viernes, 13 de noviembre de 2015

Un sabor "Almagro"





.

Un sabor "Almagro"; Sobre la carta del Secretario General de la OEA
- www.aporrea.org

- www.aporrea.org/internacionales/a217013.html




Muchos conocen el término "Amargo" y su significado, pero tal vez solo unos pocos vinculados al mundo internacional y político, conocen al actual Secretario General de la OEA, el diplomático uruguayo Luis Almagro.Diosdado Cabello almagro Tuve la oportunidad de conocerlo en 2010, mientras ejercía funciones diplomáticas en la tierra de José Artigas, Los Olimareños y muchos otros insignes uruguayos. Almagro es un tipo sencillo, de trato cordial, distendido… en lo personal, no puedo tener ningún tipo de animadversión o rechazo, más allá de identificar en él, algunas posiciones ambiguas con relación a Venezuela.
Luis Almagro es un diplomático de carrera. Se desempeñó como diplomático uruguayo en China, Irán, Alemania, Israel y Estados Unidos, donde fue funcionario en la misión uruguaya ante la OEA. En el Uruguay, para la época en que se formó Almagro en la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de la República y durante su ejercicio diplomático en la Cancillería uruguaya, estos espacios estaban monopolizados por militantes del Partido Nacional (blanco) y Almagro no escapó a esta regla, siendo militante de ese partido hasta el año 2009, en que se integra al Movimiento de Participación Popular (MPP, sector del Frente Amplio dirigido por José Mujica).
Mujica había planteado que para ganar las elecciones de 2009 que lo llevaron a la Presidencia en 2010, si era necesario había que "abrazarse hasta con las culebras". Esa política le permitió captar a varios grupos de militantes de los partidos Nacional y Colorado, lo que a la postre, contribuyó al triunfo en el balotaje de noviembre de 2009.
Sin embargo, el grupo que integraba Almagro para ese entonces (Proyecto Masoller, que agrupaba a militantes blancos) se había ido desintegrando. La propia formación de Proyecto Masoller fue vista con desconfianza por los otros sectores del Frente Amplio, que lo vieron como una suerte de "entrismo" nacionalista en la coalición de izquierda.



Por destacar solo dos aspectos de fondo (políticamente hablando) y que el sabor "amargo" no sorprenda a nadie, Luis Almagro ha sido un fuerte defensor de la presencia de tropas uruguayas en Haití, así como de la política de implantación de misiones de paz de las Fuerzas Armadas uruguayas en los distintos territorios en que la ONU lo solicita. Almagro se opuso fervientemente al ingreso de Venezuela en el Mercosur - y así lo expresó a través de los medios - por considerar que se estaba privilegiando lo político por encima de lo jurídico, al "aprovechar" la suspensión de Paraguay en ese organismo por el golpe de Estado contra el presidente Lugo, para favorecer el ingreso venezolano.
Desde su llegada a la OEA, Luis Almagro ha desplegado una serie de acciones que han crispado las relaciones con Venezuela. Luis Almagro ha ido asumiendo posiciones crecientemente parcializadas en contra del Gobierno venezolano, poniendo en duda el funcionamiento de las instituciones venezolanas y con sesgo injerencista. El 15 de julio de 2015 declaró a Patricia Janiot en CNN: "Nosotros hemos ofrecido una misión para participar en el proceso electoral, que dé las máximas garantías, que sirva para que los venezolanos estén tranquilos". En el mismo programa, se manifestó sobre la inhabilitación aplicada por la Contraloría General de la República a la ciudadana María Corina Machado "Las únicas inhabilitaciones las hace el pueblo, las hace la gente cuando no se sostienen los votos para ser elegido por determinado cargo", afirmó desconociendo la normativa interna venezolana.
Al leer la carta suscrita por el Secretario de la OEA, Luis Almagro, queda en evidencia no solo el desconocimiento profundo de muchos de los procesos jurídicos que de manera soberana desarrolla la República Bolivariana de Venezuela, sino lo que es mucho más evidente, es su posicionamiento político parcializado que ya venía evidenciando en su accionar, durante los últimos años.
Señor Secretario, decir que lamenta el rechazo de la participación de la OEA como observador, según Usted, porque se funda en un posicionamiento político, es desconocer que en los últimos comicios en Venezuela, la OEA no ha sido un Observador que ha participado como organismo internacional, pues para los venezolanos, dejó de tener legitimidad al reconocer, después de un golpe de estado en 2002 y en menos de 24 horas, al gobierno de Pedro Carmona Estanga, aparte del "acervo" intervencionista e injerencista de la OEA, convalidando invasiones y golpes de estado en toda nuestra región.



A ello agrego, que para Venezuela, la Observación (acompañamiento) hoy se ejerce mediante diversas vías y a través de nuevos organismos de integración regional, partidos políticos de diversa pluralidad, etc. (que por cierto, más de 12 parlamentarios del Partido Nacional, donde usted militó, vienen a Venezuela para el 06 de diciembre). Y por último, el Consejo Nacional Electoral es un poder AUTONOMO, por lo que decide de dicha forma a quien invitar y bajo qué condiciones, por lo que Usted, debe entender que dicha decisión es soberana e independiente. En criollo, no lo invitaron pues!!.
Igualmente Usted señaló en su carta, que "Las garantías electorales no se refieren únicamente a la eficiencia". Conoció usted el antiguo Sistema Electoral en Venezuela?, conoce Usted un dicho popular nefasto para nuestra historia política de "Acta, mata voto"?, sabía Usted que la Corte Electoral del Uruguay a través del Doctor Wilfredo Penco, felicitó en más de una ocasión la eficiencia y trasparencia de nuestro sistema electoral, siendo Usted Canciller?.
Lo más grave es su escrito, lo deja entrever señalando que la Rectora Tibisay Lucena, debe "velar por elecciones justas y transparentes que se desarrollen con las máximas garantías". Señor Secretario, Usted como Canciller desde el 2010 hasta el 2015, pudo certificar por diversas vías el Sistema Electoral Venezolano, su transparencia y las garantías que el proceso y los diversos poderes otorgan.
Usted siendo canciller pudo observar los procesos electorales del año 2012, donde triunfó el Presidente Hugo Chávez sobre el candidato Henrique Capriles, quien meses después, fue de nuevo candidato presidencial, perdiendo de nuevo dicho proceso y llamando a "descargar su arrechera" por un simple capricho postelectoral, con lamentables muertes de ciudadanos venezolanos y lo que es peor aún, ese supuesto Sistema "fraudulento" lo llevo meses después, a ser de nuevo electo gobernador del Estado Bolivariano de Miranda, cargo que aun ejerce.
Sufre Usted de amnesia señor Secretario?, tiene dudas del moderno Sistema Electoral de Venezuela y de las garantías que los poderes brindan o en su nuevo rol y asesorado por algunos "amigos de Julissa", en su "memoria histórica" esos recuerdos desaparecen?.
Señor Secretario General de la OEA, como un acto de Voluntad Política y de respeto a los resultados electorales, el Presidente de la República, Nicolás Maduro, llamó a firmar un acuerdo de respeto a los resultados electorales… La oposición no se pronunció al respecto y por supuesto, no firmó ningún acuerdo. Hoy tuve la oportunidad de escuchar y leer una entrevista del diputado Daniel Placeres, del MPP y su conclusión me impactó, cuando dijo "Uno evoluciona de acuerdo a las circunstancias, ¿qué cambio de aquel Luis a este?". Pareciera que muchos en el paisito comenzarán a sentir un sabor "Almagro" en esta nueva etapa.
lsaucenavarro@gmail.com  

>>> Cuando Venezuela apoyó la candidatura de Almagro .

 

 

 Frente Amplio frente a la situación en Venezuela



Frente a la situación que vive el hermano pueblo de Venezuela, el Frente Amplio declara lo siguiente:

1.Denunciamos ante la opinión pública del Perú la ofensiva golpista de extrema derecha contra el gobierno, elegido democráticamente, del Presidente Nicolás Maduro de Venezuela.

2.Esta ofensiva, que sigue un guión conocido, busca la desestabilización económica y política del hermano país y la reversión de las conquistas sociales y de independencia nacional de quince años de gobierno popular.

3.Hacemos extensiva esta denuncia a la derecha peruana y continental que haciendo uso del oligopolio mediático a sus órdenes se ha puesto al servicio de la maniobra golpista en curso.

4.Señalamos a los intereses imperiales de los Estados Unidos que buscando recuperar terreno en la región están detrás de la maniobra golpista.

5.Alertamos sobre la escalada violentista que solo puede llevar a más violencia y tener consecuencias imprevisibles. Lamentamos las muertes ocurridas e instamos al gobierno de Venezuela a investigar las mismas,  llevar a los culpables ante la justicia y tomar todas las medidas, dentro de la ley, para que estos sucesos no se repitan.

6.Llamamos por ello a detener la polarización y establecer canales de diálogo a través de UNASUR u otra instancia, para defender el gobierno democrático, la paz y las conquistas del pueblo venezolano.

7.Llamamos, asimismo, a nuestro pueblo a movilizarse en defensa de la democracia venezolana y rechazo al golpismo que pretende volver a poner a América Latina de rodillas frente a los poderosos.

Comité Promotor Nacional del Frente Amplio

Lima,  21 de febrero de 2014





Grupo de Frenteamplistas en México por la Izquierda





 En las últimas semanas, en la medida que se acercan los comicios del 6 de diciembre, se acrecientan las acciones de contenido imperialista contra la República Bolivariana de Venezuela, de la que es parte la campaña contra ese país al mantener la misma la promoción de desestabilización del gobierno y propalar el rumor de que las elecciones no serán limpias. 

En relación a este último aspecto, debemos destacar que ha sido reconocido por los más serios observadores electorales- con especial mención de la Centro Carter- que los procesos electorales en Venezuela son transparentes y confiables.

Desde marzo de 2015 Luis Almagro cumple funciones como secretario general de la OEA. Ahora, en una carta del 10 de noviembre dirigida a Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, el secretario general, lamenta el rechazo “al ofrecimiento a una observación electoral de la OEA en las elecciones parlamentarias a llevarse a cabo el 6 de diciembre de 2015”, por lo que asegura que “La transparencia electoral no está garantizada en Venezuela”.

Estas actitudes del secretario general emprendidas contra el gobierno electo democráticamente de la República Bolivariana de Venezuela – donde a partir de 1999 hubieron 19 elecciones- denotan una clara continuidad intervencionista de la OEA, en momentos que Estados Unidos arrecia los ataques contra los cambios en ese país e impulsa acciones desestabilizadoras y golpistas en otros puntos del continente.

 Por lo tanto, deploramos y rechazamos la actitud injerencista de dicha organización, así como las expresiones de su secretario general.

 Nuestro Frente Amplio y la mayoría de las organizaciones que lo integran se manifestó en repetidas ocasiones con respecto al intervencionismo contra Venezuela. Otro tanto hizo la mayor organización social de los trabajadores, el PIT-CNT.

 En consecuencia, nos sumamos a la defensa de esa nación, su pueblo y sus instituciones, reiterando nuestro apoyo al proceso político-social que se desarrolla en ese país y declaramos nuestra solidaridad con Venezuela. 


Grupo de Frenteamplistas en México por la Izquierda

Saúl Ibargoyen- Presidente
Ibraim Ford. Vicepresidente
Ruben Montedónico- Srio de Difusión
Elis Martínez. Sria. de Finanzas
Walter Martínez- Srio de Organización y Rel. Internacionales

Comisión política asesora: Marta De León, María de la Luz Suárez, Alfredo Rajo, Ricardo Mass, José Rico, Emiliano Martínez, Ángel Delgado, Aldo Scaroni.

La encarcelación del derechista venezolano Leopoldo López ha despertado la solidaridad de los grandes medios de comunicación internacionales. La mayoría de mensajes tienden a enfatizar la supuesta persecución, impulsada por motivos meramente políticos, que el gobierno bolivariano lleva años implementando contra él. En este sentido, su figura se configura a modo de mártir de las clases altas venezolanas y de los intereses estadounidenses en la zona.
Leopoldo López proviene de la aristocracia venezolana, cursó su educación terciaria en los elitistas centros educativos estadounidenses Kenyon College de Ohio y Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard, en Cambridge. Entre los años 2000 y 2008 se desempeñó como alcalde del municipio caraqueño de Chacao, hasta que fue inhabilitado por malversación de fondos públicos.
Fue desde su puesto de alcalde que participó en el golpe de Estado perpetrado por la oligarquía venezolana y la inteligencia estadounidense contra el entonces presidente, Hugo Chávez Frías. Él fue uno de los tantos firmantes del conocido como Decreto Carmona, el cual reconocía como nuevo presidente de transición nada menos que al líder de la patronal venezolana, Pedro Carmona (detalle que muestra el carácter eminentemente clasista de dicho golpe de Estado). Varios videos de noticieros del momento prueban su compromiso golpista. En ellos se le puede ver dirigiendo la detención del entonces ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, y referirse explícitamente ante los medios de comunicación a Pedro Carmona como “Presidente Carmona”.
El 11 de abril encabezó la violenta marcha al Palacio de Miraflores, la cual se cobró varias decenas de víctimas en las calles de Caracas, y cuya cobertura mediática por parte de los grandes medios de comunicación supuso uno de los más claros casos de manipulación y de afrenta a la deontología periodística de las últimas décadas. Algo que quedó demostrado en el conocido documental “Puente Llaguno: claves de una masacre” (2004).
El perfil violentista de López ha generado controversias dentro de la propia oposición venezolana, como reveló un cable de Wikileaks en 2009. Por esto, desde Washington se acordó desplazarlo de la primera línea de la campaña.
Sus vínculos políticos internacionales incluyen el Partido Republicano estadounidense, a cuya sede hizo varios viajes después de 2002, así como funcionarios del gobierno de George W. Bush. En 2011 se reunió con el ex-presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, impulsor de la sanguinaria campaña de terrorismo de Estado que vivió Colombia durante su mandato, al que dedicó esta declaración: “de Alaska a la Patagonia, Colombia es una referencia absolutamente necesaria e innegable de lo que significa éxito en materia de seguridad”.

Violencia en “La Salida”
En 2014 instigó a la violencia, a través de los medios de comunicación del país, en las manifestaciones enmarcadas en el plan “La Salida”, destinado al derrocamiento del gobierno de Nicolás Maduro. Estos actos tuvieron lugar siguiendo la estrategia insurreccional de las “guarimbas”. Este sistema, en palabras de su principal ideólogo en Venezuela, Robert Alonso, pretenden “crear un caos anárquico a nivel nacional” con el fin de provocar “la insubordinación constitucional creando la necesidad de una acción cívico-militar”. Así, se instaba a los manifestantes a cortar las vías principales de sus barrios y sembrar el caos y la violencia en el país.
En palabras de Roberto Alonso “quién sabe si mientras la ciudad está totalmente trancada -fuego por donde quiera, barricadas, etc.- a algunos grupos más extremistas se les ocurra hacer maldades aquí y allá. Si esto ocurriese, no habría movilidad de acción para la represión porque todo estaría trancado […] el Plan Ávila se quedaría corto, muy corto, más bien enano”.
Durante esas jornadas se pudieron ver quemas de transportes de alimentos, de facultades, de centros sociales e instituciones públicas, colocación de alambres cruzando las calles para derribar motoristas, envenenamiento de aguas en algunas localidades, incluso agresiones gratuitas a animales callejeros (baleo y quema de perros), etc. El saldo final fue de varias decenas de muertos, más de la mitad policías.
Cabe contextualizar que este tipo de actividades, tales como la participación probada en un golpe de Estado o la incitación pública y la ejecución de la violencia previa a la tragedia que desencadenó, serían duramente penadas en la mayoría de Estados del mundo (imaginemos cómo castigaría el gobierno estadounidense a los cabecillas de un hipotético golpe fallido contra el presidente Obama).
En este sentido, podemos afirmar que la campaña mediática gestada en torno a este heroico paladín de los aristócratas y poderosos obedece principalmente a los intereses económicos y geoestratégicos que EEUU y sus aliados tienen en Venezuela, más que al embanderamiento filantrópico en pro de los derechos humanos.




>>>La emboscada contra Venezuela

12 nov 2015
Eva Golinger

Operaciones clandestinas, investigaciones secretas, acusaciones criminales, financiamiento multimillonario, guerra psicológica y provocaciones militares. Es la emboscada desde Estados Unidos contra Venezuela.
Durante el último año, el Gobierno de Estados Unidos ha gastado más de 18 millones de dólares en financiamiento público para grupos antigubernamentales en Venezuela, alimentando el conflicto en el país suramericano y manteniendo viva una oposición sin unidad ni apoyo significativo. Solo desde la Fundación Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy, NED) durante el año 2014-2105, casi 3 millones de dólares fueron entregados a organizaciones opositoras en Venezuela, enfocadas en la campaña para las elecciones parlamentarias previstas para el próximo 6 de diciembre. Por ejemplo, 125.000 dólares fueron entregados al grupo opositor Súmate, creado por la NED en Venezuela en 2003 para liderar un referéndum revocatorio contra el presidente Hugo Chávez. Ahora esos 125.000 dólares están financiando la iniciativa de Súmate de influir sobre los miembros de centros electorales a nivel nacional durante las próximas elecciones en diciembre, una injerencia flagrante. Otros 400.000 dólares han sido entregados a un programa para "apoyar miembros de la Asamblea Nacional y el desarrollo de políticas". Y hay más de 40.000 dólares dedicados a "monitorear la Asamblea Nacional de Venezuela". ¿Qué derecho tiene un organismo extranjero de 'monitorear' el cuerpo legislativo de otro país? Peor aún es cuando grupos internos reciben el dinero de un Gobierno extranjero para espiar en contra de su propio Gobierno.
Los aportes de la NED para alimentar el conflicto en Venezuela también incluyen casi medio millón de dólares (410.155 dólares) para "mejorar las capacidades estratégicas comunicacionales de organizaciones políticas a través de medios alternativos". En particular, esta enorme cantidad de dinero está financiando el uso de redes sociales para proyectar la visión antigubernamental en espacios que influyen a nivel internacional. Otros 73.654 dólares de la NED han sido utilizados para "fortalecer la capacidad técnica y promover la libertad de expresión y derechos humanos a través de Twitter". Y 63.421 dólares para "entrenar sobre el uso efectivo de redes sociales y medios alternativos". Las redes sociales se han convertido en un campo de batalla en Venezuela, donde tanto el Estado como la oposición las utilizan para promover sus agendas. No obstante, el dinero de la NED revela que detrás de la supuesta oposición "independiente" en Venezuela, está el Gobierno de Estados Unidos.
No es coincidencia que durante el último año, Estados Unidos y sus aliados han criticado fuertemente al Gobierno del presidente Nicolás Maduro por presuntas violaciones de derechos humanos. Pues hay más de 474.000 dólares de la NED dedicados a financiar grupos opositores en Venezuela que "documentan y diseminan" información sobre la "situación de derechos humanos", incluyendo la preparación de denuncias contra el Gobierno venezolano en instancias internacionales, entre otras tareas. Cuando un Gobierno extranjero financia a supuestas ONG para montar informes contra su propio Gobierno con la intención de desacreditarlo a nivel internacional, no es objetivo ni confiable.
Además de los millones de dólares entregados de la NED, una fundación creada por el Congreso de Estados Unidos en 1983 para "hacer el trabajo que la CIA ya no podía hacer públicamente", el Departamento de Estado y su Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (USAID), ha dedicado más de 15 millones de dólares a la oposición en Venezuela durante el periodo 2014-2015. En el presupuesto de Operaciones Exteriores del Departamento de Estado para el año fiscal 2016, que comenzó en octubre 2015, están apartados 5,5 millones de dólares para "defender y fortalecer prácticas democráticas, instituciones y valores que apoyan los derechos humanos en Venezuela". Según el presupuesto ya aprobado por el Congreso, gran parte de esos 5,5 millones de dólares serán utilizados para "ayudar a la sociedad civil promover la transparencia institucional, el proceso democrático y la defensa de los derechos humanos".
El uso del término 'sociedad civil' por parte del Gobierno de Estados Unidos en referencia a Venezuela significa 'la oposición'. Estas mismas agencias estadounidenses también financiaron y apoyaron a la llamada 'sociedad civil' en Venezuela durante el golpe de estado contra el presidente Hugo Chávez en abril 2002, una 'sociedad civil' que utilizó francotiradores para matar a personas inocentes para derrocar a un presidente democráticamente electo y luego imponer una dictadura. Gracias a la verdadera 'sociedad civil' en Venezuela, mejor conocida como el pueblo, esa oposición antidemocrática no logró su objetivo.
MISIÓN ESPECIAL DE INTELIGENCIA
Muchas de las actividades del Gobierno de Estados Unidos orientadas hacia Venezuela han originado en una oficina clandestina, creada en el 2005 bajo la reestructuración de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos. En esa transformación de la estructura de inteligencia, fue también creada la Dirección Nacional de Inteligencia, encargada de coordinar las 16 agencias de inteligencia del Gobierno estadounidense. El primer director nacional de Inteligencia, nombrado por el entonces presidente George W. Bush, fue John Negroponte, un nombre bastante conocido en América Latina por su papel en las guerras sucias en Centroamérica en los 80, y su rol principal en el escándalo Irán-Contra.
En respuesta a las recomendaciones de la Comisión de Armas de Destrucción Masiva y la Ley de Reforma de Inteligencia y Prevención del Terrorismo del 2004, Negroponte estableció la figura de "misiones gerenciales" para temas de alta prioridad estratégica y desafíos de inteligencia para Estados Unidos. La Misión Gerencial para Cuba-Venezuela fue una de solo tres misiones dedicadas a países. Las otras dos eran las misiones para Irán y Corea del Norte, enemigos declarados de Estados Unidos. El hecho de incluir a Venezuela en una misión orientada a la lucha contra las armas de destrucción masiva y el terrorismo evidencia que es una alta prioridad de seguridad y defensa para Washington, aunque fundamentado en conceptos absurdos y erróneos.
El primer encargado de esa misión gerencial para Cuba-Venezuela fue el veterano de la CIA Norman A. Bailey, un experto en las tácticas y estrategias de inteligencia durante la Guerra Fría. Pero Bailey solo duró un año, y a su salida confesó que la oficina estaba casi abandonada, sin recursos ni personal. No obstante, entró un nuevo encargado, Timothy Langford, con su carrera de más de 25 años en los servicios clandestinos de la CIA, para renovar la Misión Gerencial Cuba-Venezuela y activarla de nuevo.
Documentos secretos parcialmente desclasificados revelan la importancia dada a la Misión Gerencial para Cuba-Venezuela desde la Dirección Nacional de Inteligencia de Estados Unidos. En un documento clasificado como "Ultrasecreto" (Top Secret) del 2008, el director de Inteligencia destacaba como una meta clave, la "identificación y manejo de 'centros de excelencia' para suministrar inteligencia relevante, oportuna y auténtica sobre Irán, Corea del Norte y Cuba-Venezuela". Otro objetivo era "crear una estrategia de inversión para Irán, Corea del Norte y Cuba-Venezuela orientada a fortalecer análisis, colección y explotación". Y también se apuntaba al comienzo de "una campaña de planes contra programas y redes específicos en Irán, Corea del Norte y Cuba-Venezuela". En el mismo documento secreto, que es una justificación de presupuesto del 2008, se hace referencia a la creación de un "Fondo de Iniciativas Cuba-Venezuela" para fomentar nuevas capacidades en la comunidad de inteligencia estadounidense para analizar, recolectar y explotar información relevante sobre ambos países.
Otro documento ultrasecreto, parcialmente desclasificado del año 2009, revela una estrategia de la Misión Gerencial Cuba-Venezuela de "desarrollar análisis sobre transiciones de liderazgo", haciendo referencia específica al Plan de Transición a la Democracia para Cuba, y las iniciativas para derrocar al Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela. En un testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos en 2009, Timothy Langford hizo referencia a las operaciones que estaban realizando desde su oficina a través del "Centro de Fusión de Inteligencia" en Colombia, un núcleo de espionaje que fusiona las capacidades de la NSA, CIA, DEA e inteligencia militar (DIA). Fue desde ese centro que fuerzas estadounidenses comandaron el ataque contra el líder de las FARC, Raúl Reyes, violando territorio ecuatoriano el 1 marzo 2008.
Para el año 2011, la Misión Especial para Cuba-Venezuela aún existía, aunque la información sobre sus operaciones y actividades ha sido, desde entonces hasta hoy, totalmente secreta. Y aunque su presupuesto no ha sido desclasificado en detalle, en 2015 la Dirección Nacional de Inteligencia tuvo un presupuesto por encima de 53.000 millones de dólares. Como la misión especial dedicada a Venezuela ha sido una de las prioridades de esa Dirección, sin duda han invertido miles de millones de dólares a sus operaciones.
A lo largo de estos años, hubo múltiples denuncias sobre atentados contra el Gobierno venezolano, contra el presidente Hugo Chávez y más recientemente, contra el presidente Nicolás Maduro. También hubo decenas de incursiones no autorizadas de aviones de espionaje de Estados Unidos, provocaciones que han incrementado las tensiones entre ambos países. Para algunos analistas, el fallecimiento del presidente Chávez a causa de una enfermedad tan agresiva y abrupta es causa de sospecha, aunque hasta la fecha no ha salido evidencia para comprobar alguna teoría de asesinato.
ALERTA
Durante las últimas semanas, en la víspera de las elecciones parlamentarias el próximo 6 de diciembre, se ha intensificado los ataques contra Venezuela en la gran prensa mundial. Reportajes sin fundamento ni evidencia siguen saliendo en medios como 'The New York Times', 'The Washington Post', 'The Wall Street Journal' y otros, acusando a figuras e instituciones claves del Gobierno venezolano de corrupción, actividades ilícitas, lavado de dinero, mal manejo de fondos, narcotráfico y violaciones de derechos humanos. En la mayoría de los casos, no hay ninguna prueba presentada para evidenciar esas graves acusaciones, pero el impacto mediático resulta ser muy efectivo.
Todos estos millones de dólares invertidos en el fomento de un conflicto interno en Venezuela y en operaciones clandestinas de los servicios de inteligencia de Washington que están dedicadas a desestabilizar al país indican algo fundamental: hay que estar alerta. Hay investigaciones en marcha y montajes preparados que están ya esperando al próximo que caiga en la trampa. Cualquier espacio cedido será tomado. Cualquiera que se equivoque o abuse de su poder sin rectificar pone en riesgo la continuidad y credibilidad de la Venezuela soberana e independiente. El juego es en serio.
No hay que olvidar nunca que Venezuela tiene las más grandes reservas del petróleo en el planeta y siempre será blanco de los más poderosos intereses de nuestro mundo. Es hora de cerrar filas, de no dejarse distraer por intrigas, egoísmos, avaricias y trampas. El objetivo detrás de esas emboscadas no es la persona que caiga, el objetivo final es Venezuela.

>>> EEUU "aplaude" carta de Almagro
El subsecretario de Estado adjunto para América Central y el Caribe de Estados Unidos, Francisco Palmieri, "aplaudió" hoy la carta del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, con la que expresó esta semana su preocupación por el proceso electoral en Venezuela.
"Creo que la carta y los comentarios de Almagro son muy claros. Por esas razones son por las que desde Estados Unidos, no solo en el caso de Venezuela, insistimos en que haya observación electoral efectiva tanto internacional como nacional", dijo Palmieri.
El diplomático se pronunció en este sentido tras ser preguntado por la situación en Venezuela durante la conferencia "América Latina en la Encrucijada", que acogió hoy la Universidad de Georgetown, en Washington.
"Las elecciones que vienen en Venezuela son cruciales, la observación electoral tiene sentido y aplaudo las observaciones de Almagro", resumió Palmieri.
"La observación electoral es un elemento que en una democracia debe ser abrazado tanto por el Gobierno como por la sociedad civil. Permite identificar las pugnas y promueve el diálogo responsable entre los políticos", añadió.















0 comentarios:

Publicar un comentario