martes, 17 de noviembre de 2015

Violencia policial transfóbica

Lara Ramirez



El Colectivo Ovejas Negras expresa su repudio frente al episodio de violencia policial contra una mujer trans ocurrido el 11 de noviembre en la ciudad de Las Piedras, Canelones. Las agresiones sufridas por la víctima, tanto físicas como psicológicas, demuestran una vez más la urgente necesidad de profundizar el trabajo de capacitación de las y los efectivos policiales en el respeto a los derechos humanos.

La situación vivida por Lara Ramírez no es aislada. Las personas trans se enfrentan cotidianamente con la cara más violenta de nuestra sociedad: alejadas del sistema educativo y sanitario por la discriminación y el acoso cotidianos, expulsadas muchas veces de sus propios hogares una vez que exteriorizan su identidad de género, y absolutamente excluidas del mercado laboral, sus trayectorias se encuentran marcadas por el signo de la marginación. ¿Qué motivó el hostigamiento policial sufrido por Lara, si no la situación de extrema vulneración social en que se encuentran las personas trans? ¿Qué llevó a que dichos policías se sintieran habilitados para cometer semejante abuso de poder? ¿Por qué el acoso transfóbico se enmarca siempre en un aire de impunidad?

La negación constante de su identidad de género femenina, que le dijeran «puto, vos necesitás un psicólogo», que la llevaran esposada hasta la comisaría, que le sacaran el celular para borrar los videos donde se constataba lo sucedido y se lo devolvieran mientras le decían «tomá puto, acá tenés tu porquería», fueron algunos de los actos denigrantes y abusivos que tuvo que sufrir por el simple hecho de ser una mujer trans.

  
No tengo miedo a nadie si una mujer trans no habla no denuncia estas cosas siguen pasando que menta presos a los que roban, matan ,violan mi único delito fue ser una mujer trans en pleno dia detenida esposada por nada compartan no me importa quiero denunciar quiero gritar para que nuca mas pase ...soy trans no una delincuente



>>> Soy trans no una delincuente. 
.


Martes 17 • Noviembre • 2015

Pensé que se trataba de cieguitos

Ministerio del Interior inicia investigación interna a policías de Las Piedras por acoso a joven trans.
A las 17.00 del miércoles, una chica trans de 22 años llamada Lara Ramírez, oriunda de Durazno y empleada en un supermercado, se bajó de un ómnibus en Las Piedras, Canelones. Cuando cinco hombres la vieron bajarse -cerca de la plaza principal de la ciudad- comenzaron a gritarle desde un auto blanco. “Me chistaron, me cargaron y se burlaron de mí”, cuenta con la voz quebrada, en un video que subió al otro día a su Facebook. Dos cuadras después la detuvieron y le pidieron su cédula. Les dijo su nombre, validado por el Registro Civil según la Ley 18.620, de 2009; la norma consagra el derecho a “ser identificado de forma que se reconozca plenamente la identidad de género propia”.
Lara no tenía su documento encima, cuenta en el video -que al día de ayer habían compartido casi 6.000 usuarios-, así que intentaron detenerla. El motivo: estaban buscando a una mujer que acababa de robar un comercio cercano.
La interrogaron sobre si su nombre real era “Carlos, Pedro, Juan o Saúl”, mientras ella filmaba todo con su celular. Después la esposaron y quisieron hacerla entrar en el auto; recién después de su negativa se identificaron como oficiales de Policía de la Seccional 4ª. Mientras, relata Lara, no dejaban de insultarla: “Puto, vos necesitás un psicólogo”. Pidió que la dejaran ir a su casa a buscar la cédula, pero no se lo permitieron, y la obligaron a ir hasta la comisaría a pie, seguida de cerca por el auto blanco. Una vez ahí, le confiscaron el celular. Pidió que llamaran a un médico forense para que certificara los moretones que le dejaron en los brazos y las muñecas, pero se negaron. Al final la dejaron ir, pero antes de devolverle su teléfono le borraron el video, la única evidencia de lo que había pasado en la calle.
“Nadie merece este tipo de trato y de dolor en una vida ya violentada desde la niñez por el rechazo familiar, escolar y social”, condenó la Unión Trans del Uruguay (Utru) en un comunicado que difundió el viernes; “no hace más que remarcar y profundizar el rechazo que la sociedad machista, heterosexista y patriarcal tiene hacia nosotros”. “Ella hizo una denuncia por violencia en la Jefatura, que va por vía judicial”, dijo a la diaria Colette Richards, presidenta de la organización, que envió una denuncia al Ministerio del Interior (MI). “Además de la agresión invisibilizaban su identidad trans al pedirle su nombre verdadero”, dijo la activista. Según informó ayer la Unidad de Comunicación del MI, hay una investigación administrativa “de carácter urgente” en curso.
Ovejas Negras también emitió un comunicado sobre el caso, el viernes. En el texto, el colectivo señala “la urgente necesidad de profundizar el trabajo de capacitación de las y los efectivos policiales en el respeto a los derechos humanos” y reclama un fallo “contundente del Poder Judicial ante esta flagrante violación del régimen legal vigente por quienes, paradójicamente, se supone que deben defenderlo”. “La verdad es que el MI y el Ministerio de Defensa son dos grandes esferas muy conservadoras del Estado”, dijo a la diaria Nicolás Mauri, de Ovejas Negras. “Pero si estaban buscando una mujer, ¿por qué la atormentaban por ser trans? No cierra por ningún lado”, cuestionó el activista.
Justo en estos días, Ovejas Negras y Cotidiano Mujer están brindando talleres de diversidad sexual para policías de la Guardia Republicana, la Jefatura de Montevideo y las direcciones nacionales del MI, informó la página web del ministerio en respuesta al incidente. Además, las dos organizaciones están trabajando como consultoras en una guía de atención a la población LGBT para oficiales, que no será vinculante ni de uso obligatorio, pero pretende aportar líneas para operar en este tipo de casos. “Son cambios progresivos y falta mucho por lograr, pero esperamos que en algún momento se vuelvan normas obligatorias”, espera Mauri.
Federico Graña, jerarca del Ministerio de Desarrollo Social y también integrante de Ovejas Negras, se comunicó con el director general de Secretaría del MI, Charles Carrera, y hoy a las 15.00 se concretó una reunión entre Lara, July Zavaleta -de la división Política de Género- y María Stella González -directora de Asuntos Internos-. Graña, que acompañó a la denunciante en la reunión, valoró la buena recepción que tuvo el MI. Según dijeron fuentes de la cartera a la diaria, Lara dejó su celular para intentar que, pericias informáticas mediante, se recupere el video perdido, evidencia indispensable para avanzar en las investigaciones.




0 comentarios:

Publicar un comentario