN AVANZAR Y LOS LEGIONARIOS TODOS JUNTOS PRECIAN UN CUERPO ESPIN DE LANZAS Y NO SE PODIAN ARRIMAR Y SE FORMBAN EN TENAZA EN FORMA DE DIENTE DE SIERRA Y LOS ENSARTABAN DE LEJOS, TODA SU TACTICA SE BASA EN LA DISTRACCION Y LA SORPRESA. NO DESCUBRIERON AMERICA PARA REPRIMIR DE ESA FORMA , LOS MANUALES YA ESTAN TODOS ESCRITOS POR LOS EXPERTOS YANQUIS ANTI TUMULTO, Y SUS OFICILES QUE VAN MEZCLADOS CON LA TROPA PARA QUE NO LOS IDENTIFIQUEN DEFINEN COMO ATACAR, NADA MAS QUE ESE SEÑOR QUE APAREZE EN LA GRABACION COMO MEDIADOR ES UN PSICOLOGO QUE HACE EL PERFIL DE LO QUE VAN A REPRIMIR Y COMO Y ASESORA A EL OFICIAL A CARGO

    ResponderEliminar
  5. PERDON LOS ROMANOS COMO FISICAMENTE EN GENERAL ERAN MAS CHICOS FISICAMENTE , LE CAMBIARON LAS TACTICAS. Y LAS LANZAS ERAN EN REALIDAD DE MAS DE TRES METROS Y CREARON FORMACIONES DE BATALLA SEGUN EL TERERRENO CON TACTICAS DE ENGAÑO Y LOS CAGARON . ESE GRUPO DE ELITE CON SU CARABINA PARA FRANCO TIRADOR CREADA POR UN INGENIERO URUGUAYO CALIBRE 50. ¿DIGO?....... TANTA CARA PINTADA TANTO GRUPO DE ELITE PARA ¿QUE Y QUIENES..........................?

    ResponderEliminar
  6. PERDON LOS ROMANOS COMO FISICAMENTE EN GENERAL ERAN MAS CHICOS FISICAMENTE , LE CAMBIARON LAS TACTICAS. Y LAS LANZAS ERAN EN REALIDAD DE MAS DE TRES METROS Y CREARON FORMACIONES DE BATALLA SEGUN EL TERERRENO CON TACTICAS DE ENGAÑO Y LOS CAGARON . ESE GRUPO DE ELITE CON SU CARABINA PARA FRANCO TIRADOR CREADA POR UN INGENIERO URUGUAYO CALIBRE 50. ¿DIGO?....... TANTA CARA PINTADA TANTO GRUPO DE ELITE PARA ¿QUE Y QUIENES..........................?

    ResponderEliminar
  7. SI QUIEREN ANTICIPARSE A COMO REPRIMEN LOS MILICOS CON LOS ESCUDOS , VEAN LA PELICULA DE ALEJANDRO MAGNO, O LA DE ESPARTA . ACTUAN IGUAL QUE LAS LEGIONES EN LAS FORMACIONES EN GRUPOS CON LOS ESCUDOS,NADA MAS QUE LOS ROMANOS SE AVIVARON Y ADEMAS DE LOS ESCUDOS SE ARMARON CON LANZAS DE DOS METROS Y LOS CAGARON , PORQUE ASI DE ESA FORMA NO LOS DEJABAN AVANZAR Y LOS LEGIONARIOS TODOS JUNTOS PRECIAN UN CUERPO ESPIN DE LANZAS Y NO SE PODIAN ARRIMAR Y SE FORMBAN EN TENAZA EN FORMA DE DIENTE DE SIERRA Y LOS ENSARTABAN DE LEJOS, TODA SU TACTICA SE BASA EN LA DISTRACCION Y LA SORPRESA. NO DESCUBRIERON AMERICA PARA REPRIMIR DE ESA FORMA , LOS MANUALES YA ESTAN TODOS ESCRITOS POR LOS EXPERTOS YANQUIS ANTI TUMULTO, Y SUS OFICILES QUE VAN MEZCLADOS CON LA TROPA PARA QUE NO LOS IDENTIFIQUEN DEFINEN COMO ATACAR, NADA MAS QUE ESE SEÑOR QUE APAREZE EN LA GRABACION COMO MEDIADOR ES UN PSICOLOGO QUE HACE EL PERFIL DE LO QUE VAN A REPRIMIR Y COMO Y ASESORA A EL OFICIAL A CARGO

    ResponderEliminar
  8. LAS FF.AA SON EL APARATO ARMADO DE LAS CLASES DOMINANTES Y NUNCA VAN A RECONOCER NADA, SUS CUADROS EN REPRESION ANTI TUMULTO DE LA REPUBLICANA , QUE ANTES ESTABA PARA REPARTIR SABLAZOS EN LOS PARTIDOS DE FOOTBAL, FUERON TOTALMENTE CONVERTIDAS EN APARATOS REPRESIVOS Y GRUPOS DE ELITE DE ASALTO LOS FORMAN OFICIALES INSTRUIDOS EN LA ESCUELA YANQUI, ASI COMO SU APARATO DE INTELIGENCIA DE DETECCION Y MARCADO DE MILITANTES QUE SE MEZCLAN EN LOS ACTOS Y U MANIFESTACIONES PARA FOTOGRAFIAR Y FICHAR MILITANTES

    ResponderEliminar
  9. Y PENSAR QUE EL BICHO BONOMI SE LLEVO PUESTO POR LA ESPALDA UN MILICO DE LA REPUBLICANA EN UN OPERACION DE FINANCIAMIENTO DEL F.R.T EN EL HOSPITAL MACIEL CUANDO FUERON A LEVANTAR LOS SUELDOS

    ResponderEliminar